En 2012, los californianos Miles, Matthew, Spencer y Pedrum debutaron con su primer álbum homónimo. El éxito fue tremendo e inmediato en el revival psicodélico que estamos viviendo. Consiguieron dar a sus influencias sesenteras un toque muy personal, una seña de identidad. Sus coloridos cortes llenos de arreglos entraron sin premeditaciones en los oídos del oyente y eso fue suficiente para que la banda cosechase miles de fans a lo largo y ancho del planeta. Con sus acordes y arreglos la banda nos hizo entrar en un trance profundo con sus relajantes temas. Las canciones no son tremendamente complejas, pero nos hacen disfrutar una barbaridad con ellas.

En 2014 la banda lanzaba su segunda referencia, “Worship The Sun”. Este nuevo trabajo es casi una continuación de su debut. Los californianos sabían que la fórmula anterior había funcionado así que, ¿por qué cambiarla? La misma esencia, el mismo estilo, el mismo sonido anterior compone este nuevo trabajo. Más temas de carretera, más evocación, más verano, más playas, más paisajes, más vacaciones, más relajación, más psicodelia, más surf, más todo… Han conservado incluso la misma discográfica, Innovative Leisure, y el mismo productor, Nick Waterhouse.

allah-las-worship-the-sun-2

Más temas de carretera, más evocación, más verano, más playas, más paisajes, más vacaciones, más relajación, más psicodelia, más surf, más todo…

Con su obvia maduración como banda y su mayor experiencia, la agrupación californiana ha ido un poco más allá con su sonido y arreglos y han incorporado algún instrumento nuevo, pero será un zumbido y unas guitarras distorsionadas las que nos ponen alerta en “De Vida Voz”. Acto seguido, el tema continúa dulce y relajado mientras un marcado bajo y una guitarra insistente nos marcan unas cadencias templadas. Coros y arreglos lo complementan para hacer de él un verdadero corte de carretera. Más coros y contundentes bajos nos atrapan en “Had It All”. Exóticas percusiones y frágiles guitarras nos guían en un viaje gelatinoso que se tambalea de lado a lado al son de la música. Un tema relajante y evocador al más puro estilo Allah-Las. Unas hipnóticas cadencias abren “Artifact” para continuar en la misma línea. Bases psicodélicas infestadas por gustos surferos mantienen la misma paz y sugestión. Las guitarras van al volante, el bajo de copiloto y las percusiones, detrás, van disfrutando del paisaje y controlando que no se salgan del camino.

Reverberadas guitarras nos llaman en “Ferus Gallery”. Los timbales dan cuerpo al tema y diversos arreglos lo aderezan. El bajo no cede y las creativas guitarras y teclados bailan sin control, no sabes por donde pueden aparecer. Un tema instrumental con un groove increíble, unos ritmos mágicos. Una verdadera obra maestra llena de color que rompe con las premisas anteriores. Ya no vamos por la carretera, hemos parado a estirar las piernas y comer algo en algún pueblecito con encanto y aprovechamos para descubrir todos sus recovecos.

Los sesenta son su principal inspiración y lo siguen mostrando fervientemente. Los cortes son relajados, sosegados y transmiten un buen rollo imparable. Un trabajo redondo.

Una clara esencia Beatleliana pasada por el filtro Allah-Las resalta en “Recurring”, “Nothing To Hide” y “Buffalo Nickel”, tres temas sencillos, sin muchos arreglos; que no por ello de menos calidad. En los tres nos encontramos con guitarras acústicas. Después de haber comido toca echar la siesta en la furgoneta y estos tres temas son idóneos para conciliar el sueño. Sin embargo, el álbum vuelve a coger ritmillo con “Follow You Down”. Entre medios tiempos y melodías más aceleradas los acordes de guitarra nos amparan en la pista de baile. Coros y cascabeles engalanan el tema detrás de poderosas guitarras y tremendas letras. En “501-415” encontramos innumerables esencias sesenteras, el tema más corto con menos de dos minutos de duración. Intenso y directo. Un corte electrificado y saturado con una melodía vocal monótona pero pegadiza.

Yemeni Jade” es un tema lento acompañado por pesadas percusiones, sintetizadores y un grave bajo. Una atmósfera embaucadora a la cual las guitarras y el slide ponen el broche de oro. Dulces psicodelias y sabrosas texturas nos sumergen en un profundo trance instrumental. El undécimo tema es el que da nombre al álbum. “Worship The Sun” son más psicodelias relajadas. Si a todo lo anterior nos referíamos como relajante para este tema no nos quedan palabras. En este track, aunque se conservan las influencias, podemos decir que la esencia y el sonido suenan mucho más modernos. No sé si seré solo yo, pero me recuerda constantemente a la esencia Eels.

Evocadores es el adjetivo que en mi opinión mejor define los temas de Allah-Las, nutridos de acordes de carretera y relajadas melodías. El método sigue intacto y continúa labrando geniales composiciones.

Volvemos a los sonidos veraniegos con “Better Than Mine”, una pieza más acelerada que las anteriores. Son claras las influencias de la Americana Music y además estas se intensifican con la incorporación de instrumentos muy propios del género como el pedal steel. Una bonita innovación de los californianos. Siempre se ha dicho que no hay dos sin tres, y así ha sido. “No Werewolf” es la tercera y última composición instrumental del álbum. Contundentes percusiones abren el corte para encontrarse luego con vivarachas guitarras y un robusto bajo. Unos zumbidos van de aquí para allá. Un tema surfero-garajero perfecto para ser la banda sonora de cualquier película. Every Girl”, pista que cierra el trabajo, empieza con experimentales psicodelias para coger luego una cadencia puramente Allah-Lasera. Una fiesta de despedida llena de coros y guitarrazos rockeros con letras imposibles de pasar por alto ni dejar de cantar sumadas a melodías pegadizas que no saldrán de tu cabeza fácilmente.

Sus acordes de carretera y sus relajadas melodías nos hacen disfrutar de sus temas veraniegos. Nunca he escuchado una banda que consiga evocarme tantos paisajes con cada uno de sus temas. Evocadores, esa es la palabra, ese es el adjetivo que en mi opinión mejor les define. El método sigue intacto y continúa labrando geniales composiciones.

Allah-Las – Worship The Sun

ALLAH-LAS

7.2

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

En su segundo trabajo, el sello Allah-Las sigue bien estampado. Los veraniegos temas de carretera con sus ritmos hipnóticos y sus coloridas y pegadizas melodías siguen siendo la tendencia principal. Los sesenta son su principal inspiración y lo siguen mostrando fervientemente en unos cortes relajados, sosegados y que transmiten un buen rollo imparable. Un trabajo redondo.

Up

  • Siguen haciendo temas redondos.
  • Relajación absoluta con la escucha.
  • El sonido es impecable.

Down

  • La producción, cuidada en exceso, le resta credibilidad a un género que ganaría mucho en intensidad con un sonido más natural y crudo.
  • A pesar de que el listón estaba muy alto, apenas encontramos evolución e innovación con respecto a su debut.
  • No han querido arriesgar.