Más de diez años de insistente trabajo, cinco discos de estudio y conciertos en cada rincón de la península. Así es como estos cinco asturianos consiguen levantar un proyecto y poner su peculiar estilo de música en boca de casi todos.  La formación ha sufrido varios cambios en los últimos años: batería, voces y coros, sección de vientos, e incluso gaita. Actualmente, el grupo lo forman Pablo (voz y guitarra), Pepo (voz), Gabri (guitarra), Mario (bajo) y Nano (batería y coros). En 2014 presentaron su disco «Buen Viaje», con el que consiguieron ganarse el respeto de un buen puñado de nuevos fieles y llevarse a casa premios de todos lo colores. Ahora, se encuentran inmersos en la gira de presentación del disco que sucede al que fue su trampolín a la primera división del rock en nuestro país, «La Teoría del Fuego», publicado el pasado mes de marzo, que por lo que parece continúa esta línea ascendente.

Después de un enérgico concierto en el festival Viña Rock y más de una hora atendiendo fans (que esperaban haciendo cola bajo la lluvia para llevarse a casa un disco firmado y algunas fotos), charlamos con Desakato al completo sobre su crecimiento como banda, la autogestión del proyecto, su posición en la industria y su opinión respecto a la proliferación de bandas tributo, entre otros temas; y sus caras no muestran, precisamente, cansancio.  

En primer lugar, enhorabuena por el concierto, tenéis un público que resiste lluvia y lo que haga falta…

La verdad es que es de agradecer que la gente estuviese ahí bajo la lluvia viendo el concierto, estábamos triunfando.

Vais subiendo peldaños, el año pasado tocasteis a las cuatro de la tarde, este año a las seis, la próxima edición ya toca por la noche, ¿no?

Esperemos que sí, a ver si hay manera, nosotros encantados, pero en cualquier caso siempre que vengamos a la hora que sea vamos a darlo todo.

Acabáis de publicar vuestro quinto disco de estudio, todos ellos auto-editados. Es algo admirable teniendo en cuenta que últimamente seguro que se os han ofrecido sellos discográficos. ¿Por qué seguís con este método?

Es el método que nos lleva funcionando toda la vida. Si que es verdad que son tentativas algunas ofertas que nos llegan de discográficas y tal, pero en realidad es una fórmula que nos funciona, que desde el principio apostamos por ella y de momento seguimos utilizándola.

Somos bastante abiertos a la hora de escuchar música y eso te hace tener otros puntos de vista, y sobre todo, siempre buscar que los temas no tengan la misma mirada que suelen poner el resto de los grupos.

En mi opinión, en cuanto a sonido «La teoría del fuego» sigue la línea que empezasteis con «Buen viaje». ¿Consideráis que habéis logrado vuestro sonido y pensáis exprimir los limites de esa formula o podemos esperar cambios en el futuro?

Bueno, en realidad si que parecía que, por fin, habíamos encontrado el punto de equilibrio en el sonido, y es verdad que «Buen Viaje» había sido un experimento, digamos acertado, y con «La Teoría del Fuego» seguimos en esa línea, pero somos bastante inquietos. Nos gusta mucho experimentar, tenemos un estudio de grabación propio, con lo cual tenemos ahí un laboratorio que básicamente es nuestra casa. Es nuestro local de ensayo de toda la vida, lo fuimos convirtiendo en un estudio, así que podemos hacer prácticamente lo que nos dé la gana y no podemos garantizar la continuidad porque igual se nos va la pinza y hacemos un disco de electrónica [Risas].

A diferencia de otros grupos cercanos al punk-rock que en sus letras sólo hablan de tópicos políticos o de borracheras, vuestras letras son más poéticas, más reflexivas y sentimentales. ¿De dónde se nutren estas ideas?

Yo creo que es por la influencia de otros estilos, de no centrarnos sólo en rock estatal o en punk-rock. Somos bastante abiertos a la hora de escuchar música y eso, al final, te hace influenciarte de otras cosas, tener otros puntos de vista, y sobre todo siempre buscar que los temas no tengan la misma mirada que suelen poner el resto de los grupos. Intentamos darle un enfoque un poco diferente. Entonces, el ser así bastante eclécticos a la hora de escuchar música, influye a los textos. Bueno, tanto a los textos como a las canciones al fin y al cabo.

Hace poco estrenasteis un documental que refleja vuestra evolución como banda. ¿Cuáles diríais que han sido los pilares fundamentales de vuestro crecimiento?

Bueno, el pilar fundamental creo que fue desde siempre el compromiso. El compromiso y la implicación que tuvimos todos en la banda. Hoy en día es muy difícil encontrar otros cuatro o cinco compañeros que tiren por un proyecto tan a largo plazo. Porque como sale en el documental, Desakato fue una apuesta desde hace muchos años, muy poco a poco, sumando, y no todo el mundo tiene la suerte de encontrar compañeros que estén durante tanto tiempo en el proyecto, sobre todo sin tener beneficios económicos. Nosotros hemos estado nueve o diez años simplemente invirtiendo dinero en el grupo y creciendo.

Creo que algo importante también en nuestra trayectoria ha sido la apuesta por la educación musical y cultural. Porque nosotros salimos todos de una pequeña escuela de música del pueblo (Llanera) y es algo que, hoy en día, está un poco en decadencia, el tema de la inversión en educación musical; a nosotros nos cambió la vida. Empezamos a tocar la guitarra en la escuela, nos juntamos allí y tenemos la gran desgracia de que en estos últimos tiempos esa escuela de música está teniendo unos recortes tremendos; la están dejando prácticamente en los huesos. Con lo cual me gustaría hacer ver al resto de la gente la importancia que tiene el desarrollo cultural y la apuesta por la educación musical, en todos los aspectos; en escuelas, en institutos… La música es un motor que mueve el mundo y es un tema importantísimo.

Sabéis que ahora los servicios de música a la carta, como Spotify o Apple Music, se han hecho bastante populares, pero siguen teniendo el problema del reparto de beneficios. En vuestro caso, que no hay una gran discográfica de por medio, ¿habéis visto algún ingreso desde estas plataformas?

Alguno, pero muy poco. Aunque tampoco sabemos muy bien cual es el tráfico, es muy difícil controlar el baremo de las escuchas y todo eso. Es algo que no está en nuestra mano, entonces tampoco sabes realmente cuanto es. Pero la verdad que de ingresos poco, no podríamos vivir de Spotify [Risas].

Pero tampoco culpamos a nadie, porque somos los primeros que ponemos el disco en descarga directa. Le regalamos la música a la gente, no necesitan usar Spotify u otras plataformas porque ya lo tienen en casa.

¿Qué opináis de una industria musical en la cual una banda como la vuestra con cinco discos a la espalda y habiendo recorrido todo el país por las mejores salas y festivales aún no puede vivir de la música?

Bueno, es algo que no nos frustra mucho, en realidad. Nosotros vamos creciendo, vemos como cada vez va más gente a los conciertos. Cada vez vendemos más discos, tocamos en más festivales y eso es algo que nos motiva. Tampoco tenemos muchas expectativas, si algún día llega, pues bienvenido sea, pero no es algo que nos obsesione.

Nunca fue una expectativa. Fue algo que nos vino y al final lo disfrutas más si no tienes ninguna meta marcada. Todo lo que te venga lo recibes con los brazos abiertos.

entrevista-desakato-mayo-2016-2

¿Qué opinión os merecen las bandas tributo? Teniendo en cuenta que la mayoría surgen por la imposibilidad de salir adelante con temas propios…

Creo que es un error que la gente caiga en eso, en hacer un grupo tributo. Lo bonito de la música es juntarse con gente que tenga inquietudes musicales y hacer algo propio. Crear y aportar algo distinto. Está muy bien tocar versiones, todos lo hemos hecho y creo que es el camino. Hay que empezar haciendo versiones porque tienes que aprender a tocar tu instrumento. Puedes empezar con «Blitzkrieg Bop» de los Ramones, por ejemplo, pero luego crea algo, porque si no, no tiene ningún sentido.

Posiblemente sea un atajo para llegar a ser un grupo con afluencia de gente en los conciertos o para llegar a una sala y saber que no vas a palmar pasta.

Que haya grupos tributo a grupos que no van a volver a tocar, porque fallecieron los miembros o por el motivo que sea, no me parece lo más correcto aunque se puede respetar, pero hacer tributo de un grupo que está en activo me parece absurdo, la idea en sí, me parece que no tiene sentido.

Le regalamos la música a la gente. No necesitan usar Spotify u otras plataformas porque ya lo tienen en casa.

¿Qué le diríais a esos sellos y medios de comunicación que cuando empezabais no os apoyaron y que ahora os atienden con una sonrisa?

Muchos siguen sin atendernos, pero no es una cuestión de echar en cara. Simplemente no estuvieron ahí cuando nosotros necesitábamos un punto de apoyo. Aunque la carrera de un grupo no depende exclusivamente de eso, es un factor más; si tienes los medios a favor, estupendo, pero necesitas todo lo demás para salir adelante. Un grupo puede salir adelante sin el apoyo de los medios y al revés, un grupo que tenga esas facilidades puede no salir adelante, como pasa en muchas ocasiones.

Quizás el mensaje sea que tomen conciencia de que ellos tienen en su mano dar apoyo a un montón de grupos que al final acaban en la nada, que son grupazos y que no hay que esperar a que den beneficios para hacer una apuesta segura. Hay que apostar por la gente que empieza y que lo está haciendo genial.

Ese es el problema, no se apuesta por nadie hasta que no tienes un nombre y sales rentable. Hay auténticos grupazos enterrados. En Asturias, sin ir más lejos, hay mil grupos que no tienen el apoyo de los medios y se quedan en nada.

1 Comentario

Comments are closed.