A veces, y demasiado a menudo en eso que llamamos ‘escena independiente’, uno se encuentra con nombres que inexplicablemente pasan desapercibidos incluso para aquellos que se consideran amantes de la música. No quiero descubrir América ni pretendo sonar demasiado cultureta, pero de vez en cuando viene bien recordar (desde EQB damos fe de ello) la cantidad de proyectos musicales apasionantes que nacen cada año entre nuestras fronteras. Sobre todo para contrargumentar cuando el típico cuñao suelta aquello de ‘La música española es una mierda’, aunque ante tan pueriles comentarios lo mejor quizá sea el silencio. El caso es que uno los mejores ejemplos de esos diamantes en bruto que pueblan nuestro underground son nuestros invitados de hoy a The Cavern: Espiritusanto.

El sexteto madrileño practica un pop con una atmósfera muy a lo The Radio Dept, melodías que pueden recordarnos a los Smiths y una querencia por la distorsión guitarrera entre Sonic Youth y los Yo La Tengo más noise o más limpitos, según tengan el día. Con estas influencias parece claro que el suyo no es un pop tontorrón. Tal y como ellos mismos reconocen, son un grupo más de transmitir que de divertir, bailar, o follar. Y, ¿acaso no buscamos eso en el pop? ¿Un refugio para nuestro corazón maltratado, un lugar en el que refugiarnos y reflexionar sobre la vida, el (des)amor y lo caduco de la juventud? Y lo maravilloso de los buenos grupos de pop, y Espiritusanto lo son, es que logran esto por medio de un producto cultural no demasiado pretencioso ni enrevesado. Con lo fácil y reconfortante que es escuchar a Espíritusanto sigo preguntándome cómo es posible que haya tanta gente perdiendo el tiempo con grupos como Izal.

Después de encadenar varios singles y EPs más que notables, 2016 ha sido el año de su debut en formato largo de la mano de “Algo nos va a pasar” (que nos comprometemos a analizar lo antes posible). Ya os adelantamos que el resultado es todo un acierto, una colección cuasi-conceptual de canciones en las que el grupo da salida a su vertiente más pop, pero sin dejar de mirar, aunque sea de reojo, a sus referentes de toda la vida. En  «Algo nos va a pasar” consiguen darle mil vueltas a las cosas más simples del día a día sin que la manifiesta carga emocional de sus canciones dé como resultado un álbum ñoño y sensiblero. Chapeau por ellos, una vez más.

Aprovechamos que los chicos del Colectivo Laika nos los trajeron a Valladolid para conversar un rato acerca de su debut en el formato rey, las posibilidades del EP, la escena underground y temas varios.

Espiritusanto es un nombre bastante curioso, así que debo recurrir a la pregunta típica: ¿origen del nombre?

Andrés: Fue porque empezamos a ensayar en la calle Espíritu Santo de Malasaña, en Madrid. La verdad es que no hubo mucho acuerdo en torno al nombre, pero como tampoco surgió nada mejor, al final nos quedamos con Espiritusanto.

Sabemos que algunos de vosotros habíais compartido escenarios en proyectos anteriores, pero, ¿cómo se formó el grupo?

Jorge: Básicamente porque yo le empecé a meter fichas a su hermana [señala a Andrés] y entonces su hermana en lugar de quedar sólo conmigo se trajo también a su hermano y Andrés y yo nos conocimos y nos caímos bien, hablamos de montar un grupete. Yo conocía también a Reyes, luego entró Juan, y poco a poco…

Cualquier persona que escriba, componga, pinte o lo que sea puede utilizarlo para meditar y dar una vuelta a los problemas. Así, si no lo ves del todo claro, al menos entiendes un poco mejor la mierda en la que estás.

¿A qué se debe que hayáis tardado tanto en sacar un trabajo en formato largo? Pensamos que por falta de canciones no podía ser. ¿No queríais, no os dejaban?….

Andrés: Estás ensayando, tocando y según tienes temas quieres grabarlos y publicarlos. Al final lo más natural es ir colgando el material en Internet para comprobar la reacción de la gente, intentar organizar conciertos… Si entras en esa dinámica no hay tiempo para componer diez u once temas, grabarlos y sacarlos. Y realmente no sé muy bien cómo nos decidimos a hacer el disco, simplemente nos lanzamos a intentarlo.

¿Creeis que el EP es un formato maltratado por los medios y el público? Argumentos a favor del EP…

Élia: Antes de llegar yo al grupo ya habían publicado varios EPs y la verdad es que me parece un formato mucho mejor adaptado a los tiempos que corren. Parece que es muy difícil sentarse a escuchar un disco entero. Creo que está muy bien y quizá los críticos deberían darle más importancia. Para llegar al público el EP es un formato bastante interesante, condensarlo todo en 4-5 canciones… parece una entidad muy del ahora, ¿no?

¿Ha sido grande el cambio de grabar temas para un EP a hacerlo para un LP? ¿Estáis satisfechos con el resultado?

Andrés: Al final por unas cosas o por otras nunca hemos estado del todo satisfechos con ninguna grabación. Es mucho más duro la grabación de un LP, porque, como decía Élia, en un EP grabas 4 temas y es más sencillo dotarlos de una unidad temática. Pero cuando trabajas con varias piezas es todo más farragoso, hay que variar, es más tedioso conseguir el sonido que buscabas…

Jorge: Y además en el proceso de grabación llega un momento en el que ya no distingues si algo está bien o está mal, si te gusta o no porque ya lo has tocado tantas veces… En ese sentido nos vino muy bien la ayuda de David para producir el disco porque nos puso un poco en nuestro sitio y supo encarrilar lo que estábamos haciendo.

entrevista-espiritusanto-abril-2016-2

En este paso al LP hemos notado cierto cambio en vuestro sonido. A veces ocurre que a medida que acumulan referencias los grupos van recargando su sonido. En este caso, al menos así me parece a mí, habéis sacado una colección de canciones con un sonido bastante limpio. ¿Estoy en lo cierto?

Andrés: Sí, eso fue por lo que dice Jorge, la presencia de David Rodriguez fue muy importante. Su trabajo como productor se basó en quitar cosas, así nos lo dijo, se trataba de anular algo de los instrumentos en cada canción. Y la verdad es que en ese sentido estamos muy contentos. Y eso que yo soy más de noise y guitarras nebulosas, pero al disco le sienta muy bien este rollo pop.

Jorge: Es un maestro pulsando el mute [Risas].

Igual voy un poco desencaminado, pero el título «Algo nos va a pasar» parece hacer referencia a lo que os ocurra como banda a partir de ahora, a la respuesta que pueda tener el disco por parte del público. ¿Qué esperáis de vuestro futuro tras dar el paso y lanzar este LP?

Élia: Había 41 propuestas para el título y no estaban todas absolutamente pensadas, con referencias sino que nacieron de una tormenta de ideas.

Jorge: Hombre, algo nos ha pasado, tenemos a Élia de cantante, hemos sacado el LP, nos siguen pasando cosas…

Andrés: En realidad había un tema con el mismo nombre que al final se cayó del tracklist. Y respecto a lo que nos va a pasar con el disco, en realidad no creo que pase nada: Seguiremos ensayando, seguiremos tocando, seguiremos componiendo, pero nadie nos va sacar del infra-underground en el que estamos. Y estamos a gusto.

Para llegar al público el EP es un formato bastante interesante, condensarlo todo en 4-5 canciones. Parece una entidad muy del ahora.

Pese a vuestro nombre, la temática de las letras hace más referencia a lo humano que a lo divino. Me llama la atención «Polígono industrial». ¿De dónde viene la inspiración para escribirlas? ¿De propia experiencia en el terreno de las relaciones personales?

Andrés: De todo, puede ser una anécdota, una experiencia que proyectas una situación… A mí me gustan los conceptos que se contraponen y buscar la parte de atrás de las historias.

Jorge: Yo creo que es un poco más el día a día. Qué bonito el amor, ya, pero luego te vuelves a casa y estás jodido…

Entonces, ¿podríamos decir que la composición de estas canciones actúa como terapia para superar un mal trago?

Andrés: A mí sí que me sirve, no sé si como terapia o para entender ciertas cosas. Cualquier persona que escriba, componga, pinte o lo que sea puede utilizarlo para meditar y dar una vuelta a los problemas. Así, si no lo ves del todo claro, al menos entiendes un poco mejor la mierda en la que estás.

Respecto a esto, todas parecen tener un concepto detrás. ¿Os planteáis algo así como un disco conceptual de cara al futuro?

Andrés: En principio sí que queríamos haber recreado una historia de desamor de principio a fin y hay temas en los que se ve, en la transición hasta “Ojalá estuvieras muerta”, por ejemplo. Pero bueno, al final, crear un concepto no creo que deba ser algo que tenga que imponerse sobre los temas. El EP “Femenino/Masculino” sí que nos quedó más conceptual, pero claro, son dos temas. A mí me gusta hacer cosas conceptuales, pero si salen, tampoco hay por qué forzarlo.

Hablemos del proceso compositivo: siendo tantos miembros en el grupo intuimos que no será fácil ponerse de acuerdo a la hora decidir cúal va a ser el resultado final. ¿O es Andrés quien aparece por el local de ensayo con una idea que seguir a rajatabla? ¿Cómo os las arregláis?

Andrés: Cualquiera puede aportar lo que quiera y llevar una idea que quiera desarrollar y a partir de ahí vamos probando…

Élia: Es bastante democrático, votamos y eso… [Risas].

¿Alguna canción del disco de la que estéis especialmente orgullosos?

Andrés: Yo creo que lo bueno que tiene el disco es que tu favorita puede ir cambiando. Por lo que me ha dicho la gente y lo que yo siento respecto del disco (que no es nada objetivo, claro) cada tema te puede interesar en un momento dado.

Son varias la bandas de pop que están saliendo del underground madrileño últimamente. ¿Qué opináis de la escena? ¿Echáis en falta la presencia de un circuito más fuerte o algún tipo de apoyo?

Élia: Apoyo institucional no vendría mal porque en general hay mucho impulso desde los colectivos quitándoselo de su tiempo, con medios limitadísimos y aun así la escena está muy viva. Hay conciertos sin parar y no dejan de surgir grupos.

Andrés: Sí, aunque fueran salas, o locales de ensayo….

“Hacer política es cabalgar entre contradicciones” decía Pablo Iglesias tratando el tema de la financión iraní de su programa de tertulia política. Podríamos decir lo mismo de la música, ¿una de esas contradicciones podría ser montar un concierto underground en una residencia del Opus?

Jorge: ¿Quién es Pablo Iglesias?

Élia: Me parece una contradicción maravillosa.

Andrés: Nos ha hecho mucha gracia. De hecho, un amigo de Élia quería organizar en Semana Santa un concierto temático con Espiritusanto y Sagrado Corazón de Jesús. Estamos acostumbrados a confusiones en este sentido, te puedo decir que un tercio de nuestros seguidores en las redes sociales son gente religiosa de hispanoamérica que no tiene ni idea de quién somos, pero tiene su gracia.

Por último nos gustaría que nos recomendaseis algún grupo actual, nacional o no, que disfrutéis escuchando y esté recibiendo menor atención de la merecida.

Andrés: Me gustó bastante el último disco de Primogénito López, pero en general hay un montón de joyitas en el underground… O Terrier, compartimos el otro día escenario con ellos, son un cañón de energía y tampoco se les hace ningún caso. La verdad es que el underground está muy cómodo en el underground. Todos los grupos nos retroalimentamos entre nosotros, somos nuestro propio público y esas cosas, por lo menos en Madrid es así, y además nos lo pasamos muy bien.