Swing del siglo XXI con Caravan Palace en el Palacio Vistalegre

Después de tres discos de estudio, sigue sorprendiendo ver la bailable propuesta de los franceses entre sintetizadores y cajas de ritmos

Con la llegada de la banda francesa a Madrid, los alrededores del Palacio Vistalegre se llenaban desde temprana hora de policía y gente con mucho swing. En el interior, un público relajado aguardaba paciente frente al escenario en el que ya se intuían las sombras de algunos instrumentos de viento y madera, y sin hacerse mucho de rogar aparecían sobre las tablas los protagonistas de la noche mientras sonaba la tonadilla de “Comics”. El single de su último álbum, “Lone Digger”, fue el siguiente en sonar y no tardaron en aparecer clásicos como “Suzy”, canción que encontramos en su inspirador disco debut.

El ambiente empezaba a caldearse, pero una tanda de temas menos conocidos hizo bajar el nivel de atención por gran parte del público, que se limitaba a aplaudir de forma automática. Fueron cortes de su segundo álbum como “Clash”, “Panic” o “12 Juin 3049” los que peor acogida tuvieron. Quizás, la banda, consciente de esta situación, colocó en un lugar estratégico de su setlist una versión electrónica del “Black Betty” de los norteamericanos Ram Jam. Ya no había alternativa, la temperatura aumentó de buena manera con un público que no paró de corear el famoso estribillo.

swing-siglo-xxi-caravan-palace-palacio-vistalegre-2
Fotografía: https://www.facebook.com/sonde3producciones/

Algunos clásicos de la banda como “Jolie Coquine” se recibieron con gran expectación, y el Palacio Vistalegre cantaba, bailaba y sudaba orgulloso de ello. En la última tanda de canciones se sucedieron “Aftermath”, “Tattos” y “Mighty”, todas ellas de “Robot Face”, su más reciente trabajo. Como era de esperar, también se quedaron sin sonar algunos temas emblemáticos como “Bambous” o “Dragons”. Uno de los momentos más brillantes de la noche llegó cuando varios miembros de la banda soltaron su instrumento para salir a bailar con Zoe Colotis (vocalista). Aquello era swing del siglo XXI, y es que después de tres discos de estudio sigue sorprendiendo ver este baile entre sintetizadores y cajas de ritmos.

Para terminar, después de una breve ausencia de los franceses, “Star Scat” y “Brotherswing” pusieron fin a un espectáculo que dejó al público satisfecho y con mucha sed.

error: ¡Contenido protegido!