Para maniobra, la que supone entrevistar a una banda en un camerino de 5 metros cuadrados con 20 personas gritando A LA VEZ. A eso súmale el apogeo que conlleva el estado anímico post-concierto (tanto de los integrantes del grupo como el de los colegas-asistentes), la Estrella de Levante corriendo de mano en mano y te saldrá una entrevista tan difícil de transcribir como ésta; no sólo por la complicación que supone distinguir la voz del entrevistado de las otras 19, sino por el nivel de perturbación de algunas frases (que hicieron el papel de banda sonora de la conversación) consecuencia del estado de ánimo del que os hablaba. Suerte que yo también participaba del mismo, pues de no ser así lo que pretendía ser una entrevista podría haber derivado en un crimen (pasional, dado el grupo del que se trataba).

La Maniobra (esta vez con mayúsculas) de Q, además de referirse a los malabares que Q (amiga de Javi, Sergio, Víctor y José Ángel, componentes de la banda en sus comienzos) tuvo que realizar para recuperar su bolso que por circunstancias x se había colado dentro de unas gradas, es el nombre del grupo murciano que hoy visita nuestra caverna. Actualmente lo forman Ana (voz y teclado), David (voz), Sergio (bajo), Manu (guitarra), Víctor (guitarra) y Javi (batería) y con la salida de su último trabajo “El Daño Está Hecho” (aunque yo diría que aún tienen mucha sangre que hacer) se han colocado en el punto de mira del mundillo noise, llegando a afirmarse en diversos fanzines que la banda tomará el relevo del shoegaze de Nadadora.

Con un sonido que yo calificaría de noise-pop-shoegaze-indie, “El Daño Está Hecho” es un LP compuesto por 9 temas llenos de desgarro, no sólo por lo instrumental sino también por lo que nos cuentan: las letras están cargadas de un pesimismo de lo más conquistador. La historia de “La Tormenta” nos traslada a al mítico «no he vuelto a pensar en ti hasta que he llegado a casa, y ya no he podido dormir como siempre me pasa» de Los Planetas, que están presentes en el estilo ruidista de todo el álbum. Pero, sin duda, de tener que quedarme con una canción, lo haría con “Jugar Con Fuego” y su lo que antes importaba ahora ha perdido su valor. Ya lo dijo Heráclito: “todo fluye, nada permanece”. Y estos maniobros fluyen de una manera de lo más estridente; y así lo demuestran en los directos.

Tuve la oportunidad de ver a La maniobra en la 12 y medio (Microsonidos) y, después de bailar un buen rato con los pies juntos y a golpe de movimiento de flequillo (como no puede ser de otra manera tratándose de ellos) hablé con Manu (guitarra) que, aparte de invitarme a alguna caña, nos contó todo lo que aquí recogemos:

Se nota la progresión desde aquella “Eterna Juventud” hasta el sólido “El Daño Está Hecho”, que ya destila cierta madurez. ¿La llegada de Manu y David al grupo ha marcado un punto de inflexión en la trayectoria de La Maniobra? ¿Qué podéis contarnos del antes y el después de los cambios en los componentes del grupo?

Lo que sí que es cierto es que hacer música 6 personas juntas es un poco un compendio de las influencias de cada uno. Yo soy muy de shoegaze, me encanta el post-punk, el noise y todo eso y cuando entré a La Maniobra traje conmigo esa influencia más oscura, más ruidosa… Y encajó de puta madre porque en ese momento La Maniobra estaba en un punto en el que tiraba hacia el pop o tiraba hacia el ruido y al final, como habrás visto, se decantaron por el ruido.

La voz de Ana está cargada de dulzura y oscuridad a la vez, y nos recuerda muchísimo a Sara, la cantante de Nadadora. ¿Bebéis de su shoegaze? ¿Qué ha inspirado “El Daño Está Hecho”?

La Maniobra tiene influencias del sonido de los 90 de grupos que a todos nos gustan muchísimo. Por ejemplo, las canciones más lentas del grupo recuerdan al rollo de Slowdive y en las atmósferas que hacemos con las guitarras y todo eso se ve ese shoegaze de los 90 de My Bloody Valentine. Esto es un poco lo que dejamos ver en “El Daño Está Hecho” y en las nuevas canciones de La Maniobra, que al final las influencias se traducen en tocar el estilo que nos gusta a todos: los 6 convergemos en lo que hacemos.

Se dice por las redes que estáis llamados a ser unos de los líderes indiscutibles de la nueva hornada de bandas noise nacionales. ¿Qué sentís al ver que se habla de vosotros en un sitio como radio 3?

Estamos muy contentos. Al principio cuando sacamos el disco nos costó mucho moverlo pero por lo que sea ahora mismo estamos teniendo bastante más repercusión dentro del mundillo más noise, y es verdad que estamos sonando y tal por ahí así que lo que te decía, ¡súper contentos! Además, nos están surgiendo mogollón de fechas, no podemos pedir más.

Ya habéis tocado en festivales como el Lemon Pop y en salas como la Apolo. ¿En qué escenario (sala o festival) os sentís mejor? ¿Hay algún concierto que recordéis con especial cariño?

A mí personalmente me gusta más tocar en una sala, suena mucho más contundente y se consigue mejor la bola de sonido. Un concierto que recuerdo con especial cariño es el que dimos en Bullas; fue tremendísimo, con todos nuestros amigos allí se creó un ambiente chulísimo.

Las influencias se traducen en tocar el estilo que nos gusta a todos: los 6 convergemos en lo que hacemos.

Algunos de vosotros lleváis proyectos en paralelo (Manu está en Consejo! Y Javi en The Lawyers). Parece que en Murcia nacen los grupos de debajo de las piedras. ¿Qué opináis de la nueva ola de bandas emergentes que ha surgido en vuestra ciudad?

Está de puta madre que actualmente haya ese movimiento cultural en Murcia porque hubo un momento que estaba todo un poco muerto. Lo que significa que exista tal movimiento musical es que la gente está inquieta, y eso es muy importante. Además, que haya muchos grupos da la posibilidad de elegir porque hay variedad de todo. Luego, por otro lado, respecto a los conciertos, la misma gente que tocamos con nuestro propio grupo vamos a los conciertos de nuestros colegas y viceversa, y eso mola mucho.

Por otra parte, lo de la escena murciana. Todo tiene que mejorar porque el rollo de las salas y todo eso aún cuesta mucho: algunas son muy caras, otras ponen unos requisitos muy fuertes… Queda mucho por hacer.

¿Ha sido determinante sacar vuestro último trabajo con Clifford Records? ¿Cómo ha sido el proceso de grabación de “El Daño Está Hecho?

Por partes: hemos grabado con MIA, que es Antonio Illán, con el que nos sentimos ultra cómodos, es un técnico de putísima madre y nos trató genial. Todos los EPs de La Maniobra menos uno que se grabó con Marco (MOTT) están hechos con él y contentísimos siempre con el resultado.

Luego, que el disco te lo saque un sello como Clifford Records es la hostia porque quieras que no ya cuentas con el apoyo de personas como Laureano, que está muy metido en el mundo de la música un montón de tiempo. No tiene punto de comparación intentar mover un disco tú solo que contar con el apoyo de un tío como él que sabe gestionarlo genial.

Vuestras letras son tan directas que es muy fácil sentirse identificado con ellas. ¿Creéis que eso ayuda a que vuestro público sienta suyas las canciones?

Yo he compuesto gran parte del disco y siempre intento contar sentimientos e historias personales que quizá no soy capaz de contar de otra manera.

Siempre de desamor…

¡No! No siempre. Al contrario, las canciones nuevas cuentan historias de amor. Pero no nos interesa tanto eso como contar vivencias personales a través de la música, que al final es lo que buscamos.

Hemos grabado un disco que nos gusta muchísimo y de lo que más ganas tenemos es de defenderlo en directo.

¿Qué respuesta estáis teniendo con el nuevo disco? ¿Qué expectativas tenéis en este año que acaba de empezar?

Pues en realidad lo que queremos es hacernos ricos [Risas]. A ver, hemos grabado un disco que nos gusta muchísimo y de lo que más ganas tenemos es de defenderlo en directo: cuantas más veces toquemos, mejor; a cuantos más sitios lo llevemos, mejor. Tocar, tocar y tocar.

¿Os gusta Jugar Con Fuego?

Yo he jugado con fuego bastantes veces y he acabado quemándome. Y ahora mismo… prefiero no jugar [Risas]. Pero como canción es muy bonita, ¿eh?