Llegar a conocer ciertas cosas (una banda en este caso) tiene muchas veces (o la mayoría), más de casualidad que de causalidad. Un día cualquiera después de una noche cualquiera puede aparecer entre tus borradores una nota con dos palabras sin mucho significado aparentemente: ‘New Jungle’ fueron una incógnita para mí durante exactamente 9 minutos y 2 escuchas en Spotify. Puesto que mi buhardilla musical está compuesta por grupos bastante más bizarros que al que hoy vamos a tratar, mi sorpresa al sentir que las canciones de New Jungle me gustaban A LA PRIMERA me hizo empezar a mover hilos para poder llegar hasta aquí, y tras encontrarme varias veces con algunos componentes de la banda por los bares (pues compartimos ciudad), por fin tengo la suerte de verme con todos ellos cara a cara para hablar un buen rato antes de su concierto en la Sala 12 y Medio, conversación que tuvo lugar en la terraza de un bar cerrado. He de decir que esta es la única contradicción que rodea una situación en la que los 5, acompañados de un amigo y Raúl de Lara, me hicieron sentir entre colegas, metiéndome en su historia de lleno.

‘New Jungle’ hace referencia a la jungla que supone la vida en los locales de ensayo, a ese enfrentarse todo el tiempo a cosas nuevas, a las GANAS de aprender de cada reto al que inevitablemente tiene que hacer frente un grupo de música, y más cuando ese grupo surge entre amigos del colegio, como es el caso. Juan Antonio (voz y guitarra), Jorge (guitarra), Germán (guitarra), Joaquín (bajo) y Alex (batería) empezaron a tocar en 2006-2007 a raíz de preparar un concierto para participar en un ciclo de actividades culturales que organizaba la ONG Entreculturas para reivindicar el comercio justo a nivel mundial.  Al principio eran 2 o 3 bajistas, cantantes había 4 o 5, hacían turnos para cantar en los conciertos… Pero poco a poco la cosa se fue poniendo seria, y el proyecto ha ido cogiendo forma y consolidándose hasta hoy. En 2013 sacaron su primer EP homónimo autoproducido, y el momento cumbre del grupo fue en 2015 al publicar su segundo trabajo corto “Feedback”, producido por Raúl de Lara (Izal, Second, etc.) y ganar el concurso CreaMurcia.

New Jungle se caracterizan por un rock alternativo que rezuma a Interpol, y la voz de Juan Antonio tiene poco que envidiar a la de Paul Banks o Tom Smith… Respecto a sus temas, nos proponen desde intercambiarnos las vidas (“The Keys Of Desire”) hasta despedirnos de una vez por todas (“Sovereign”) sin dejar de bailar. Yo no los perdería de vista, y estoy segura que después de leer sus respuestas, vosotros tampoco:

Lleváis juntos desde el cole, así que supongo que la amistad que hay entre vosotros habrá tenido sus altibajos. ¿La banda se ha visto afectada por vuestras relaciones personales?

Álex: Sí, y mucho. Yo siempre digo que New Jungle es como una relación de pareja (o como quieras llamarlo) pero a 5 bandas. Al final tiene que existir un equilibrio personal porque si la relación no es buena, en lo musical la cosa no camina. De hecho yo he estado fuera del grupo dos veces.

Germán: Son muchos años, llevamos juntos desde los 15, 16 hasta ahora que tenemos 24, 25 y cada uno ha madurado de una manera. Esto es como tener una novia desde los 17 años… Complicado [Risas].

Álex: Y a la vez muy bonito, porque la amistad que tenemos es muy… Suena un poco cursi pero es verdad, muy profunda. Hay una cosa que decía el cantante de Coldplay (somos mucho de citar a ese grupo) que era que ellos 4 eran de su padre y de su madre, cada uno tenía una personalidad diferente y muy chocante con las de los demás integrantes de la banda pero cuando se juntaban el grupo tenía sentido, la fórmula encajaba. Y con nosotros pasa igual, yo puede que no me vaya con Joaquín de fiesta un viernes pero hay otras cosas que sí que haría con él y con todos, y ya no sólo en el ámbito musical.

Juan Antonio: Hay que pensar que tenemos más contacto entre nosotros que con nuestra propia familia. Hablamos todo el rato: discusiones, toma de decisiones… Entonces claro, de vez en cuando la chispa salta.

Fran: Yo recuerdo un café que me tomé con Álex hace tiempo, que fue una de las veces que dejó el grupo y me dijo: «quedamos para devolvernos las baterías y pasó como el que queda con su ex novia y acaba follando. Fue como: venga, sí, os doy las baterías pero vuelvo al grupo» [Risas].

En el mundo de la música a este nivel no hay ética ni moral: el que mejor toca no goza de las mejores oportunidades, hay muchos más factores.

New Jungle ganó el CreaJoven, pero parece que grupos como The Purple Elephants, por ejemplo, están acaparando toda la atención a nivel de participación en festivales. Da la impresión de que currarse un concurso y quedar primeros, en este caso, no ha servido de nada. ¿Qué opináis al respecto? ¿Son ese tipo de concursos un trampolín hacia la nada?

[Silencio absoluto seguido de risas de todos]

Juan Antonio: Yo creo que son cosas diferentes. Evidentemente estar en una agencia es distinto a ir por libre, cuesta más conseguir ciertas cosas en el segundo caso. Nosotros ganamos el CreaJoven y sí que nos ha supuesto algo pero ya sabíamos que inmediatamente por ganar no nos iba a fichar una agencia de management que nos moviera por ahí sino que nos lo teníamos que currar. Queremos que pase y aquí estamos, luchándolo. Y respecto a los Purple, ya que los has mencionado, tengo que admitir que al principio cuando no los conocía tenía una idea equivocada de ellos. Creo que nos pasó a todos, cuando salieron nos parecía todo muy injusto, era como: «¿Qué pasa con estos tíos que acaban de salir y están en todos lados?«. Pero luego los conocí y muy bien, no siento ningún tipo de recelo por ellos porque además de un buen grupo me parecen buena gente. De hecho ahora tres del grupo están en lista para venir al concierto esta noche.

Joaquín: No es un trampolín hacia la nada pero tampoco es un trampolín demasiado grande. Al final lo que te llevas es la satisfacción de haber ganado el concurso, pero a la hora de la verdad no te toman en serio, lo hacen cuando tienes una agencia, como dice Juan Antonio.

Álex: Por una parte sí que le debemos mucho al Crea, porque sirve de escaparate, te pone en boca de todos y eso también es una forma de promoción. Luego ya cada uno elige si la banda que está escuchando le gusta o no pero es verdad que durante un tiempo eres noticia, por decirlo de alguna manera. Por la otra parte, y esta es mi opinión pero creo que hablo por todos, pienso que al final en el mundo de la música a este nivel no hay ética ni moral: el que mejor toca no goza (o no tiene por qué gozar) de las mejores oportunidades, hay muchos más factores. Y esto no lo digo como una queja, simplemente hay que seguir trabajando y lo hacemos con mucha ilusión, como esta noche. Amamos esta forma de vida y eso es lo que nos mantiene: levantarnos un día y tocar y al día siguiente tocar y tocar y tocar y tocar.

¿Qué significa Raúl de Lara para New Jungle?

[Raúl está delante en la entrevista. Risas de todos]

Joaquín: Cuando conocimos a Raúl, empezó a ser como nuestro padre musical. Con él empezamos a entender un poco de cosas que no teníamos ni idea, era todo como: «este ampli no sé qué, este pedal no sé cuántas…«. Y, aparte de llevárnoslo a todos los conciertos que podemos para que nos sonorice, es como uno más del grupo con el plus de que nos ayuda a seguir para adelante a la vez que nos pone los pies en el suelo y nos explica cómo funcionan las cosas y qué tenemos que hacer para poder seguir avanzando. Raúl es conocimiento y pasión.

Álex: Joder, es que Raúl trabaja con unas ganas… se desvive por los proyectos. Yo siempre lo cuento: cuando veníamos de grabar en Castellón las baterías del EP que sacamos el año pasado, llegamos tardísimo a Murcia después de una paliza de viaje y en vez de decir: «bueno, vámonos a casa ya«, nos mira y nos dice: «oye, ¿nos vamos al estudio y escuchamos lo que hemos grabado?» [Risas]. Y allí que nos vimos hasta las 3 de la mañana escuchando tomas de batería. Yo muerto de sueño y Raúl con su cigarrico y tal pinchando en plan: «oye, ¿qué caja te gusta más?» [Risas]. Da muchísimo gusto trabajar con él y es lo que dice Joaquín: Raúl es padre, es colega, es amigo, es hermano; es un referente.

Joaquín: ¡¡¡¡Y el mejor amigo gastronómico que podríamos haber encontrado!!!! Y de cosas misteriosas, y de ‘a ver cuando hacemos la ouija’… [Risas].

Álex: Lo de que nos une la música es mentira, nos une la comida y los fenómenos paranormales [Risas].

New Jungle es como una relación de pareja a 5 bandas.

En EQB tenemos material suficiente para hacer un recopilatorio de declaraciones de la ‘escena murciana’ sobre la escena murciana. Vosotros aún no os habéis pronunciado en este medio, pero hablando con C’Mon dijisteis que ‘Murcia es un poco Seattle’. ¿Esa comparación no es un poco exagerada?

Álex: Ahí hay una equivocación, eso fue un lapsus…

¡Pues fue el titular!

Juan Antonio: A ver, está claro que no somos Seattle pero yo creo que en comparación con otras comunidades y tal, Murcia tiene un movimiento respetable. Dicho de otra manera: Murcia no está nada mal.

Álex: Eso lo dijimos en una entrevista que tuvimos en una radio hace unos cuantos meses y de hecho creo que fue el periodista el que dijo: ‘¿Sería como un poco Seattle?’. Además insistió en el tema de Seattle varias veces y yo creo que de allí salió aquello y ya se ha quedado, pero nosotros no tenemos por bandera ‘Murcia es Seattle’, como ha trascendido.

Siguiendo con la ‘escena murciana’, hoy tocáis con los MeatPies. Habiendo tantas bandas de la misma edad en la misma ciudad, ¿cuánto de rivalidad y cuánto de colegueo hay entre vosotros?

Joaquín: Yo creo que hay buen rollo entre todos los grupos. Siempre hay rivalidad, tiene que existir porque todos queremos conseguir lo mismo, pero esa rivalidad es lo que hace que nos lo curremos más.

Germán: Si por ejemplo yo esta noche veo a los MeatPies y digo: «joder, qué conciertazo«, evidentemente voy a querer tocar mejor que ellos pero desde el buen rollo, no quiero pisarlos ni pasar por encima. Mientras nos tratemos con humildad, la rivalidad es sana.

[«Let me show you something you would never ever find in a book»]. ¿Qué tienen New Jungle que mostrarnos que nunca encontraríamos en un libro?

Juan Antonio: Me lo tengo que pensar… ¡Es que no lo sé! [Risas]. En esa canción no estamos hablando nosotros, lo que se representa ahí es una persona intentando convencer a otra de intercambiarse las vidas, no es que nosotros estemos diciendo que tenemos que enseñar algo.

Ya, pero yo lo extrapolo a lo que quiero… [Risas]

Álex: ¡Voy a salvarte un poco! [Risas]. Bueno, Juan es el que hace las letras, pero lo que siempre transmite al grupo es que le gusta que no estén cerradas pero que tampoco dé la sensación de que todo es ambiguo, como hacen otros grupos que es como: «¿Qué diarrea mental te has formado que yo no entiendo nada de esto? Si a mí me gustaría sentirme identificado con lo que estás cantando…«. Y creo que cuando él compone es muy directo en ese sentido, pero esta frase en concreto parece que es de esas… [Risas].

En «Sovereing» hacéis referencia a la sensación plena de sentirse libre [«the whole sense of feeling free»]. ¿Es la música para vosotros ese canal de liberación?

Joaquín: Creo que todos estamos de acuerdo en un ¡¡¡¡SÍ!!!! Lo llevo hasta tatuado [Risas]. Nosotros podemos tener un día de mierda y después nos vamos al ensayo (que puede salir mejor o peor) y cuando estamos tocando es cuando de verdad nos sentimos bien, realizados, etc. La música es lo que nos da la libertad y nos transporta a otra onda, a otro universo… al mundo de Felizonia.

Álex: Estamos trabajando en un videoclip que queremos sacar cuanto antes y una de las ideas transversales que va a estar ahí metida es esto que estamos hablando, la idea de que todo cobra sentido cuando hacemos música.

La insatisfacción y la frustración están dentro del ciclo, forman parte del feedback y además es algo necesario.

¿New Jungle es para vosotros un feedback constante o hay momentos de insatisfacción?

Álex: La insatisfacción y la frustración están dentro del ciclo, forman parte del feedback y además como algo necesario. Hay que pararse y pensar: ¿qué he hecho mal?, ¿en qué me he equivocado?, y, sobre todo: ¿qué puedo hacer mejor? Pero claro que hay momentos de bajón.

Germán: Luego llegas a un concierto, tocas y se te pasa todo. Es como un chute, haces reset y al día siguiente vuelves a tirar.

Joaquín: La música es nuestra evasión y los conciertos son nuestra droga.

Fran: El crecimiento es un resurgir continuo, hay momentos en los que no avanzas o sientes que no estás avanzando pero luego cuando llegas al directo y ves que el trabajo sí da sus frutos es cuando más te motivas.

Parece que hasta que una banda no saca un LP, la cosa no se pone del todo seria, pero cada vez más grupos apuestan por los EPs para evitar las ‘canciones de relleno’. ¿Está en vuestro punto de mira sacar un largo?

Germán: Yo creo que a cualquier grupo le encantaría grabar un LP, y para mí lo que más peso tiene ahí es el factor económico porque sacar un disco es una inversión muy grande. Y respecto a las ‘canciones de relleno’, lo suyo es tener un repertorio bastante amplio, 20 temas por ejemplo, y quedarte con las 9 mejores para el disco. Si las canciones son buenas, no hay ‘relleno’.

Álex: Nosotros como consecuencia de que no podemos permitirnos sacar un LP por el dinero, lo que vamos a hacer ahora es sacar 2 temas sueltos, 2 singles, porque tenemos la necesidad de seguir creando, hay ahí un nervio artístico de seguir produciendo. No queremos quedar en el olvido, queremos decirle a la gente: seguimos haciendo música y seguimos trabajando.