Unos pocos supervivientes se ven obligados a descubrir de nuevo el fuego si quieren sobrevivir en un mundo hostil y post-apocalíptico, cuya civilización comenzó a destruirse por rencores sin fundamento y terminó extinguiéndose por su propia estupidez. Esta idea representa metafóricamente lo que Desakato han querido transmitir con este álbum: la necesidad de reinventarse, de empezar todo desde cero. Este proceso también es conocido como borrón y cuenta nueva, aunque ellos han preferido titularlo, de manera muy acertada y algo más poética, “La Teoría del Fuego”.

Nos encontramos ante el quinto trabajo del conjunto asturiano, que se dice pronto, pero llevan luchando más de diez años por conseguir un lugar en la escena. Su anterior disco “Buen Viaje” les hizo ganar mucha popularidad en el territorio nacional, lo que les llevo a cerrar sus primeras giras. Ese es el motivo por el que este nuevo álbum se esperaba como agua de mayo. “La Teoría del Fuego” sigue una línea de composición muy similar a su anterior elepé, basado en riffs contundentes, ritmos rápidos y contraposición de las voces, dejando que una fluya de manera calmada en las partes melódicas, mientras la otra oscurece la mezcla poniendo el ambiente patas arriba.

“La Teoría del Fuego”: Una llamada a la reflexión y a los sentimientos

“La Teoría del Fuego” sigue una línea de composición muy similar a su anterior elepé, basado en riffs contundentes, ritmos rápidos y contraposición de las voces, dejando que una fluya de manera calmada en las partes melódicas, mientras la otra oscurece la mezcla poniendo el ambiente patas arriba.

El proceso de grabación lo ha llevado a cabo Pablo (guitarrista y vocalista), en su local de ensayo, convertido en OVNI Estudios con paciencia y dedicación. Así que todo queda en casa y eso se nota. Como nos contaron en la charla que tuvimos con ellos, cuando el ambiente es relajado y familiar uno se permite la licencia de experimentar sin miedo al ‘qué dirán’. El resultado es un disco íntimo, menos enfocado a los directos y más centrado en disfrutar de su escucha con atención. En cuanto a los textos, siguen presentes ideas como el paso del tiempo, la autodestrucción o el ascenso y la caída personal, con unas letras reflexivas, y en ocasiones, ambiguas. En lo que al diseño del álbum respecta, vuelven a contar con las manos de J.M. Navarro, que ha sabido plasmar el espíritu combativo de la banda. También encontramos algunas diferencias notables: Dani, el gaitero que aportaba a la banda ese sonido del folclore asturiano, abandona el proyecto por motivos laborales. Y sólo dejan hueco para una colaboración, la del cantante del grupo Posesión, Titi Muñoz, que fue también el encargado de llevar a cabo un documental sobre la evolución de la banda, llamado Pacto de Sangre.

desakato-la-teoria-del-fuego-2

En este nuevo compacto siguen presentes ideas como el paso del tiempo, la autodestrucción o el ascenso y la caída personal, con unas letras reflexivas y, en ocasiones, ambiguas.

Abre el disco “Tiempo de cobardes”. Comienza la batería con un ritmo que derrocha fuerza, a lo que se suma un bajo distorsionado y unas guitarras afiladas que entran tras un acople. Más tarde, aparece la voz de Pepo rugiendo «Vivimos un tiempo de cobardes, siguen los muros sin derribar«. Una crítica de los tiempos que vivimos y un llamamiento a la acción social. Sin duda, es una buena manera de empezar un álbum. En “Animales hambrientos” somos testigos de toda una estampida sonora que termina dejándonos la idea de que siempre hay que seguir adelante. Aunque no tengas nada que perder, siempre habrá algo que ganar. Un tema muy enérgico con estribillo melódico que continúa la línea de su anterior elepé. Le sigue “Estigma”, que aunque comienza con un riff pegajoso y contundente, la estrofa se torna más calmada. La voz de Pablo en primer lugar durante todo el tema es guiada por una línea de bajo repetitiva y distorsionada que confluye en un ambiente perfecto para el desarrollo de una letra sobre la caída profunda y el resurgir de alguien que no lo ha tenido siempre fácil.

El siguiente corte es “Heridas abiertas”, en el que la voz de Pepo quiebra las estrofas mientras que la de Pablo guía los estribillos. Los arreglos de guitarra y los coros dan claras señales de la cercanía del tema al punk-rock. En estos versos, los asturianos muestran sentimientos pesimistas y destructivos, hablan de la sensación de impotencia, de encontrar el infierno en el paraíso, aunque no serán provocados por el sonido del tema, que se confirma como uno de los mejores del álbum. “Tu avalancha”, lejos de representar una canción apoteósica como podría parecer por su denominación, es un tema tranquilo, con metáforas sobre el desamor y la frustración provocada por las malas decisiones. No resulta ningún atrevimiento decir que es un track cercano al sonido indie que prolifera últimamente por nuestro territorio, y es que Desakato son quizás la única banda española que partiendo del punk-rock como su género predominante exponen continuamente referencias a otros estilos encuadrados dentro del mainstream musical, y en consecuencia una gran parte de su público son personas que no vienen directamente de la escena rock o punk-rock.

Desakato son quizás la única banda española que partiendo del punk-rock como su género predominante exponen continuamente referencias a otros estilos encuadrados dentro del mainstream musical.

A continuación, en “Columnas de humo” vuelven a recuperar el sonido que les caracteriza con un corte de base punk. Las voces de Pablo y Pepo se intercambian en las estrofas otorgándole un dinamismo que mantiene la atención sobre la estructura. En la parte final gana presencia la voz de Pepo, que dispara las frases con esa rabia contenida inducida por el roto natural de su garganta. “Barcos en llamas”, aparte de un título atractivo, resulta uno de los temas más completos del álbum. El sonido se mantiene cercano a las bandas norteamericanas de punk-rock, y le basta con su sencillez para ser una composición efectiva. Buena letra, buena instrumentación y un solo de guitarra en su sitio. “Pasajeros” es probablemente el único corte en el que se vislumbra luz al final del túnel. La letra redunda en temas que ya han tocado en otras ocasiones, como la idea de seguir adelante pase lo que pase, la valentía, la pérdida del miedo para así disfrutar del camino, pero esta vez la instrumentación acompaña de manera más optimista estos pensamientos, resultando un tema motivante y enérgico. La siguiente de la lista es “Volcán”, siendo la primera vez en toda su discografía que se atreven a incluir un tema instrumental. Parece una pieza a la que inicialmente se quería encajar una letra pero que, finalmente y por el motivo que fuese, no tuvo hueco. Muestra poca riqueza musical como para captar la atención del oyente por sí sola y resulta algo insulsa, pero se respeta. Por su parte, “La Hoguera” es un pildorazo adictivo, perfecto para entonar en directo. En la parte final cuenta con la colaboración de Titi Muñoz (Posesión), que otorga al tema un sonido desquiciado y oscuro, aunque como él mismo afirma en el documental Pacto de Sangre, lo que ocurre con su voz es que o bien gusta mucho o bien se odia, y no le falta razón. Para cerrar no podía falta la firma de Desakato: “Fueu y solombres” es un track en asturianu, la lengua tradicional de su tierra. Porque siempre es bonito recuperar las raíces y exponerlas orgullosamente ante una multitud.

En resumen, “La Teoría del Fuego” sigue sonando indudablemente a Desakato, a pesar de la ausencia de la gaita o la garra de los temas enfocados al directo. Es un álbum para profundizar con algo más de calma y dejar que las composiciones se adapten a nuestros esquemas.

Desakato – La Teoría del Fuego

6.9

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Quinto álbum de estudio de los asturianos Desakato. Un conjunto de canciones más lento de asimilación y menos enfocado a su desarrollo en directo, pero sin perder su identidad sonora.

Up

  • Muestra otra cara de la banda, más introspectiva y estudiada.
  • Conservan esa identidad sonora que hace que se nos caigan las babas.

Down

  • Prácticamente todas las letras acaban hablando sobre lo mismo.
  • Se echa de menos la gracia que le daba la gaita a las composiciones.