Quizás no te suene el nombre de Marah. No sería raro incluso aunque te guste el rock, puesto que esta banda de Filadelfia comenzó su andadura en los 90, y cuando en 2008 sacaron su sexto LP, “Angels of Destruction!”, y se encontraban en la cumbre de su carrera, levantando críticas entusiastas, pareció que se acabó lo que se daba. Broncas entre los hermanos Bielanko, núcleo del grupo, y una especie de autosabotaje fruto de la fama que empezaban a vislumbrar acabaron con la banda tal y como se la conocía.

Por ello, cuando en el otoño de 2015 los Bielanko anuncian tres conciertos en Nueva Jersey y su Filadelfia natal, agotando entradas y arrasando escenarios como en sus tiempos, muchos fueron los sorprendidos. Y es que los directos de los de la ciudad del amor fraternal son legendarios, habiendo conquistado corazones allá por donde pasan. Llámese rock de raíces, rock obrero, pub rock, o como se quiera, el suyo es un sonido honesto, crudo y con reminiscencias a The Replacements, la primera época de Springsteen o los Old 97’s. Esta semana vienen a teñir de guitarrazos toda la geografía española, pues están en plena gira por nuestro país, así que aprovechamos para hablar con Dave Bielanko.

Antes de nada, tenemos curiosidad por saber cómo surgió esta larga gira por España.

Necesitábamos dar 8 conciertos seguidos, personalmente, como una banda que reclama su propia existencia. Elegimos España porque lo cierto es que nos encanta. Además con las elecciones presidenciales acercándose en EEUU pensamos que quizá podríamos quedarnos aquí para siempre. ¡Podríamos ser felices en España!

Parecéis tener una relación especial con nuestro país, como vuestro álbum en vídeo en directo “Sooner or Later in Spain” o referencias en la canción “Santos de Madera” prueban. ¿Qué tenemos para hacer que tengáis esa actitud hacia España?

Estábamos jugueteando con un riff una noche durante una prueba de sonido en Valencia, y la canción nació en España, y habla de unas pequeñas pulseras de madera que comprábamos en el mercadillo de la plaza.

¿Sentís que aquí se os quiere especialmente?

Eso esperamos. Todo el mundo tiene que nacer en algún sitio, pero nosotros pensamos que España es uno de los sitios más mágicos que hay. Nos encanta la actitud y la naturaleza rebelde, y el rechazo a aceptar sandeces, incluyendo el falso rock ‘n’ roll. Nosotros somos una banda de rock ‘n’ roll auténtico y estamos muy orgullosos de tocar para gente inteligente, animada y llena de sentimiento. El Corazón [NdA: dicho en castellano].

Todo lo positivo y alegre viene detonado de la oscuridad.

Por otro lado, como vuestra separación ocurrió en 2008, justo antes de que la importancia de las redes sociales comenzase a aumentar exponencialmente, vuestro papel en este tipo de medios no parece estar al nivel de vuestro lugar en la Historia reciente del rock. ¿Estáis de acuerdo? ¿Qué opináis de este tipo de herramientas?

Jajaja ¡SÍ! Ni siquiera tuvimos una página de Facebook hasta después de aquella ‘ruptura’. Lo que queremos en realidad es forjarnos una reputación con canciones y espectáculos de RnR poderoso.

¿Tener a gente como Stephen King o Bruce Springsteen entre vuestros fans confesos es más una anécdota guay o tuvo impacto en vuestra popularidad en su día?

No, probablemente demasiado impacto no. Esos dos tipos son prácticamente dos de los más grandes iconos culturales que han existido nunca, así que sus fans más acérrimos tienen una mentalidad bastante peculiar. Los fans de Bruce aman a Bruce, y punto. Pero que Al propio Bruce o Stephen les guste nuestra banda es increíble. Nos hace sentir orgullosos.

Según otro de vuestros seguidores más celebres, Nick Hornby, “el rock and roll era y sigue siendo necesario porque: ¿quién no necesita optimismo y sentirse invencible, aunque sólo sea de vez en cuando?”. ¿Para vosotros por qué es necesario el rock?

El ‘arte’ es necesario para mí, para expresarme. El rock ‘n’ roll simplemente era la elección obvia para los chicos blancos de clase baja con madres solteras. Era una manera de crear algo a partir de la nada con la posible compensación de evitar un trabajo de 9 a 5. Si eras lo suficientemente bueno podrías incluso echar un polvo [Risas]. Este mundo en 2016-2017 sin arte ni libros ni películas ni música… sería insoportable.

¿Qué pensáis del futuro del rock? ¿Tenéis la sensación de que hay bandas nuevas y jóvenes que sirven de relevo generacional, o el rock está avocado a una lenta pero inevitable pérdida de importancia?

Echo de menos a Little Richard, yo en casa escucho a Duke Ellington y Muddy Waters, pero es el espíritu lo que importa. Creo que podríamos recuperarnos, pues pienso que es un arte importante. Por mi parte haré lo posible para llevarlo un poco más allá en el camino.

El rock ‘n’ roll simplemente era la elección obvia para los chicos blancos de clase baja con madres solteras.

Sobre los bolos, ¿tocáis de manera distinta hoy que hace quince años? Por ejemplo, Dinosaur Jr. nos contaron hace poco que ellos “ahora tienen mejor control sobre el sonido, el volumen y la actuación en su conjunto”.

Sí, ese es un buen punto, siento que tenemos todo mucho más controlado también. ¡Es gracioso porque la verdad es que Dinosaur Jr. me gustan mucho!

De una de las camisetas que vendéis decís: “Nos encanta porque no habla en concreto de ningún álbum, de ninguna era”. ¿Cómo veis vuestra trayectoria en conjunto con la perspectiva que los últimos años os han dado?

La valoramos mucho, mucho más. Ahora vemos nuestra banda como algo valioso y que merece la pena salvar. El tiempo es extraño en ese sentido.

Abrir viejas heridas es la última de mis intenciones pero, ¿habéis sacado algo positivo de vuestros momentos más oscuros?

Todo lo positivo y alegre viene detonado de la oscuridad. Somos nuestras viejas heridas.

Y para terminar, ¿estáis planeando volver al estudio cuando terminéis esta gira? ¿O simplemente estáis disfrutando el momento sin pensar en el futuro?

¡Lo primero! ¡Nuestro objetivo es una resurrección total y completa de Marah para 2017 y más allá!