Sonido casero, de garaje: una guitarra acústica vibra junto con la voz rasgada de una cantautora muy particular, cuya pasión hacia la música supera las barreras de lo que viene considerándose un hobby. Margaret Glaspy trabaja en equipo, pero se ve autodidacta en su proyecto de vida como artista musical. Con la publicación de «Emotions and Math» ha tirado la primera onza de chocolate a un camino donde le pueden esperar muchos destinos por tomar. Como carta de presentación, se redime de un amor tóxico y habla de la superación personal de una manera particular, como las películas de corte independiente de los años 90.

En esta ocasión, tengo la oportunidad de poder hablar con ella sobre su primera etapa en su carrera y sus preferencias a la hora de interpretar sus temas y abrir su corazón al público.

Es un placer poder hablar contigo, Margaret. En primer lugar me gustaría preguntar por ti. ¿Cómo van las cosas después de haber publicado tu debut?

¡Realmente bien! Bastante ocupada con la gira y trabajando activamente en mi próximo disco. Me reconforta saber que «Emotions and Math» se encuentra disponible para todos porque de esta manera da espacio a la gente para escuchar música nueva.

¿Existe alguna otra vía de escape con la que te sientas cómoda mostrando cómo eres?

Siempre me he sentido interesada por la música. Me expreso cada día con ella, ya si me estoy vistiendo, haciendo la comida, componiendo canciones o simplemente manteniendo una conversación con alguien. La música ha pasado a ser lo que estoy trabajando la mayor parte de mi tiempo.

entrevista-margaret-glaspy-octubre-2016-2¿Cómo resultó la experiencia de confeccionar tu primer disco?

Ha sido realmente divertido, a la par que rapidísimo grabarlo. Tardé unos tres días en producir el disco, y antes de grabar en el estudio me llevó como unos seis años encontrar las canciones y el estilo con el que quería trabajar. Terminamos de grabar en un estudio llamado Sear Sound y estoy deseando volver allí más veces para repetir la experiencia.

¿Lo has tenido fácil para decidir sobre tu disco? ¿O se ha estipulado algún control para conseguir el sonido que encontramos en “Emotions and Math”?

Yo produje el álbum y me llevó su tiempo para entender qué era lo que le hacía falta a mi sonido, pero en cuanto estuvimos encerrados en el estudio, lo supe. La mayor parte de las decisiones las tomamos a la hora de diseñar las demos, previo al proceso de grabación del repertorio.

¿Cuál ha sido la canción con la que te has sentido más cómoda e identificada al grabar?

Con la que más me divertí fue con «You and I», sentí que estaba poniendo una parte de mí dentro de ella.

Entre tu repertorio siento especial predilección por “Parental Guidance”. En ella te refieres a aquel atentado a finales de los 90 en el instituto Columbine. ¿Cómo surge exactamente? ¿Qué te motivó para realizar una crítica a la juventud como esta?

En realidad no habla de manera directa sobre ello, pero cuando ocurrió lo de Columbine, me sentí terriblemente afectada junto a muchos otros. Crecer con ello puede ser amargo y lo tenía interiorizado una vez terminé «Parental Guidance”. Independientemente de ello, la canción en sí habla sobre lo que necesitas ser en la vida y cumplirlo.

Un clásico en toda entrevista. ¿Quiénes han sido tus referentes musicales en tu vida?

Me encantan Elliott Smith, Randy Newman, Joni Mitchell, Missy Elliott, Rage Against the Machine, Weezer, Björk… y muchísimos más, como puedes ver.

A todos nos recuerdas a alguien, y no eres la única artista que le pasa esto. En este caso, no puedo evitar acordarme de Alanis Morissette cuando te escucho cantar, ambas bajo el influjo de las cuerdas y el sonido acústico. ¿Buscas sonar a alguien o prefieres experimentar nuevas vertientes y encontrar un sonido propio?

Sinceramente, creo que los artistas siempre son comparados con otro diferente y supongo que viene de eso. Me siento feliz por haberme curtido con los artistas tan brillantes que se han sucedido en el tiempo antes que yo. Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Esto quiere decir que siempre he intentado esforzarme por crear cosas que requieran trasfondo y habilidad por mi propia cuenta.

Háblanos de tus conciertos. ¿Prefieres tocar en un ambiente íntimo y cerrado? ¿O eres más de mostrar tu música en escenarios distendidos al aire libre?

Siempre amaré tocar en clubes porque lo llevo haciendo desde hace mucho tiempo. Tocar en espacios tan extensos tiene sus ventajas, pero también inconvenientes, como que tienes menos contacto con la audiencia, pero la sensación de tener a más gente viéndote desde la pista puede ser excitante.

Participar en festivales siempre brinda una gran oportunidad a los artistas para promocionar su música y hacerse nombre. ¿Te sientes cómoda formando parte en uno de ellos?

¡Por supuesto! Me encanta estar alrededor de todos los artistas posibles en los festivales y hacer buenas amistades para el futuro.