Después de dos años sin canciones nuevas por parte del trío de Santiago de Compostela, los gallegos han regresado con su fiesta tropical y con un nuevo álbum que es un auténtico cóctel de colores impredecibles. Novedades Carminha (Carlangas, Jarri y Xavi) publicaron el pasado mes de abril bajo la firma de Ernie “Campeones del Mundo”, después de su ya mítico “Juventud Infinita” en 2014, “Jódete y Baila” en 2011 y su primerísimo “Te vas con cualquiera” en 2009. En este último trabajo se nota a primera escucha un claro cambio de sonido, pero que no se sale de la línea de la frescura y de los ritmos y melodías trabajadas. A pesar de que sea más ‘pausado’ que los anteriores, sigue provocando las mismas ganas de mover el culo como todos los anteriores. Continúa siendo un producto sencillo, divertido, directo y, además, el más comercial, un rock que te lleva de cabeza a la pista de baile.

Y es que este cambio no significa que hayan dado marcha atrás, si no todo lo contrario: es una evolución y una fase de crecimiento para ser más fieles a ellos mismos, una clara ampliación de horizontes. Las diez canciones que dan forma al álbum mezclan así la guasa con la crítica social y la ironía que hay detrás de ella, dándole espacio al público para entender si quiere entender y, si no, tener asegurado un directo que puede ser cualquier cosa menos aburrido, un adjetivo que tampoco encaja en la siguiente entrevista:

¿Cómo de seguros estabais de si este disco iba a gustar tanto a la gente como los anteriores?

Es una cuestión de que tú creas en el disco que estás haciendo, digamos. Si a nosotros nos motiva mucho algo que estamos haciendo, como este disco, por ejemplo, estamos seguros de que va a empatar con nuestro público. Es evidente que en todos los discos, sin excepción, hay gente que sale del barco y gente que entra. El tema es que entre mucha más gente de la que sale, y eso está pasando con “Campeones del Mundo”. Ya te digo, todo esto responde a una cuestión más de corazón y ser honestos. Nosotros teníamos la necesidad de hacer este disco, creíamos en él. Nos flipaba, y entonces el riesgo no era tanto. Si siempre nos ha funcionado ser de determinada manera, ser lo que nosotros queríamos, esta vez no iba a ser de otra forma.

¿Es “Campeones del mundo” un disco más desarrollado y maduro, por así decirlo, que los anteriores?

No lo creo. Siempre decimos que es nuestro disco más punk, porque lo creemos así. Digamos que siempre hemos llevado una actitud punk, pero eso es no acomodarse, es no repetir fórmulas… Vamos más allá y no sólo estamos hablando de guitarras, estrofas y estribillo, sino de la estructura y un poco la fórmula de este estilo. Sin duda este disco, en cuanto actitud, es el más punk y hemos ido a encontrarnos, a poner toda la carne en el asador y a provocar de alguna manera. Y bueno, evidentemente, sí está un poquito más desarrollado. Ahora tenemos 29 años y cuando empezamos con la banda teníamos 19, por lo que se tiene que ver un cambio, pero un cambio honesto. No pensamos igual que antes, no actuamos igual que antes, ni tocamos igual que antes, entonces creo que es un desarrollo necesario. Si no, no nos lo creeríamos, ¿no? De hecho, yo nunca me creo a un grupo que siempre hace el mismo disco porque lo veo imposible. Eso es ser un conservador y aunque siempre funciona, no estás contando la verdad y no me lo permitiría para hacer un disco de Novedades Carminha.

Nos gusta que cuando vamos a ver un directo de rock and roll sea duro y a la encía. A gastar pista, a beber cerveza y a frotarse.

¿Cómo os resultó todo el proceso de grabación y producción del nuevo álbum? ¿Cuál fue el principal motivo por el que decidisteis contar con Hevi como productor?

Hevi es un colega nuestro de Santiago que lleva muchos años haciendo rap y música urbana. Digamos que es algo que nos quedaba un poco lejos a priori, pero sin embargo siempre nos gustaron mucho cómo sonaban sus discos, cómo pensaba la música. Buscamos un punto en común, un sitio donde nos encontrásemos a nivel artístico y, a partir de ahí, desarrollamos. Nos ayudó bastante a abrir la cabeza, a descubrir nuevas cosas y entre todos cambiamos un poco la forma de grabar. Nos fuimos a La Mina en Sevilla, un sitio donde se hacen discos que en un principio no tenían mucho que ver con lo que hacían Novedades Carminha en 2014, pero nos apetecía arriesgar, nos apetecía probar e irnos a otro sitio. Salir un poco de la zona de confort, porque creíamos que era el momento. Nuestro disco anterior yo creo que funcionó bastante bien, nos llevó a casi todos los festivales de España, se escuchó mucho, fue uno de los mejores discos del año, etc. y dijimos: es el momento. No es el momento de conservar, porque creemos que nuestro público nos lo va a agradecer, porque nosotros actuamos así como público también.

Digamos que haber hecho un cuarto disco de garage y de punk, haber seguido el libro, nos hubiese desilusionado a nosotros y al público porque eso ya está hecho, entonces lo que teníamos que buscar eran nuevas vías de desarrollo artístico. En eso nos comimos bastante la cabeza, ver por dónde tiraríamos. Esto no quiere decir que en el próximo disco no vaya a haber otro tipo de guitarras, no lo sé, eso depende un poco de lo que te pide el corazón en el momento que estás haciendo las canciones. En este momento nos pedía esto, y cuando nos pongamos a hacer otro disco, sabe Dios lo que nos pide. Sí que creemos que es importante para crecer como banda y para que nuestro público se siga emocionando de la misma forma ofrecer algo más, y teníamos que girar un poco el timón porque no vale siempre ser lo mismo.

¿Cuál es el mayor objetivo que pretendéis alcanzar a la hora de sacar un disco, además de hacer que el público lo pase guay?

Bueno, esto es rock and roll. Al final es verdad que nos repetimos con eso de que ‘el rock and roll es para que la gente se divierta’, pero es que lo pensamos así porque es algo que viene pasando desde los años 50 y es música, un movimiento juvenil para que la gente se lo pase guay, para que la gente disfrute y beba cervezas y todo esto. Con “Campeones del Mundo” queríamos hacer un disco de bailar pero con más groove. El punk muchas veces se baila moviendo la cabeza y nosotros decimos que queríamos hacer un disco de bailar moviendo el culo, porque al final a nosotros es lo que nos mola últimamente y para conseguirlo nos fuimos al funk de los 70 y a rollos que conseguían hacer mover el culo de verdad. Esta es nuestra apuesta, ya te digo que para nosotros tampoco cambió tanto, es un paso más allá. Queríamos que la gente se siguiera divirtiendo, que siga identificándose con nuestras letras y que mueva el culo, sin duda.

Resulta muy difícil meteros dentro de un género musical concreto, ¿es algo que habéis buscado vosotros para no sonar igual que nadie?

Bueno, claro, nosotros nos estamos buscando constantemente. Esto es imprescindible en Novedades Carminha y no somos un grupo imitador de nadie. Digamos que sí tenemos muchas influencias, sí que escuchamos mucha música todo el puto día y nos cruzamos un montón de discos entre nosotros, pero todo esto es algo de lo que nos aprovechamos, o lo intentamos. Cogemos toda esta información que tenemos, la metemos en la batidora e intentamos hacer algo que nos salga del corazón. A veces se hace difícil. Yo creo que somos una banda de rock and roll. Si me preguntaran a mí yo diría que somos una banda de rock and roll en sus términos amplios, en el primer disco y en el último. Incluso de música popular. Nosotros al final hacemos música para la gente y nos escapamos bastante del género. No queremos ser un grupo de garage italiano, por ejemplo. Somos una banda de música popular para todo el mundo que quiera conectar con nuestras letras y con nuestra música. Entonces por eso tampoco nos ponemos ni límites ni etiquetas.

Seguramente que con todos los cambios que habéis ido adoptando desde que publicasteis “Te vas con cualquiera” hace unos siete años, tenéis una especie ola hater que se ha creado desde que dejasteis un poco de lado el estilo más punk. ¿Vosotros notáis verdaderamente este alejamiento por parte de algunos, así como el acercamiento que habéis ido recibiendo por parte de otros?

Pues no sé, se hablará en los bares. No tengo ni idea. Pero los números sí están ahí, quiero decir, cuando sacamos el primer disco del que estamos súper orgullosos, nos conocían unos pocos. La gente es como que tiene esa sensación de que su descubrimiento a lo mejor se les está escapando y eso me pasa a mí con bandas. Conoces a una banda con un primer disco y cuando esa banda se desarrolla artísticamente, la empieza a conocer más gente… Entonces tienes una sensación de que tu descubrimiento se te escapa. Ya te digo, yo no soy consciente de tener una especie de ola hater pero sí que sé que hay gente que no conecta con el disco anterior o con este disco igual que conectaba con el primero, pero es que claro… si uno no conecta, diez se han sumado al barco. Eso es la realidad, porque con el primer disco tocábamos para cien personas y ahora tocamos para mil. Entonces yo no puedo estar más contento, es inevitable. No podemos tener contento a todo el mundo, nosotros hacemos una propuesta sincera y quien conecte, guay. Tampoco nos podemos estar preocupando por eso. También estamos muy contentos en el sentido de ver que la gente conecta, porque tenemos un público súper variado. Igual que no sé decirte en qué género estamos o en qué etiqueta ponernos a nivel musical, no sabría definirte a nuestro público porque viene gente joven pero también gente de 40 años. Te puedes encontrar de todo a día de hoy: modernos, antiguos, peña en corbata y punkys.

Somos una banda de música popular para todo el mundo que quiera conectar con nuestras letras y con nuestra música.

¿Cómo pensáis que está siendo representada en el extranjero esta escena musical ‘indie’ de nuestro país, de la que todo el mundo habla y que es inabarcable ahora mismo?

Nosotros viajamos a México hace unos pocos meses, y lo que te puedo contar es que la acogida fue buenísima. En el primer concierto que dimos en México igual vinieron 200 personas a vernos nada más aterrizar y fue muy guay. De hecho, estamos pensando volver este año y lanzar “Campeones del Mundo” allí. Sé que nosotros en Latinoamérica sí tenemos gente que nos sigue porque hay feedback y nos escriben, y sí que hay un plan para desarrollar el disco allá, pero no sé bien cómo se representa el indie o si se conoce. Supongo que es más complicado entrar en el mercado anglosajón, cantando en castellano y, bueno, quizás donde mejor acogida tienen los grupos que cantan en castellano sea en Latinoamérica.

¿Creéis que toda la gente que os escucha entiende algunas de las críticas que hacéis en vuestras canciones?

Espero que sí, porque creo que hacemos letras bastante comprensibles. Sí que es verdad que hay gente que las entiende de una manera y otros de otra, pero lo que no podemos hacer es estar explicando cada palabra. No obstante, eso está guay, a mí me pasa también, que yo entiendo las cosas como a mí me va la vida, como individuo, como estoy en la sociedad, etcétera. A la gente le pasa mucho con Novedades Carminha. De hecho, hubo cantidad de gente diciéndome “yo soy la chica esta que vuelve como en la canción de ‘Vuelta de todo’”, del nuevo disco, en la que hablamos del éxodo rural: el típico que se va de la ciudad y vuelve siendo un listillo de la hostia y dando lecciones de arte contemporáneo. Joder, a mí me han dicho “ese soy yo” y es como: «¡Pues está bien que lo reconozcas!«. En canciones sobre todo como “Antigua pero moderna”… buff, un montón de gente diciendo “¡soy yo!”. Cada uno lo toma como quiere. Entonces nosotros lo que básicamente nos dedicamos a hacer es un retrato social de lo que nos ocurre. Esto sí que es el hilo conductor de lo que decías, hacemos las canciones tal y como hablamos en la calle, en los bares entre nosotros, y lo hacemos intentando retratar un poco lo que ocurre a nuestro alrededor. Por lo tanto, sí, creo que la gente empata con nuestras letras, cada uno de una manera, pero no hay duda de que eso ocurre.

Haber hecho un cuarto disco de garage y de punk nos hubiese desilusionado a nosotros y al público.

Por otro lado, ¿cómo lográis que vuestros directos sean tan sumamente divertidos?

Es que nosotros tocamos para eso, ponemos mucho empeño en el directo. A pesar de que el disco es más reflexivo, por lo que te contaba antes de que estábamos buscando un desarrollo y todo el tema, en el directo tenemos clarísimo que lo que queremos conseguir es que desde el minuto cero la gente te baile y se divierta, y que cuando pague una entrada por vernos que sea la mejor noche de su vida. Estamos intentándolo y luchamos para que eso ocurra. Esto lo hacemos porque nos gusta que cuando vamos a ver un directo de rock and roll (luego hay otros estilos que no piden eso) sea duro y a la encía. A gastar pista, a beber cerveza y a frotarse.

entrevista-novedades-carminha-junio-2016-2¿Cuál fue el concierto más loco que habéis dado o la mayor locura que habéis hecho en un concierto?

¡Buff! Ni idea, te lo juro [Risas]. Hemos dado mogollón, en los dos últimos años 130 conciertos o así y, bueno, en el último verano, por ejemplo, estuvimos en el FIB, en el BBK Live, en el PortAmérica… conciertos así, en los que tocas para miles y miles de personas, que es la hostia. También estuvimos en Palencia para muchas personas y para mí eso ya es una locura, para mí y para todos. Ver cómo sales con una canción del nuevo disco y la canta todo Dios, porque a veces se te escapa el alcance de la movida. Yo lo tengo puesto en mi casa de puta madre y tranquilo y no sé si me están escuchando en Palencia o donde sea, o si no me está escuchando nadie. Así que cuando te encuentras con una movida así digamos que es un shock bastante gordo. Nos pasó en Bilbao, en Palencia, en Madrid… que son los últimos conciertos que hemos dado, creo. Se sabían todas las canciones del nuevo disco de arriba abajo y nos quedamos flipando porque hace dos meses que salió el disco. Es bastante bonito.

¿Hay mucho personaje “de vuelta de todo” en el indie español?

Yo escucho música y a mí no me gusta todo, no te voy a engañar. No me gusta todo el indie español por ser indie español, me gustan proyectos completos. Por ejemplo, flipo con Joe Crespúsculo, que para mí es la hostia. Hoy me levanté y fue lo primero que hice, ponerme un disco suyo. Flipo con Pony Bravo… Es que hay determinados proyectos que me encantan y hay otros que no me dicen nada. Normalmente, y es algo que ya voy aprendiendo, me mola mucho la gente que trata de corazón y que es como lo hace en sus canciones. Luego, conociéndolos, te das cuenta de que son exactamente lo mismo que lo que trasladan en las canciones. Eso es así, pero bueno, generalizar no podría porque no los conozco a todos, ni siquiera soy fan de todos ni los he escuchado a todos. Pero bueno, habrá de todo, como en la vida.

Por último, ahora que ya sois los Campeones del Mundo, ¿qué os depararán los siguientes meses?

Bueno, pues tenemos así como unos 20 festivales para este verano y si sobrevivimos [Risas], que espero que sí porque ya tenemos un poquito de callo, vamos a hacer una gira de presentación del disco en salas, a partir de octubre y durante todo el otoño e invierno. Vamos a hacer la Sala Capitol, la Joy Eslava, que es así como un templo por donde tienes que pasar… todas las putas ciudades y de momento, nada, a prepararnos para pasar un verano agitado.