Pasado el solsticio y dando la bienvenida a la época estival festivalera, no podemos estar callados. Mucho menos cuando vuelven a territorio comanche la mítica banda de Irlanda del Norte Two Door Cinema Club. Por desgracia, sus nuevas noticias no han sido plato de buen gusto para todos, y por ello hemos acabado sometiendo su nuevo single “Are We Ready? (Wreck)” a análisis. Que si un paso adelante en su banda, que si intento fallido de búsqueda de cambio… aquí todo son pegas, pero con tu opinión fundamentada puede hacer que estas valoraciones acaben convirtiéndose a posteriori en muestra de arrepentimiento. O quién sabe, puede que os castiguemos al rincón de pensar:

A favor: Mané López

face-to-face-ii-two-door-cinema-club-are-we-ready-wreck-2Ha tenido que pasar un álbum medio flop y un EP interesante pero incomprensible para que al fin los Two Door Cinema Club se hayan dado cuenta de lo que son: viejóvenes, como cantan los Ojete Calor. Aquella explosión analógica inusual de “Tourist History” sólo tuvo sentido en aquel disco, no había que seguir arrastrando esa corriente a todos los álbumes posteriores. Tal vez hicieron de tripas corazón para no caer en la misma fórmula en “Beacon” y apostaron por el coñazo. Después recularon y fueron por la vía del arrepentimiento y posterior pérdida de personalidad en aquel “Changing Of The Seasons”. ¿Qué sensación tuve con esta jugada? Que Two Door Cinema Club era un grupo que se entregaba fácilmente a la crítica y que sacaba los temas según pedía la gente y no siguiendo una evolución propia… hasta ahora.

La referencia justamente anterior a este “Are We Ready? (Wreck)” era un lienzo poblado nada más que de confusión: podíamos esperar cualquier cosa del próximo álbum de estos irlandeses, pero han apostado por la renovación adecuada, bajar las revoluciones y dejarse llevar con calma para traer un tema que suena a verano y se deja escuchar gratamente.

Es cierto que aunque hubiera una nube de incertidumbre en el sonido del grupo, su último trabajo les había dejado las puertas abiertas a que, entregasen lo que entregasen, funcionara. Al más mínimo aumento de ritmo, inclusión de luz o sintetizadores entretenidos se lo iban a llevar de calle. Como decía antes, ¿qué sentido hubiese tenido traer un nuevo “What You Know” cuando la magia de ese tema era la esencia naïve y ésta la han perdido con 6 años de carrera? Por otro lado, repetir la fórmula del segundo álbum hubiese conllevado una caída en la desidia total y más absoluta. Tendría que haber muchos “Sun” para que, personalmente, me hubiesen ganado llegado el caso.

“Are We Ready? (Wreck)” es un tema reposado y controlado, donde las guitarras marcan lo que está por venir en la nueva era de Two Door Cinema Club; y es que su nuevo trabajo, de seguir el dogma marcado por este single de adelanto y si no juegan al engaño como en ese último EP, va a sonar a experimentación pop, a sesiones de estudio con la necesidad de hacer un álbum sólido y de referencia que consiga situarles como un grupo que no son sólo juventud saltarina y despreocupada, sino que dentro del caleidoscopio sonoro que han ido creando hasta la fecha hay espacio para las producciones más contundentes y no únicamente para el puro divertimento.

Con este sonido tal vez pierdan a los seguidores que ganaron con aquellas melodías simplonas y efectivas, pero seamos sinceros: esos seguidores son volátiles, sedientos de un sonido de las mismas características lo firme quien lo firme. Es ahora, con la maduración de su sonido, donde se consolidarán tanto ellos mismos como las bases de su trayectoria futura.

En contra: Javier Sánchez

face-to-face-ii-two-door-cinema-club-are-we-ready-wreck-3No me gustaría andarme por las ramas con valoraciones negativas, pero desde que esta sección se abrió me ha hecho recapacitar de los porqués y no limitarme en una simple comparación de un tema con otro de la misma banda en base al ‘suena bien’ o al ‘no es para tanto’. El caso de Two Door Cinema Club y su nuevo tema confunden de sobremanera al intentar compaginar evolutivamente con su anterior maqueta «Changing Of the Seasons» (una clara esperanza de volver a las raíces del «Tourist History») pero resulta un single anodino y carente de gancho.

Debería bajar de las nubes y pensar que un grupo no puede calcar la fórmula de un hit. Y quien lo hace, sería bajo el yugo de un dilema basado en el cambio de estilo y/o de sonidos, pero ellos lo hicieron con su debut sin remordimiento alguno. Todos conocemos la clamada «What You Know» por sus electrizantes riffs de guitarra y su ritmo apoteósico, que engatusa hasta al más cazurro de la aldea como la miel a las moscas. Tampoco se queda atrás «Undercover Martyn», una especie de prima-hermana de la anterior, y tampoco deberíamos olvidar «Something Good Can Work», un himno facilón pero tierno y dulce cual pastelito sobre las metas que quedan por cumplir siempre desde una perspectiva (ilusoria) optimista. De hecho, me arriesgaría a decir que el mejor escrito en lo que llevamos de milenio.

Poca mención quiero hacer a «Beacon», un segundo álbum aparentemente más maduro y coherente en su sonido (de aquí salvaría con pegas su primer single «Sleep Alone», cuyo ritmo también es muy pegadizo), pero con lo que me sorprendo es con la llegada de «Changing Of the Seasons», ¿el resurgir de los irlandeses? Tenían todas las opciones: recuperaron la nostalgia estival, los riffs adictivos de guitarra y ganaron con un interesante cambio de tercio en su producción con la inclusión de tímidos sintetizadores como fondo. Si por algo destacan es por vender su producto con una primera muestra apabullante, y «Are We Ready? (Wreck)» no consigue colmar las expectativas. Suena a single pop de la década pasada, soporífero, apagado y sin energía, como si les hubieran chupado todas las ganas de seguir componiendo.

En primer lugar, por esos coros infantiloides sobreexplotados, típicos de un anuncio de una colonia de Amichi; en segundo lugar, por la confusa arritmia que la envuelve y, en tercer lugar, por su agria crítica hacia el materialismo tan impertinentemente calzada. Ellos ya encontraron su sonido, su marca de identidad en cuanto a su misión de encandilar con su jolgorio elegante y encantador. Es un mal momento pues (y sobre todo para estas fechas) tratar de experimentar con otras técnicas. Habrá tiempo suficiente para mostrar descontento a lo largo de su próximo álbum, con expectativas de estar listo en octubre, pero este single escapa innecesariamente del hedonismo y el carácter festivalero que siempre los ha destacado, y además de manera errónea con la rotura del tándem ‘mensaje optimista-música llenapistas’. Frustrados por intentar cohesionar el buenrollismo de sus anteriores hits con una temática para nada apropiada con ello, Two Door Cinema Club no consiguen una pista sólida ni lo suficientemente atractiva cuando, después de cuatro años de espera, se esperaba de ellos un chute de adrenalina, dando cabida a otra manera de probar nuevas texturas. Conmigo no sé, pero en estos momentos me siento muy identificado con una frase de su más reciente pepinazo: «So it’s over? I didn’t realize«.