El 11 de enero de 2013, la banda galesa Race Horses anunciaba en su página de Facebook la disolución del proyecto que habían iniciado ocho años atrás. De acuerdo a la nota informativa, la separación vino motivada por las diferencias artísticas que movían a los miembros que integraban el conjunto. Con el deseo de ver ‘algo nuevo y diferente’, la cabeza visible de la ex formación, Meilyr Jones, viajaría a Roma, una escapada que resultó, sin duda, inspiradora y estimulante. La capital italiana atesora entre sus muros, en sus calles y monumentos una sensación especial, un sentimiento diferente. Siglos de historia y arte que parecen haber despertado en el músico su faceta más artística y ambiciosa, la cual deja ver en 2013, su debut en solitario.

Como en la ciudad eterna, lo nuevo y lo viejo se yuxtapone en este álbum en el que el músico de Gales deja entrever su interés en la historia de la música sin perder sus puntos de referencia más actuales. Si bien en el presente trabajo encontramos temas de estilo indie pop que se sitúan a la estela de las composiciones que exhibían Race Horses, también nos sorprendemos con canciones de pop barroco un tanto inusuales. El melómano que asocie la etiqueta ‘pop barroco’ al uso y abuso de arreglos de cuerda, viento, empleo de clavicordios y adornos orquestales en diferentes manifestaciones musicales del rock y el pop, algunas muy reverenciadas como es el caso del “Pet Sounds” de The Beach Boys; el “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de los Beatles; “The Village Green Preservation Society” de The Kinks; o el “Odessey & Oracle” de los Zombies, por nombrar algunos de los más característicos que definieron el género, encontrará aquí una reformulación musical sorprendente e interesante a partes iguales.

meilyr-jones-2013-2

Si bien encontramos temas de estilo indie pop que se sitúan a la estela de las composiciones que exhibían Race Horses, también nos sorprendemos con canciones de pop barroco un tanto inusuales.

Lejos de un pop arreglado, con esta reformulación, Meilyr Jones da un paso de gigante para dar lugar a un conjunto de canciones que más bien podríamos definir casi como un ‘barroco pop’. Una estética que nos evoca con mayor ímpetu la música de compositores como Händel o Vivaldi en la primera mitad del siglo XVIII más que a cualquier otra cosa. La sonoridad del barroco tardío hecha pop en la que domina el clavicordio, así como las suntuosas orquestaciones de cuerda y viento para las que Jones ha contado con 30 músicos en el estudio. Canciones, estas, en las que no hay rastro alguno de guitarras, bajo o batería. Un espejismo con forma de arias operísticas que conforman una identidad distintiva y diferenciadora de este LP con respecto a otros trabajos de similar tendencia orquestal, y ese es, a buen seguro, el mayor atractivo de este álbum.

“2013” comienza con “How to Recognise a Work of Art, una pieza sarcástica cuyo punto de mira se encuentra en los críticos de arte y en el público en general obsesionado con la autenticidad y el culto a determinadas obras y autores de renombre. Humor e ironía abrazada por una música agradable y desenfadada al más puro estilo de los Stones, aderezada con una sección de viento metal que impregna la composición de un aroma soul atractivo, pegadizo y alegre. Una apuesta firme que atrapa al oyente desde la primera escucha. Con Don Juanllega la primera incursión firme en los sonidos pretéritos a los que anteriormente aludíamos. Un contagioso ostinato en el clave, unos arreglos de cuerda rebosantes de melodismo y sensibilidad, así como unas flautas bucólicas, son los puntos esenciales en torno a los cuales se articula esta canción. Lo bucólico y la inocencia tienen lugar nuevamente en la pausada y casi infantil Passionate Friend. Una canción que se antoja interpretada por el personaje cómico de una opereta que se torna cuasi épica y rebosante de sensibilidad en los estribillos, un giro interesante, sorprendente y necesario para atraer la atención del oyente y sacarlo de las machaconas estrofas.

La sonoridad del barroco tardío hecha pop en la que domina el clavicordio, así como las suntuosas orquestaciones de cuerda y viento para las que Jones ha contado con 30 músicos en el estudio.

Voz y piano se dan cita enRefugees. Una interpretación íntima e introspectiva en la que Jones hace gala de una voz tan sensible que casi parece desmoronarse por momentos, pero que consigue remontar y erizarnos la piel a golpe de tecla. Sobriedad y calidez en las que el músico se recrea marcando los tiempos a su antojo, sabedor de su buen hacer musical. A esta le sigue una de las joyas del álbum,Rome. El paradigma del barroco pop al que hacía mención al inicio del presente escrito. Desparrame de sensibilidad instrumental y vocal con arreglos que momentáneamente se antojan ornamentados por un suave perfume de esencia medievalista. La magia que el autor sintió en su visita a Roma concentrada en una composición de poco más de cuatro minutos. Una maravilla, como maravillosa e inesperada deviene Rain in Rome en el ecuador del disco. Una canción interpretada, falsamente en vivo, por varias voces a capella, dando un aire pseudorenacentista a la composición, mientras una simulada tormenta sirve como telón de fondo a la ejecución con el propósito de referenciar el tema de la obra.

A través de “Strange Emotional, Meilyr Jones nos devuelve al presente con una composición ‘extraña’. Si bien los estribillos de la pieza parecen desarrollarse en un tranquilo acústico, el estribillo tornará en una suerte de hard rock suave (si tal cosa es posible en cuanto que contradictoria), cuando aparecen evidentes esfuerzos vocales y reminiscencias del que es uno de los riffs más populares de todos los tiempos, el que corresponde al “Smoke On The Water” que Deep Purple publicaba en su elepé “Machine Head” de 1972. Resulta curioso como el siguiente título del presente artefacto, Return to Life, vuelve de nuevo a la recreación de viejas sonoridades barrocas. ¿Volver a la vida con una música pasada? ¿’muerta’? ¿Acaso Meilyr Jones pretende revivir este viejo estilo? Lo que sabemos, de momento, es que la canción suena un tanto oscura y desalentadora en su comienzo para volverse más animosa, solemne, épica y ostentosa, incluso optimista, con el desarrollo de la misma. De ahí la ‘vuelta a la vida’ tras el descenso armónico inicial. Una idea muy sugerente y barroca.

“2013” no exhibe un pop barroco al uso, sino que el ex miembro de Race Horses va algunos pasos más allá, sacando de la mayoría de sus composiciones la guitarra, el bajo y la batería para aferrase a la orquesta casi exclusivamente.

Recordando a “Refugees” se iniciaLove. Voz y piano al comienzo a los que esta vez se unen batería, bajo y guitarra. Una obra pegadiza y ligera con extrañas incursiones de órgano que poco o nada aportan al tema. Pequeños pasajes que se inmiscuyen en el desarrollo de la canción sin propósito aparente. Olivia, por su parte, muestra una pieza en tres partes. Comienza como “Return to Life”, con una sonoridad oscura, tétrica (graznido de cuervos incluido), como preludio a la composición principal en la que, esta vez, cuenta incluso con unas coristas instruidas en el arte del canto lírico que hacen el pasaje más dinámico y convincente para, a continuación, desarrollar un fragmento monótono y onírico a partes iguales. Tal vez un desarrollo más amplio de la parte central hubiera dado mayor relevancia a esta idea que resulta potente y atractiva, y que sin embargo se antoja un gran material desaprovechado.

Featured Artist nos sorprende por ser algo que nos resulta similar en exceso. Desde la voz hasta el tratamiento del piano, pasando por una breve melodía recurrente interpretada por la trompeta a lo largo de la composición. Meilyr Jones parece estar muy influenciado por las composiciones de Paul McCartney. Cada elemento constituyente nos trae a la memoria algunas de las composiciones que el ex Beatle pergeñó en 1967, desde «Penny Lane» hasta algunas de las incluidas en la magna obra del cuarteto británico, a saber, “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. Especial encanto desprende la parte final del tema donde las cuerdas, acompañadas por una guitarra oscilante, son las protagonistas. Una suerte de aria se desarrollará en Be Soft, la canción que cierra el álbum en la que los vientos son los principales protagonistas. Tranquilidad y elegancia para concluir tan distinguida colección de canciones en la que el galés nos sorprende gratamente. Una obra diferente, inspirada e inspiradora que no puede o, al menos, no debería pasar desapercibida.

Meilyr Jones – 2013

MEILYR JONES

7.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Meilyr Jones debuta en solitario con un álbum ambicioso, original, inspirado e inspirador que casi podríamos etiquetar de ‘barroco pop’. “2013” no exhibe un pop barroco al uso, sino que va algunos pasos más allá, sacando de la mayoría de sus composiciones la guitarra, el bajo y la batería para aferrase a la orquesta casi exclusivamente, estableciendo, de esta manera, una dialéctica con los sonidos del pasado de la que sale airoso.

Up

  • La energía, humor y optimismo con la que se abre el álbum.
  • La originalidad de la propuesta que lleva el pop barroco un paso más allá.
  • Algunos pasajes de ostentosa orquestación que pone el vello de punta.
  • Canciones como “Rome”, “Return to Life” y “Featured Artist”.

Down

  • A algunos recursos interesantes se les podría haber sacado más partido.
  • Tal vez resulte un tanto indigesto para los amantes de la percusión más acentuada y los sonidos eléctricos.
  • Aunque la primera canción es atractiva y atrayente, no es más que un reclamo, acertado, por cierto, para acercar el resto de canciones a un oyente que puede ser reacio ante tal propuesta.
  • “Rain in Rome” puede ser la gota que colme el vaso para los oídos más escépticos o desconfiados.