Una serie imparable de guitarrazos que emergen desde las vísceras, una voz que supura rabia y ritmos que emanan del desasosiego más agobiante: Juventud Juché es la banda con más mala hostia del panorama nacional, y las palizas musicales que dan Javier Molina (voz y guitarra), Luis Fernández (bajo) y Arturo Hernández (batería) en sus directos ya son un hito en la escena underground.

“Movimientos”, su último trabajo, volvió a pillarnos con la guardia baja y, siendo así, no podíamos dejar de entrevistarlos a su paso por Benidorm. Cualquiera me habría dicho después de charlar con unos muy serenos Javi y Luis que, horas más tarde, estarían dando uno de los conciertos más bestias del Low Festival. No se fíen de las apariencias, señores:

¿En qué momento deciden un informático y dos publicistas convertirse en Juventud Juché?

Javi: En el momento en el que sentimos la necesidad de hacer cosas nuevas.

En EQB, mi compañero introducía la crítica de “Movimientos” comentando que no teníamos perdón por no haber escrito aún de “la mejor banda que ha parido el underground patrio en los últimos cuatro años”. ¿Se corresponde su sensación con la vuestra?

Javi: Joder, es que a mí hay muchas bandas que me gustan mucho: Fasenuova, Futuro Terror… hay tantas bandas tan guays que decir “la mejor” es un poco… no sé.

Luis: Hombre, igual es un poco exagerada la descripción. Lo que sí que es cierto es que el underground patrio ha parido muchas bandas en estos últimos cuatro años: han salido muchísimas, por lo que hay donde elegir y se está creando un circuito grande de grupos que están llegando a medios y tienen una visibilidad que no tenían antes.

¿De dónde emana vuestro art/post-punk? Que os comparen con un grupo como León Benavente… ¿no os da la risa?

Luis: Sí, a saco.

¿Cómo os sienta?

Luis: Mal, ¿no? [Risas]. Yo creo que no tenemos nada que ver ni estilísticamente ni conceptualmente con ellos.

Muchos grupos que insisten en lo punks que son, al final son grupos de pop que hacen canciones de dos minutos con un estribillo que pretende ser pegadizo.

¿Qué relevancia ha tenido (y tiene) Sonido Muchacho para la banda? ¿Y para Luis en concreto?

Luis: Surgió casi a la vez. El desarrollo de Sonido Muchacho ha ido muy ligado a Juventud Juché a todos los niveles, yo creo. Por eso en nuestro caso es más fácil que yo tenga controlado el tema festivales y tal, es un ‘háztelo tu mismo’ pero a través de una cosa un poco más formal.

¿Y crees que es decisivo que tú pilotes Sonido Muchacho para que Juventud Juché esté llegando a más sitios?

Luis: No. Creo que no, la verdad. En todo caso, se retroalimentan.

Habéis pasado de condensar seis canciones en siete minutos (en vuestro primer EP) a hacer temas de casi cinco minutos en “Movimientos”. ¿A qué se debe el cambio? ¿Es difícil no perder el ritmo/la fiereza alargando la duración de los mismos?

Javi: Ahora las canciones son bastante más largas como consecuencia de la evolución natural del grupo. Era importante para nosotros no repetir cosas que ya hubiéramos hecho antes. Conforme tenemos más recursos, las canciones piden más tiempo para desarrollarse y para que pasen más cosas. Antes eran abortos de canción, por así decirlo, y ahora tenemos temas más completos.

entrevista-juventud-juche-agosto-2016-2

¿Sentís que antes los dejabais un poco a la mitad?

Javi: No exactamente, lo que pasa es que necesitábamos una justificación importante para que durasen más. Si todo lo que queríamos decir lo habíamos dicho en un minuto, no había que repetirlo más veces.

¿Habéis sentido que poníais en riesgo vuestra esencia al hacer canciones ‘largas’?

Javi: No. La esencia no se ve afectada por esa clase de cosas, no tiene nada que ver.

Luis: Habría sido un error hacer un disco que todo el mundo esperaba: seguir con la misma fórmula, el mismo sonido, el mismo concepto…

Javi: Sería aburrido cumplir con lo que esperan que debes hacer.

¿Incrementar la duración de los temas está directa (y proporcionalmente) relacionado con querer escribir letras más elaboradas?

Javi: No, pero sí. Me apetecía hacer temas más largos porque lo pedían los propios temas y a la vez me parecía necesario elaborar más las letras porque creo que ahora tengo más recursos para explicarme y escribir mejor, por lo que podía trabajarme una letra más larga y más interesante que las de antes. Ha habido un proceso de aprendizaje tanto a la hora de escribir como a la hora de componer.

Habría sido un error hacer el disco que todo el mundo esperaba.

La de “Un Año” me mata. ¿Lo peor que le podría pasar a Juventud Juché sería estar en el estancamiento que cuenta la misma?

Javi: No. No sé. A ver: la letra de “Un Año” está inspirada en una canción de Astrud, que se llama “Tres años harto”, y no habla del grupo, sino más bien de ideas personales. Pero sí, intentamos evitar el estancamiento.

El término pop, cada vez más, tiene una connotación negativa, sobre todo en el underground. Sin embargo, vosotros habéis dicho en varias ocasiones que hacéis pop (en tanto que hacer canciones es pop). ¿Podéis explicarlo?

Javi: Eso lo dije yo. Para mí, muchos grupos que insisten en lo punks que son, al final son grupos de pop que hacen canciones de dos minutos con un estribillo que pretende ser pegadizo, y las diferencias de ese grupo con cualquier artista pop de la radio son anecdóticas: cómo se visten, cómo producen sus discos… Al final es lo mismo. Y a eso es a lo que me refiero cuando digo que hacemos pop: hacemos canciones con estribillo, sin más. Quiero decir que no veo diferencias estilísticas importantes como la gente que intenta encasillar dice, que es en plan: si metes esta guitarra de repente has cambiando de género por completo. No. Es la misma mierda. Por eso me parece que debería haber un nombre común, llámalo pop, llámalo como quieras, pero es todo lo mismo.

Entonces, ¿no crees que existan los estilos?

Javi: Creo que hay estilos pero me parece absurdo cerrarse a ellos y me parece que el hecho de poner etiquetas es para gente que lo hace (que se cierra) y que no entiende.

Cambiando de tema: hace no mucho, entrevisté a Testarosa (ganadores Budweiser_emerge) y me comentaban que no se planteaban vivir de la música porque si lo que forma parte de tu vida como evasión se convierte en obligación pierde la gracia. Os habéis pronunciado sobre el tema de forma parecida. ¿Os mantenéis en vuestras declaraciones? ¿No os gustaría dedicar todo vuestro tiempo a esto?

Javi: Yo ahora mismo no tengo ningún interés en hacerlo.

Luis: Después de esa entrevista, mucha gente me echó la bronca, en plan de: “¡¿Cómo dices eso?!” pero es que es cierto, no viviríamos de esto porque el grupo perdería sentido, perdería el concepto: una vez que tienes que vivir de la música, tienes que tocar más, tienes que cobrar más y tienes que pasar por cosas a las que no estamos dispuestos a pasar, porque no son necesarias.

¿Y si pudierais hacerlo sin traicionaros?

Luis: Si en este concierto nos pagasen medio millón de euros y pudiésemos dar 60 conciertos al año, nadie diría que no. Pero como es imposible…

Entonces, a lo mejor no llegáis a eso más porque es imposible que porque no queráis.

[Risas]

Javi: Es una mezcla.

Luis: Una mezcla realista.

¿Qué le diríais a la gente que tiene el dilema entre ver a Suede o aJuventud Juché?

Luis: Yo que Suede es un coñazo.

Javi: Yo que Suede están viejos. Ver a un grupo que lleva 10 años sin… bueno, 10 años, ojalá [Risas], más de 10 años sin sacar un disco decente… No mola.