Los festivales se están frotando las manos desde otoño y eso es un hecho. Y, hablando de festivales, también nos referimos a fans de los conciertos. Y es que Lendakaris están de vuelta. Uno de los grupos más icónicos del punk español regresa con disco nuevo y gira bajo el brazo. Mucha expectación rodeaba este álbum después de que se anunciara la salida de Asier de la banda, lo que supuso la inclusión de Joxemi, guitarrista de Ska-P y No-Relax, al grupo. Viendo la complejidad de sus composiciones, da la impresión de que cualquier guitarrista podría suplirle, pero lo cierto es que la actitud de Joxemi hace que encaje a la perfección dentro de Lendakaris Muertos.

No es su mejor disco y yo diría que ni está cerca de serlo, pero no es algo que a una banda como Lendakaris preocupe. En la trayectoria de un grupo como este, con tal séquito de fans y conciertos a sus espaldas, lo que de verdad importa es el directo. No hay grupo como ellos dentro del panorama nacional, y la gente lo sabe. Sus dos años de parón no han servido para que algún grupo tome el relevo, ni siquiera el proyecto paralelo de Aitor, Aberri Txarrak.

«Cicatriz en la Matrix» aporta un toque de frescura ‘made in Joxemi’, que a priori no se aprecia, pero sí lo hace cuando comparamos este álbum con anteriores grabaciones. Aquí deja más de lado las quintas (para quien sepa de guitarras), y es más rockera que punki, afectando en el dinamismo, lo que influye al resto de instrumentos. Sin embargo, esto no varía para nada la fórmula de la banda, llevando por bandera sus gamberras letras. Estas quizá son más light que en otros discos, pero la crítica social sigue ahí, con claros ejemplos en canciones como “Húngara Chúngara” o “Arnaldo Schwarzenegger”.

lendakaris-muertos-cicatriz-en-la-matrix-2

«Cicatriz en la Matrix» aporta un toque de frescura ‘made in Joxemi’. Aquí deja más de lado las quintas (para quien sepa de guitarras), y es más rockera que punki, afectando en el dinamismo, lo que influye al resto de instrumentos.

El álbum comienza con un corte en forma de intro titulado Lendakaris Muertos saludan a sus camellos. Simplemente hay que escucharlo. Con Tenemos a la pasma empieza la fiesta. Un tema sobre la pérdida de autoridad que se permite el lujo de meter como estribillo la frase “El miedo va a cambiar de bando” de Riot Propaganda, con chiste incluido al final. Y sí, a mí me hizo reír. Y, sin embargo, te quiero recuerda más a los Lendakaris de hace unos años, con un doble bombo que no da respiro y acordes rápidos que flojean en el estribillo final, pero sin perder ese toque directo. Modo Dios fue el single de adelanto del disco, que se enlaza con las dos canciones siguientes, Modo Diosa y Sobredosis. La primera aborda el tema de las drogas como nadie ha hecho nunca, con una de las mejores letras de todo el disco, incluso de todo el grupo, gracias a sus característicos juegos de palabras. “Modo Diosa” supone una versión en femenino que no llega a los diez segundos, una genialidad que sólo podían firmar Lendakaris. Por último y no por ello menos importante, en “Sobredosis” los Lendakaris se encargan de matar a Paloma San Basilio con el juego de palabras “Palmó la San Basilio”.

Seguimos con “Nunca más volverás a aplaudir en un avión”, un ejercicio de crítica a la sociedad y a aquellos que la componen, al contrario que en otros cortes de la banda, donde la crítica apunta a aquellos que gobiernan. Por su parte, Húngara Chúngara tira de ritmo fácil para cargar contra la reportera que puso la zancadilla al refugiado sirio en la frontera entre Serbia y Hungría. Su estribillo de ritmo más fresco es uno de esos toques ‘made in Joxemi’ de los que hablaba al principio, algo casi impensable en otras composiciones más antiguas. Cuando termina nos damos cuenta de que no llevamos ni cuarto de hora de escucha y el disco ha sobrepasado la mitad de su total.

La nueva etapa de los navarros llega con una nueva dinámica musical que no difiere en absoluto de lo que nos tenían acostumbrados; letras algo menos gamberras y la misma energía de siempre.

Arnaldo Schwarzeneggeres de las más brillantes y actuales, puesto que está previsto que Arnaldo Otegi salga de la cárcel el 1 de marzo, situándolo como futuro posible candidato a lehendakari vasco. El disco sigue con Búscalo en el puto Google, treinta segundos con un mensaje claro para todos aquellos que desean buscar porno. Santísima Clandestrinidades uno de los ejemplos de cómo el grupo se ríe de todo, incluso del tema vasco, incluyendo en el corte referencias al exilio de Iparralde. En lo musical se trata de una de las más rápidas en las estrofas, pero en el estribillo adquiere una dinámica que difiere un poco de la marca del grupo. Troncos, Aceros, Maderosnos devuelve a los Lendakaris que estamos acostumbrados con una sátira entre Star Wars y la Policía.

Para ir terminando tenemos Es pota, cerdo, tocando de nuevo ‘el modo Dios’ y que funciona como homenaje a uno de los temas insignia de Soziedad Alkohólika, “Explota, zerdo”. Por último, Urrusolo Sistiaga” exhibe unos pegadizos coros marca de la casa y nos cuenta una historia de amor que recuerda a “Besos Gaztetxeros”. Está dividida en dos partes, y la guitarra de Joxemi vuelve a añadir un toque personal que se hace notar en ciertas estrofas, y más concretamente en la segunda parte.

Así es como comienza la nueva etapa de los navarros. Una nueva dinámica musical que no difiere en absoluto de lo que nos tenían acostumbrados; letras algo menos gamberras y la misma energía de siempre. Veremos cómo defienden el disco en directo, pero seguro que no fallarán en los festivales más importantes del panorama punk y rock del país.

Lendakaris Muertos – Cicatriz en la Matrix

LENDAKARIS MUERTOS

7.0

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Los navarros Lendakaris Muertos regresan con nuevo disco y nuevo guitarrista. No hay nada nuevo bajo el Sol, pero tampoco se echa en falta. Doble bombo, sus letras gamberras mezcladas con actualidad y una actitud arrolladora que gustará a los fans de siempre y seguro que anima a verlos por algún concierto disfrazados de oso panda.

Up

  • Lendakaris Muertos han vuelto. Cambian de guitarrista, pero no de fórmula.
  • Las quintas a lo Johnny Ramone nos vuelven a acompañar de forma sensacional.
  • Sus letras de actualidad y la misma fuerza de siempre.

Down

  • Lendakaris Muertos son Lendakaris Muertos para bien y para mal, por lo que este disco no sorprende en absoluto. Sin embargo, tampoco es lo que buscan, ya que no necesitan más que las características letras de Aitor y su energía en los directos.