Nuestro Staff Picks 2016 empezó hace muy poquito a lo grande, con los que han sido para esta casa los 50 mejores discos internacionales del año, pero es que en el panorama nacional no nos hemos quedado atrás, y aunque en este caso la selección se reduce a 25, ¡qué 25 discazos! Porque así es amigos, varias de las joyas que aquí recopilamos podrían haberse enfrentado de tú a tú con algunas de las mayores obras internacionales de este 2016. El lector más avezado estará pensando que esto no es nada nuevo, y en realidad no lo es. Aun así, no nos cansaremos nunca de reivindicar el talento nacional, y para muestra, nuestros mejores discos nacionales del año, que abarcan géneros variopintos para todos los públicos, con lista de reproducción incluida. ¡Al turrón!


 

25Coque MallaEl último hombre en la Tierra

El último hombre en la Tierra, es decir, Coque Malla, ha bebido de las fuentes de grupos como The Divine Comedy o el cantautor Rufus Wainwright para crear este nuevo disco, más orlado que en otras ocasiones. La oscuridad y los arreglos más sencillos y rockeros de anteriores trabajos han quedado muy lejos después de este álbum en el que logró encajar hasta a 20 músicos para crear las canciones más orquestales de su carrera. Un proceso que desarrolló junto con su hermano, que ha actuado de productor y arreglista, para dar forma a temas que transmitían desde su formato acústico pero a los que Malla quería edificar todo un entramado sonoro a su alrededor. El crescendo de “La Señal”, la espiral sinfónica de “El último hombre en la Tierra” o la crítica social (y cultural) de “El cambio interior” son parte de este nuevo trabajo que marca un punto de inflexión en su carrera.

24Los ZigarrosA Todo Que Sí

Sin perder la frescura que emanaba de aquella primera y extraordinaria colección de canciones con las que Los Zigarros fueron reclutando seguidores a lo largo y ancho del país, estos enamorados de la guitarra se afianzan en el panorama musical español con un nuevo trabajo que desprende velocidad, estilo, electricidad e insolencia. En “A Todo Que Sí”, los hermanos Tormo coquetean con diferentes subgéneros que dan dinamismo y variedad al conjunto final. Del rock and roll más clásico (“Dentro de la ley”) al psychobilly (“Odiar me gusta”), pasando por el blues (“Baila conmigo”), el garage (“Resaca”) y el punk rock (“Suena rock & roll”). Son temas para pasárselo bien, repletos de riffs pegadizos y letras sencillas, canallas y optimistas que son interpretadas con chulería y desparpajo, las cuales nos insuflan generosas dosis de buenrollismo. Un álbum adictivo y rebosante de vitalidad que inundará nuestros oídos, nuestras mentes y nuestros corazones.

23Miss CaffeinaDetroit

A veces hay que dejar todo de lado, ver las cosas con perspectiva, disfrutar del momento y volver con más fuerza que nunca. En eso se resume “Mira Cómo Vuelo” y, en cierta medida, se basa “Detroit”, uno de los caramelitos pop de este año. Aquí encontramos las ganas de fiesta y de pasárselo bien mientras Miss Caffeina dan una vuelta de tuerca a su sonido, pasando del indie rock lánguido a confeccionar melodías más divertidas donde los sintetizadores han cobrado máximo protagonismo, como en la bailable “Ácido”. Las letras más puramente románticas dejan paso a momentos de crítica social, como “Oh! Sana”, donde ponen de manifiesto que la homosexualidad es algo natural y de paso demuestran que quieren trascender; ya no sólo con su nuevo sonido, sino con su lírica. Miss Caffeina han evolucionado adaptando influencias que van desde los sintetizadores ochenteros a los ritmos simples de reggaeton para crear un álbum entretenido con el que buscan marcar un nuevo hito en su carrera musical.

22The Purple ElephantsDanza Funeral

The Purple Elephants el año pasado ya formaron parte de la selección de los grupos más punteros que pasaron por nuestra sección The Cavern, y por tanto este año esperábamos grandes cosas de ellos. Los murcianos han debutado en el formato largo y no nos han defraudado en absoluto. Por el contrario, con su paso al castellano y el perfeccionamiento de su blues-rock psicodélico, los murcianos han ganado enteros y se han convertido en una de las bandas más interesantes de la nueva generación. El denso barniz oriental que cubre este “Danza Funeral” es probablemente el factor que asciende de categoría a los elefantes, que no repudian a sus reverenciados The Doors pero adquieren una luz propia con la que brillar. Reinventando su anterior EP y renaciendo de la mano de Paco Loco, su sonido retro ha ganado en solidez, distorsión y potencia. En el año de la muerte de Prince toca reivindicar el morado, y estos elefantes saben cómo hacerlo.

21Iván FerreiroCasa

El artista gallego se ha instalado en sus canciones. Desde la comodidad que le otorga su público fiel se ha bajado a su sótano, donde dispone de un completo estudio de grabación, para dar forma a uno de sus mejores discos en solitario, grabado mitad ahí y mitad en el estudio de Ricky Falkner en Barcelona. En “Casa”, Ferreiro suena más alegre y luminoso que en otros discos, a pesar de que ha atravesado un año con algunas dificultades personales. No obstante, ha sabido reponerse y utilizar esos sentimientos, y un poco de ayuda de sus amigos, para transformarlos en canciones memorables. Bajo la tutela de Falkner, que parece tener la fórmula del éxito del ‘indie-mainstream’, ha logrado crear 12 canciones de muy buena factura. “El pensamiento circular”, “La otra mitad” o “Todas esas cosas buenas” siguen la línea de otros discos pero nos hablan del hogar musical de Ferreiro, mientras que en “El viaje a Dondenosabidusientan” o en ”Los restos del amor” se pone hasta sexy y bailongo. Con esta mezcla, el vigués nos entrega un disco heterogéneo y con el sello inconfundible de un artista al que parece que no se le agota el imaginario lírico.

20beGunAmma

Desde Barcelona nos encontramos con uno de los mejores debuts de 2016, y llega en un género que en España no acostumbra a aportar demasiados nombres: la electrónica. “Amma” es un disco precioso, en el que la naturaleza es la protagonista a través de un sonido envolvente que recoge influencias que van desde la música étnica hasta el minimal, pasando por el dream pop. BeGun refleja con esta producción una celebración de la vida desde su elemento más sencillo y a la vez más complejo: el agua, cuyo sonido aparece en muchos de los cortes, compartiendo protagonismo con pistas de audio extraídas de documentales del National Geographic y posteriormente mezcladas. El futurismo, la vanguardia europea y la tradición africana se entremezclan en un trabajo cuya escucha es toda una experiencia. En algunos momentos, en los que las marchas animales se combinan con los bits del techno y el trance más actual, tenemos la sensación de encontrarnos en una rave perdida en medio de un safari. Magistral y muy recomendable la ópera prima del barcelonés.

19Viva BelgradoUlises

Los cordobeses Viva Belgrado son una rara avis del panorama nacional, empeñados en predicar su potente mezcla de post-rock/hardcore gritándola a los cuatro vientos, nunca mejor dicho. Siendo a la vez su gran arma y su condena de cara a conseguir públicos más amplios, el screamo que practica Cándido Gálvez le sienta como un guante a sus letras suicidas, intensas y poéticas. Con este su segundo disco demuestran que aquel monstruoso debut que fue “Flores, Carne” no se quedó en ídem de un día, sino todo lo contrario. Una maestría instrumental digna de los grandes del post-rock sirve de base a una montaña rusa de tramos frenéticos y otros más reflexivos, siempre acompasándose al ritmo que impone la voz radical de Cándido. Media hora de apretar los dientes y desatar la rabia con himnos como “Annapurnas” o “Transatlántica”, mientras se asume que vivir en la derrota es lo que de verdad da para contar buenas historias.

18Viva SueciaLa Fuerza Mayor

Nunca un grupo encajó tan bien con su nombre como estos murcianos. Lo que destilan Viva Suecia en su debut no es otra cosa que melodías frías y espaciosas. Esto es fruto de las guitarras cargadas de reverb que coquetean con el dream pop y el post-rock gracias al juego entre punteos suaves y delicados con el riff que entra inesperado y te aprieta, pero no te ahoga. Este álbum es un viaje que empieza delicado, una apuesta que abre con “Efe Efe” y nos adentra en el mundo que han querido crear los murcianos; un mundo etéreo con momentos tan frágiles como la porcelana que se complementan con otros duros como el mármol. En todo este recorrido el cantante nos ofrece una voz cálida mientras esgrime versos crípticos. Su figura se alza como la única guía a la que no puedes hacer más que seguir en temas como “Bien Por Ti”, que resume a la perfección el álbum: matices, texturas y un halo de misterio más que embaucador.

17SiloéLa Verdad

El vallisoletano Siloé sorprendía a todos con su disco debut “La Verdad”. Un trabajo con muchas reminiscencias al Dylan más místico o a la nueva hornada de indie nacional que cada vez cuenta con más adeptos. Así es este álbum que igual mezcla canciones acústicas de corte existencial con arpegios llenos de delays y efectos. En la parcela lírica, casi lo más importante al hablar de un disco de canción de autor, el contenido es de lo más complejo e interesante, abordando todo tipo de temáticas desde distintos ángulos y casi siempre con una posible interpretación a varios niveles. En lo musical, destacan los arreglos de tendencia alternativa que han contribuido a que el conjunto de su primera obra suene fresco y contemporáneo. Un prometedor inicio musical que habrá que ver cómo evoluciona en próximas entregas. De momento nos ha convencido.

16PacíficoMuévete

¿La Movida ha vuelto? Pensamos cuando escuchamos lo nuevo de Pacífico. La banda catalana abraza esta prolífica época musical para grabar su primer largo de la mano de El Genio Equivocado, que ya tiene experiencia descubriendo diamantes en bruto dentro del panorama nacional. En “Muévete”, el grupo se coge el puente aéreo para apropiarse debidamente del sonido más pegadizo y divertido de la Movida y vestirlo con un traje lo-fi tan de moda por estos lares en 2016. Temas como el propio “Muévete” recuerdan al pop más desenfadado de Fresones Rebeldes o Los Nikis y otros más oníricos como “Cerca del campo de batalla” o “La casa del lago” nos trasportan en un viaje de vuelta a los 80. Un disco para escuchar del tirón y disfrutar más de una vez y uno de los debuts más frescos y prometedores del año. ¿Se nota mucho que somos fans?

15Papa TopoÓpalo Negro

Papa Topo es de esos grupos a los que o amas u odias. Los sentimientos que despierta su música son contradictorios y viscerales, al igual que lo son las canciones que componen “Ópalo Negro”, su primer largo. Tras pulsar el play comenzarás un viaje de 14 temas a través de una obertura de estilo clásico-romántico que te hará llegar a hits rompe pistas fuertemente influenciados por Fangoria y La Casa Azul, baladas cantadas en mallorquín, temas de carácter rebelde y aire infantil y otras canciones que se trasladan hasta el surf-pop y el synth-pop. Todo esto, además, envuelto en un aura de italodisco que abarca casi todos los temas de “Ópalo Negro”. Bizarrismo y eclecticismo se dan cita en el primer álbum de Papa Topo, el cual nos proporciona temazos como “Ópalo Negro”, “Akelarre En Mi Salón” o “Quédate Cerca de Mí”, cuyas melodías no olvidarás.

14CorizonasNueva Dimensión Vital

Un lustro después del lanzamiento de su primer LP, Corizonas vuelven con un sonido renovado y un discurso acorde a los tiempos convulsos en los que estamos inmersos. “Nueva Dimensión Vital” presenta once temas de rock tamizado que los acercan al gran público y a la radiofórmula, con textos repletos de honestidad, crítica y compromiso que versan sobre la sociedad y el papel del individuo con respecto a la misma. Las inquietudes del incansable y siempre lúcido Javier Vielba son determinantes a la hora de plantear esta nueva dirección estilística. El grupo adopta el español y se atreven a jugar con el sintetizador en lo que son recursos derivados de “Bestiario”, la ópera prima de Vielba en solitario bajo el nombre de El Meister. Con este nuevo trabajo, el proyecto Corizonas ya no parece un divertimento al margen de sus respectivas bandas principales, sino un grupo de pleno derecho que canta sobre la realidad más cruda y apela a la conciencia de los oyentes aprovechando su principal baza, la música. Ahora sólo toca confiar en que esta aventura siga prosperando y nos sigan regalando trabajos tan notables.

13TerrierLa Plaga

Terrier siguen forjando su personalidad compuesta, sobre todo, a base de luces y sombras. Para afrontar el nacimiento de su segunda referencia descartan seguir la vía del cambio drástico y optan por un ejercicio de autoafirmación. Esto no significa que hayan caído en el inmovilismo, la evolución se lleva a cabo desde los principios fundamentales de su sonido. Partir del garage les permite ponerse crudos, adoptar melodías pop e incorporar momentos psicodélicos y oscurotes si fuera necesario. A pesar de todo, parece que en este nuevo trabajo es el garage pop soleado el que predomina sobre la versión más lóbrega de la banda que también aparecerá en canciones como “Los Golpes”, mostrando la cara más sórdida del grupo. Como contra ejemplo podemos tomar “Évoli”, acaso el mejor y más adictivo caramelo de cuantos Terrier han elaborado. No obstante, el resultado no llega a quedar descompensado. Al final, se trata de hacer temas pop partiendo de una perspectiva más o menos agresiva, pero sin perder nunca el gancho melódico. En cualquier caso, la música de Terrier pide ser escuchada y disfrutada antes que pensada. “La Plaga” no te va a cambiar la vida, pero desde EQB damos fe de que con pocos discos nacionales pasarás tan buen rato este año.

12Quique GonzálezMe Mata Si Me Necesitas

Quique González lleva unos cuantos años cuidando con mimo la producción de cada uno de sus discos y eso se nota. En esta ocasión ha dado a luz su décimo trabajo de estudio que contiene diez canciones certeras, luminosas y agradables a primera escucha. Ricky Falkner ha tenido mucho que ver y se ha puesto a los mandos de la producción para crear un elepé en el que el cantautor madrileño ha contado con sus ‘detectives’ habituales: la misma banda con la que lleva girando desde el lanzamiento de “Delantera Mítica”, allá por 2013. El resultado es un CD que no tiene desperdicio y que resulta uno de los más vivos y atractivos de su larga carrera. “Relámpago” o “Charo” son buenas muestras de ello, la segunda acompañada por la voz femenina de Nina, cantante del grupo Morgan que se ha incorporado a la banda, y que ha contribuido a que el tema sea ya todo un clásico en el repertorio de los conciertos. En las emocionantes “Cerdeña” o “La casa de mis padres” desnuda su alma mientras juega a ser detective en “Sangre en el marcador” o la propia “Detectives”. En resumen, buen folk-rock a la americana, marca de la casa, y letras maduras y reposadas para terminar de redondear uno de los mejores discos en español del año.

11JuveniliaJuvenilia

La sorpresa más gratificante del año en cuanto a pop patrio ha sido esta banda madrileña que ha traído de vuelta la movida neozelandesa o, dicho de otro modo, el Dunedin Sound, desde los 80 hasta nuestros días. Su primer disco homónimo es una mezcla de guitarras brillantes, melodías saturadas de hammond, un buen rollo que envuelve todo el álbum y una de las portadas más bonitas que hemos visto en 2016 para coronarlo. Los homenajes a bandas como The Clean o The Verlaines están por todo el CD y se nota en las melodías y los ritmos jangle, así como en el logrado sonido general del disco. Las letras no van a lo fácil y huyen de lugares comunes, mezclando humor con crítica social para aportar un toque más de originalidad y frescura a su desenfadado estilo. “La reina del Sol” o “Tu esqueleto” son buenos ejemplos de que existe otro pop ahí fuera. Un soplo de aire fresco para el sobresaturado mercado pop español y una luz de esperanza para este género en nuestro país. ¡Larga vida a Juvenilia!

10Los NastysNoche de Fantasmas con Los Nastys

El debut en largo de los Nastys se puede resumir en dos palabras: más y mejor. Todas las virtudes del cuarteto se ven aumentadas en su primer LP, lleno de garage psicodélico sucio y con melodías pop de bajísima fidelidad, como las que se cuelan en “Never Digas Never”, “No Hay Amor En Las Calles” o el tremendo himno callejero en el que se ha convertido “Baby”. Rock ‘n’ roll tóxico, algo de surf, litros de distorsión y gamberrismo en las letras son los ingredientes básicos de este “Noche de Fantasmas…”. Que no, que no, que no, que no me digas que este disco te va a aburrir, porque tendré que decirte que hay malas noticias para ti, amigo: o pasas de los 80 años, o pasas del rock que se hace en las calles de Madrid. O las dos a la vez. Y es que este disco es contundente, directo y revelador, como un chupito de tequila a las cuatro de la madrugada.

9MUCHOPidiendo en las puertas del infierno

El synth-pop es el nuevo punk, y si no que se lo digan a MUCHO. En este año en el que se han recogido los sintetizadores divertidos y desinhibidos, los de Martí Perarnau aprovechan esas melodías saltarinas para entregar un álbum con letras cargadas de crítica social. Basta pegar una escucha a “Fue” o a la balada “Perro Negro S.L.” para encontrarse con un amargo reflejo de la actualidad política. Las guitarras eléctricas que antes caracterizaban la música de este grupo han desaparecido y ahora los temas están completamente protagonizados por los teclados de Víctor Cabezuelo, la voz rasgada de Martí y un halo de ligera psicodelia que funde el trabajo en un todo bailable y que fácilmente se disfruta, sobre todo gracias al buen equilibrio que uno se encuentra en el elepé: temas más densos como “El León de Tres Cabezas” van de la mano con pasajes más divertidos y livianos como “Nuevas Ruinas”, creando una montaña rusa de cambios que mantienen en constante vilo al oyente.

8Novedades CarminhaCampeones del mundo

Decía el trío gallego ante la presentación de este álbum que ellos antes cantaban para follar y ahora cantan para que follen otros. Y a fin de cuentas, ¿quién va a saber más de su propia música que sus creadores? No podemos estar más de acuerdo al encontrarnos ante un disco en el que han bajado considerablemente los tempos con respecto a su predecesor, “Juventud Infinita”, y en el que la temática sexual aparece repetidamente, como en la fabulosa “Chispas Relax”, un tema a lo Lou Reed, “Lento”, o su último single hasta la fecha, “Ritmo En La Sangre”, con videoclip porno (el primero de la historia en España) incluido. Si bien hemos echado algo en falta esas letras gamberras y un tanto naif de “Non Quito O Chandal” o “Antigua Pero Moderna” y su estilo más garajero, nos han conquistado con unas nuevas maneras que van desde el sonido Spanish Brit que en los 60 popularizaron formaciones como Los Brincos hasta el post-rock, sin olvidarnos de sendos homenajes a Los Chunguitos (en “Dame Veneno”) y a Los Hijos Del Sol (con esa versión de “Cariñito” cuyo riff de guitarra recuerda, y mucho, a los Arctic Monkeys).

7Juventud JuchéMovimientos

Los Juchés siguen pujando fuerte para convertirse en el grupo más guay de la escena underground de nuestra tierra. Los madrileños no han dado un paso en falso desde aquel primer EP que de manera efervescente condensaba seis canciones en siete minutos. La progresión continuó con “Quemadero”, el debut en formato largo que incendió las listas de mejores discos nacionales a finales de 2013. Las canciones, que entonces duraban entre dos y tres minutos, seguían sucediéndose entre codazos sin perder un ápice de frescura en un tracklist de doce pistas que en directo se volvían mucho más salvajes y agitadoras. Este año volvían con “Movimientos”, sorprendiéndonos una vez más. Algo tremendamente complicado partiendo de un género como el punk.

Ambientes más densos, algunos sintetizadores, sus característicos ritmos rotos y unas letras de corte existencialista y cada vez más personales marcarán el rumbo de este segundo LP en el que las influencias de Wire o Mission of Burma siguen ahí, expandidas aún más, pero consiguiendo que la frescura y la mala leche no se disipen por el camino.

6Futuro TerrorSu nombre real es otro

El power trio alicantino ya demostraba tener un buen manejo de sus referencias en su debut homónimo, pero con este “Su nombre real es otro” Futuro Terror han adquirido un control total sobre ellas. En este segundo disco de estudio tenemos a una banda con mucho más bagaje, que ha afianzado todo lo aprendido y ha desarrollado un estilo sonoro muy definido. Siguen teniendo su cimiento en la música punk-rock de los años 70 y 80, ya sea española o foránea, pero aquí han integrado con mucha habilidad elementos más propios del pop o el indie, que no sólo le dan un aire más fresco sino que resulta más variado y accesible para nuevos públicos. Temas como “Futuro Terror”, “Salir de aquí” o “Burguesía Records” son marca de la casa de unos Futuro Terror que, con un poco de suerte, darán aún más que hablar en años venideros.

5HindsLeave Me Alone

El de Hinds es el nombre que más ha sonado de esta lista en 2016, sin duda alguna. Abriendo camino hacia el mercado anglosajón, que parece acogerlas mejor que el de aquí, lo que las ciervas están haciendo no lo ha hecho ninguna otra banda española, al menos en la última década, así que como mínimo merecen nuestro respeto. Más allá de eso, su debut a comienzos de este año fue un resumen de las virtudes (y defectos) de Hinds, dando forma a un buen disco de garage-pop lo-fi, con el aire despreocupado que es marca de la casa de las madrileñas. Destaca la austera producción de Paco Loco, que maximiza la naturalidad de su sonido y pule las aristas estridentes que mostraban en sus primeros temas como banda. Un disco muy disfrutable, con un aire algo más melancólico de lo que se podría esperar a priori y que consolida al cuarteto como una de las bandas debutantes más destacadas del año, tanto en nuestro país como a nivel global. O hater o fan: con Hinds no hay término medio.

4BelakoHamen

Los vizcaínos tenían otro as en la manga tras un estupendo debut. En su segundo trabajo se han arriesgado sin prescindir de su frescura ni sonoridad característica. En «Hamen” buscan una evolución sónica más dirigida a los sonidos electrónicos, pero sin perder el rumbo post-punk ni guitarras y baterías afiladas. Belako siguen rugiendo, rebosando juventud y electricidad. Su máxima voluntad es pasarlo bien, y así lo demuestran en sus directos, que jamás nos cansaremos de recomendar. «Hamen” es la construcción de una fiesta progresiva, con sus momentos a oscuras o sus pausas para coger aire pero, sin duda alguna, en su segundo trabajo Belako han conseguido mantener el listón e incluso subir la apuesta para asegurar que estarse quieto sea imposible.

3KokoshcaAlgo Real

Otros que han vuelto a cumplir son Kokoshca. Su puesto en esta lista está más que justificado. Los pamplonicas, que acaban de fichar por Sonido Muchacho, no han dejado de crecer publicación tras publicación, tomándose la composición de cada hitazo con la seriedad que el pop requiere: ninguna. Menos mal que “Algo Real” no da lo que promete y sigue moviéndose en la impostura, el ambiente nocturno y las reflexiones a bote pronto. ¿Disco de madurez? Quita, quita. Kokoshca continúan progresando, haciéndose más grandes, sin madurar absolutamente nada, y eso es maravilloso.

Así, durante todo el disco se sucederán los temazos, que vendrán encadenados uno detrás de otro desde todas las perspectivas y facetas compositivas del grupo. Pop, garage, rock and roll, trazas de psicodelia e incluso incursiones en el flamenco. Las letras, como de costumbre, presentarán una dualidad entre lo gamberro y lo intensito pero con una actitud siempre joven. Después de escuchar el disco, reflexionar sus letras, beber, llorar y disfrutar con ellas, sólo podemos respirar aliviados porque Kokoshca no se hayan vuelto un grupo de pop maduro (menudo oxímoron, ¿no?).

2Triangulo de Amor BizarroSalve Discordia

Limitarse a una etiqueta estilística no es algo que esté hecho para Triángulo de Amor Bizarro y así lo han demostrado en «Salve Discordia”. Su cuarto álbum exhibe ruidismo, reggae e influencias de New Order bajo un mismo paraguas, creando así una obra que se atreve con la mitología griega, la crítica política y la social. A través de este LP compuesto de 11 temas podrás vislumbrar de forma clara la opinión del grupo sobre el entorno sociopolítico en el que vivimos. De forma crítica pero respetuosa muestran en “Desmadre Estigio”, “Nuestro Siglo Fnord” o “Euromaquia” algunas de sus discrepancias, hartazgos o preocupaciones. Además, se sirven de la mitología griega para exteriorizar aquello que llevan por dentro, algo evidente en el título de sus canciones pero que va más allá en sus letras, profundizando en estos saberes y utilizándolos como herramienta para equiparar la actualidad con principios mitológicos. Todo este discurso queda reforzado por una sonoridad contundente y la conjugación perfecta de estilos y recursos que la banda desarrolla en esta obra. «Salve Discordia” es la confirmación de que trabajo tras trabajo la banda gallega ha ido afianzando con paso firme su carácter y sonoridad, dejando claro que las limitaciones estilísticas para ellos no existen.

1León Benavente2

Ha sido un año de alegrías para León Benavente, los creadores del mejor disco nacional del año para la redacción de El Quinto Beatle. Después de irrumpir en 2013 con un álbum homónimo en el que llevaban el rock a un estilo completamente personal, en este segundo álbum han seguido explorando por la línea que ya adivinábamos en uno de los mejores cortes de su debut: “Ser Brigada”. En “2”, Abraham Boba y compañía han radicalizado su sonido. Los riffs potentes de guitarra, el minimalismo, el coqueteo con el synth-pop y el dark-pop y la influencia del krautrock continúan presentes. Pero además, a eso se ha sumado un endurecimiento musical que complementa a las mil maravillas unas letras que en su primer disco resultaban menos áridas por el carácter más melódico de la voz principal, y que ahora se muestran rabiosas, violentas y eléctricas, como una tormenta gestada durante demasiado tiempo antes de explotar. León Benavente han apostado por melodías lineales, al igual que sus colegas de El Columpio Asesino, y el envite no les podía haber salido mejor. A pesar del riesgo de escoger como singles temas como “Tipo D” o “Gloria”, la jugada ha sido perfecta, y en sus directos, de los mejores del panorama actual, el público corea en éxtasis cada canción. Bravo por ellos.