No debe ser fácil soportar la presión y la soledad cuando tienes que viajar constantemente pinchando tus primeras y precoces creaciones delante de miles de personas por primera vez, bajo un escrutinio público que casi no has pedido. Más difícil debe ser aún cuando tienes 20 años recién cumplidos y un futuro que algunos se atreven a señalar como prominentemente prometedor: la presión no puede ser mayor.

Bajo esta imposición cualitativa, y después de proclamar su auténtica condición sexual y casi salir corriendo de su lugar de origen, Louis Kevin Celestin lanzó durante este año 99.9%, un trabajo catalizador y revitalizante en el cual explorará sus raíces, revirtiéndolas y rediseñándolas a su antojo.

kaytranada-99-9-2
Fotografía: http://www.billboard.com/

Kaytranada explora el 99.9% de sus raíces musicales para rejuvenecerlas y actualizarlas de forma más que encomiable

“99.9%” tiene unos orígenes muy concretos (el funk o la electrónica ochentera/noventera), pero se renuevan y reinventan bajo una amalgama dance y R&B que a veces suena hasta como un viaje al futuro.

De hecho, la influencia extraterrestre de la electrónica-funk de finales de los 90 y principios de los 00 es la que abandera todo lo que oímos en TRACK UNO, un rítmico y formidable inicio que suena a ese típico club en el que te encantaría bailar, evolucionando hacia terrenos más graves (que no oscuros) para dar a BUS RIDE, la cual suena mucho más jazzy y relajada que la anterior, y sirve como interludio para el tranquilo R&B de GOT IT GOOD. La sensual voz de Craig David es el primer contacto vocal dentro del álbum, y la entrada no puede ser más smoothy debido a sus reminiscencias a ese hip hop comercial de primeros de siglo (no es casual que esté aquí Craig David). Aunque el resultado podría haber sido mejor, el tema conoce sus debilidades y nos regala un outro donde la voz de Aluna Francis (de AlunaGeorge) sirve de vehículo para entrar en TOGETHER”, un elegante número club que quizá peca de lineal, pero sube la media del anterior corte y se adapta a la perfección al estilo del dúo británico.

Una línea mucho más ruda y urbana se abre a partir deDRIVE ME CRAZY, notable tema donde Vic Mensa rebota del rapeo marca de la casa a un estribillo lírico muy bien acoplado, demostrando ambas virtudes del MC que ya fueron visibles en su primer single, ese tremendo “Down On My Luck” al que este tema hace más referencias de lo que parece. Para más inri, el puente instrumental que Kaytranada ofrece una vez Mensa calla es de lo mejorcito del disco sin lugar a dudas, un momento que se enfunda dentro de una atmósfera absoluta. Un ambiente más jam y post-bop entra de manera disruptiva y ecléctica enWEIGHT OFF, donde el músico haitiano-canadiense combina sus ganas de experimentar con las de los BadBadNotGood en un track resultón que puede ser entendido como otro interludio. Ese funk de marcado acento electrónico que antes hemos escuchado se dosifica y vuelve a sus raíces tanto en ONE TOO MANY como en DESPITE THE WEATHER, dos temas estructuralmente diferentes pero que partiendo de un clasicismo musical se permiten evolucionar hacia vertientes más experimentales sin resultar demasiado radicales; ambos son un tanto irregulares, pero devuelven a “99.9%” ese espíritu R&B fusión, una especie de R&B que regresa a terrenos más ásperos en GLOWED UP, donde la particular voz de Anderson .Paak explora campos más alucinógenos que los vistos en “Malibu” y que de entrada parecen extraños conocida su trayectoria. Aun así, son su voz y los estupefacientes terrenos que Kaytranada prepara desde su luminosa sombra los dos motivos por los cuales este tema se aguanta y donde incluso se mejora a partir de su excelente outro.

“99.9%”, a través de intermitentes viajes al pasado, recoge todo lo provechoso que allí encuentra para reversionarlo y elevarlo hacia niveles contemporáneamente experimentales y, a su vez, rabiosamente comerciales.

El funk electrónico ochentero más colorista vuelve en BREAKDANCE LESSON N.1” y “YOU’RE THE ONE”, destacando más la segunda al ser un corte que se mueve perfectamente entre los terrenos que el disco propone y que casi serviría como resumen del mismo: constantes toques arraigados a unos orígenes muy concretos (el funk o la electrónica ochentera/noventera) renovados y reinventados bajo una amalgama dance y R&B que a veces suena hasta como un viaje al futuro. Será el final melódico de “YOU’RE THE ONE” el que enlace, como por arte de magia, con “VIVID DREAMS”, la cual se origina mediante unas maracas que sirven para presentarnos un escenario un tanto más lúgubre que el anterior, estroboscópico casi, pero no por ello menos esperanzador y luminoso. Si el escapismo antes era diversión, aquí es un tipo de abstracción tan envolvente (“I’m falling and I can’t deny it”) que queda muy claro que Kaytranada sabe cómo crear ambientes diferentes y armónicos de manera ecléctica y cohesionada.

Con “LITE SPOTS”, y a punto de cerrar el álbum, el músico canadiense baja hacia Brasil para traernos un señor sample de Gal Costa que amasa bajo sus propias manos, aderezando el elemento tropical con otro mucho más clubero y sorprendentemente coherente. Recuperamos en el penúltimo track, “LEAVE ME ALONE”, aquel primerizo Kaytranada que daba sus primeros pasos hace pocos años en un corte que, comparado con lo que venimos de escuchar, suena algo menor y repetitivo. Cierra el largo “BULLETS, un curioso último paseo por el particular universo del músico que mezcla toques opacos y sombríos con otros más luminosos, evidenciados a través de la suave voz de Little Dragon. Sin duda, una elegante y agraciada manera de finalizar un conjunto que reúne un crisol de estilos tan apabullante que, a la teórica, hasta agobia.

El recorrido del disco es irregular y discontinuo, pero si el conjunto está revestido bajo un pincel tan colorista y fresco como es el caso no queda más remedio que esperar (mientras bailamos) al siguiente paso de Kaytranada.

Un Kaytranada en forma muestra su buen hacer para condensar de manera ecléctica y variada todas sus influencias en este “99.9%” el cual, a través de intermitentes viajes al pasado, recoge todo lo provechoso que allí encuentra para reversionarlo y elevarlo hacia niveles contemporáneamente experimentales y, a su vez, rabiosamente comerciales. Al igual que su portada, las intenciones del álbum de Kaytranada son tan extensas e inquietas como el universo de Ricardo Cavolo, y es en estas pretensiones tan joviales y ambiciosas por irrumpir en la escena musical donde Louis acierta con especial gracia, rodeándose de nombres actuales (tanto jóvenes como nostálgicos) que le sirven de trampolín y escudo para fomentar unas bases musicales que son, simplemente, la herencia de aquello escuchado anteriormente pero convertido en algo realmente novedoso, donde se combinan por igual el R&B, la electrónica, el dance o el funk.

Es quizá en esta amalgama de géneros tan ecléctica y salvaje donde “99.9%” puede hacerse desconcertante. De hecho, el recorrido del largo es genuinamente irregular y discontinuo, pero si el conjunto está revestido bajo un pincel tan colorista y fresco como es el caso no queda más remedio que esperar (mientras bailamos) al siguiente paso de este DJ y productor al que, con 23 años, aún le quedan muchas cosas por decir (y musicalizar).

Kaytranada – 99.9%

8.3

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Aunque lo haga de manera puramente irregular, Kaytranada suelta toda la artillería en un ejercicio de nostalgia renovada donde aquellos ‘envejecidos’ sonidos (el funk, el hip hop de los 00, la electrónica ochentera/noventera…) se rediseñan y combinan entre sí, creando un “99.9%” que no puede sonar más fresco, colorido y sorprendentemente vanguardista y comercial a la vez.

Up

  • Kaytranada une como pocos una amalgama de sonidos antiguos bajo un prisma totalmente revitalizante que sirve de puente para sus sonidos futuros.
  • Sus ganas de experimentar quedan realmente patentadas entre los escenarios que todo el álbum presenta, a veces ociosos y a veces alucinógenos, pero siempre envolventes y atmosféricos.
  • El verdadero optimismo esperanzador que suena en todos y cada uno de los temas.

Down

  • Los vaivenes de su recorrido, con momentos brillantes que se mezclan con otros que simplemente tienen destellos de grandeza.
  • Que alguien entienda “99.9%” como un álbum que sólo es digno de escuchar como hilo musical en un H&M.