Jeff Rosenstock es casi un total desconocido en el panorama nacional. Haz la prueba de preguntar a alguien si ha escuchado su nuevo trabajo o algo de él. Sin embargo, es uno de los músicos más activos de la última buena hornada de punk-rock estadounidense.

Este polígamo –suponemos que sólo musical– ha participado en un buen listado de bandas desde mediados de los 90 antes de lanzar su carrera en solitario, que desde 2012 compagina con otros proyectos. Quizá la más conocida sea The Arrogant Sons of Bitches, que allá por los 90 podría incluirse en esa fiebre punkrockera que contrajeron millones de oyentes con bandas como Green Day, Jimmy Eat World o Weezer, aunque el sello propio de los Arrogant eran sus ritmos tendiendo hacia el ska-punk más acelerado. Más tarde, participaría también en Bomb the Music Industry!, Laura Stevenson, Pegasuses-XL, Kudrow, The Bruce Lee Band, Antarctigo Vespucci… Si te suena alguno probablemente seas tan fan como nosotros de este creador sin límites que se ha marcado todo un nuevo disco lleno de energía y letras socarronas.

jeff-rosenstock-worry-2
Fotografía: http://greatmovieideas.tumblr.com/

“WORRY.”: Una vuelta a la música de tu adolescencia, pero mejor

Con este “WORRY.” Rosenstock mantiene el sonido de anteriores trabajos, pero mejora las letras. Podríamos decir que su música está muy emparentada con el power-pop que tan bien se les da a Weezer, pero un poco más a lo bestia.

Con este “WORRY.” Rosenstock mantiene el sonido de anteriores trabajos, pero mejora las letras. Podríamos decir que su música está muy emparentada con el power-pop que tan bien se les da a Weezer, pero un poco más a lo bestia. El primer input nos puede hacer dudar de si ha perdido el punch con los años, porque empezar con una balada a piano como “We Begged 2 Explode” no es precisamente lo que esperábamos de su regreso. Pero nada más lejos, la canción va creciendo hasta llegar a una explosión final muy a lo My Chemical Romance. Para los que escucharan estos grupos a todo volumen hace algunos años (en mi caso unos cuantos ya) le traerá buenos recuerdos de juventud. Con “Pash Rash” pasa algo parecido, en la que el propio Jeff define casi al final como “la canción de las residencias de estudiantes americanas”: inicio acústico para romper en una poderosa y fugaz canción de power-pop.

En el disco también hay espacio para protestar contra el establishment, como “Festival Song”, uno de los cortes más redondos que encierra una letra muy contestataria en la que se critica sobre todo a la sociedad capitalista y también a la relación entre festivales y grupos. Staring Out The Window At Your Old Apartment” tiene también una interesante letra sobre mirar por una ventana de un apartamento que ya no puedes pagar, mientras que “Wave Goodnight To Me” habla de algo tan mundano como que la ignorancia es la felicidad. Una letra más faciliona, con estribillo pegadizo incluido y la mezcla perfecta entre riffs de guitarra, un poco de sinte y el carrillón… en resumen: un perfecto hit (con un genial videoclip, por cierto). Y antes de llegar al final de la primera parte del disco, nos topamos con “To Be A Ghost”, con una letra más profunda sobre la brutalidad policial en EEUU mientras la gente sigue mirando hacia otro lado.

Power-pop, pop-rock, punk-rock, ska… “WORRY.” es capaz de mezclar diversos estilos con solvencia y no le sobra ni una de las 17 canciones que lo componen.

A partir de aquí comienza una magnífica ‘cara B’ que encierra el auténtico sonido Rosenstock: canciones cortas de punk-rock en lo que probablemente podría haber sido casi un mini-álbum completo publicado aparte, que guarda 11 canciones en sus 19 minutos de duración. Para empezar este punto de inflexión en el disco tenemos la divertida y original “Pietro, 60 Years Old” antes de acelerar el ritmo y marcarse uno de los temas más potentes con “I Did Something Weird Last Night”: un pensamiento recurrente para una mañana de dura resaca después de una alocada noche bebiendo con chicas. Blast Damage Days”, por su parte, sirve como pequeña parada que coquetea con ritmos más metaleros antes de volver a la carga con el punk de “Bang On The Door”.

Y para no olvidar sus inicios ni a los fans de los Arrogant Sons of Bitches, el neoyorkino encadena con una de ska-punk en “Rainbow” antes de terminar de volverse loco con el ritmo más acelerado y machacón de “Planet Luxury”, auténtico punk rabioso para gritar y saltar.

Los dos medleys punk-rock y power-pop que encontramos en “WORRY.” acaban de edificar un disco de mucha altura.

Pero no todo iba a ser locura y pogos, así que Rosenstock pone ahora el punto de mira en los Weezer más cañeros y nos regala otro medley muy bien construido con seis cortes de duración media y estribillos pegadizos y luminosos. El primer tema de este nuevo cambio de rumbo en este álbum tan rocambolesco es “HELLLLHOOOOLE”, otra canción protesta, en este caso contra el complicado acceso de los jóvenes norteamericanos a la vivienda (como aquí más o menos) y que engancha sin tregua con la breve pero intensa “June 21st”. The Fuzz” continua por el mismo sendero, mucha energía en las guitarras y ritmos más pop-rock de los que hacen afición. Muy similar a “…While You’re Alive”, que incorpora un gran estribillo salpicado por ese carrillón tan dulce y navideño que parece que Weezer se encargaron de patentar para el power-pop. Y para cerrar esta particular trilogía, y de paso el álbum, “Perfect Sound Whatever” se pega al final de la anterior canción para poner la guinda a esta, llamémosla, ‘cara C’ del disco.

Como ya habrás podido comprobar, este álbum es toda una amalgama de la música que le gusta a su creador. Un trabajo que ha madurado durante el pasado año en el que se casó y en el que no parece muy preocupado, al menos a juzgar por la foto que aparece en la portada, tomada en su propia boda. Más bien parece un músico que ha sabido evolucionar sus letras manteniendo su estilo y que encima se atreve a hacer homenajes a sus antiguos grupos para dejar contentos a sus fans. Eso sin olvidar los dos medleys punk-rock y power-pop que terminan edificar un disco de mucha altura.

Jeff Rosenstock – WORRY.

8.5 HOT RECORD

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Jeff Rosenstock vuelve a las andadas sólo un año después de su último disco para entregarnos un álbum madurado, caleidoscópico y con un final para el recuerdo. ¿El mejor disco de punk-rock del año?

Up

  • Power-pop, pop-rock, punk-rock, ska… El disco mezcla estilos con solvencia y no le sobra ni una de las 17 canciones.
  • Los dos medleys del final son para escuchar una y otra vez.
  • Letras contestatarias a ratos y a ratos divertidas.

Down

  • Si te pillan escuchándolo a todo volumen pensarán que has vuelto a tu etapa más adolescente. ¿Es eso un problema para ti?