Viva Suecia – La Fuerza Mayor

VIVA SUECIA

La belleza reside hasta en los páramos más desolados, y esa es la enseñanza que vienen a traernos Viva Suecia en su álbum debut La Fuerza Mayor”. La capacidad de decir que en la frialdad y crudeza del invierno que recrean con secciones instrumentales crecientes hacia el infinito existe un delicado encanto que consigue atraparte y entrar en tu persona.

Pero hablemos un poco antes de los creadores de este fenómeno. Viva Suecia vienen a recrear estos sonidos desde Murcia bajo la producción de Paco Román, miembro fundador de Neuman, el cual ha conseguido trasladar su influencia de sonidos shoegaze y post-rock al sonido etéreo y de carácter más delicado que presenta el conjunto que cuenta con Rafa Vol a la voz cantante.

Pero lejos de dejarse imbuir por la influencia total del líder de Neuman, Viva Suecia tomaron un camino hacia la ambientación en parajes fríos basándose en una instrumentación que busca en ocasiones calentarte y defenderte del carácter intempestivo del lugar donde se desarrolla, y en otras formar parte de ese agente externo que te cala hasta los huesos con guitarras que se coronan poderosas, dotando a su estilo de una agresividad que aunque la mayor parte del tiempo está controlada, se deja llevar y crece en un camino que no sabes a dónde lleva pero que estás dispuesto a tomar encantado. Este camino ya lo demostraron en 2015 en un primer EP de presentación, de título “Viva Suecia”, que les permitió formarse un nombre en la escena musical indie española y con el que llamaron la atención de la crítica con temas como “Los Años” o “Mamá, Te Va a Encantar”.

viva-suecia-la-fuerza-mayor-2

Sonidos conjugados a la perfección para crear un viaje sonoro en el que el oyente se ve transportado sobre riffs de guitarras por las diferentes evoluciones de un mismo paisaje.

Pero será en 2016 cuando Viva Suecia den el salto al larga duración. El título de este trabajo lleva el nombre de “La Fuerza Mayor” y sigue la estela marcada por aquel “Viva Suecia” estrenado un año antes. Seis piezas que miran atrás para recoger lo mejor de aquel primer EP y pasarlo por un filtro que añade madurez a la composición y a la producción. “Efe Efe” abre este trabajo y sirve como carta de presentación de lo que nos vamos a encontrar. Encontramos un inicio lento, de un punteo de guitarra eléctrica que evoca claridad y calma para enseguida introducir el cuerpo de la canción, creando una esencia que evoca una inmensa belleza. Culpa de ello también lo tiene el crescendo hacia el final mientras se repite aquello de “nada es inmortal” que se te queda clavado en el inconsciente. Esa suerte de mantra lo encontramos en “Bien Por Ti”, esta vez con un “miento cuando digo que me hace falta espacio” envuelto por una melodía donde han subido las revoluciones y que, en conjunto, resulta de lo más pegadizo de este trabajo, con esa atmósfera etérea y grandilocuente que puebla todo este álbum.

Acabaremos Muriendo En Ello” recuerda a la vena más Sigur Rós, con un inicio íntimo que acaba por explotar en una composición de guitarras eléctricas que vienen por todos los ángulos y se apoyan entre ellas, creando altibajos a lo largo del tema, con silencios entre medias y cambios de revoluciones que hacen que el oyente no pierda detalle de sus cinco minutos de duración. Un tema que funciona como una montaña rusa en definitiva, con un cierre donde dejan puesto el feedback de la guitarra eléctrica para crear un muro de sonido que hila con “Permiso o Perdón”, otro de los cortes más accesibles del álbum. Siguiendo los coletazos del track que le ha precedido, incorpora melodías de guitarra eléctrica que suenan más agresivas y rompedoras para formular un panorama en el que todo el tema es un ser único, nada destaca más que los demás en esta nube sónica impenetrable. Pero, a la vez, es ese estribillo que canta “Y vas detrás de todo lo que acaba fatal, también te gusta que te den la razón, vas a pedir permiso o perdón” la mano que te tienden Viva Suecia para que intentes seguirles, ese faro que te guía entre la niebla de guitarras y explosiones tan envolventes.

Los toques de los Sigur Rós más agresivos o los The National menos introspectivos han supuesto un importante impulso estilístico a la obra de Viva Suecia. Tanto por el hecho de tratarse de una mezcla funcional como por ser un sonido original en nuestro territorio.

El ritmo del álbum se relaja en “Hasta Ahora”, con una apertura que avanza segura alrededor de una batería de tintes algo bélicos y que acaba conduciéndote a una ruptura al alcanzar ese “Me paso la vida envejeciendo” que servirá como punto de inflexión en el que el tema comienza a crecer, con efectos que van y vienen sin poder permutarlos en algo tangible e identificable. Este corte hace pensar en una rabia contenida que no termina de eclosionar a lo largo de los cinco minutos que lo conforman. Los “uuuh” que te llevan a la recta final no terminan de calar del todo con ese cierre tan precipitado. En cambio, “El Día Después” es otra historia. Una apertura algo más concreta, que hace pensar en unos The War On Drugs recientes, para llegar a un estribillo que entre tanto ruido y construcción de muros de sonido shoegaze apunta al rock más sucio y encantador de The National. Funciona como perfecto cierre del álbum porque hace pensar en una contraparte de aquel inicio en “Efe Efe”. Aquí encontramos frialdad y una melodía que te ataca de manera directa, te golpea, te mete efectos psicodélicos aquí y allá en la recta final para que, en definitiva, recuerdes las bases que han conformado este álbum en cuestión de un minuto de cierre explosivo que te eleva hasta la extenuación para dejarte con muy buen sabor de boca.

Es un álbum que no llega a la media hora de duración (algo más si contamos la edición en la que aparece el anterior EP, “Viva Suecia”) y en el que han demostrado todo lo que tenían que ofrecer. Porque juegan con un sonido difícil. Un sonido que hay que usar y suministrar en su justa medida: si te quedas corto, te sabe a poco y a trabajo inacabado; si te pasas haciendo temas a granel, queda un álbum excesivamente engorroso para digerir.

Tal vez haya sido Paco Román mediante, pero los toques de los Sigur Rós más agresivos o los The National menos introspectivos han supuesto un importante impulso estilístico a la obra de Viva Suecia. Tanto por el hecho de tratarse de una mezcla funcional (fe de ello son las composiciones que exhalan belleza y agresividad invernal en el mismo minutaje) como por ser un sonido original en nuestro territorio. Viva Suecia estaban explorando, desde la perspectiva de la escena indie, un panorama en el que todavía nadie había jugado bien sus cartas como para gustar a la crítica y llegar a un público de importante calibre.

Pero, ¿no es acaso esa esencia, la de exploración de parajes que no han sido habitados previamente, la que intentan recrear musicalmente Viva Suecia? Como decía al principio, melodías que evocan parajes fríos de asombrosa belleza donde ellos te intentan transmitir el carácter duro y crudo de su ser con sonidos que han sabido conjugar a la perfección para crear un viaje sonoro en el que el oyente se ve transportado sobre riffs de guitarras por las diferentes evoluciones de un mismo paisaje. De lo delicado a lo agresivo, además de un paso, hay un tema de diferencia para Viva Suecia.

Viva Suecia – La Fuerza Mayor

VIVA SUECIA

7.8

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Viva Suecia en este álbum han buscado transportarte a un paraje invernal propio de la tierra a la que hacen referencia en su nombre para primero mostrar su belleza delicada y después el carácter frío y crudo de su noche, a golpe de guitarras que se fusionan entre ellas creando muros de sonido en ocasiones impenetrables pero embaucadores.

Up

  • Las reminiscencias a los Sigur Rós más agresivos y a unos The National camuflados entre muros de sonido.
  • Las letras minimalistas, donde el carácter íntimo de las mismas se fusionan a la perfección con la música a la que acompañan.

Down

  • He echado de menos en “Hasta Ahora” una explosión musical que nunca se ha llegado a materializar. Era un tema con una parte final con mucho potencial que se ha visto truncada de repente.