Cada dos años, el mismo disco” reza la canción “Más de lo mismo” de uno de los últimos herederos del punk ramoniano: la banda barcelonesa F.A.N.T.A. Si aún no los conoces, su nuevo disco es una gran oportunidad para acercarte a un grupo que acumula ya una extensa trayectoria tanto en directos como en discos. Este es su sexto trabajo de estudio, así que vamos a ver si nos traen lo de siempre.

El espíritu de las ‘10 cuerdas’ y los ‘3 acordes’ sigue vivo

Si algo tenían los Ramones es que eran capaces de construir canciones pegadizas (e incluso algunas legendarias que han aguantado muy bien el paso del tiempo) con unos recursos musicales muy limitados. Sonido primario y letras sobre cualquier cosa que se les pasara por sus espídicas cabezas. Todos los grupos que trataron de seguir su estela –en España tenemos honrosos homenajes como D.D.T., Airbag, Sugus o los propios F.A.N.T.A.– han intentado darle una vuelta de tuerca, aprovechándose de las luminosas melodías del power pop e incorporándolas al estilo.

El resultado son discos con canciones rápidas y pegadizas y con las letras más descabelladas del mundo. De hecho, hasta este disco el tema más largo de la banda no pasaba de los dos minutos y medio. Pero en ese tiempo les da para construir historias de lo más variopinto, tan divertidas e interesantes que no caben en un artículo. Más vale adentrarse en su mundo sin prejuicios y disfrutar de clásicos como “Te vomité”, “Mi novia fue actriz porno”, “Yo no toco el casiotone”, “Hombre lobo en la Barceloneta” o “Fiesta Ramone”. Y es que ese mundo está casi siempre inspirado en historias de terror, historias relacionadas con su obsesión por los Ramones, la vida después de la muerte –zombies incluidos– y en general todo lo que suelte tufillo a gore o serie B.

Su mundo está casi siempre inspirado en historias de terror, historias relacionadas con su obsesión por los Ramones, la vida después de la muerte –zombies incluidos– y en general todo lo que suelte tufillo a gore o serie B.

Por eso se ha hecho tan larga la espera hasta “Fatal”, el tema que abre este “Más rápido”. De nuevo el power pop y el punk cobran un papel protagonista , así como la historia de amor fatal casi adolescente. Un clásico en la discografía de la banda. Pero no sólo de historias de amor viven. También de buen punk con su batería cortante y sus power chords acelerados para cantar al colmo de cualquier punkrocker: perderse a su banda favorita. “Nunca vi en directo a los Ramones” tiene una divertida letra con referencias a uno de los conciertos que los neoyorkinos ofrecieron en nuestro país, como es el mítico bolo de la sala Zeleste de Barcelona, del que saldría el disco en directo “Loco Live”. Para seguir, el tema que sirvió de adelanto: “Turista en Hiroshima”, que tiene otros elementos típicos de sus otros discos como son la temática de película de serie B y coros super happy. Algo parecido a lo que ocurre en “Amor en descomposición”, donde se utiliza lo gore para hablar del amor imposible, con subida de tono incluida en el estribillo. En mi opinión uno de los mejores cortes por su melodía.

Y seguimos transitando el imaginario punk con “Te lo advertí”, en el que la temática sobre violencia y rabia adolescente sale por todos lados en otro tema rapidísimo y directo. T.O.C.”, sin embargo, tiene una letra marca de la casa en la que vuelven a sacar un tema inverosímil para hacer una canción como es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Un brevísimo oasis de un minuto antes de llegar a otro de los momentos cumbres del disco: “La línea Maginot”. La guerra y el amor menos pacífico con una buena lección de historia van conformando esta redonda pieza que transita entre armonías menores.

F.A.N.T.A. han vuelto con más de lo mismo (y menos mal). Una gran colección de divertidas letras y melodías al más puro estilo Ramones que encantará a todos los locos del punk.

Volvemos a la temática paranormal con “Búscame en el más allá”, que lleva un ritmo machacón y acelerado para el tema más fantástico (perdón) de todo el disco. Este tipo de temática es una de las más utilizadas por la banda, tal y como podemos comprobar en “El pozo de la chica muerta” o en “Mientras duermes”, que cuenta con un solo de guitarra bastante poco común. Cuenta la leyenda que Beto, el letrista y batería de la banda, es un grandísimo admirador de todo lo oscuro y paranormal. Tanto que le dedicó la canción “Iker Jiménez” a uno de los principales adalides de estos asuntos en nuestro país. La canción debió pillar muy de sorpresa al equipo de su programa, tanto que decidieron pincharla –y comentarla– en directo en una de las ediciones de Milenio Tres, el programa radiofónico predecesor de Cuarto Milenio. En esta ocasión el ocultista elegido para ‘salir’ en “Más rápido” ha sido Santiago Camacho, autor de este tipo de literatura que sale citado en “Una vida normal”, una especie de autoalegato anti-misterios paranormales. Pero pronto se arrepienten para confesar que duermen con muchos mitos del terror en “Colecciono monstruos”. Mientras, Esqueletos de metal” supone una pausa de lo oscuro para presentarnos una aventura amorosa en el cementerio de coches, antes de “Otra vez” y “Los locos del Canonball”, una bonita pareja de canciones punk. La segunda es la que más se podría identificar con el título del disco: una carrera imposible para llegar a L.A. entre autos vintage y con Burt Reynolds de protagonista.

Antes de despedirse llega “Vuelve a mí”, otro de los temas más divertidos y con temática de nuevo sobre las relaciones a distancia, muy utilizadas en la discografía F.A.N.T.A. Entonces aparece “Tablakamon I (el dios de los surfetas)”. Ahora sí, el tema más largo de la historia de la banda, con una temática y unos arreglos más cercanos al psychobilly que al punk propiamente dicho. Aun así, tenemos que decir que tiene truco, porque encierra un bonus track: la versión acústica de “Colecciono Monstruos” que además está cantada por el batería.

Después de este chute de punk, podemos asegurar que F.A.N.T.A. han vuelto con más de lo mismo (y menos mal). Una gran colección de divertidas letras y melodías al más puro estilo Ramones que encantará a todos los locos del punk.

F.A.N.T.A. – Más Rápido

7.9

F.A.N.T.A. nos vuelven a traer más de lo mismo, que es lo que mejor saben hacer: punk rock de corte ramoniano, rápido, certero y pegadizo con letras divertidas e inverosímiles de serie B.

  • Es el disco que mejor suena de los muchos que tienen.
  • Las mismas temáticas de siempre. Tan divertidas como acostumbran.
  • Buen equilibrio entre temas de corte puramente punk y algunas canciones power pop que dan variedad al conjunto.

  • No te puedes tomar en serio las letras, pero, ¿hay alguna necesidad de hacerlo?

Compartir