La vuelta a la rutina resulta tan tediosa como real, de eso no hay duda. Adiós vacaciones, vuelta a la ciudad, al trabajo o a esos últimos ratos de estudio universitario ahora que apremian los exámenes finales. Como siempre, la música es la mejor compañera para todas las situaciones, desde el cigarrillo del almuerzo hasta el camino de vuelta a casa, vistiendo ojeras hasta las comisuras. Hay días en los que urge un poco de rock clásico para despertar, otros en los que tendemos a la radiofórmula hasta anclarse en el atasco y, a ratos, una buena sesión de pop alternativo y vaporoso. ¿Y quién mejor que Charlie Hilton para lidiar un interminable camino de vuelta?

Puede que la conozcáis mejor por ser la líder de Blouse, un grupo de Portland que se afinca en la vertiente rock más alternativa. Dos álbumes en el mercado bajo el sello de Captured Tracks les han valido para ganar cierto prestigio a nivel nacional, pero el debut en solitario de Hilton y su despliegue más allá de las fronteras puede suponerles un plus para ser internacionalmente reconocidos. Aquí en España pueden parecer unos completos desconocidos, pero tiempo al tiempo. Todavía a la espera de un tercer álbum de la banda, «Palana» es el primer trabajo de la líder, y desde la primera escucha nos deja con un sabor dulce en las papilas, fruto del dream-pop que tanto embelesa a las nuevas generaciones y los descarados tintes lo-fi que terminan de ofrecer ese punto de efervescencia al álbum. Esta semana hablamos con ella, desde su trayectoria como compositora hasta sus planes de futuro.

¿Qué fue lo que te animó al emprender un proyecto en solitario ajeno a Blouse?

Después de que saliera al mercado el debut de Blouse, Mike Sniper escuchó antiguas demos mías y me preguntó si quería firmar un contrato como solista, al margen del grupo. Pensé que quería poner una fecha inmediata para lanzar otro disco aparte y me alegró hacerlo. Cuando firmé el contrato, Blouse seguíamos muy activos, así que esperé un largo margen de tiempo para sacar este proyecto.

¿Qué diferencias estilísticas encuentras entre Blouse y Charlie Hilton? Porque sin duda estamos ante un cambio evolutivo bastante notable, a la par que impresionante.

Pienso que esta vez hay mucha más claridad en mi voz. Esto hace más fácil descifrar el contenido de mis composiciones, las cuales son casi todas personales. Las canciones son más diversas y sorprendentes en su transcurso, pero para mí significa un paso natural que hubiera ocurrido igual si fuera un disco de Blouse.

«Palana» salió hace apenas un par de meses al mercado, ¿cómo crees que ha reaccionado la prensa y los fans hacia él?

Creo que la gente ha sido muy generosa este tiempo. He dado pocos conciertos de momento, así que la mayoría de las reacciones que recibo son a través de Internet, donde nunca se aprecia del todo real. Con vistas al futuro empezaré una gira a partir de mayo para sentir la respuesta real. Sin esta experiencia, no se siente nada al publicar un álbum.

Nuestra identidad está formada por muchas capas, pero por alguna razón sentimos que debemos mostrar solamente una, como si fuéramos una única versión de nosotros mismos.

Y dinos, ¿a qué te refieres con el título de tu debut, «Palana»?

‘Palana’ era mi nombre en sánscrito, dado por un gurú indio meses después de nacer. En mi certificado de nacimiento, de hecho, ponía ‘bebé’. Mis padres eran devotos seguidores de este hombre, allá en Los Ángeles de los 70. Pensaban que era el ‘señor del universo’, por lo que preguntaron al gurú si nos podía poner nombre a mí y a mi hermana. A pesar de esta bendición, yo me cambié el nombre al entrar al instituto porque me sentía como si lo arrastrara por todos lados. Tiempo después me fui a vivir a un velero, al que mi novio llamó también Palana; así titulé a la canción que da nombre al disco, que habla sobre cuando lo perdimos.

Si te soy sincera, llamar a la canción «Palana» me resultó un tanto terrorífico, pero me gusta la idea de sentirme asustada. Sabía que al final acabaría hablando sobre esto. Nuestra identidad está formada por muchas capas, no necesitamos tener sólo una, pero por alguna razón sentimos que debemos mostrar solamente una, como si fuéramos una única versión de nosotros mismos. Pienso que la idea es ridícula y esto crea mucho estrés. Resulta divertido verme con ambos nombres reflejados en un álbum, es un tanto críptico. Una vez tomé la decisión, recordé que tenía una canción sobre el barco, así que la grabé rápidamente y la puse como pista introductoria del álbum.

¿Has tenido algún referente o influencia a la hora de emprender tu proyecto en solitario?

Escribí esas canciones en un período de unos pocos años, así que no podría decirte una influencia clara, no obstante intenté escribir canciones muy directas y personales. Creo que está bastante claro lo que quiero decir con ellas y de lo que tratan.

Todos los que forman parte de Captured Tracks son nuestra familia. Me siento como en casa.

¿Qué nos podrías decir sobre su proceso de producción? Lo único que sabemos es que has copilotado con Jacob Portrait, de Unknown Mortal Orchestra…

Cuando me da por pensar sobre la grabación del disco, lo que más recuerdo es un invierno frío y muchísimo té verde. Trabajamos muy duro para llevar a cabo este disco, y lo pasé muy bien en el proceso. La mayoría de su desarrollo se llevó a cabo en el estudio de Jacob en Greenpoint (Brooklyn) durante unos meses. Había intentado trabajar con otros productores, pero no me sentía a gusto. Una vez decidí volver con Jacob, sentí que podía confiar en un buen final con él, y esto permitió lanzarme de lleno en las canciones y no preocuparme demasiado por el proceso. Él por otro lado trasteó mucho en el estudio; es un productor muy implicado, me gusta porque sé que puedo confiar en sus ideas y me gusta colaborar con gente en la que confío. Es algo difícil de encontrar, un poco como el amor verdadero. No teníamos ni idea de lo que podía salir de ahí pero el resultado final me encantó.

entrevista-charlie-hilton-marzo-2016-2Has tenido el placer de haber colaborado con Mac DeMarco, un artista excéntrico por sí solo, y con un estilo claramente surfero desde sus principios. ¿El hecho de haber colaborado con él ha supuesto algún cambio en tu manera de componer? ¿O ya venías con unas ideas claras a la hora de confeccionar tu debut?

Trabajar con Mac fue increíble. No tenía escrita todavía la canción y él ya estaba probando con todos los instrumentos y escribiendo las partes que faltaban, de ahí a que puedas escuchar su esencia en mi música. Fue una fase muy espontánea, cogía la guitarra y empezaba a tocar con mucho virtuosismo. Lo interesante es que cuando grababa las partes vocales, me encontraba sonando por encima de sus guitarras. Decía que le daba a la canción un pequeño ‘tud’, que es una abreviatura de ‘actitud’ [Risas]. A decir verdad, no es que cante con mucha emoción, pero Mac me ayudó a aportar ese ‘tud’ en mi forma de cantar. Estaba muy contenta cuando él trabajaba conmigo porque sentía que la canción era muy dulce. Su influencia ha hecho que me guste mucho más el resultado final de «100 Million».

¿Volverías a participar con él en algún momento?

Por supuesto que sí. De hecho acordamos grabar todo el disco juntos pero no teníamos tiempo. No sé si él querrá hacerlo de nuevo, pero me encantaría invitarlo en cualquier momento.

Al igual que DeMarco, tu debut y los álbumes de Blouse están firmados con Captured Tracks, una de las compañías independientes más carismáticas de lejos. ¿Cómo es vuestra convivencia tanto con la discográfica como con el resto de artistas contratados?

Tengo una buena relación con la discográfica. Me gusta que contraten a artistas que nunca hayan sacado disco anteriormente; todos los que forman parte de la lista son nuestra familia. Me siento como en casa porque es el único sello que conocemos. Me noto bastante cercana de los otros artistas, aunque no les conozca del todo. Tanto es así que en mayo realizaré una gira con Wild Nothing, y esta será la primera vez que haga un tour con un compañero de discográfica, algo muy especial. También toqué hace poco con Dinner, que me tienen un poco enamorada. Estamos planeando una colaboración en una o dos canciones si la cosa va bien. Con Blouse hemos dado conciertos con un montón de artistas de Captured Tracks, y a raíz de los acontecimientos vemos al sello crecer. A menudo me hace sentir afortunada formar parte de su historia e intento no pasarlo por alto nunca.

¿Alguna canción del disco al que le tengas especial cariño?

No me gustan los favoritismos, pero en estos momentos estoy disfrutando mucho tocando «WHY» en el escenario. No es la favorita de nadie, lo admito, pero me encanta. La escribí sobre una persona que significa mucho para mí. En aquel momento nuestra amistad no pasaba por un buen momento y me sentía terriblemente mal por dentro. Puse mucho empeño en esta canción y ahora la propia composición me lo devuelve. Cuando la canto en este momento, no siento nada de aquel dolor. Es muy relajante, como si estuviera contando la historia de otra persona cualquiera.

¿Hay algún grupo con el que te gustaría colaborar, ya fuera en solitario o con Blouse?

Tengo muchas ganas de colaborar con Dinner. Aparte de ellos, no tengo nada en mente por ahora, aunque estoy abierta a cualquier sugerencia, y como cualquiera, he tenido mis fantasías. Sin embargo, ¡no os lo voy a decir!

Y dinos… ¿alguna parada por Europa? ¿España, tal vez?

¡Eso espero! Estoy haciendo planes en estos momentos, y veo una fecha posible para finales de verano. ¿Pero no es por estas fechas cuando todos se van de la ciudad? Nuestro último concierto como Blouse fue en Barcelona y me encantó la ciudad. ¡Tenemos muchas ganas de volver!

No podemos despedirnos de ti sin antes preguntarte por tus planes de futuro. ¿Algún adelanto que nos puedas contar?

Pues he comenzado a trabajar en el siguiente álbum, y debería haber un nuevo trabajo de Blouse algún día. Tengo una noción del tiempo bastante mala para predecir el futuro, sin embargo espero pasar la mayor parte de mi vida componiendo música.