Es un hecho que la escena viguesa está en pleno estado de forma. No son pocas las bandas que van emergiendo de esa norteña ciudad y hoy traemos a una de ellas: Kings Of The Beach. Cuatro jóvenes rondando los veinte añitos vienen garageando fuerte. Adrián (guitarra y voces), Yago (bajo y voces), Pete (guitarra) y Samu (batería y voces) son nuestros protagonistas.

En enero de 2015 lanzaron “Badass”, su primer EP de cuatro temas, al que dieron continuación con “Jazz Stick Drama”, un single publicado en noviembre del pasado 2015. Este mes de enero de 2016 acaban de publicar «Bat Pussy». Cuatro canciones conforman este EP lleno de vitalidad y diversión, y es que ellos mismos definen su sonido como ‘Garage surfero con toques a mil’. Una banda que en los directos lo da todo para hacer que el público entre en su onda canalla y vacilona.

¿Cómo os conocisteis?

Adrián: Samu y yo nos conocemos de toda la vida, desde primaria. Formábamos parte de un grupo, pero no nos terminaba de molar. Decidimos entonces montar un dúo. Así nació Kings Of The Beach. Después se incorporó Pete como segundo guitarra y cuando conocimos a Yago en un concurso de bandas le propusimos unirse como bajista.

Parece que algo está hirviendo en Vigo, que la música está aflorando, ¿es cierto?

¡Sí! En Vigo esta habiendo mucha mucha movida. Mucho movimiento, muchos grupos, muchos conciertos todas las semanas. Y la gente esta respondiendo, mucha peña viene a los conciertos. La escena de Vigo esta siendo muy guay, y creemos que va a crecer mucho.

He oído hablar sobre el Vigosónico, explicadme un poco qué es. ¿Hay apoyo por parte del Ayuntamiento de Vigo?

El Vigosónico es un lugar público y gratuito en el que nosotros mismos ensayamos. Además de salas de ensayo hay un montón de cosas más: masterclasses, un estudio de grabación… arriba tiene su futbolín y su ping-pong [Risas]. Tienen de todo. Ahora ofrecen conciertos para grupos que no se han subido nunca a un escenario para que vayan acostumbrándose, para darles una primera oportunidad. En ese sentido sí que nos ayuda. A la hora de los bolos, así para montarlos, no tanto… bueno, nosotros organizamos un festival en la calle y sí que nos lo facilitaron, porque nos dieron el permiso de un lugar público. Hubo una serie de conciertos en Navidad en una placita al aire libre. Se suelen portar, en ese sentido no hay problemas.

entrevista-kings-of-the-beach-enero-2016-2

¿Cuándo os disteis cuenta por primera vez de que Kings Of The Beach era un proyecto serio? Porque imagino que al principio fue un poco como hobby, ¿no?

Pues… supongo que cuando los cuatro estuvimos juntos ya notábamos que la formación estaba completa y que esto tiraba para delante. Grabamos la primera maqueta, y luego este «Bat Pussy», que salió de la hostia…

Habladnos un poco de vuestras influencias…

Adrián: Pues Samu y yo empezamos con tres grupos claves: Bass Drum of Death, FIDLAR y Wavves, y de ahí fuimos más hacia esa escena garajera americana. Cada uno va luego mezclando sus cosas. Pete le da un toque más de Arctic Monkeys.

Yago: Yo tocaba y tiraba para delante, porque el género no lo conocía tanto como ellos. Yo era más británico, no escuchaba los mismos grupos, pero luego me influyeron bastante guay.

Vuestro sonido me transmite juventud, excesos, canallismo, hacer un poco lo que os sale de los huevos… Es eso lo que intentáis transmitir, ¿no?

[Risas] Pues sí, somos propensos a hacer muchas gilipolleces. Eso que has dicho nos sale del alma, no lo pensamos. Con «Bat Pussy» surgió, con sólo observar la portada se puede ver lo que queríamos hacer. El artista que la diseñó, Hadrián Parada, lo plasma bastante bien. Creemos que la clavó.

No nos cortamos nada y seguimos adelante. Nos caigamos, nos tiremos o nos caiga cerveza da igual… seguimos y punto. Rock ‘n’ Roll.

¿Cómo grabasteis «Bat Pussy»?

Pues este último EP lo grabamos en estudios Cabral, aquí en Vigo, y buah, ¡un equipo de la hostia! Edu fue el que nos grabó y nos masterizó. Se portaron, lo hicieron de la leche y quedamos super super contentos. Fue muy guay.

¿Lo tendremos en formato físico?

¡Sí! Ya están pedidos. Y los casetes, según vayan los bolos venideros, si tenemos la pasta, los haremos.

Vuestro sonido es muy lo-fi, muy sucio, ¿es premeditado o también os sale del alma?

A ver, sí que es cierto que a veces pensamos: «Venga va, vamos a darle un toque playero«. Pero al final, siempre que decimos algo así, eso nunca sale, nunca avanza como canción. Normalmente siempre queda mejor algo que sale en el ensayo y que desarrollamos. Ese fue el caso de «Jumanji», por ejemplo. Con «Jumanji» llegamos, empezamos a tocar, y dijimos: «¡Eh, esto esta guay!» Y salió así, es decir, a veces pensándolo no salen las cosas.

¿Cómo creéis que habéis madurado vuestro sonido y como banda desde «Badass» hasta «Bat Pussy»?

¡Buah! El salto es muy grande. En cuanto a sonido porque tenemos más ensayos y en ambas cosas también en experiencia. El haber ido a Madrid a tocar también nos marcó bastante. Fue como ver otro rollo, no sólo tocar en Vigo. Además, a partir de tocar en Madrid empezamos a tocar en salas más grandes. Fue como un punto de inflexión… la peña empezaba a interesarse de que estábamos ahí. En realidad nos pilló por sorpresa, pero conseguimos responder poniéndole más actitud, más presencia y la peña se dio cuenta.

Una cosa que me gusta de la banda es los nombres que conseguís encontrar («LSD $1», «Jazz Stick Drama» o «Bat Pussy»). ¿De dónde salen esos títulos?

De las idas de olla [Risas]. Yo qué sé, emparanoiarte tú mismo y decir: «¿Le llamamos así al tema?«. Y es lo guay del grupo. No solemos poner barreras ni objeciones a nada, nos respetamos bastante.

Kings Of The Beach… ¿el disco de Wavves?

Sí, ese disco es la hostia…

Ya me habéis dicho que en Vigo la gente responde, que va a los conciertos. ¿Cómo os habéis encontrado vosotros sobre el escenario y vuestro feeling con el público?

El público está muy receptivo, últimamente sobre todo. Estamos bastante sueltos.

Yago: Yo me noto como… me siento a veces incluso trabajando, como que es mi trabajo. Nos dejamos llevar y yo creo que es lo que le mola a la peña, que no nos cortamos nada y que seguimos adelante, nos caigamos, nos tiremos, nos caiga cerveza, da igual… seguimos y punto. Rock ‘n’ Roll.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento, el más raro o curioso en vuestra corta trayectoria?

Mmm… estamos haciendo memoria, no sé. Una vez, antes de dar un bolo en Moaña, estábamos por ahí con un skate y Yago se hizo un esguince en el tobillo y tocó con el pie en alto… O en uno de nuestros primeros conciertos Samu llevaba dislocadas las muñecas. No sé, cosas así, todavía nos quedan muchos bolos por hacer.

¿Para cuándo el largo?

Pfff, hay muchas ganas, pero queremos pulir muchas cosas. Queremos tocarlos frente al publico a ver cómo responden, queremos elegir bien los temas y que sea un largo de la hostia, no algo tranquilito, queremos partirlo. De momento estamos centrados en seguir dando bolos tanto dentro de Galicia como fuera, ya llegará…

¿Cómo definiríais Kings Of The Beach en tres palabras?

Yago: En tres… buah, la verdad es que… Garage, agresivo (con ganas de romper cosas)…

Adrián: Yo tengo muchas ganas de romper cosas. A veces lo consigo, a veces no.

Yago: Y… vísceras, las vísceras también son buenas.

¿Queréis decir algo a la gente que os esté leyendo o a alguien en particular?

Que no tengan miedo a apoyar a grupos emergentes. Por ahí han pasado todas las bandas. Si nunca habéis ido a conciertos, id, probad, y así descubres algo nuevo. Puede que te enganche… Joder, hay mucha mierda buena ahí fuera.