Si no has oído hablar de Cala Vento estás sordo o fuera de la vida. Y aunque tú no lo sepas, los catalanes amenazan con meterse en tu sesera y colmártela con los estribillos más pegadizos del mundo mundial. Aleix Turon (guitarra y voz) y Joan Delgado (batería y voz) han fabricado en su “Fruto Panorama” lo que a partir de ya pasará a denominarse ‘sentimental-pop-rock’. Y les ha salido genial, pa’ qué engañarnos.

No podíamos dejar de conocer al dúo de L’Empordà, así que charlamos con Joan, mitad del mismo.

Tenéis puesto en Bandcamp que “Fruto Panorama” habla de lo que os ha pasado gracias a la publicación de vuestro primer disco…

Esa frase la pusimos porque cuando quisimos dar un nombre al disco nos dimos cuenta de que no era un trabajo conceptual (en el sentido de que no nos habíamos encerrado en una masía a escribir un disco que hablara sobre ‘tal’), sino que cuando publicamos el primer disco ya teníamos alguna idea del segundo y enseguida empezamos a componer temas sobre lo que nos pasaba durante la gira, en los bolos, etc.

Vamos, que en ningún momento dejasteis de componer.

Claro, es que cuando salió el primer disco ya hacía seis meses que lo habíamos grabado. Eso quiere decir que hacía mínimo un año que teníamos esas canciones. Entonces, claro, cuando lo publicamos no era algo ‘nuevo’ para nosotros, sino que eran temas que ya habíamos tocado bastante. Justo después de sacarlo, dijimos “vamos a componer más porque cuando estábamos en el local lo que realmente nos apetecía era conseguir ideas nuevas y tocar temas nuevos, no estar tocando lo mismo de siempre. Y ahora nos hemos sincronizado porque las canciones que tocamos del nuevo disco sí que son nuevas para nosotros también.

Aleix y tú. He leído que os conocisteis cuando cada uno tenía su grupo…

Aleix tenía una banda que se llamaba Hot Penguins y yo tenía otra que se llamaba Backwards con mis mejores amigos y mi prima. Eran las típicas bandas de pueblo: empezamos haciendo versiones de Arctic Monkeys, de Red Hot Chili Peppers… y como en L’Empordà no hay nada de escena, cuando montábamos un concierto invitábamos a Hot Penguins a tocar en mi pueblo; y al revés, Aleix nos llamaba para que fuéramos a tocar a Figueras. Ya te digo, es que hay poquísimos grupos y todos los que hay en esta zona hacen rumba, ska y estas cosas; y claro, era muy complicado encontrar a alguien que fuera musicalmente afín a ti. Entonces, cuando lo encontrabas era como: “buah, ¡vamos a montar cosas juntos!. Y así fue como nos conocimos. Dimos el primer concierto y justo después Aleix me dijo que lo había dejado con su banda por lo típico de que uno se va de Erasmus, el otro no sé qué… A mí me había pasado lo mismo y dijimos: “venga, pues vamos a hacer algo tú y yo.

De ese colegueo a formar una banda (con todo lo que implica: pasar horas y horas juntos…) hay un súper paso. ¿Os habéis entendido desde el principio o habéis tenido que trabajarlo?

Cuando vas cogiendo confianza con el otro surgen más problemas, está clarísimo, pero también surgen más soluciones, ¿no? Suerte que nos queremos y nos llevamos súper bien. Cuando me preguntan siempre digo que Aleix y yo somos como una pareja sin sexo: estamos todo el día juntos, somos dos, tenemos las típicas discusiones… [Risas] Es que ya nos conocemos tan bien que sabemos hasta cómo reaccionar cuando el otro está mal, no sé, lo típico que pasa con las parejas [Risas] que te conoces tanto que ya lo sabes casi todo de la otra persona (cómo se comporta, cómo tratarla…). En fin, que nos complementamos un montón y nos entendemos muy bien; no nos hemos enfadado ni una vez por algo fuerte, siempre que nos picamos es por tonterías, como decidir si nos pillamos un bocata o comemos en un restaurante [Risas].

Habéis dicho en alguna ocasión que habéis aprendido a argumentar mucho las cosas para convencer al otro cuando surgen ‘desacuerdos’ como ese [Risas].

Claro. Como somos dos y no hay ningún intermediario (alguien que haga de mediador entre nosotros) tienes que convencer al otro, ¿no? Si tú quieres comer un bocadillo, tienes que argumentarle bien por qué es mejor comer un bocadillo y no ir de restaurante [Risas]. Pero somos flexibles también, ¿eh?

Entrando ya en vuestro sonido: os ponen etiquetas que yo flipo, algunos hasta dicen que hacéis ‘punk’…

Las etiquetas son algo muy chungo, a mí cuando me preguntan qué tocamos no sé nunca qué responder y termino diciendo rock porque es lo más general.

¿Y si tuvieras que venderme algo más concreto?

Yo diría que hacemos pop-rock honesto, sincero y muy enérgico: rock por la intensidad y pop por las melodías y las letras.

Supongo que la energía viene del influjo de bandas como At the Drive-In, que he leído que te molan. Cuéntame qué escucháis normalmente Aleix y tú.

At the Drive-In me gustan un montón: su energía, su tralla, su contundencia…

Un poco bebemos del otro porque como estamos tanto tiempo juntos y somos tan amigos nos estamos pasando grupos continuamente. Ahora, por ejemplo, estamos súper viciados al último disco de Pinegrove.

A ver si llega el día en que salgan nuevas bandas que comparen con Cala Vento.

¿Y de qué bandas bebe el sonido de “Fruto Panorama”?

Aleix cuando me propuso montar Cala Vento me dijo que él quería hacer algo como Japandroids porque los había visto en el Primavera enchufándose a no sé cuántos mil amplis y quería hacer lo mismo, sonar muy fuerte. Y yo: “vale, pues claro, lo que quieras [Risas]. Y luego nuestras influencias más claras son los grupos de los que somos fans desde siempre. Yo soy súper fan de los Red Hot Chili Peppers y Aleix lo es de Arctic Monkeys y Bloc Party. Pero bueno, esto es algo que cambia porque siempre hay alguien que te dice: “buah, escúchate esta banda, que son muy guays y no sé qué…”.

Siempre que se habla de Cala Vento suenan los mismos nombres: Japandroids, Nueva Vulcano, Los Planetas y Eric Fuentes, que parece casi uno más del grupo. ¿No os cansa un poco?

Cuando empezamos todo el mundo nos comparaba con Nueva Vulcano y con Los Planetas y ninguno de los dos los habíamos escuchado. Luego empezamos a escuchar Nueva Vulcano y claro, nos viciamos un montón y ahora sí que nos parecen una buena referencia. Yo lo que pienso siempre es que cuando hay un grupo nuevo la prensa y toda la peña tiende a compararlo con alguien: ‘suena como tal’, ‘se parece a cual’… un poco como guía. Cuando alguna vez nos han comparado con El Canto del Loco sí que nos ha jodido un poco más [Risas], pero en general no nos molesta para nada porque Nueva Vulcano y Japandroids son bandas que nos flipan. A ver si llega el día en que salgan nuevas bandas que comparen con Cala Vento.

Metiéndonos en las canciones del LP, “Isla Desierta” es como el hit de enganche que necesita cualquier banda. ¿Lo sentís así?

Cuando la hicimos ya dijimos: “buah, esto se puede convertir en un hit. Enseguida que haces las canciones sabes si son coreables o si la peña las va a cantar. No sé, es que al final lo que convierte la canción en un hit es la gente y la prensa. Por ejemplo, en el primer disco yo tenía clarísimo que el single tenía que ser “Abril” pero al final les pasamos los temas a los colegas y nos decían: “no, no, el hit es Isabella Cantó”. Y yo en plan: “pues bueno… [Risas]. Pero sí, en general ves cuándo una canción puede sonar en la radio y cuándo no.

Por otra parte, intentamos que todas las canciones que están en el disco nos flipen. Para este disco teníamos 18 temas, escogimos 14 para grabar y luego publicamos sólo 11 (los otros 3 los tenemos ahí guardados para hacer algo con ellos). Entonces siempre hacemos muchas canciones para luego poder quedarnos con las que más nos flipan y para no tener que pasar ninguna. Esa es la idea cuando hacemos un disco.

Luego hay canciones que nos mola más tocar que otras: “Antes de él”, por ejemplo, nos encanta; “Estoy enamorado de ti”, también… pero imagino que esto es por los cambios y los ritmos. Del disco en sí nos gustan todas. Bueno, Aleix dice que “El mejor momento de mi vida” no le gusta mucho… pero a mí sí [Risas].

¿Y no tenéis favorita? ¡Tenéis que tener favorita!

De escuchar no sé, ¿eh? Va por épocas. De tocar, “Antes de él” me flipa y encima es una canción que Aleix compuso por mí, la letra habla de mí… Cada vez que la tocamos se me pone la piel de gallina. No sé, ¡todas! “En cueros”, por ejemplo, es una canción que hicimos bastante tarde y salió como muy fresca. Con el ritmo ese medio funky tocarla es un puntazo.

Fotografía: http://indiespot.es/
Esa frescura un poco teenager de “En cueros” o de “Sin apenas conocernos”, por ejemplo, hace que sea muy fácil sentirse identificado con vuestras letras. ¿Cantar en castellano es decisivo para conseguir esa cercanía y llegar la gente?

Es una ventaja cantar en castellano. Nuestras bandas anteriores eran ambas en inglés y cuando empezamos a cantar en castellano con Cala Vento nos dimos cuenta de que era un gran arma: te desnudas mucho más delante de la peña y estás transmitiendo mucho más porque la gente verdaderamente está entendiendo lo que dices. Cuando compusimos “Estoy enamorado de ti” la hicimos tan, tan, tan directa… joder, es que no hay nada más directo que decir “estoy enamorado de ti”. Ahí nos dimos cuenta de que teníamos un poder que teníamos que aprovechar. Y es divertido.

Respecto a si ha sido decisivo para llegar a la gente no lo sé. Lo que sí que te puedo decir es que seguramente si cantáramos en inglés no sé si la gente vendría igual a los conciertos, pero no cantarían tanto. Y cuando estás en un concierto y la peña canta, lo agradeces un montón.

Yo creo que en España se nota muchísimo. En los conciertos de las bandas que cantan en inglés suelen corear las dos primeras filas y casi no se crea el ‘sentimiento de público’ de estar cantando todo el mundo.

Si es que al hacerlo en castellano te entra mucho más en el cerebro y también te acuerdas más fácilmente. A mí me pasa con canciones, ¿no? Que las escucho una vez y ya me las sé.

Además, me acuerdo que en la primera entrevista que nos hicieron nos dijeron que “Fruto Panorama” era más cañero que el disco anterior y a la vez mucho más pop porque era más hooligan (todas las canciones son coreables) y nosotros en plan: “ah, pues vale, no lo sabíamos…. Ahora, dando conciertos, nos hemos dado cuenta de que es verdad, los temas tienen un trozo donde la peña canta mucho y, ¡joder! Es muy bonito.

Pregunta obligada de una persona de Murcia: ¿cómo conocéis a Perro? He visto que salen en vuestro nuevo videoclip…

Con Perro la historia es bonita, la verdad. Cuando aún no nos conocía nadie, tocamos en un festi muy pequeño y después del concierto se nos acercó una chica y nos dijo que le recordábamos un poco a Perro, y nosotros dijimos: “¿Perro? ¿Quiénes son esos?. Después yo investigué, me molaron un montón y justo nos dieron un bolo con ellos en Barcelona. Yo me acuerdo de estar todo el rato diciéndoles: “hostia, que me flipáis, no sé qué…. Y la siguiente vez que coincidimos con ellos fue en EEUU, en el SXSW [Risas], luego en Sevilla… con Perro creo que es la segunda banda con la que más veces hemos tocado. También hemos ido a Murcia un par de veces a verlos, y queríamos que salieran en el videoclip de “Isla desierta” porque el “todo lo que fui fue gracias a ti habla un poco de esto, ¿no? De todo lo que hemos hecho este año, de todas las bandas y toda la gente bonita que hemos conocido que nos ha ayudado no a llegar a donde hemos llegado sino a ser quienes somos. Por eso creíamos que Perro no podían faltar.

Compartir