Esta vez, The Cavern hace parada en la cuna del flamenco. Una ciudad conocida mundialmente por la Semana Santa, los toros y el desparpajo de las gentes que la habitan, aunque estas no son las razones por las que hablamos de la capital andaluza. Estamos en Sevilla para charlar con El Imperio del Perro, una banda considerada por muchos como la próxima promesa del rock nacional. En su primer año de vida, construyeron un EP con la intención de mostrar al mundo su sonido, al que llamaron «I/II». El tema «Blanco Roto», de estribillo fácilmente recordable, se convirtió rápidamente en uno de los favoritos de su, por aquel entonces, incipiente público. Con «Os odio a todos (Humano)» y «Monos al espacio» terminaban de definirse en una escena indie, cada vez más plural.

Han pasado casi tres años desde que comenzaron a tocar, abriéndose camino a ladridos por todo el territorio español, colándose en festivales de la talla de Monkey Week y compartiendo escenario con grupos como La M.O.D.A. Por fin, todo ese esfuerzo se materializa en algo físico, su primer disco homónimo que vio la luz el pasado mes de enero. «No me jodas» se encarga de abrir este conjunto de canciones, que junto con «Buitres» y «Ácido, polvos o cristal» significa un puñetazo en la mesa, definiendo su vertiente más rockera y dejando claro que los ‘indies’ también saben gritar y formar pogos en los conciertos.

Llegué a su local de ensayo cuando estaba sonando «Os odio a todos (Humano)», que, sin duda, va camino de convertirse en uno de los clásicos de la banda. Allí estaba Diego (voz y guitarra), Javi (guitarra), Pedro (bajo y coros) y Juanma (batería, percusiones y coros). Terminaron el repertorio y casi sin descanso se sentaron a escuchar mis preguntas. Desde el primer momento, lejos de parecer un tenso ambiente de oficina,  la conversación fue distendida, como una charla entre amigos.

Por entrar en situación… ¿Cómo se formó la banda?

Javi: Esto venía de un proyecto previo de Diego, Pedro y yo, que nos quedamos sin batería y nos pusimos a buscar, a probar con diferentes miembros hasta que dimos con Juanma por un contacto en común. Esto fue en enero de 2013, pero duramos un concierto, ya ahí dijimos de plantear un enfoque nuevo,  y así es como surgió El Imperio del Perro.

Pedro: En realidad, creo no lo decidimos. Empezó a salir un nuevo sonido, temas que se alejaban mucho de lo anterior que habíamos grabado, otra forma de componer y de llevar el proyecto, no sólo a nivel musical sino también a nivel profesional. Digamos que, dimos un paso adelante y nos lo empezamos a tomar más en serio, a planificar un poco cómo iban a ser las cosas y casi que nos vimos en la necesidad de cambiar el nombre y empezar de cero.

Juanma: De todas formas, recuerdo el día que planteamos montar un proyecto nuevo porque yo ya venía de otros proyectos que habíamos sacado disco y en algunos aspectos estaba un poquito más quemado. Tenía un poco más de experiencia, simplemente por edad, y lo que me motivaba era empezar un proyecto desde abajo. Intentar darle un enfoque que se saltara algunos pasos y hacer las cosas de manera más productiva. Me motivó mucho la frescura y la creatividad que tenían y las vertientes musicales que ellos escuchaban, de las que yo aprendía mucho, porque en esa época escuchaba grupos más ‘stoner’. Así que creo que lo que nos motivó a todos fue empezar de cero, olvidando los grupos que habíamos tenido en el pasado.

El grupo parece girar en torno a un simbolismo con los animales. En vuestras canciones habláis de buitres, de perros, de cerdos, de monos al espacio… Contadme, ¿qué os pasa con el reino animal?

Juanma: Hay una… ¿zoolofía? ¿zoofilia?… [Risas] latente en el grupo, que la hacemos en plan mensajes subliminales pero no lo damos a entender del todo. Amor a los animales.

Diego: En realidad, a la hora de hacer las letras, de llegar y trasmitir lo que buscas en ese momento, es bastante más fácil hacerlo reflejándote en el espejo del reino animal. Siempre es más sencillo dar a entender lo que estás tratando de hacer. Entonces, las letras buscan ese lado más básico y muchas veces siento que se pierde humanidad hablando de las personas de una forma tan fría, y con los animales encontramos esa parte más salvaje. Simplemente, creo que refleja muy bien muchísimas características y aunque creamos que no, es una buena forma de expresar sentimientos humanos.

Muchas veces siento que se pierde humanidad hablando de las personas de una forma tan fría, y con los animales encontramos esa parte más salvaje.

¿Qué dinámicas seguís a la hora de componer? ¿Hacéis brainstorming en el local o traéis ideas de casa?

Diego: Es bastante plural en ese sentido, normalmente suelen venir ideas de casa y aquí las modelamos. Lo más normal es que empecemos con la música, porque las letras si que suelen venir más de un brainstorming, o a lo mejor ya están escritas y se adaptan a la música.

Juanma: Es un trabajo más tedioso, porque hablamos, ya no sólo musicalmente, si no también de sensaciones, de que lo que queremos transmitir son cosas muy intangibles. Escuchamos e intercambiamos mucha música también. Nos decimos: “Oye, mira, escucha esto, escucha lo otro…”.

Os lo pensáis bastante, ¿no?

Juanma: Sí, es un proceso muy lento.

Javi: Rara vez hemos compuesto un tema diciendo vamos a tocar aquí lo que se nos ocurra a todo el mundo.

Diego: Siempre suelen ser cosas bastante pensadas que traemos de casa. A veces se trata de escuchar lo que el tema te está pidiendo. Es lo más inteligente que puedes hacer, escuchar lo que el tema pide.

Teniendo en cuenta que vuestro estilo es cercano al rock y al indie… ¿Encontráis la escena musical sevillana un tanto conservadora?

Juanma: Yo creo que es una cuestión generacional, siempre he pensado que en Sevilla no hay una escena clara, que vayan todos a una, hay pequeños subgrupos. Y es cierto que ha habido un vacío de nuevas generaciones, hubo un boom en los noventa, por todos los anuncios y eso, estaba como de moda tener un grupo, y después hay un vacío. Entonces, todos esos grupos han ‘mamao’ una serie de músicas y de influencias, sobre todo dentro de la escena independiente que se creó en los inicios con el colectivo Karma y Green Ufos. Más que tradición, creo que es generacional. Han ido saliendo grupos nuevos que son los mismos colegas pero mezclándose entre ellos.

Pedro: A ver, dentro de la escena que nosotros nos movemos rollo rock o indie, como tú has dicho, creo que ahora mismo están cambiando un poco las cosas. A parte que también pienso que todas las ciudades creen que están ancladas en el pasado, porque a ti mismo como generación no te observas. Quizás dentro de diez años digamos: “Hostia, en el 2015 no veas si había grupos en Sevilla y qué buenos eran”. Pero hoy en día es complicado verlo desde dentro. Yo creo que sí que hay un fenómeno de consagración de nuevas bandas, creación de nuevos estilos,  quizás no tan exagerado como en los noventa, pero lo hay, y no sólo aquí sino en Murcia, Granada, Valencia, y Barcelona y Madrid, por supuesto. Creo que estamos en un momento emergente y se están haciendo cosas bastante innovadoras y contemporáneas. Evidentemente, sí, aquí abunda mucho el rap y el flamenco, pero eso también es parte de nosotros.

Hablando de ciudades grandes, ¿creéis que tendríais más oportunidades si os estuvieseis desarrollando en una ciudad como Madrid o Barcelona?

Diego: Sí.

Juanma: No sé si más oportunidades, porque nunca vas a saber lo que hubiera pasado si estuvieras en otro sitio, pero es evidente que hay más posibilidades en Barcelona que en Huelva, porque además, logísticamente si te tienes que mover para tocar en cualquier lado, económicamente te va a salir más rentable ir desde el centro de España que tener que ir a Barcelona desde Sevilla. Después, hay una infraestructura y una serie de medios que no los hay aquí. Pero tampoco me parece bien la actitud victimista, porque está Granada que ha sabido vender muy bien su rollo. También es cierto que sólo en Malasaña hay más salas de conciertos que en todo Sevilla; prácticamente te puedes hacer una gira por tu barrio. Tiene sus pros y sus contras.

Diego: Lo complicado realmente es exportar una escena. Sevilla tiene una complicación y es que nunca se ha sabido exportar. La calle Feria nunca ha sabido venderse; Malasaña, sin embargo, sí. Se conoce incluso en Inglaterra. Es complicado, más con una escena un poco hermética como es la de Sevilla. A nosotros nos ha costado muchísimo, teníamos que lanzar piedras prácticamente, a ver si a alguno le caían y decía: “Hostia, ¿quienes son los cabrones estos?”.

En Madrid, sin embargo, hay grupos de todas las edades. Pero es algo natural, yo creo que si el concepto artístico del grupo es bueno, va a salir por encima de la ciudad. Pero que quede claro, no queremos ir de pobrecitos, ahí están grupos como Supersubmarina o Los Planetas.

¿Después de escuchar vuestro disco os definiría como indie-rock. ¿Estáis de acuerdo con esta etiqueta?

Pedro: Sabemos que existe un sonido indie español, que es un sonido muy característico, que lleva veinte años gestándose, aunque es una etiqueta que me parece que se queda muy corta. Nosotros intentamos ir más allá de dos etiquetas guarras, pero sí que estamos encuadrados dentro de la escena indie; compartimos medios con ellos, compartimos instrumentos, sonido y sí que creo que nuestro factor diferencial es la vertiente más rockera y agresiva.

Diego: Es cierto que se nos podría etiquetar porque nosotros mismos hemos aceptado esa etiqueta una y otra vez, pero si entramos en qué es el mundo indie y tal, ya es otra historia.

Juanma: También con la popularidad del indie se ha creado un circuito de conciertos y festivales que viene bien estar dentro de él.

En vuestra música se respiran influencias extranjeras, sobre todo británicas y norteamericanas, pero vuestras letras van en castellano. ¿Cuáles diríais que son vuestros referentes, tanto nacionales como internacionales, a la hora de componer?

Diego: Nacionales, a mí me gusta muchísimo Radio Futura. Me parece que a la hora de componer son capaces de transmitir más allá de lo que es música, son capaces de transmitir filosofía. Juan Perro (Santiago Auserón) me parece un tío brillante. Aunque no suelo escuchar mucha música en español para nutrirme a la hora de hacer las letras, sí escucho muchas otras cosas y aprendo de ellas, sin duda. Trato de ser bastante único, y hacer las letras de una forma propia dentro de lo que sería el castellano.

Juanma: En mi caso, a día de hoy sí escucho grupos nacionales que están saliendo y esas ideas se me irán quedando, pero de influencias reales, arraigadas en el inconsciente, como tu forma de tocar o de entender la música, creo que el 99% son extranjeras.

entrevista-el-imperio-del-perro-febrero-2016-2

¿Algún nombre en concreto?

Pedro: Terminando de componer el disco escuchamos mucho The Slaves, Blur, también Lana del Rey, las producciones que tienen y la manera de tratar el sonido. Grupos como Queens of the Stone Age, Kasabian, Mini Mansions… En ocasiones, más que instrumentalmente, a la hora de pensar en sonidos. Hace poco, por ejemplo, escuchamos The Last Shadow Puppets por un sonido de bajo en concreto. Y en cuanto a nacionales, también estamos muy pendientes y en el local han sonado grupos como Trajano!, Belako, Ángel Stanich, Mujeres o Disco Las Palmeras!, así por decirte algunos.

Próximamente vais a participar en un recopilatorio homenaje a Niños Mutantes con bandas de primer nivel, una buena oportunidad para hacer contactos. ¿Cómo entra El Imperio del Perro en un proyecto como este?

Diego: Al final esto es un mundo pequeño y todo el mundo se conoce de una forma u otra. Nuestro manager, de hecho,  ya trabajó con Niños Mutantes hace muchos años, creo que fue el primero que tuvieron. El caso es que se llegó al acuerdo de colaborar con ellos en el disco, que es algo que a nosotros nos ha hecho muchísima ilusión, nos ha parecido una buena forma de divertirnos, de darnos promoción, y sobre todo de colaborar con otros artistas que nosotros admiramos mucho, y hacer una versión de un grupo que creemos que es un referente en lo nacional. Para nosotros es un orgullo estar ahí.

Pedro: A parte de la promoción que nos va a traer, ha estado muy guay componerlo, porque es un grupo que está en las antípodas de cómo nosotros componemos y planteamos un tema. Nos ha gustado mucho diseccionar aunque teníamos poco tiempo. Nos lo dijeron un viernes y había que grabarlo a la semana siguiente. Ha sido divertido recomponer, cambiar, quitar esto, ver qué funciona y que no… Además, en los recopilatorios debe haber grupos más potentes y menos potentes, nosotros estamos en el primer grupo [Risas].

A veces se trata de escuchar lo que el tema te está pidiendo. Es lo más inteligente que puedes hacer, escuchar lo que la canción te pide.

¿Entendéis los directos como una proyección del disco o sois de los que buscáis ofrecer algo distinto, como dos procesos separados?

Juanma: Yo siempre he pensado que el directo es el teatro y el disco es el cine. Además, el ser humano tiene mucho de visual. Entonces, partiendo de eso, yo creo que puedes plantearlos completamente diferentes o puedes hacerlo fiel al disco, todo esto depende del grupo y de cómo haya grabado. En nuestro caso, somos bastante fieles al disco, pero es cierto que en el directo, ya sea por la actitud o por lo que sea, hay un factor visual porque nos lo estamos pasando bien y estamos disfrutando, así que se trasmite una energía que igual no se trasmite escuchando el disco.

Son dos conceptos diferentes pero que en nuestro caso se complementan porque lo hemos grabado respetando bastante el directo. No hemos metido violines ni coros de niños ni nada raro.

El disco está editado con Lunar y Green Ufos. ¿Qué tal os tratan?

Pedro: Cojonudo, es que en este mundo hay mucho de mito, la gente tiende a pensar que cuando entras en un sello te limitan o te orientan y tal. Nosotros por las experiencias que hemos tenido, hemos hecho lo que nos ha dado la gana, cuando nos ha dado la gana, con el estudio y el diseñador que hemos querido, y ellos simplemente nos apoyan. Son una pata más de la mesa.

Y como editorial estáis con Universal. ¿Qué tal el trato con una multinacional?

Pedro: Exactamente igual, a la gente le sorprende mucho por el nombre, pero al final no deja de ser gente que le gusta el grupo y desde su posición es otra pata más.

Diego: Ten en cuenta una cosa, si el grupo no mola, no va a molar por mucho que ellos empujen, y si el grupo no trabaja, ellos no van a exprimirse el cerebro por hacer que las cosas funcionen. Digamos que el grupo es el motor de todo esto y los demás trabajan en función. De todas formas, la experiencia que tenemos es reciente, igual dentro de un año nuestra opinión cambia, pero por ahora estamos realmente contentos.

A pesar de la que está cayendo con las nuevas tecnologías y la caída del CD, habéis decidido sacar vuestro disco en formato físico. ¿Todavía merece la pena?

Pedro: Económicamente no merece la pena, nadie saca disco por sacar pasta, pero todavía el formato físico tiene algunas ventajas.

Diego: Es necesario. Al final hay un romanticismo con la música que es necesario, si no,  no existiría. Al fin y al cabo, la mayoría de las personas que nos dedicamos a esto, no vivimos de ello. Además, el envío de discos también es importante y en los conciertos también hay gente que prefiere comprarlos.

Pedro: Hoy en día es más una acción de marketing que de reproducción del CD. Porque la gente que te quiere escuchar lo hace en Spotify. Pero hay gente que te ve en un concierto, le gusta, te compra un disco, te echas una foto. Digamos que la experiencia mola, y esa persona cuando recuerde el grupo recuerda la experiencia.

Tenéis vuestro disco en Spotify, Youtube, Apple Music, Bandcamp, Deezer y SoundCloud. Quizás sea un poco pronto para hablar de números, pero… ¿Cual os ayuda más?

Diego: Spotify y Youtube, en ese orden. Los ingresos tardan mucho tiempo en llegar y al final lo que ingresas es lo que cuesta tener las canciones allí. Es decir, un grupo jamás va a vivir de Spotify, ni de Youtube ni reproducciones digitales ni nada de eso.

En Spotify hay que estar porque no queda más remedio, pero desde luego es una trampa para los músicos, y creo que en algún momento tiene que cambiar.

A estas plataformas y a pesar de los pocos beneficios que aportan a las bandas… ¿Subís vuestra música porque creéis que os ayuda o porque no queda más remedio?

Javi: Nos ayuda en el sentido de que estamos al alcance del público.

Diego: Ayuda mucho en promoción, y es imprescindible estar ahí.

Pedro: Lo que pasa con estas plataformas es que tienen montado una especie de dictadura sobre los músicos, que a mí, personalmente, me parece jodido porque pagan muy poco y aglutinan prácticamente todo el mercado de las reproducciones digitales. Es verdad, puedes recuperar lo que te costó subir las canciones, pero grabar un disco es mucho más que eso: es grabar, mezclar, masterizar, diseñar y de repente Spotify lo pone para que se consuma totalmente gratis y el artista se lleve muy poco. Hay que estar porque no queda más remedio, pero desde luego es una trampa para los músicos, y creo que en algún momento tiene que cambiar.

Con vuestro primer disco en el mercado, ¿cómo se os presenta el año?

Pedro: Bien, tenemos muchas ganas de este 2016 que ha empezado por la presentación del disco y la verdad, con incertidumbre, porque nunca se sabe lo que va a pasar. Además, esto depende mucho de la gente: si te escuchan durante un mes 10.000 personas pues al final el grupo va para arriba y se te escuchan 200 pues el grupo va para abajo. Pero muy ilusionante, hay varios proyectos en el horizonte, tenemos muchas ganas de trabajar y de levantar esto poquito a poco.

Diego: Sí, se presenta con ganas de trabajar y siendo conscientes de que hay que trabajar muchísimo. Confío en que si llega al público le va a gustar, pero hay que llegar. Y espero que este sea un año en el que nos presentemos a muchas personas y que haya una respuesta positiva.

¿Dónde podremos veros en directo en los próximos meses?

Juanma: En el local [Risas].

Pedro: De momento tenemos el 31 de marzo en la sala El Sol de Madrid. Al día siguiente, 1 de abril, volvemos a Sevilla para tocar dentro del ciclo Cardioide con Perro y más bandas.

Juanma: Lo bueno que estamos haciendo es no obsesionarnos con pillar muchas fechas y quemarnos (típica gira con muchos conciertos pero poca gente). Estamos intentando dar pocos conciertos, medianamente interesantes. Preferimos la calidad a la cantidad.

Para terminar par de preguntas rápidas. ¿The Beatles o The Rolling Stones?

¡The Who! [Risas].

Para compartir escenario… ¿Julio Iglesias o Raphael?

Juanma: Hombre Raphael mola más, pero un camerino con Julio Iglesias…

Pedro: ¡Julio Iglesias y lo sabes! [Risas].

Pues hemos terminado. ¿Queréis añadir algo más?

Sí, que muchas gracias por la entrevista y mucha suerte a El Quinto Beatle, ¡que mola mucho!