Porque yo quiero vivir, y no morir sin ensuciarme”. Los Nastys (por fin) han sacado disco, y de paso han acuñado ese estribillo que es más bien un leitmotiv y que les define mejor que ninguna serie de palabras que un servidor pueda escribir a continuación. En su grandioso debut en largo, cuya reseña podréis leer en nuestras páginas más pronto que tarde, Los Nastys no han hecho sino lo que venían años haciendo, sólo que mejor.

El rock sucio y garajero que les ha llevado a convertirse en uno de los grupos principales de la escena underground de la capital sigue vigente en “Noche de Fantasmas”, amén de las letras vandálicas y absurdas sobre drogas, sexo y, por qué no, religión o su perro. En su estreno hay todo eso, pero también hay mayor carga de pedales, más fuzz, más tintes psicodélicos y alguna que otra reflexión más profunda de lo que parece a simple vista. Así que no se nos ocurría mejor excusa para charlar un rato con Fran Basilio, guitarrista de la banda, sobre el disco y sus últimas andanzas americanas, entre otras cosas.

Con todos los años que lleváis ya en esto de la música, vuestro primer LP ha tardado un poco en llegar. Hasta ahora, ¿no queríais o no os dejaban sacar un disco largo?

No, es que nuestra idea era sacar primero unos EPs, un formato más pequeño para que la gente nos empezase a conocer.

¿Y cómo surgió la oportunidad de sacarlo con Tres Cipreses (subsello de Warner)? Lo digo porque habrá gente a la que le llame la atención ese salto del underground más puro a una discográfica tan grande, sin pasos intermedios.

Nosotros cuando empezamos teníamos unas maquetillas y dio la casualidad de que en Warner las escucharon y decidieron apostar por nosotros. Y a pesar de que el primer EP no se sacó hasta 2014 o así, nosotros ya teníamos apalabrado con ellos que íbamos a hacer algo. “Me lo encontré así” lo sacamos ya con ellos, y “La isla de los cuadrados mágicos”, el segundo, también.

¿Por qué el título de “Noche de Fantasmas”?

Más que nada fue porque Luis tuvo una idea para hacer la portada y vino con un dibujo que era más o menos como ha acabado siendo: un fantasma leyendo un libro y el título, y nos gustó. Y también por las noches madrileñas, sí, que hay mucho fantasma.

¿Es mejor este disco que los anteriores EPs?

Para mí personalmente sí, es bastante mejor. Hay un cierto cambio, me gusta mucho más, en cuanto a la producción, las letras y todo. La producción ya es otro nivel, con Paco Loco, y las canciones también molan más que las anteriores en general.

Dos años después, ¿Madrid sigue siendo un cementerio?

La cosa es que nosotros lo decimos más bien por la parte política, porque lo que es la escena musical madrileña tiene muchas cosas y no es para nada un cementerio. Ahora lo que nosotros vemos es que, no tanto instituciones, pero sí marcas y gente nueva, que están promoviendo que haya más música, más variedad de conciertos y de ondas. Y es una cosa que a lo mejor hace cinco años o así no había.

En las noches madrileñas hay mucho fantasma.

Ahora mismo en España hay más festivales que botellines, y sin embargo salvo contadas excepciones como el Sonorama o el Monkey Week, no parecen demasiado comprometidos con grupos emergentes o escenas como la que vosotros podéis representar en Madrid.

Sí, la verdad es que los festivales grandes se reparten al indie español, en todos ves grupos en plan Vetusta Morla, La Habitación Roja…, grupos de ese estilo, pero apenas ves bandas de nuestro rollo. Pero es que de las de nuestro rollo no es que sean muy famosas, todavía están en el underground, entonces tampoco hay grandes bandas que muevan a mucha gente que es al final lo que ellos quieren. La cosa les va llamando cada vez más la atención pero todavía es difícil ver un cartel que esté más equilibrado.

En el último año y pico habéis hecho dos giras por México, la última hace bien poco. ¿Cómo se os recibe allí? ¿Notáis alguna diferencia en el público, en el modo de entender allí el rock?

Genial, la cosa es que llegamos allí y ya nos sentimos como en casa. Mucha gente nos conocía, nos trataron súper bien… El trato es como si te tratasen aquí en tu casa, y eso lo hace todo de puta madre, muy fácil. Allí parece que va bien, que tenemos público y lo que queremos es ir cada año más veces.

En general es parecido a aquí, pero sí que allí la gente lo vive mucho más, es como si fuesen fan en su significado de verdad: van a todos los conciertos, lo apoyan a muerte, lo disfrutan mucho… No es que sea muy diferente pero yo veo que lo viven mucho más.

Y de vuestro paso por el SXSW, ¿con qué os quedáis?

Ufff… Eso es enorme, nos quedamos con que fuimos a Austin, con que era la primera vez que viajábamos a Estados Unidos y con la variedad que había allí de artistas, de música. Sólo del rollo que nos mola a nosotros, de Burger Records y así, vimos una cantidad enorme, descubrimos muchas cosas y nos dimos cuenta de que eso era otro nivel. Es que había como 2.000 bandas allí en el festival, a cualquier sitio que ibas estaba lleno de gente… También allí lo viven muchísimo más, está mucho más inculcada la cultura de la música allí que aquí.

¿Os quedáis con algún nombre, os ha impresionado alguna banda en concreto que nos queráis recomendar?

Pues vimos en directo una que se llamaba Yonatan Gat, que era psicodelia, se pusieron a tocar en la tierra, no en el escenario sino donde estaba la gente y nos impresionó muchísimo, porque eran unos músicos muy, muy locos, aunque es un grupo que no es nada conocido.

entrevista-los-nastys-abril-2016-2

Habéis grabado el “Noche de Fantasmas” con Paco Loco. ¿Cómo fue la grabación?

Pues la verdad es que llevábamos todas las canciones hechas pero algunas letras estaban a medias. Nos dedicamos a grabar con él los primeros días las bases y lo bueno es que duermes allí en su casa y estás súper concentrado en la grabación, y eso mola. Por las noches hacíamos las letras allí de madrugada y estuvo muy guay, porque estábamos allí todos unidos. Y con Paco, que es un tío muy cercano, todo salió mucho mejor; también le dio personalidad a la grabación.

Lleváis una carrera en muchos aspectos paralela a los Parrots, otros abanderados del underground madrileño que también estuvieron en el SXSW, grabaron con Paco Loco… ¿Hay pique con ellos?

Qué va, todo lo contrario, son como nuestros hermanos. Siempre estamos ahí juntos, más que pique estamos intentando hacer algo conjunto, intentando llevar fuera, a otros lados, la escena de Madrid.

Si tuvierais que tocar una canción del disco a vuestros padres, ¿cuál sería?

[Risas] Yo creo que “La lenta”, porque lo demás seguro que les parece demasiado ruidoso.

¿Cuál es la banda que más ha influido, queriendo o sin querer, en este disco?

Es que una banda no te podría decir, te podría decir muchas cosas… Aun así es que nosotros intentamos llegar allí sin estar influidos por otras cosas. A lo mejor una idea en concreto, de una cosa puntual de alguna canción, sí que podemos habernos fijado, como un ejemplo, pero intentamos ir con la mente en blanco en ese sentido. Al margen de eso siempre escuchamos mucho Thee Oh Sees, King Gizzard and The Lizard Wizard, Juan Wauters también… No sé, lo típico: Ty Segall, White Fence… casi todo en inglés y poco de aquí, la verdad.

¿Vosotros que opinión tenéis del trap? Es una pregunta que puede parecer extraña pero es que se percibe una extraña relación en el underground madrileño entre el garage y el trap.

No sé, es el rollo de las letras que algunas cosas están guays, están graciosas. Pero no sé, a mí personalmente me molan cuatro cosas, Cecilio G y algo de Pimp Flaco, pero me parece que es un estilo que es una moda más que nada. Además que realmente el rollo que llevan de delincuencia, a mí, me parece un poco mierda.

¿Cómo afrontáis los conciertos que os quedan? ¿Qué os espera a corto plazo?

Bueno pues este sábado 23 presentamos el disco en Madrid, en El Sol, y el 29 en Barcelona en Sidecar. El 13 de mayo tocamos en Valencia, y en junio viene Tall Juan a España, haremos gira con él e intentaremos hacer algún concierto con él también en Francia. Y también tenemos festivales, pero ahora mismo me pillas que no sé ni cuáles son.