El hecho de que me encuentre yo escribiendo estas líneas no es puro azar, es consecuencia del éxito de una banda que ha sabido trazar su camino. Pero antes de hablar acerca de ellos pongamos sobre la mesa los ingredientes del éxito. Teniendo en cuenta que el término es relativo, podemos resumirlo en: talento, constancia y suerte (este último también es conocido como ‘estar en el lugar y el momento adecuado’). No hay duda de que La Raíz tienen todos estos alimentos en su receta. Por una parte, el hueco generacional que han dejado bandas como Ska-P necesitaba un relevo inmediato. También hay que destacar la constancia al apostar por un proyecto e ir a por todas durante años. Y, por último, pulsar el play y saborear “Entre Poetas y Presos” es darse cuenta de que el talento se cuece a fuego lento.

“Entre Poetas y Presos”: mestizaje pegadizo y juguetón

La coctelera sónica que ofrecen La Raíz en cada entrega está repleta de singles pegadizos, bailables y recordables desde la primera escucha.

La banda valenciana está formada por Pablo (voz), Julio Maloa (voz), Sen-K (voz), Josep ‘Pancho’ (voz), Edu (guitarra), Jim (guitarra), Adri (bajo), Carles (trompeta), Xavi (trombón), Felipe (batería) y Jano (Dj). Una amplia formación que desemboca en composiciones dinámicas y cambiantes, así como en unos directos con una fuerte presencia escénica. La Raíz pertenece también a esta tendencia presente en nuestro país de bandas de carácter festivo con una gran cantidad de miembros sobre las tablas. Son ejemplo de ello formaciones como La Pegatina, Trashtucada, La M.O.D.A., etc.

Este último trabajo, editado por Propaganda pel Fet!, es el cuarto en su discografía. Un álbum en el que mantienen ese sonido mestizaje que les caracteriza, pues en los casi cincuenta minutos que dura el LP encontramos rock, ska, reggae, punk, rap, así como referencias a sonidos tropicales. Aunque esta manera de componer no es nueva para ellos, llevan acercándose a estos estilos desde su primer trabajo y no existe una gran diferencia entre este y los álbumes anteriores, estilísticamente hablando. Pero la realidad es que esta forma de trabajar no es algo que se pueda utilizar en su contra, ya que la coctelera sónica que ofrecen en cada entrega está repleta de singles pegadizos, bailables y recordables desde la primera escucha. Sus letras son, en cambio, herencia de artistas de izquierdas de la época de la transición española. Pablo (vocalista y letrista) reconoce una gran influencia de su padre, el poeta Fernando Sánchez Guzmán, quien aunque nunca se ha dedicado profesionalmente a la escritura, marcó y determinó la personalidad de Pablo y su hermano Panxo (vocalista de Zoo), que imprimen en sus textos un carácter combativo, social o de solidaridad entre pueblos.

La portada de “Entre Poetas y Presos” está diseñada por el ilustrador Lucas Baró y el álbum se encuentra en descarga gratuita desde la página web de la banda, un modelo por el que apuestan cada vez más artistas concienciados de que el mercado ha cambiado y puede jugar de su lado.

la-raiz-entre-poetas-y-presos-2

Un disco en el que mantienen ese sonido mestizaje que les caracteriza, pues en los casi cincuenta minutos que dura el LP encontramos rock, ska, reggae, punk, rap, así como referencias a sonidos tropicales.

El elepé comienza con el recital de una poesía interpretada por una anciana con la voz desgastada. Esta introducción llamada “Las Miserias de sus Crímenes” cuenta la historia de una persona encarcelada que reflexiona sobre su condena y nos adelanta algunas frases de la canción que da nombre al disco. “Entre Poetas y Presos” es el lugar donde dicen situarse estos jóvenes valencianos. Nada de reggae ni ska en la primera toma de contacto, es un tema punk-rock con una fuerte carga emotiva. El estribillo afirma “somos los hijos de los versos de los poetas y los presos, y aunque el tema de la canción no coincide, apela al mismo sentimiento que debieron tener Evaristo y el resto de La Polla Records cuando compusieron allá por 1987 el imperecedero himno que decía “Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar… somos los nietos de los perdieron la guerra civil, haciendo referencia al sentimiento de orgullo que surge de una minoría desfavorecida. Por su parte, “Rueda la Corona” es el single de adelanto que presentó la banda, acompañado de un videoclip desarrollado por ellos mismos. Es un tema en el que muestran su condición de anti-monárquicos con un tablero de ajedrez como metáfora. La estrofa se mueve en un sonido cercano al reggae, en cambio, el estribillo suena con fuerza hasta acabar en ritmo punk-rock. Le sigue “Por Favor”. De nuevo una composición que se mueve entre el reggae y el ska sin que llegue a estar muy definido ninguno de los dos. Destaca el solo de trompeta y la estrofa interpretada por Julio Maloa, que comienza en portugués y termina en castellano, una muestra concreta más del mestizaje que rodea a la banda.

“Entre Poetas y Presos” es un álbum que será criticado por aquellos que buscan la evolución en el sonido de las bandas, y será aclamado por esos otros que piensan que los artistas deben ser fieles a su estilo.

De piedra tu cuerpo” vuelve al sonido reggae con aires marítimos. En las estrofas encontramos un acercamiento al rap por los vocalistas Pancho y Julio mientras los estribillos, como de costumbre, son interpretados con personalidad y fuerza por Pablo. El siguiente es uno de esos temas que comienzan con una alegría peligrosamente contagiosa. “Nos volveremos a ver” contrarresta ese subidón inicial que da la sección de vientos con un tranquilo ritmo en las estrofas. Hacia la mitad del corte encontramos un solo de guitarra, algo poco común en la formación valenciana. Pasando de la mitad del disco, “Muérdeles” se caracteriza por las estrofas rapeadas por Pancho y un potente estribillo de base rock cantado por Pablo. El texto de la canción habla sobre el poder del pueblo y las ganas que debe tener de reclamar lo que es suyo, expresado metafóricamente como si de un animal salvaje se tratase. Y aquí llega la novedad de este álbum respecto a los anteriores: “El Mercurio” es una pieza interpretada con guitarras acústicas, caja de batería, bajo y guitarra eléctrica, aunque estos dos últimos instrumentos son tan sutiles y limpios que podemos etiquetarla como canción acústica. El resultado es un tema melódico y calmado, aunque con menos gancho.

Por si alguien se quedó dormido, “Una Selva Asesina” comienza atronando con doble bombo y sección de vientos sobre una base punk-rock. De nuevo estrofa tranquila en contraposición con los estribillos. Continuamos con “El Circo de la Pena”, y es quizás esta la canción más prescindible del conjunto. Varias estrofas se repiten y no terminan de empastar con un estribillo metido con calzador. Punto negativo para los valencianos. Sin embargo, con “Radio Clandestina” y su contagioso ritmo ska vuelven a hacer de las suyas. Una letra emotiva y un breve solo de trombón nos hace sonreír de nuevo. Y para terminar, “La Hoguera de los Continentes” desprende solidaridad entre culturas y naciones. Un bonito tema en el cambian la batería por la percusión y añaden coros de carácter africano. Todo un acierto teniendo en cuenta la personalidad de la canción.  

“Entre Poetas y Presos” es un álbum que será criticado por aquellos que buscan la evolución en el sonido de las bandas, y será aclamado por esos otros que piensan que los artistas deben ser fieles a su estilo. Pero las cifras hablan por sí solas, no hace falta más que acercarse a uno de sus directos para ver como siguen creciendo día tras día. Al fin y al cabo, es a ellos a quien les corresponde la creación, y a nosotros el goce y el disfrute de sus creaciones.

La Raíz – Entre Poetas y Presos

7.7

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Cuarto álbum de estudio de La Raíz. Un nuevo conjunto de canciones repleto de singles de carácter festivo y letras combativas. Los mismos estilos que en álbumes anteriores para seguidores antiguos y recién llegados.

Up

  • Estribillos pegadizos que se quedan desde la primera escucha.
  • La mezcla de estilos hace que las canciones sean realmente fáciles de escuchar.

Down

  • Utilizan estructuras y fórmulas muy parecidas en casi todas las canciones.
  • En general, las voces tienen excesivo protagonismo sobre los instrumentos.