Hay personas que tienen ese carácter especial que les hace destacar en cualquier ambiente. Las personas que tienen esta forma de ser pueden cambiar el estado de ánimo de los que tienen a su alrededor y, normalmente, sirven de inspiración para las demás. Seguro que sabes de qué tipo de persona te estoy hablando: esas que están tocadas por una varita, que lucen una ropa especial y que parece que todo lo que hacen lo hacen bien. Les sale todo tan bien que a veces da hasta rabia, os lo juro. Pero es peor todavía cuando se juntan varias personas así y forman un grupo.

En la vida hemos visto muchas agrupaciones así: desde el Barcelona de Guardiola hasta los Golden State de Stephen Curry, observamos algunos grupos que han juntado a personas con unas cualidades excepcionales y ha parecido que cuando alguien se iba, llegaba otra persona con el mismo talento.

Pues bien, en el mundo del rap existen varios conjuntos que han conseguido ese misticismo de grupos perfectos con una cantera de talentos casi inacabable. En los años noventa fueron los Wu-Tang Clan los que formaron un súper grupo con el grupo de artistas más talentoso de la época (GhostFace Killah, Raekwon, GZA, RZA, Method Man, etc.). En la actualidad es TDE el grupo referente (Kendrick Lamar, Isaiah Rashad, Schoolboy Q y Jay Rock). Pero hay una súper formación que pasó desapercibida en su momento y que se ha convertido en el grupo con más talentos de toda la escena del rap: Odd Future.

El grupo californiano contaba entre sus filas con artistas referentes como Tyler, The Creator, Frank Ocean, Earl Sweatshirt y Domo Genesis entre otros. Muchos de ellos son nombres referentes en la actualidad y han marcado un camino a seguir a los artistas de la nueva generación. Pues bien, hay otro miembro de este grupo que siempre pasó desapercibida y que ha explotado en 2017 con su álbum debut: Syd.

El primer paso de algo muy grande

En efecto, la artista californiana ha conseguido sacar un buen álbum debut, que no la elevará a los altares de la música R&B pero que sin duda pone su nombre en el mapa y hará que los ojos de los expertos se posen sobre su nombre. Syd tha Kyd es el nombre de la cantante y “Fin” es el título del álbum que publicó el pasado febrero: una mezcla de neosoul y R&B que coquetea con los sonidos más actuales del chill-trap y el rap característico de Los Ángeles.

“Fin” supone una mezcla de neosoul y R&B que coquetea con los sonidos más actuales del chill-trap y el rap característico de Los Ángeles. Un buen álbum debut, que no la elevará a los altares de la música R&B pero que sin duda pone su nombre en el mapa.

“Fin” llegaba a las tiendas con el pertinente hype de una artista que ya ha colaborado con nombres de la talla de Frank Ocean. Pero cuando le das una vuelta al disco te encuentras con un buen álbum que no tiene nada que ver con el talentoso artista de R&B de los Odd Future ni con el sonido de los grandes de este colectivo. Ya en “Shake ‘Em Off”, Syd tha Kyd nos pone al día de su nueva vida y nos explica que siempre había estado a la sombra de los grandes referentes de su grupo pero que es ahora su momento: el momento de brillar. Acompañada con unas instrumentales de R&B con el clásico toque de Odd Future en las percusiones, nos encontramos ante una Syd muy cómoda en los agudos y que no tiene problemas en sacrificar parte del nivel lírico de las canciones para lucir con su voz. Es una de las artistas de R&B moderno con más futuro y lo demuestra en canciones como “Know” o “Got Her Own”, en las que le da la vuelta al sonido más clásico del R&B.

Pero si algo está caracterizando a los artistas de R&B en la actualidad es su versatilidad y capacidad para adaptarse a todos los terrenos musicales que puedan y Syd no es una excepción. En canciones como “All About Me” o “Body” vemos a una Syd mucho más suelta mientras surfea instrumentales de club o cercanas al trap incluso. En estos tracks podemos encontrarnos con mensajes pensados para lograr el gancho comercial y colocar un par de canciones en la radio. Y quizá éste es el principal problema que encontramos en “Fin”, ya que parece un álbum a mitad de camino entre el sonido alternativo de Odd Future y canciones pensadas para sonar en la radio, como ocurre con la genial “Dollar Bills”. La falta de cohesión y los saltos que hay entre canción y canción hacen que te salgas completamente de la atmósfera del trabajo. Algo que se acrecenta de forma exagerada en los dos innecesarios skits que Syd ha decidido meter con calzador en el disco: “No Complaints” y “Drown In It” hacen que el oyente se evada completamente del conjunto del disco.

El principal problema que encontramos en “Fin” es que parece un álbum a mitad de camino entre el sonido alternativo de Odd Future y canciones pensadas para sonar en la radio. La falta de cohesión y los saltos que hay entre canción y canción hacen que te salgas completamente de la atmósfera del trabajo.

Eso sí, mención aparte merece la única colaboración del disco: 6LACK le da un toque diferente a “Fin” y nos deja unas preciosas frases en “Over”. A pesar de que tiene un estilo muy influenciado por Drake, quizá estemos ante el gran freshman de este año con el permiso de XXXTentation. Y es que este “Over” nos muestra lo que hemos venido notando a lo largo de todo el compacto: Syd tiene unos agudos increíbles pero necesita un productor que le ordene toda esa técnica de una forma coherente.

Una vez terminamos “Fin” podemos encontrar en él los mismos fallos y aciertos que en la mayoría de primeros discos de los artistas consagrados. A pesar de los evidentes puntos débiles del disco, Syd ha conseguido crear un trabajo bastante sólido que puede defenderse a nivel musical y que cuenta con dos o tres canciones que han estado sonando en la radio de Estados Unidos durante estos últimos meses. Así que, si bien no será el álbum perfecto, Syd tha Kyd nos trae el disco que la presenta en sociedad y sentará las bases de su nueva carrera en solitario lejos del amparo de Odd Future.

Syd – Fin

6.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Si estás buscando destellos de calidad con los que quedarte con la boca abierta “Fin” es tu álbum, ya que Syd tha Kyd pone sobre la mesa todas las habilidades que posee y deja entrever una parte del potencial que podría llegar a alcanzar. “Fin” no llega al nivel de los primeros discos de los grandes miembros de Odd Future pero sí que consolida a Syd como una artista con un gran futuro por delante.

Up

  • Sin duda alguna, Syd tiene una de las grandes voces del panorama y con un poco de tiempo va a saber utilizarla y cómo sacarle el máximo partido.
  • La vuelta de tuerca al sonido clásico de Los Ángeles y a las instrumentales de Odd Future.
  • La reivindicación de una mujer libre y fuera de los clichés del mundo de la música.

Down

  • Los skits del álbum consiguen sacarte completamente de la atmósfera del mismo y hacen que el oyente se pierda.
  • La torpeza con la que se acerca a sonidos más actuales como el trap.
  • Necesita un productor que encauce su talento.

Compartir