Hay grupos más grandes que lo que su propia historia o su número de fans indican. El ejemplo perfecto es Dinosaur Jr., que aunque reconocidos de sobra, no han alcanzado las cotas de popularidad que su importancia e influencia en el rock actual merecen. Padres del sonido indie noise de los noventa, junto con bandazas que representan lo verdaderamente alternativo, como Pavement o Fugazi, su regreso en 2005 a los escenarios supuso uno de los retornos más inesperados y geniales de la década pasada. Y más por contar con la formación original, incluido el bajista Lou Barlow con quien el genial líder, J. Mascis, había tenido duros conflictos que acabaron con su salida del grupo en 1989.

Desde entonces, han manufacturado otros tres discos que rayan al nivel de sus comienzos, si es que no lo superan. Infatigables y no dispuestos a retirarse de los escenarios, el trío de Massachussets vuelve ahora con un nuevo trabajo sencillamente sobresaliente, lo que nos brinda la oportunidad de hablar con su batería, Murph.

Antes de nada: ¿qué significa el nombre de vuestro Nuevo disco: “Give a Glimpse of What Yer Not”?

Simplemente es parte de la letra de una de las canciones de J [NdA: J. Mascis, guitarrista y líder de la banda]. Él siempre usa parte de las letras como título de los álbumes, y la verdad es que no sé qué quería decir con ellas [Risas].

¿Ha habido evolución en algún sentido con respecto a álbumes previos?

¡Oh sí! Creo que nuestra composición se va volviendo más madura, que está mejorando. J y Lou también… creo que en realidad todos nos vamos volviendo más finos. Tan sólo vamos puliendo nuestra habilidad de hacer música.

Tras 25 años en activo como banda, ¿en qué punto queda la ambición de Dinosaur Jr.? ¿Aspiráis a llegar a un público más numeroso, a hacer música que a los viejos fans les gusta o simplemente a hacer lo que os apetece?

Siempre hemos tenido la misma filosofía: hacer lo que a nosotros nos apetece, y esperar que a la gente le guste. Si ganamos nuevos fans en el camino, genial, pero realmente no pensamos en ello cuando lo hacemos. Simplemente sacamos la música, confiando en que a la gente le gustará.

Nuestro público es una mezcla absoluta de jóvenes y viejos, y todavía hay pogos. Eso fue lo sorprendente cuando nos juntamos en 2005.

¿Cómo fue la composición de este nuevo trabajo? ¿Teníais algunas ideas preconcebidas en mente al entrar al estudio?

No, de hecho, en este disco como que íbamos a entrar en pánico porque no teníamos ninguna canción. Pero J trabaja realmente bien bajo presión, le encanta. Parece que así funciona mejor, así que una vez tuvimos la fecha de grabación, empezó a aparecer con canciones. Fue entrar a grabar y las canciones simplemente empezaron a fluir.

Este es el cuarto disco de vuestro segundo periodo como banda. ¿Cuál crees que es la mayor diferencia entre vuestra música en ambas etapas (la primera, de 1984 a 1997, y la última, desde 2005 hasta hoy)?

Los primeros trabajos son definitivamente mucho más enérgicos, ¿sabes? Grabar los discos era más frenético porque éramos más jóvenes, y ahora es un poco más suave. Esa es probablemente la mayor diferencia, como que hemos frenado un poco, y ahora trabajamos más relajados cuando grabamos.

En cuanto a los conciertos: supongo que hoy en día tocáis como una banda de manera diferente a la que lo hacíais en, por ejemplo, 1990. ¿Dirías que sois mejores en directo ahora, o entonces?

Pienso que por igual. Por aquel entonces el directo también era bueno, pero da la impresión de que ahora tenemos mejor control sobre el sonido, el volumen y la actuación. Creo que además es más disfrutable ahora, trabajamos duro para ello. Podemos relajarnos y disfrutarlo más que entonces.

¿Hay alguna banda nueva que os mantenga esperanzados sobre el futuro del rock and roll?

No sé, tenemos unas cuantas bandas a las que escuchamos, y yo busco mucho en YouTube, pero no te puedo decir específicamente. Lou probablemente respondería mejor esta pregunta porque él ojea todos los medios, Facebook y descubre nuevas bandas. J y yo creo que escuchamos casi lo mismo: tenemos nuevas ideas, pero buena parte del tiempo caemos en lo que básicamente hemos crecido escuchando.

entrevista-dinosaur-jr-julio-2016-2
Fotografía: Levi Walton
¿Crees que las guitarras ruidosas están condenadas a desaparecer de las listas de éxitos?

¡Oh, no! Ahora mismo hay un resurgimiento total, nos llegan chavales que tienen 17 años y les gustamos mucho nosotros, Nirvana, y quieren oír el sonido del que hablamos, así como la escena punk de los 80, el grunge de Seattle… No, hay toda una nueva generación de chavales que están verdaderamente entusiasmados por ello.

J. Mascis a menudo se ha quejado del crecimiento de la música digital y de la desnaturalización de la música, echando de menos los viejos tiempos más analógicos. ¿Compartes esa visión?

Justo acabo de hablar de eso con un amigo mío que es productor, tiene un estudio de grabación. Cada año se intenta que la música digital suene más a vinilo y a cinta, y creo que están haciendo un buen trabajo. Año a año se están acercando más y se está mejorando, y creo que la brecha se está cerrando y que muy pronto ya no existirá. Nos estamos dirigiendo a un mejor sonido digital.

Así que no eres ningún nostálgico de los viejos tiempos.

Nah, es decir, J sigue escuchando sus discos, los prefiere. Pero a mí eso en realidad no me preocupa. Me interesa más la producción, las bandas… Algunas suenan mejor en CD, otras en vinilo, simplemente depende de la música.

Cambiando de tema. ¿Cómo os lleváis encima del escenario después de tantos años? ¿Es vuestra compenetración mejor que antes?

Es increíble que la química no cambie, siempre es la misma. La verdad es que no tenemos que probar, simplemente ocurre que cuando los tres nos metemos a una habitación y tocamos música, surge siempre la misma energía. Y creo que somos muy afortunados por no tener que trabajarlo. La energía simplemente se crea cuando nos juntamos los tres en una habitación.

¿Tienes debilidad por alguna de las canciones del nuevo álbum? Personalmente, mis favoritas son «Be a Part»,”Mirror” y “Love Is”.

Intentaremos tocar 6 ó 7 de ellas en el próximo tour, y más adelante las reduciremos a 3, ó 4. No las he tocado ni escuchado lo suficiente como para tener favoritas, pero creo que son todas muy buenas. Hasta que las toquemos en vivo, es complicado decir… Bueno, puede que “Be a Part” sea una de mis favoritas ahora mismo.

Internet ha hecho que descubrir música sea más fácil que nunca, y aparentemente eso es una cosa bastante positiva. ¿Pero crees como muchos otros que esto no es tan bueno como parece, ya que exige menos al oyente?

Creo que la música, debido a Intenet, ha pasado de la calidad a la cantidad. Hay una gran cantidad, un millón de bandas entre las que elegir, pero no todas son tan buenas. Así que ahora tienes que esforzarte más, zigzaguear entre muchas para encontrar las buenas. Y eso es lo que pienso que Internet ha hecho, que todo el mundo pueda ser un músico y hacer música. Pero no todo el mundo es bueno, así que tienes que esforzarte más para encontrar buena música.

¿Y qué me dices de formar una escena, en el sentido de la vuestra con Sonic Youth, Pixies y esas bandas, o la grunge, o la stoner rock de Palm Desert? ¿Crees que sigue siendo posible con esta enorme universalización de la música?

Sí, aún hay escenas, por ejemplo me he dado cuenta de que sigue habiendo una muy buena escena de noise. Hay muchos críos haciendo arte y música juntos… La diferencia es que ahora no es tan regional. Tiempo atrás era como: Costa Este y Costa Oeste, Norte de Londres y Sur de Londres… Y ahora es más universal, esa es la gran diferencia.

¿Y piensas que esta globalización es positiva, o quizás hace que se pierda ese sentimiento de localidad, de pertenencia a una comunidad?

Creo que es un sacrificio. La gente es capaz de acceder a más música de lugares donde antes no hubieran sido capaces, lo cual es positivo. Pero luego está lo que tú dices, lo negativo es que pierdes esa ‘comunidad’ en el proceso. Es difícil, no puedes tener ambas, así que eso es lo que pasa, esa especie de compensación.

La energía simplemente se crea cuando nos juntamos los tres en una habitación.

¿Cómo piensas que vuestros fans van a reaccionar al nuevo trabajo?

Bueno, acabamos de girar por Europa tocando dos canciones nuevas y a todo el mundo en todos lados parecen haberles gustado, así que espero que les guste.

¿Y cómo reacciona el público en directo ahora que son mayores, supongo? ¿O te da la impresión de que hay nuevos fans jóvenes?

Es una mezcla absoluta de jóvenes y viejos, y todavía hay pogos. Eso fue lo sorprendente de cuando nos juntamos 2005. Yo creía que serían todos mayores, pero no, hay montones de chicos jóvenes pogueando así que es genial, me encanta.

¿Cómo entrasteis en contacto con Henry Rollins, que ha colaborado para promocionar vuestro nuevo disco?

Él siempre ha sido fan y últimamente es una especie de portavoz autoproclamado de nuestra banda. Simplemente le gusta y creo que aprecia de verdad que somos, ya sabes, una de las bandas originales, que siguen tras todo este tiempo. Henry es una de esas personas a las que le gusta de verdad una banda como nosotros, que sigue manteniendo el sueño vivo, pues seguimos haciéndolo después de todos estos años. Creo que es por eso.

La última, obligada: ¿tenéis planes de visitar nuestro país a corto plazo?

Bueno, acabamos de estar allí en este tour europeo [NdA: tocaron en Barcelona en el Primavera Sound], pero volveremos para otra gira europea en noviembre. No sé específicamente a dónde, pero que volvemos es seguro.