Car Seat Headrest publica una crítica de «The Life of Pablo» de Kanye West

Toledo lo describe como un álbum repulsivo pero también maravilloso, siendo uno de los mejores que ha escuchado en mucho tiempo

Cuando definimos como chico maravilla a Will Toledo, personalidad detrás de Car Seat Headrest, no es de forma aleatoria ni sin motivo aparente. Después de entregarnos el excepcional debut que supuso «Teens of Style” con Matador Records (dejamos de lado sus más de 10 obras autoproducidas) y poner sobre la mesa un firme candidato a estar entre lo mejor de este 2016 con «Teens of Denial”, sigue en un momento dulce y llamando la atención de todos por derecho propio.

Y es que más allá de su envidiable ritmo de producción, Toledo parece estar en el punto de mira casi de forma constante gracias a magníficas versiones como «Blackstar” de Bowie o “Field Commander Cohen” de Leonard Cohen, a nuevas canciones de forma aislada (“Does It Feel Good (To Say Goodbye?)”) o incluso a editar su “Not What I Needed” para el videojuego de los Sims.

Y lo ha vuelto a hacer. Ya antaño mencionó que la forma de promocionar, lanzar y editar progresivamente “The Life of Pablo” le parecía ciertamente original y que veía a Kanye West como un genio en ese sentido, así que, ¿qué mejor forma de completar su visión que escribiendo él mismo una crítica del último disco del rapero? La ha publicado en The Talkhouse y comienza así:

«The Life of Pablo” es un álbum repulsivo. Esto resulta obvio para cualquiera que lo escuche, y debe reconocerse antes de comenzar cualquier discusión sobre el mismo.

Llamativo, ¿verdad? Después el de Virginia tiene buenas palabras para la última placa de Kanye, elevándolo a este nivel:

Es también uno de los mejores discos que he escuchado en mucho tiempo, y uno de los más bonitos. Es realmente extraño. Mi ‘yo’ más joven jamás hubiera tolerado un álbum tan reprensible, tan irrevocablemente ególatra, pero probablemente lo he escuchado más veces este año que ningún otro, a excepción de «Blackstar” de David Bowie. ¿Por qué? Bien, es simplemente muy bueno.

Por otro lado hace hincapié en cómo las transiciones entre canciones le seducen, le obligan a continuar la escucha para sentir que lo ha oído completo, mencionando como ejemplo “Ultralight Beam”, cuya escucha no entiende sin la transición hacia “Father Stretch My Hands Part 1” y su propio arranque. Puedes leer su crítica al completo aquí.

Si no os parece un manjar lo suficientemente atractivo, tenemos un regalo más de Will, porque el viernes publicaba la versión single de su “Drunk Drivers/Killer Whales” que puedes escuchar a continuación.

error: ¡Contenido protegido!