Hablar de Spring King significa, irremediablemente, hablar de la figura de Tarek Musa, cabeza pensante de nuestros protagonistas de hoy. Fue este joven productor e ingeniero de mezclas graduado en la universidad de LIPA (Liverpool Institute for Performing Arts) quien decidió emprender primero este proyecto en solitario, más por amor a la música que por ánimo de lucro, como ha declarado en alguna entrevista.

A partir de ahí, podemos hablar de Spring King como banda cuando reclutó a los guitarristas Pete Darlington y Andrew Morton y al bajista James Green (con quienes había ido al mismo instituto). En efecto, nuestro amigo Musa es el vocalista y baterista de este cuarteto. Primera peculiaridad. Pero más que de peculiaridades, deberíamos hablar de un hecho que probablemente cambió radicalmente (para bien) las expectativas de Spring King. ¿Que de qué hablo? Resulta que, casualidad o no, el gurú Zane Lowe escogió el hit por excelencia de los de Manchester, “City”, como primera canción histórica que sonaría en su programa de Beats 1 de Apple. Démonos cuenta de que toda la atención puesta en esos primeros minutos de vida del show lo estuvo en una canción que Tarek Musa había grabado en su casa, de forma tan casera que la batería la había tocado en su baño, según ha confesado. Pero bueno, el caso es que es un trallazo a la altura de las circunstancias.

“Tell Me If You Like To”: Espejo de las virtudes y los defectos de Spring King

Garage-rock, lo-fi, estribillos pop, una mutación más del post-punk, art-pop-punk… Más fácil: En “Tell Me if You Like To” y en Spring King vais a ver, y escuchar, que lo que importan son las canciones.

A partir de ahí, la popularidad de Spring King ha ido creciendo de forma vertiginosa, llegando a fichar con Island Records para editar este “Tell Me if You Like To”, su álbum debut. Ahora bien, antes de adentrarnos más es necesario aclarar un par de puntos sobre los que girará parte de la posterior crítica: primero, ese fichaje por Island parece haber traído consigo un mayor refinamiento en la producción que, siendo sinceros, no sienta del todo bien a las composiciones de Tarek Musa. ¿Por qué? Basta con escuchar los dos EPs anteriores, “Demons” y “They’re Coming After You”, para entender de qué hablo. Además, a partir de dichos EPs llegamos al segundo punto, y es que ahí lograban controlar tanto el orden de las pistas como la duración del compacto para que todo fluyera de principio a fin sin bajón alguno. Aquí no consiguen ni transmitir la sensación de que el orden sea el mejor para mantener siempre el mismo dinamismo ni para que no acabemos pensando que la duración es excesiva (pese a que sólo son 35 minutos), y ya veremos por qué más adelante.

Vale, y… ¿a qué suenan estos tíos? Podemos encontrar sonidos puramente garage-rock con predilección por el lo-fi y salpicados de estribillos pop, los cuales se erigen como uno de los pilares fundamentales del sonido de Spring King: estribillos construidos sobre una voz de Musa con efectos de eco y fuerte reverberación, que nos invitan constantemente a cantar y que desprenden fuerte aroma a Beach Boys. Para que nos hagamos una idea de la pasión de Tarek Musa por la reverberación cabe decir que de ahí cogen su nombre, de la ‘spring reverb’. Pero volviendo a qué suenan, ellos hablan de una mutación más del post-punk o de art-pop-punk. Yo, la verdad, es que me resigno a buscar más etiquetas como si de pósits se tratasen porque de “Tell Me if You Like To” y de Spring King vais a ver, y escuchar, que lo que importan son las canciones, una a una, así que al lío.

spring-king-tell-me-if-you-like-to-2

Su fichaje por Island Records parece haber traído consigo un mayor refinamiento en la producción que, en ocasiones, acaba por convertirse en sobreproducción, no sentando nada bien a unas composiciones de Tarek Musa que nos conquistaron en parte por su encanto lo-fi.

“Tell Me If You Like To” empieza como un vendaval que pretende arrasarlo todo a su paso. Suena “City”, y ya está. Te tienen. No puedes escapar. Han necesitado 3 minutos y 22 segundos para que quieras escuchar a Spring King hasta el Día del Juicio Final. Y si no, tienes horchata en las venas. Visto así, primer acierto. Líneas de guitarra pegajosas, una batería beligerante e inagotable y la voz de Tarek Musa haciendo de las suyas con los recursos que mencionábamos antes. ¿Es que acaso puedes resistirte a tararear el estribillo aunque no tengas ni idea de qué dice?

El debut de los de Mánchester pretende ser un trayecto dinámico, trepidante y en línea recta salvo en contadas ocasiones. No nos van a sorprender mucho tras escuchar los EPs salvo con pequeños detalles, por eso “Detroit” se antoja algo cómoda, intentando jugar con elementos similares a “City”, pero descendiendo el empuje, el gancho y, en definitiva, siendo menos acertada. No obstante, los coros, una vez más, resultan suculentos para el directo. Pequeño bajón, pero no os preocupéis, que no salten las alarmas porque aquí está “Who Are You” para elevar de nuevo el disco donde lo puso (muy arriba) “City”. Sigue con estética similar haciendo de guitarrazos y batería trepidante sus puntos fuertes, pero aquí además nos impresionan con un más que sabroso solo de saxofón, siendo uno de los pocos devaneos que nos pillan a contrapié y logrando por ello uno de los cortes más destacados del largo. Su estribillo, que dice “Tonight I just wanna be somebody else, somebody new”, parece ser una respuesta a la línea “Who am I? What does it matter?” de «City», demostrando que, aunque temáticamente los Spring King no parecen buscar ninguna unidad, sí hay pequeñas llamadas líricas entre algunos temas, como nos ocurrirá en los dos siguientes.

En «Tell Me If You Like To», a diferencia de en sus dos EPs, no consiguen ni transmitir la sensación de que el orden sea el mejor para mantener siempre el mismo dinamismo ni para que no acabemos pensando que la duración es excesiva (pese a que sólo son 35 minutos).

Con “It’s So Dark” vamos a notar la primera muestra de sobreproducción a la que hacía referencia anteriormente, inimaginable en sus anteriores compactos. Es cierto que si bien una mejor producción en muchos casos logra ajustar las tuercas donde se necesita para realzar la calidad de las canciones, aquí ocurre lo contrario. Y para colmo, Tarek, ya nos habías dejado claro que está muy oscura la cosa en el primer minuto y medio, con lo que los más de cuatro que dura el track en cuestión resultan insoportablemente soporíferos. Ésta se funde con “Take Me Away”, en la que hacen referencia a la “darkness” de «It’s So Dark», pero, conjuntamente, estas dos pistas son inevitablemente prescindibles y aportan muy poco al conjunto. Viéndolo por el lado positivo, este tropezón ha de servirles para ver donde reside uno de los puntos más negativos de este «Tell Me If You Like To».

Si en “It’s So Dark” hemos hablado de la mala pasada que le juega la sobreproducción a Musa y compañía, en “Demons” la logran controlar para entregarnos otro de los filones de la placa, mostrándose a años luz, en la opinión de quien este texto firma, de la versión del EP del mismo nombre. Todos los elementos de su sonido crecen sin que por ello pierdan su encanto, y además nos incrustan un solo de guitarra sublime y acertadísimo pasado el minuto. Colocada estratégicamente tras dos piezas olvidables, da paso a “Rectifier”, primer sencillo que escuchamos tras su fichaje por Island Records, y en la que siguen destacando guitarras, batería y la voz de Musa para entregarnos otro pegadizo estribillo. Ya lo hemos contado, ¿verdad? No quiero decir que no logren el objetivo de divertirnos e invitarnos a su fiesta particular o que sea una mala canción, porque probablemente del conjunto sea de las mejores. Lo que pasa es que a estas alturas de la película podríamos esperar algo más, algún detalle que nos seduzca de otra forma, tal como lo hizo el saxo en “Who Are You”. Quizás en otro lugar del tracklist hubiera sido más eficaz, o no, porque cuando juegas a que tu apuesta sea sota, caballo y rey, o logras que todo sean caballos ganadores como «City», «Who Are You» y «Demons», o complicado.

Pese a que se percibe cierto conformismo, este largo sirve para mostrar las virtudes, que son muchas, de Spring King, y también para esclarecer los puntos negativos sobre los que tendrán que trabajar en su siguiente larga duración.

Tell Me If You Like To«, la canción homónima, pasa sin pena ni gloria, bastante plana y llegando tarde para lo que nos ofrece. Sí, lo mismo otra vez. No obstante, los británicos se dejan para el final otra perla como es “The Summer”, perfecta precisamente para las fechas en las que ponen en las calles el disco. De nuevo, la producción extermina todo el atractivo lo-fi y ‘Do It Yourself’ que tenían Spring King, pero al menos nos sirven en bandeja de plata un claro, entretenido y dulce homenaje a los Beach Boys. Llegamos al final del recorrido con “Heaven”. Bajada de pulsaciones y un refrito de lo que ya huele un poco a rancio de más de cuatro minutos y quince segundos que se acaban haciendo largos para, al menos, dejarnos con uno de los mejores versos del elepé: “Let your heart speak, don’t bottle it, let it speak out”.

He de confesar que yo esperaba más, bastante más, al menos después de las expectativas que me levantaron con “They’re Coming After You”. Spring King entregan un álbum que peca de cierto conformismo y con varios fallos que lo ensombrecen. Si bien es cierto que muestra claramente las virtudes de los de Musa, también sirve para esclarecer los puntos negativos sobre los que tendrán que trabajar de cara a trabajos venideros. Probablemente, centrarse en que la calidad de las canciones, una a una, sea del nivel de “City”, “Who Are You” o “Demons”, sin pistas que flojeen tanto e incluyendo algún devaneo más que nos sorprenda. Dado que su propuesta es sota, caballo y rey, es primordial que incorporen más detalles como el saxofón de “Who Are You” o la inercia guitarrera de “Demons” de forma que su siguiente esfuerzo no peque de homogéneo ni transmita la sensación de que una vez que han tenido los hits sobre los que construir el disco se han limitado a idear con el piloto automático (medio estropeado) composiciones mucho más flojas, que no aportan nada y tirando cuando no sabían por dónde salir de una excesiva producción.

Spring King – Tell Me If You Like To

7.0

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Tras dos más que prometedores EPs cargados de energía lúdica, Spring King debutan en largo con un álbum que les sirve para exhibir sus puntos fuertes pero también muestra las costuras de su propuesta, al menos en el punto en el que se encuentra. Hay potencial, pero es justo afirmar que esperábamos más.

Up

  • Un trallazo como «City» vale como uno, dos o diez puntos positivos.
  • Cuando se atreven a incorporar un matiz inesperado (el saxo en «Who Are You» o el solo de guitarra en «Demons»), logran mantener el dinamismo a la perfección pese a que todas las canciones juegan con elementos similares.
  • Saben a qué juegan y qué necesitan para convencernos de su propuesta, aunque a veces se les escape de las manos.

Down

  • Cuando parte de tu encanto se basa en el ‘Do It Yourself’ y el lo-fi y metes varias pistas que atesoran una terrible sobreproducción te puedes cargar parte de lo conseguido.
  • Un disco que quiere ser distraído y constantemente dinámico no puede permitirse el lujo de que 35 minutos acaben haciéndose largos.
  • Cierto conformismo. «City» y «Who Are You» llevan meses fuera del horno, y al final «Demons» es una mejora de la anterior versión, pero de las nuevas composiciones muchas podrían ser infinitamente mejores.
  • Y cuando decimos mejores hablamos a partir de los elementos que configuran el atractivo de su propuesta, porque muchas veces tiran de sobreproducción cuando no saben por dónde salir.