“I’m the mystery of what’s inside the speaker cables, I’m Nina Simone in the Park and Harlem in the dark”. Alicia Keys abre “Here de una manera muy interesante. Por un lado clamando y lanzando revelaciones algo abstractas, con las que se quiere mostrar como una artista nueva y auténtica. Por otro tiene esa constante referencia a su Nueva York natal que sirve de gancho con su ‘yo’ del pasado. La cuestión es que en este álbum quiere desprenderse de todo lo superficial y quedarse con aquello que la identifica. El maquillaje no la representa, de ahí la portada au naturel. Nueva York y las melodías a base de piano y hip-hop forman parte de sí misma, aunque lo que termina de configurar el nuevo carácter de la artista son las letras, con versos cargados de crítica social que ahora también son parte de Alicia Keys.

“Here” es un canto a la naturalidad, es letra sobre música, es Alicia Keys trascendiendo

Y realmente a Alicia Keys le tocaba hacer algo así. Sumarse a esa moda de artistas como Beyoncé, Kendrick Lamar o Frank Ocean, quienes han entregado álbumes que ya no sólo suponen una evolución en lo que a la música se refiere, sino que son una transformación de su pensamiento. En “Here” no hay espacio ni para los refritos de amor ni para las letras facilonas, ni mucho menos para las melodías vacuas con tirón. Aquí se busca la autenticidad. Gustar al público no es el objetivo principal y eso permite a Keys jugar en un terreno diferente, sin presiones.

alicia-keys-here-2

Estos cortes presentan un hilo conductor melódico bastante parecido, pero es la presencia de interludios lo que consigue aliviar la carga y disimular los pinchazos de “Here”.

A lo largo de los 18 temas que conforman el compacto encontramos una mezcla homogénea de sonidos. Es cierto que habrá momentos que despunten y algún que otro pinchazo, pero no lleva incrustada la filosofía de álbumes anteriores añadiendo capas y capas que poco más que aburrimiento ofrecen. La cuestión es que la intro hablada de The Beginningy la potencia del riff de piano de The Gospelcuyo ritmo y estética llegarán a Pawn It Allya nos señalan que este es un álbum más duro en comparación con el resto. Encontramos la esencia Keys de estribillo altamente coreable acompañado de ritmos militares, pero esta vez ella canta a las personas, al pasado que todos tenemos y a dejar todo lo material atrás para ser uno mismo. Es más, quiere que hagamos de “Here” algo propio y que no nos resulte ajeno, de ahí el comienzo de “The Gospel” (“We all got children, products of the ghetto”con el que nos busca introducir de lleno en una historia que habla de todos nosotros. Para terminar de convencernos de que se trata de un disco destinado a ser una declaración de intenciones, llega el primer interludio propiamente dicho, Elaine Brown, titulado en honor a la activista negra que promulga el valor del hip-hop como la poesía de la calle.

Hay una supremacía del mensaje respecto a la música, de eso no cabe duda. Estas melodías en ocasiones son del todo pegadizas y agradables, con gancho y arreglos más orientados al mundo radio-friendly como en Kill Your Mama”, cuyo toque country-rock de guitarra acústica blues me hace pensar en algún pasaje del “Lemonade” de Beyoncé. En cualquier caso, estos momentos se ven algo eclipsados por los pianos suaves que nos retrotraen al R&B más íntimo y smooth acompañado de ritmos que parecen sacados del “Frank” de Amy Winehouse. She Don’t Really Care_1 Luves el corte más extenso del álbum y el que recoge todos estos conceptos: un himno a la Nueva York natal de la cantante, estribillo pegadizo con ese she grew up in Brooklyn, she grew up in Harlem” que se queda con facilidad y una melodía que se desarrolla a lo largo de 6 minutos suaves y dulces que me hace pensar en un SBTRKT bajo de revoluciones y con más flow. El broche final lo pone el interludio Elevatecon la aparición de Nas en una conversación que versa sobre cómo mejorar en la vida.

En “Here” no hay espacio para los refritos de amor ni para las letras facilonas, ni mucho menos para las melodías vacuas con tirón.

Como decía, Keys apuesta por la innovación en este álbum. Si bien es sobre todo una renovación a nivel lírico, Ilusion of Blissdemuestra que hay una tentativa de traer melodías nuevas; en este caso, una reminiscencia 100% James Brown dentro de un tema de soul clásico, lento, arrastrado y dotándole de gran peso a la parte vocal con un cierre de piano y voz fantástico. Pero por todos es sabido que en el mundo de la música mainstream hay espacio para la experimentación siempre y cuando mantengas a tu grueso de público contento, y es entonces cuando llega el primer verdadero (y tal vez único) single del álbum. Blended Family (What You Do For Love)suena muy bien. Una guitarra acústica con reverb, esa batería Winehouse que comentaba antes y un estribillo fluido al que más adelante se sumará A$AP Rocky de forma totalmente natural y más elegante que aquella colaboración con Nicki Minaj en su “Girl on Fire”.

La configuración del álbum es curiosa. En primera instancia puede abrumar la idea de enfrentarnos a un trabajo de 18 temas y alrededor de cincuenta minutos de duración. Estos cortes presentan un hilo conductor melódico bastante parecido, pero es la presencia de interludios lo que consigue aliviar la carga y disimular los pinchazos de “Here”. Así, la prescindible de coros vintage y sample vocal horrible Work On It” (que sale algo desmerecida al aparecer tras dos de las mejores apuestas del álbum) se compensa algo con el interludio Cocoa Butter (Cross & Pic)”, donde a través del humor se quiere dejar patente que no nos podemos avergonzar de nuestros defectos físicos. Cogiendo ese concepto llega Girl Can’t Be Herself, clara crítica a una sociedad superficial en la que las mujeres tienen miedo a que se les critique por el hecho de no utilizar maquillaje. Keys ha pasado por esto y habla desde la experiencia, lo que se convierte en un corte sincero de melodía simpática y percusiones analógicas. A continuación entramos en You Glow, una pausa breve en la que se pone de manifiesto los prejuicios relacionados con la raza y que nos introduce en la recta final del álbum.

A pesar de los puntos débiles de “Here” (que los hay), Alicia Keys consigue crear un entramado musical que nos muestra a una artista nueva y auténtica, tal y como se exhibe en la carátula: al natural.

A partir de aquí no hay interludios, sino que llegan cinco cortes que empiezan algo torpes pero que desarrollan un cierre in crescendo. More Than We Knowes el tema grupal que pedía a gritos “Here”. Buen rollo con la guitarra acústica y la percusión hip-hop, palmadas y estribillos coreables que cantan un precioso we can do more than we know”. Seguimos con Where Do We Begin Now”, que nos trae a esa Alicia Keys auténtica de piano fluido, vocal con gorgoritos y toques electrónicos interesantes que le dan buen empaque al estribillo. Sin embargo, falla la duración excesiva en el anterior track y un sample vocal aquí. No obstante, en Holy War” encontramos un punto de inflexión y una intro demoledora: If war is holy and sex is obscene, we’ve got it twisted in this lucid dream”. Es un tema de instrumentación suave (guitarra acústica, chasquidos y algún efecto sintetizado en la segunda mitad) que se ve potenciado en el estribillo con una batería simple y atronadora. Me atrevo a decir que es fácilmente uno de los mejores tracks del álbum. Hallelujah”, de tintes épicos y orquestales, debería haber sido el verdadero cierre. Ese canto al perdón lleno de sentimiento se lleva a cabo de forma apoteósica y termina de darle sentido al conjunto. Sin embargo, la guinda del pastel la pone In Common, tema que ya conocíamos y cuya producción de tintes electrónicos suaves no casa en absoluto con el concepto global del elepé. El tema es genial, es el single que necesitaba en su momento Alicia Keys para volver a llamar la atención, pero hace que se pierda ligeramente el sentido de todo el camino recorrido al estar presente en un trabajo al que no parece pertenecer.

Dicho esto y habiéndole dado el tirón de orejas necesario, “Here” sigue siendo un canto a la autenticidad. Keys ha pecado de dos cosas a lo largo de su carrera: tratar una lírica algo banal y la inmensa cantidad de relleno en sus álbumes. Aquí hay puntos débiles como “Work On It” o “Where Do We Begin Now”, pero a pesar de todo consigue crear un entramado musical que nos muestra a una Alicia Keys nueva y auténtica, tal y como se exhibe en la carátula: al natural.

Alicia Keys – Here

7.7

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Aun sumándose al carro musical de letras plagadas de crítica social, Alicia Keys añade un toque de naturalidad al universo de R&B y soul en el que se desenvuelve y consigue convertir “Here” en un álbum en el que verse reflejado, con melodías donde los ritmos cobran mayor protagonismo para impulsar un mensaje de igualdad y reconciliación con el propio ser.

Up

  • En “Here” Alicia Keys se muestra auténtica, sin disfraces melódicos ni líricos.
  • Aunque esté presente en ocasiones, deja de lado el R&B discreto para adentrarse en terrenos algo urbanos con el fin de añadir peso a su mensaje.
  • “Holy War”, “The Gospel” e “In Common”, la Santísima Trinidad de este álbum.

Down

  • Queda claro que no sabían qué hacer con “In Common” y lo han incrustado al final, con calzador, para ver si cuela.
  • Los samples vocales horribles de “Work On It” y “Where Do We Begin Now”.