Jamie Stewart me parece una persona apasionante. Admiro su capacidad para mantener un proyecto como Xiu Xiu en un universo imperturbable, creando álbumes donde mezcla su voz histriónica, el noise, el rock experimental y la electrónica. ¿Qué hacen exactamente Xiu Xiu? Ni lo saben ni parece importarle a sus componentes, y es que ‘definirse es limitarse’, como decían en Dorian Grey.

Pero fijaos, es interesante como Xiu Xiu alteran la cita de Dorian Grey para hacer de la limitación la definición de su sonido. Me explico: en 2014, con “Angel Guts: Red Classroom”, Stewart decidió levantar muros de contención y concebir aquel trabajo exclusivamente con sintetizadores y percusiones analógicas. Aquella limitación fue lo que definió el sonido de ese elepé, uno de los más impactantes y abrasivos que han podido publicar. ‘El álbum más Xiu Xiu hasta la fecha’, se decía de él aún teniendo en su haber compactos que han marcado tanto su trayectoria como “A Promise” o “Dear God, I Hate Myself”. En cualquier caso, una vez decidido el perímetro de actuación, la tarea de confeccionar un largo se le debe antojar menos ardua a Stewart. La dificultad radicaba en lograr esa nueva chispa creativa, y para encontrarla de cara a FORGET, Jamie se tomó un tiempo. Dejó de escribir nueva música y versionó la banda sonora de Twin Peaks, publicó un tributo a Nina Simone, grabó un acústico en el estudio de Sigur Rós y compartió bizarradas en el Bandcamp secundario de la banda.

Xiu Xiu redefinen el pop en “FORGET” mientras hablan de la sexualidad, la muerte y el olvido

Xiu Xiu hacen de la limitación la definición de su sonido, y para este trabajo han decidido concebir un álbum pop, algo que hasta la fecha no habían considerado y lo cual les abre numerosas puertas.

Pero llegó el momento de decidir: ¿cuál sería la limitación de “FORGET”? Y se hizo la luz. Publicarían un álbum pop, algo que hasta la fecha no habían considerado y lo cual les abriría numerosas puertas. Para ello, Jamie Stewart dedicó tiempo a estudiar la música de otros. Quiso empaparse de melodías y estructuras para volcar estas influencias en su propia obra y hacer de su nuevo elepé una redefinición del pop.

Esta nueva visión da comienzo con The Call, y desde luego no había mejor tema para dejarnos sin habla e introducirnos de pleno en este universo. Un inicio de rap abrupto nos abofetea y nos da la bienvenida a esta experiencia junto a un sintetizador penetrante que te atiza con la misma violencia. Este inicio duro y decidido sirve para marcar el ritmo de un trabajo que juega con los cambios de intensidad para potenciar la voz de Stewart, la cual fluctúa entre la delicadeza y la sanguinolencia. Esta última característica se hace palpable en Queen of the Losers, algo más agresiva y ruidosa, con una percusión que echa la vista al “Angel Guts: Red Classroom” anterior pero con un toque más viscoso.

Xiu Xiu han conseguido su álbum más accesible y pleno hasta la fecha mientras redefinen un pop que se ha usado para dar rienda suelta a la lírica lacerante y sincera de Stewart.

El primer adelanto del álbum fue la maravillosa Wondering, probablemente una de las canciones más accesibles y pegadizas que ha podido confeccionar la retorcida mente de Jamie Stewart. Llega en el momento justo para que el oyente se recomponga con esa melodía tan animada y memorable que dista, bastante, de lo que viene a continuación.Get Upy Hay Choco Bananascomparten esa idea basada en una percusión analógica tranquila que rompe en un final explosivo, con un solo de guitarra estupendo en el primer corte y un sonido más bombástico y arrollador en el segundo. Sin embargo, están tan disueltas y tardan tanto en tomar forma que hacen perder ritmo y potencia al álbum. Eso sí, al menos consiguen que Stewart muestre su perfil más sensible a nivel lírico, hablando sobre el temor a ser olvidado.

El olvido, junto a otras inquietudes vitales relacionadas con la vida y la muerte, es lo que mayor representación tiene en “FORGET”. Si bien en “Wondering” aparecían de forma algo ligera y amigable, en Jenny GoGo” estos conceptos se encuentran envueltos por oscuridad y claustrofobia gracias a los bajos incesantes, esos “go-go” macabros que se clavan en ti y la explosión colérica de Jamie en los estribillos, quien acaba reculando para hacer un canto más melancólico y doloroso en At Last, At Last, otra gema de la placa en la que realizan una oda a lo tenebroso añadiendo ligeros tintes de baile.

Xiu Xiu convierten melodías de apariencia amigable en entes siniestros y teñidos con la personalidad intempestiva de este grupo, que abre su abanico sonoro sin dejar caer en el olvido lo que los ha mantenido en vanguardia hasta la fecha.

Llegamos a la recta final con un vocalista que, si bien se encuentra dubitativo a nivel lírico buscando la identidad de la persona, a nivel melódico tiene las ideas bien claras. Muestra de ello es Forget”, otro tema redondo. Presenta estructura de verso-puente-estribillo, cambios de intensidad y la tensión justa para potenciar un estribillo apoteósico. Los gritos de “forget! forget!” nos llevan a Petite”, una canción suave protagonizada únicamente por una guitarra clara que marca los compases sobre los que canta un Stewart derrotado que se abre en canal para hablar sobre la sumisión de una persona ante lo divino. Después de este pequeño remanso de paz damos el último empujón con Faith, Torn Apart, casi 8 minutos de sintetizador robótico marcado por unos tambores hipnóticos que acompañan la voz predicadora de Jamie, derivando en un cierre copado por Vaginal Davis, artista queer que recita unos bellos versos y bien certeros que resumen todo “FORGET”.

Casi la mitad de este corte es, de hecho, la intervención de Davis sobre un sintetizador que puede resultar incómodo, pero es así como quiere hacernos sentir Xiu Xiu mientras escuchamos un spoken word que da significado global a todo el álbum al representar todos los temas que se han tratado a lo largo de estos cortes: la sexualización y cosificación de la persona (“The Call”), la cruel sociedad que te impide desarrollarte como artista y ser humano (“Queen of the Losers”), la trascendencia y el miedo a ser olvidado (“Wondering”, “Get Up”, “At Last, At Last”), la sumisión y el menosprecio a la mujer (“Petite”, “Jenny GoGo”) y, finalmente, la negación del pasado, el cual puede suponer un lastre (“Forget”). Xiu Xiu han conseguido su álbum más accesible y pleno hasta la fecha mientras redefinen un pop que se ha usado para dar rienda suelta a la lírica lacerante y sincera de Stewart, convirtiendo melodías de apariencia amigable en entes siniestros y teñidos con la personalidad intempestiva de este grupo, que abre su abanico sonoro sin dejar caer en el olvido lo que los ha mantenido en vanguardia hasta la fecha.

Xiu Xiu – FORGET

7.8

Xiu Xiu siempre han sido sinónimo de vanguardia gracias a una carrera caracterizada por canciones abrasivas, dolorosas y de fuerte carácter experimental. En “FORGET” han decidido recoger los sonidos más pop que han aparecido en sus referencias anteriores para dotarles de una producción madura y plena junto a letras que mezclan la vida, la muerte y el caer en el olvido.

  • La forma en la que adoptan melodías y estructuras pop para mezclarlas con su esencia ruidosa y experimental.
  • “Wondering” y “Forget”, de los mejores temas que han podido componer.
  • La voz de Jamie Stewart es brillante en este álbum.

  • El disco tropieza sobre la mitad al introducirse en una parte algo más densa.
  • “The Call” arranca demasiado intensa, resultando artificiosa.
  • “Petite” no termina de salir del todo airosa dada la posición que ocupa en el tracklist.

Compartir