Hace tiempo leía unas declaraciones de Lorde (aunque realmente las podría haber dicho cualquier otra persona) en las que decía que en un álbum debut quieres decir lo máximo sobre ti para causar la mejor impresión posible en el caso de que no te vuelvan a escuchar. Que quede un poso, un recuerdo. Como la primera vez que quedamos con alguien nuevo, coquetear y jugar lo suficientemente bien nuestras cartas como para que haya una segunda cita. ¿Qué hacemos para ello? Realmente, una criba personal; ver todo lo que tienes, seleccionar lo que te da más puntos y prescindir de lo que menos te importa. Realmente hay decisiones importantes en un debut. También se dice que es el segundo álbum en el que un grupo consolida su sonido y es el más serio, pero si no hay un inicio bueno al que echar la mirada atrás, no hay nada.

Esta introducción viene porque hoy hablamos de exmagician, grupo que está de enhorabuena debido a que recientemente han publicado su primer larga duración “Scan The Blue” (Bella Union). Este LP sigue la estela de un primer EP de título “exmagician” que publicaron a finales de 2015, así como del single/EP “Kiss That Wealth Goodbye”, de donde han recogido tres de los cuatros cortes que lo forman para darles cabida en el álbum.

Pero Danny y James, los integrantes de exmagician, vienen de escribir para Cashier No.9, otro de los grupos amparados bajo el ala de Bella Union. Su álbum de 2011 en el que colaboraron los exmagician tuvo una buena aceptación por la crítica, lo que les permitió dar un salto a nuevas fronteras, a un proyecto propio “más ruidoso, con más confianza y muchos pedales y sintetizadores” en sus propias palabras.

exmagician-scan-the-blue-2

exmagician cogen unos sonidos y los pasan por un filtro retrospectivo, de forma que nos entregan algo contemporáneo fruto del juego, en este caso, de sintetizadores, guitarras y baterías.

Kiss That Wealth Goodbyese encarga de abrir el trabajo con energía y mucha potencia. Un juego de rock directo con trabajo de sintetizadores discreto, pedales de guitarra y una parte vocal que en los versos recuerda algo a la psicodelia setentera por su sonido a caballo entre lo etéreo y lo material, para explotar en un estribillo con superposición vocal que invita a ser cantado. Es un track que va creciendo en instrumentación, con una parte de viento metal que se intensifica en la recta final y toma posterior protagonismo en los estribillos de Bend With The Wind, aunque siempre acompañados de, en este caso, un riff de guitarra más movido y menos procesado, junto a una melodía simple y clara de sintetizador que sirve como un perfecto separador entre los versos y ese estribillo que menciono.

En Place Your Betsrebajamos algo las revoluciones con una línea de bajo intensa y que marca la introducción de un corte con una voz más tímida si acaso, que no busca destacar tanto. Algo así pasa con la melodía, que busca seguir la estela anterior trayendo un tema de sonido agradable, con un coro de “uuh’sque queda en la memoria y una esencia de rock western pasado por el filtro del tiempo y de los pedales. Este coro también llega a Desperado y su batería que avanza impertérrita y te invita a moverte sobre los ligeros cambios de ritmo y la suciedad melódica que habita sutilmente a lo largo de los versos, que lejos de crear un compendio inenarrable de sonidos, le da el toque suficiente como para llamar la atención y transfigurar la pieza hacia un estado algo más especial y espacial. De nuevo, buen trabajo de teclados y un cierre fantástico con un punteo tranquilo de guitarra eléctrica que deja buen sabor de boca.

Al basar tu música de forma muy marcada un estilo anterior corres el riesgo de que tiendas a copiarlo y, aun intentándolo evitar, acabes ofreciendo un refrito. Sin embargo, exmagician no caen en eso.

Esa tranquilidad va a radicar en una de las pistas más rompedoras del álbum y, a su vez, de las más agradables en cuanto a melodía y esencia en general. Feet Don’t Failse postula como la balada que todo álbum rock necesita, pero lejos de ser algo forzado, hecho por obligación, llega con cierta naturalidad. Pasada la primera impresión chocante de pasar de un track que juega con el rock psicodélico a esto, te puedes permitir apreciar y disfrutar de los matices sonoros de este tema que suena a bar de carretera, a bluegrass con el slide de guitarra acústica, la batería tranquila y arrastrada y el piano. Sin embargo, con Job Donevuelve la intensidad y las guitarras rápidas jugando con lo acústico y lo eléctrico en, probablemente, el mejor tema de todo el álbum. Es animado, pegadizo, tiene algo de los Black Keys, algo de psicodelia en cuanto a pedales… Tal vez sea el pilar angular sobre el que se sustenta el álbum; todo lo que querían transmitir en 11 pistas condensado en cuatro minutos. Smile To The Gallery”  funciona como una fusión de lo ambiental de todo el elepé en un corte de seis minutos que se hace algo largo. Nos exponen un juego de sintetizadores que hacia el final suenan fantasmagóricos y me gustan; traen guitarras discretas, juegos de ruidos y feedbacks ligeros… pero, en definitiva, queda como una composición shoegaze poco concreta y que no ofrece demasiado como para justificar su duración.

La vena psicodélica queda totalmente plasmada en Plan Retrieval”, un corte con unas guitarras eléctricas que bien podrían haber salido de uno de los dos primeros álbumes de Tame Impala. Bastante animado, sirve para levantar los ánimos hacia la recta final del trabajo con unos geniales aumentos de intensidad a base de jugar con el ruido y los sintetizadores. No obstante, deciden no dejarnos descansar y continuan con “The Rot Sets In”, que lleva ese estilo algo oscuro y movido que protagonizaban los temas que abrían el álbum. El clímax de la canción radica en su cierre, en el sintetizador alto acompañado de batería y coro eterno de “uuh’s”, así como la forma en la que se apaga toda la melodía con un efecto que hila a la perfección con “Wild Eyes” y un juego de batería y bajo que marcan el ritmo recordando a unos (medio decentes) Muse de cuando “Uprising”. Este corte tiene uno de los mejores estribillos que he podido encontrar a lo largo de este compacto. No es una explosión repentina, sino que los versos van aumentando su intensidad hasta eclosionar suavemente en un estribillo de melodías sintetizadas que se van modulando, acompañando a una parte vocal muy fácil de seguir. Por último, “Scan The Bluese encarga de poner el broche de oro al álbum, siendo un tema que empieza tranquilo con una guitarra acústica que lanza rasgueos rápidos acompañada por una linea de sintetizador. Todo ello para ir creciendo progresivamente hasta acabar en una bella explosión final colorida con, de nuevo, esa sensación espacial con la que echan el cierre.

Maniobran con un marco de sonido más o menos constante, pero con el que se permiten irse por ramas distintas y seguir manteniendo la cohesión.

En alguna ocasión he hablado del mal de basar tu música en un estilo anterior, y es que tiendes a copiarlo. Agitas la bandera de la renovación musical para que quede en un muy segundo plano y acabas entregando un refrito. Sin embargo, exmagician no caen en eso. Cogen unos sonidos y los pasan por un filtro retrospectivo, de forma que nos entregan algo contemporáneo fruto del juego, en este caso, de sintetizadores, guitarras y baterías. Maniobran con un marco de sonido más o menos constante, pero con el que se permiten irse por ramas distintas y seguir manteniendo la cohesión. “Feet Don’t Fail” es el único momento que menos encaja de todo el álbum, pero aun así consiguen que sea uno de los temas más preciados por la delicadeza de su ejecución y de su sonido, que es del todo pegadizo. Por otro lado, hay momentos en los que caen en proponer poco o nada, como en “Smile To The Gallery”, donde hubiese preferido algo más de concreción para que hubieran ofrecido algo más. Pero tal vez el mayor fallo sea ver cómo en la segunda mitad del álbum pierden algo de fuelle teniendo en cuenta todo lo que venían proporcionándonos; ver cómo después de un interludio demasiado tranquilo que corta el proyecto quieren volver a traer lo mismo de nuevo, repitiendo estructuras e intentando llegar cuanto antes al final. Pero imagino que esa es la cuestión de las presentaciones: empiezas despacio y ves que cuando queda poco tiempo tienes que pisar el acelerador para terminar de contar todo lo que tenías pendiente.

exmagician – Scan The Blue

EXMAGICIAN

7.3

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

exmagician lanzan primer álbum de estudio, aunque ya contaban con cierta experiencia a sus espaldas, por lo que este “Scan The Blue” se exhibe como una puesta en orden de sus ideas y experiencias previas donde se permiten coquetear con los sonidos de ayer pasándolos por un filtro de actualidad que hace que todo suene contemporáneo.

Up

  • “Job Done” y su ritmo explosivo y tan pegadizo. Es un buen pilar angular sobre el que se apoya el resto del álbum.
  • El gran trabajo de sintetizadores y atmósferas que dan cuerpo a los temas.

Down

  • La estructura del disco. “Smile To The Gallery” dividiendo el álbum y la vuelta a la idea inicial en los siguientes cortes no cuaja del todo.