Van dos argentinos, un estadounidense y un chileno y en vez de entrar a un bar, se conocen en Londres, forman una banda y se convierten en una de las revelaciones del sur de la ciudad. Y es que Kevin Erlicher (cantante y guitarrista), Luca Oliva (guitarra), Benjamin Vallejos ‘Chela’ (bajo) y Nicolas Ariza (batería) unieron fuerzas en 2013, y desde entonces su música ha ido alcanzando a más oídos que, una vez les prestan atención, no se olvidan de ellos.

Hasta el momento, su repertorio publicado se reduce a unos singles y un EP, “Magic Johnson”, que les ha bastado para perfilarse como un grupo de futuro prometedor. Su producción perfecta, con una ambientación y unas pausas entre tracks que nos meten de cabeza en un ensayo del grupo, convierten estas cinco canciones en cinco joyas frescas y variadas que suenan como balazos. En un punto intermedio entre el nuevo britpop de gente como DMA’s y el sonido jangle de Melody’s Echo Chamber o el carismático Mac DeMarco, Smooth Ends siguen buscando su sitio. Aprovechar su vena latinoamericana, latente en “Cumbia”, puede suponerles un triunfo y una vía de diferenciación con respecto a otros grupos. Mientras tanto, riffs potentes como en los que degenera “Sex On The Overground” o melodías adictivas como la de “Southbound” les hacen destacar entre la melé. Aprovechamos su paso por Madrid para charlar con los cuatro:

Contadnos un poco sobre los orígenes del grupo…

Kevin: Primero empezamos Luca y yo, nos mudamos a Londres para hacer música, pero de forma separada. Yo lo conocí por un amigo en común. Luego empezamos a acomodar temas juntos, hicimos muchos Open Mics juntos, sólo dos guitarras. Después Benjamin se unió a la banda y probamos batería tras batería, aunque no resultaba muy bien. Hasta que en un show nos anuló el batería que teníamos.

Chela: Yo estudiaba en la facultad de Música, en la Universidad, y fui y busqué todos los bateristas que había. Busqué tipo 45, no, 49 bateristas y todos nos decían que no [Risas]. Y el Nico [Ariza, su actual batería] nos caía medio mal, teníamos un mal rollo con él. Y por último dije, le voy a preguntar al Nico, ojalá que diga que no. Voy y le digo: “che, ¿querés tocar esta noche?”. Y me dice: “¡Sí, sí, sí, de una!”. Llamé a Kevin, al cantante, y le dije: “No sabes quién viene esta noche a tocar a casa con nosotros”.”¡¿Quién?!”.”El Nico”.”¡Nooo, por favor no! ¡No le traigas!”. Pero era lo único que teníamos. Fue al concierto, se aprendió las canciones en media hora, las tocó como un campeón y fue todo increíble.

Luca: Y a partir de ahí empezamos a tocar con esa formación, que fue consolidada esa noche.

¿Qué es lo que os juntó en un primer momento?

Kevin: Justamente lo que nos puso en común es que no tenemos nada en común. Escuchamos todos música muy distinta.

Luca: En realidad todos somos fanáticos de cosas viejas, que cambiaron la Historia de la música.

Kevin: Por ejemplo yo soy muy fanático de Michael Jackson, a él [Luca] le encantan los Beatles…

Nico: Yo de Bill Withers, muchísimo, man…

Chela: Yo tengo mi lado de música latina… ¡Luis Miguel! [Risas].

Luca: Ahora estamos tratando de encontrar un balance, un punto intermedio entre todos.

¿Cómo se hace para intentar salir adelante en una escena que estará tan abarrotada como la de Londres?

Kevin: Yo creo que ahora la respuesta adecuada es: ‘Hacer buena música’.

Luca: Sí, también hacemos todo lo posible por llamar la atención. Subimos mariachis al escenario, gente, percusionistas…

Kevin: Ya nos cansamos del puro hype. Porque eso es algo que dura poco tiempo, ¿entendés? Queremos que la gente venga al show y la pase bien. Queremos apostar por el directo, tal cual. Si te fijas la gente que viene al concierto es porque le gusta, porque se sabe las canciones…

Luca: Que le guste la música de verdad, que no vengan a bailar simplemente sin saber lo que está escuchando.

¿Es más complicado intentar montar un grupo como el vuestro formado por extranjeros o Londres es una ciudad que da las mismas oportunidades a los de dentro y los de fuera?

Kevin: Mira, Londres es una ciudad que está conformada mayoritariamente por extranjeros. O sea, no hay más, hay pocos londinenses ‘puros’. Por un lado es verdad que se nos hace un poco más difícil porque no tenemos los contactos, pero somos una representación absoluta, perfecta, de lo que es Londres: somos todos de lugares distintos, los cuatro. Y la verdad es que te ofrece oportunidades que otro sitio no te ofrecería.

Nos parece interesante usar el espacio que tenemos para hablar de algo relevante y con lo que se pueda relacionar la gente.

¿Qué importancia le dais a las redes sociales, en las que sois tan activos?

Kevin: No es algo que disfrutemos, aunque tiene su ventaja y es una buena manera de comunicarse con la gente.

Luca: Por ahí pasa todo hoy en día. No es lo que amamos, nosotros amamos hacer música. Pero no queda otra, hay que hacerlo. No todo lo que uno hace es todo el tiempo lindísimo. Hay una parte que no es tan bonita pero hay que hacerla igual.

¿Os habéis planteado cantar en castellano?

Kevin: Por supuesto, y hasta en francés. Obviamente uno reproduce lo que consume, pero yo escribo en francés, en español también a veces… No veo por qué algún día no.

Luca: Siempre cantamos covers en español.

Chela: O un poco de alemán también, un poco de quechua…

¿Qué me decís de vuestro último single, “Mr. Haines”?

Luca: Como todas las canciones que hacemos, representa un momento de nuestras vidas, no son canciones que hagamos porque sí. Fue como un choque duro con la realidad, sobre todo de Londres, que es una ciudad tan caótica y llena de gente, y nos dimos cuenta de lo que era tener la vida normal de un trabajador que se levanta todos los días temprano para salir a trabajar 8 horas. Conectamos con eso y nos dimos cuenta de los efectos que tiene en la vida de las personas.

Kevin: Son canciones sinceras, se trata de cantar sobre algo con lo que la gente se puede relacionar. Y ahora si escucháis el nuevo single que estamos por sacar, que se llama “Numb”, habla un poco de eso también. No diría que es político, pero tiene una opinión un poquito más fuerte.

De hecho, a menudo los grupos con un sonido así pop y fresco como el vuestro no se preocupan demasiado por las letras, pero no parece ser vuestro caso.

Kevin: Nos parece interesante usar el espacio que tenemos para hablar de algo relevante. Este nuevo single que te digo, es un single como con un sonido que hemos llamado indie-trap, que es bastante distinto a lo que venimos haciendo, y justamente hablamos, en vez de carros, de putas y de plata, usamos ese espacio para hablar de algo relevante y con lo que se pueda relacionar la gente. Porque vos y yo escuchamos un tema de trap o de reggaetón, de Puchito, por ejemplo, o de Drake, y te puede gustar la música pero no te puedes relacionar con lo que el tipo dice. Y no sé a vos, pero a mí eso no me gusta. Entonces, estamos haciendo algo con lo que la gente se pueda identificar y pueda entender.

¿Cuáles son vuestras principales influencias musicales? ¿Qué es lo que más escucháis?

Luca: Todos escuchamos música de ahora, de las bandas que están pegando: Mark Ronson, Tame Impala, Arctic Monkeys, Mac DeMarco…

Kevin: También con los demás miembros de la banda nos permitimos abrirnos más musicalmente. Por ejemplo Nico me muestra algo que yo nunca hubiese escuchado, y lo empiezo a escuchar porque a él le gusta. Yo soy muy fanático de Michael Jackson, ahora estoy escuchando mucho Roy Ayers, que me encanta, y estoy muy metido en toda la onda francesa electrónica tipo Daft Punk, Phoenix, Breakbot, toda esa movida.

Chela: Yo estoy mucho en los mariachis, para que lo sepa la gente.

Luca: De hecho él trabaja de mariachi [Risas].

entrevista-smooth-ends-mayo-2016-2

¿Por qué el nombre de “Magic Johnson”?

Kevin: Bueno, eso es gracioso porque es una pregunta que nos hicieron ya varias veces, y mucha gente piensa que está relacionado con Smooth Ends, porque Magic Johnson en inglés se refiere al…

Chela: Al órgano sexual masculino.

Kevin: Pero en realidad nos pareció que fonéticamente era interesante.

Luca: El tema es que empezamos a tocar las canciones en vivo y estábamos sintiendo mucho lo que estaba pasando, y necesitábamos grabarlo. No era algo que hubiéramos pensado, sino que era como lo que estaba pasando en ese momento, para nosotros era magia lo que sentíamos y describíamos como “Magic Johnson” ese set de canciones que teníamos y no sabíamos ni de qué estilo eran.

Kevin: Vos tenés que entender también que el primer EP que hicimos fue muy espontáneo, no está pensado en términos de género, de título…

Luca: Fue lo que había ahí, lo que nos generaba esta magia que quisimos compartir a ver si a la gente le pasaba lo mismo. Nos encanta Magic Johnson, le mandamos un saludo a él y a su familia, pero no fue por él que le pusimos el nombre.

¿Qué planes de futuro tenéis?

Kevin: Nos gustaría grabar un álbum, algo más sólido, más definido, que nos represente más.

Luca: Por el momento…

Chela: Por el momento no.

Luca: Pero tenemos muchos temas. Pensamos tirar bombas, hits y mucho sabor.

Chela: Queremos hits, eso queremos. Y queremos sabor. Mucha agua, mucho sabor, mucha frescura latina. Sexo, frutas, rock and roll, agua y azúcar; apunta esas cinco cosas.

Estáis más centrados en seguir curtiéndoos en el directo entonces, que en preocuparos por sacar un disco cuanto antes.

Luca: Vamos a sacar música, pero de momento sólo los singles que nos parece que son lo mejor de lo mejor. Porque no queremos grabar un álbum hasta que tengamos los recursos apropiados y estemos lo suficientemente cómodos.

Kevin: Pero indudablemente el vivo es importante ahora para nosotros porque sentimos que lo que tenemos online no nos representa al 100%. Entonces es bueno que la gente venga y averigüe de qué es lo que trata Smooth Ends.