Algunos grupos pasan a la historia por sus discos de estudio, otros por sus trabajos en directo y por sus conciertos en general, y en otros la leyenda se cimenta sobre ambas partes. En el caso de Nirvana, la fama y el mito vinieron tanto por un lado como por otro. En cuatro años lanzaron tres discos de estudio muy sólidos, además de otro de b-sides, y dieron multitud de conciertos entre los que queremos recordar en este artículo algunos de los más destacados. Seguro que lo primero que os viene a la mayoría a la cabeza es el “Unplugged” cuando relacionáis a Nirvana con un directo, pero cabe recordar que no era un grupo precisamente de canciones acústicas. A Kurt Cobain le encantaba el ruido, y los conciertos de Nirvana eran muy ruidosos.

A pesar de tener una serie de directos especialmente recordados y destacados, no me gustaría pasar a ellos directamente sin rescatar antes ninguna actuación de su etapa pre-“Nevermind”, cuando tan sólo contaban con aquel debut titulado “Bleach” de sonido tan crudo. Y qué mejor que empezar a través de la canción que precisamente abría ese disco, “Blew”, con una actuación de 1989 en la tienda de discos Rhino Records Westwood de Los Ángeles. Además podemos ver una de las primeras formaciones de la banda, con Chad Channing a la batería y Jason Everman a la guitarra:

Ahora sí es hora de pasar a las actuaciones más legendarias, las que seguro que más de uno habremos imitado en nuestra adolescencia con una guitarra y un micro cube cutres en nuestro cuarto gritando a pleno pulmón. Esas en las que el grupo lo daba todo, los instrumentos volaban y Kurt se tiraba contra la batería al terminar. La primera parada nos lleva al “Live at the Paramount” de 1991, con el aclamado “Nevermind” ya en el mercado, intercalando canciones de este con otras de su primer trabajo. Una de las piezas más destacables de este concierto es “Breed”, la cual pertenecía a ese mismo disco y era una habitual en sus directos. No me olvido de mencionar que a partir de aquí ya contamos con la formación clásica del grupo, con Dave Grohl a la batería:

Pasamos al que quizás sea su concierto eléctrico más recordado, el “Live at Reading” de 1992. Este concierto se llevó a cabo el 30 de agosto de ese año. Como muchos sabrán ya, el grupo llevaba sin ensayar desde junio, a pesar de ser uno de los platos fuertes del festival en aquella edición. Kurt Cobain salió al escenario en silla de ruedas y con una bata, se tiró al suelo como si se desplomase y al poco arrancaron a tocar, convirtiéndose en pocos minutos en una locura imparable y siendo recordado por muchos como el mejor concierto del grupo y uno de los más impactantes de la historia. Es complicado seleccionar un tema o dos de los 25 que tocaron aquella noche, pero es imposible no perder la cabeza con esta versión tan cruda de “Aneurysm”:

De la etapa de “In Utero” destaca el “Live & Loud” de la MTV de 1993, concierto que llevaba mucho tiempo circulando y que se publicó de manera oficial en la edición especial del disco por su 20 aniversario en 2013. En este directo ya contaban con Pat Smear, última incorporación del grupo a la guitarra, que más tarde formaría parte de los Foo Fighters con Dave Grohl (creo que no hace falta decir quién es Dave Grohl). Si hay una canción que he escuchado una y mil veces de ese concierto, no es otra que “Heart-Shaped Box”, probablemente uno de sus mejores temas:

No quiero pasar a otra cosa sin mencionar también la impresionante versión que se marcaron de “All Apologies” con cello incluido, una pieza que no suele ser tan recordada como otras y que para un servidor está a la altura de las más famosas:

Y por fin llega el momento de hablar del concierto que todos conocemos, el que todos hemos escuchado un millón de veces y el que disparó sus ventas tras la muerte de Kurt Cobain: el MTV Unplugged de Nueva York de 1993. Concierto acústico para el que la banda contó con la colaboración de los miembros de Meat Puppies y se marcaron una velada para el recuerdo, con un Kurt especialmente inspirado que incluso se mostró algo más receptivo con el público. Es muy difícil hacer una selección de canciones aquí, cada cual tendrá sus favoritas y todas muestran una calidad sobresaliente, pero no me gustaría cerrar este especial sin recordar otro de los temas más icónicos del grupo, “Polly”. Otra que me encanta de ese concierto es “About A Girl”, una pieza de su primer disco que aquí muestra su cara más amable, tanto que en mi opinión mejora la versión original de estudio, pareciendo un tema nacido para ser acústico.

Y por supuesto no puedo pasar por alto la increíble versión de “The Man Who Sold The World” de David Bowie, tema con el que brillaron tanto que a día de hoy todavía te puedes encontrar con mucha gente poco metida en el mundillo que piensa que es una canción original de Nirvana:

A modo anecdótico y ya finalizando me gustaría también rememorar aquella actuación en los MTV de 1992 tocando “Lithium”, en la que al final de la canción Krist Novoselic se vino arriba y tiró su bajo al aire con tanta fuerza y tan mala suerte que al caer se le resbaló entre los dedos y le golpeó en la cabeza, haciendo que se tambalease y tirándolo al suelo durante unos segundos hasta que consiguió recuperar la compostura. Por supuesto, la actuación tampoco es para nada desmerecedora:

Por último y para cerrar definitivamente, me gustaría rememorar un concierto tributo que tuvo lugar en 2014 con motivo del 20 aniversario de la muerte de Kurt Cobain y por la entrada del grupo en el Rock And Roll Hall of Fame. Dave Grohl, Krist Novoselic y Pat Smear se juntaron para revivir el nombre de Nirvana junto a artistas invitados como Kim Gordon, Lorde o St. Vincent, con quienes interpretaron varios de sus temas más icónicos. Si pensabais que podíamos despedir un especial sobre Nirvana sin mencionar la canción que los catapultó a lo más alto, estabais equivocados. Eso sí, no la interpreta Kurt Cobain en esta ocasión, sino una de las mujeres más reconocibles de la historia del rock: Joan Jett. Aquí tenéis su versión de “Smells Like Teen Spirit”: