A veces parece que hay un miedo terrible a la experimentación, que lleva a algunas personas a componer según lo que demande la gente y no el corazón. Hoy tenemos en The Cavern a Rainwood, un grupo que rechaza este prototipo y que sin pelos en la lengua admiten que su estilo no es comercial, pero se sienten orgullosos de ello. Y quizá sea ese el primer paso para poder ver una hornada de bandas que apuesten por sonidos diferentes, que capten la atención y sobre todo que agraden al escucharlos sin tener que resoplar por encontrar lo de siempre.

El grupo valenciano ha decidido dar su primer salto al mundo de la música tan sólo hace unas semanas con la publicación de su EP debut “Not Where We Thought It Was”, un trabajo que consta de 3 canciones en las que se da rienda suelta al juego con los instrumentos y a los experimentos sonoros. En el compacto se puede apreciar tal y como nos ha dicho Vilz, uno de sus componentes, como la voz pasa a ser un instrumento más que acompaña a la armoniosa melodía, una melodía que no descartan que algún día aparezca en forma de canción puramente instrumental.

Una de las pocas pegas que se le podría poner al debut de Vilz, Adrián y Alonso con Rainwood es que con las tres canciones de su EP los oídos se quedan con ganas de más. Pero prometen rápida solución gracias al nuevo trabajo que tienen en mente. Material tienen y ganas también.

¿Quiénes son Rainwood?

Adrian: Sabemos que como grupo somos difíciles de entender, pero nuestras melodías son sencillas y a la vez experimentales.

¿Por qué sólo podemos disfrutar de 3 canciones en “Not Where We Thought It Was”? ¿Creéis que es más seguro sacar un trabajo de menos canciones para ver cómo reacciona el público?

Vilz: Lo pensamos de forma estratégica cuando sabíamos que había gente detrás de nosotros. De cara a conseguir una discográfica pensamos que era mejor presentar pocas canciones de calidad que muchas que se hayan practicado durante menos tiempo.

Pienso que no nos inspiramos tanto en bandas en concreto, sino en sonidos puntuales de diferentes grupos. Buscamos el germen del sonido.

¿Se podría considerar a este EP como la antesala de un trabajo más grande?

Vilz: Esperamos que nuestro debut tenga una gran acogida que nos permita grabar un futuro LP o dos EPs. Tenemos mucho material y lo único a lo que le estamos dando más vueltas es al formato, ya que tampoco nos gusta sacar el típico trabajo cerrado de diez canciones.

¿Qué es lo que queréis expresar en “Not Where We Thought It Was”? Y bueno, en relación al título, ¿qué es eso que no está donde pensabais que estaba?

Vilz: Las canciones que hemos publicado son un resumen de lo que somos nosotros y lo que podemos llegar a dar, aunque es cierto que las tres pistas son muy diferentes entre sí. Cada una refleja lo que hacemos.

Alonso: [Risas] Es un juego de palabras que hemos querido representar en referencia y homenaje a la infinidad de cosas que tienes en mente cuando eres más joven y que crees en ellas al cien por cien pero que, luego, cuando pasan los años, te das cuenta de que no están donde tú pensabas y de que no son lo que creías.

En vuestro debut hay un notable protagonismo de los instrumentos y efectos sonoros sobre la voz. ¿Os habéis planteado grabar una canción puramente instrumental?

Adrián: Ahora mismo estamos debatiendo esa posibilidad porque, como has dicho, somos una formación que disfruta recreando efectos sonoros y largos instrumentales en las canciones. Solemos tener varios temas instrumentales bajo la manga, pero al final siempre les solemos meter voz porque pensamos que es un instrumento más con el que improvisar. Pero quién sabe, sí que veo factible grabar algo puramente instrumental en el futuro.

¿Cuáles son vuestras influencias?

Adrián: Son muy variadas. En mi caso cuando estoy escribiendo y componiendo escucho a los Beatles, Radiohead o incluso hasta a Bach. Pero no creo que tengamos algo tan centrado para componer. Radiohead es uno de los grupos que ha abierto camino a infinidad de bandas a comienzos de siglo, pero creo que nuestra similitud con ellos se reduce sólo al apartado de melodías y texturas, quedando fuera el aspecto compositivo de las letras y el tipo de canción.

Alonso: Pero si hay algo que nos une son Radiohead y Deerhunter.

Vilz: Yo pienso que no nos inspiramos tanto en bandas en concreto, sino en sonidos puntuales de diferentes grupos. Buscamos el germen del sonido.

El disco es el disco y el show es otra cosa muy distinta en la que te expresas como banda.

¿Creéis que este será el sonido que defina en próximos trabajos a Rainwood u os encuadráis en el estilo de banda que goza por experimentar y cambiar?

Adrian: Está claro que es nuestro sonido ahora y durante los próximos meses, pero nos encanta experimentar y sería muy aventurado asegurarte que este será nuestro estilo por mucho más tiempo. Espero que estemos evolucionando constantemente como grupo a lo largo de los próximos meses o años.

entrevista-rainwood-noviembre-2016-2¿Consideráis vuestro sonido como algo más internacional que español? ¿No os preocupa de cara al público nacional?

Alonso: La ‘comerciabilidad’ de nuestro sonido en España tiene poca cabida y más viendo lo que se ajusta en España. Triunfan grupos con un sonido bastante diferente al nuestro y no hay más que fijarse en quienes tocaron, por ejemplo, en el Palau Sant Jordi hace unos días. Nuestro sonido es más británico o internacional, sí, pero tampoco creo que seamos los únicos ni los primeros y eso es porque también hay gente en este país, aunque sea menos, a la que le atrae lo que hacemos. No seríamos capaces de estar en otro grupo de corte más comercial porque es vital sentirte realizado con lo que compones.

¿Sois de esas bandas que quieren expresar en directo algo totalmente diferente al álbum? ¿Cómo podríais definir el sonido de vuestro directo?

Vilz: Pensamos que el directo es simplemente un show. Por lo tanto, cada directo puede ir de una manera diferente y sonarán de forma distinta al disco. El disco es el disco y el show es otra cosa muy distinta en la que te expresas como banda. En el escenario nos encanta crear texturas entre canciones y nos atrae la idea de poder ofrecer cosas diferentes al público que venga a vernos. Esta experimentación, he de decir, tampoco sale de la locura. Viene de muchas horas de ensayos y de estar junto a tus compañeros. Todo lo que experimentamos en los bolos tiene mucho curro detrás.

¿Contáis ya con la ayuda de una discográfica desde vuestro debut o ha sido un álbum autoproducido?

Vilz: Las dos primeras canciones del EP las hemos grabado en el estudio con la colaboración de Alberto Rodilla, mejor conocido como Al Pagoda. Él ha sido el productor en los dos temas y se ha encargado de la mezcla de los mismos en un proceso de grabación que fue divertido pero también tortuoso porque sabemos que nuestras canciones no son fáciles. No es enchufar, ponerte a cantar y ya está. Lo que queríamos requería bastante trabajo, pero al final salió bien. Después de la grabación, mandamos todo a masterizar a Estados Unidos, donde un chico que trabaja en Nueva Jersey, que ha colaborado con bandas que nos encantan, nos ayudó.

Para finalizar, el tercer tema fue grabado, mezclado y masterizado por nosotros mismos. Es un disco autoproducido y que ha contado con ayuda exterior al mismo tiempo.

¿Cómo afrontáis la gira y que lugares vais a visitar?

Alonso: Hace dos semanas estuvimos en Interestelar Sevilla, un festival nuevo que organizaron, pero el día que actuábamos nosotros cancelaron el festival por lluvia. No obstante, afortunadamente conseguimos llenar una sala junto a otras dos bandas y fue una experiencia increíble. Y próximamente tenemos alguna que otra actuación en Valencia y el 9 de diciembre haremos la presentación de nuestro EP.