Si algún día llega a ocurrir algo parecido a lo que nos contaba Stephen King en «La rebelión de las máquinas», ese preciso momento en el que la robótica someta al último humano libre y el planeta entero se una a la fiesta, de haber música seguramente sería Caravan Palace. En honor a todos los androides, robots y demás aparatos electrónicos que pierden la cabeza por el bailoteo, titulan a su tercer disco: «<|º_º|>«.

La banda es originaria de París, y continúan con el equipo de trabajo que los llevó a situarse en los primeros puestos de las listas de éxitos, allá por el 2008, con su disco debut. Se mantienen los mismos siete componentes y el sello discográfico que editó sus anteriores trabajos, Wagram Records, aunque no todo sigue igual en Caravan Palace, pues en este álbum encontramos una tendencia más alta a los sonidos electrónicos que en otros discos. Y parece que desequilibran levemente la balanza de estilo que ellos mismos denominaron como electro-swing, dejando más hueco al electro y menos al swing que tanto los caracterizaba. Pero que no se lleven todavía las manos a la cabeza los fans del jazz-manouche de Django Reinhardt, en este trabajo sigue quedando hueco para esos fraseos y melodías de vientos que hacen mover el cuerpo hasta en un cementerio. También es notable el uso de numerosos instrumentos que combinan para conseguir su sonido en el estudio. Concretamente, la banda suele usar guitarra, contrabajo, clarinete, trombón, trompeta, saxofón, violín, vibráfono, teclado, voces, percusiones, sintetizadores y todo tipo de recursos electrónicos, que hace que (a parte de en el estudio) su desarrollo en directo sea el momento perfecto para quitarse el sombrero.

caravan-palace-robot-face-2

Parece que desequilibran levemente la balanza de estilo que ellos mismos denominaron como electro-swing, dejando más hueco al electro y menos al swing que tanto los caracterizaba.

Todo esto explota en una extraña combinación de sonido y estética retro que nos suena familiar al oído, sin caer en la cuenta de que estamos ante unos de los discos con más frescura del panorama internacional. Las composiciones vienen a cargo de cuatro de los siete miembros del grupo. Según algunas declaraciones de Zoé Colotis, cantante y compositora de la banda, la inspiración depende del estado de ánimo, a veces sale algo para bailar y otras algo que fluye de manera más tranquila. Estos altibajos de la composición se verán reflejados de manera directa en las canciones. No es ningún atrevimiento decir que en este álbum se respiran más influencias que anteriormente; aparte de la herencia swing a la que nos tienen acostumbrados, encontramos ritmos de música dance con pinceladas de hip-hop, o coros vocales que recuerdan al más puro funk de los años setenta. Con todo este arsenal sonoro, los franceses se preparan para colarse en cualquier sitio que disponga de unos altavoces y de un suelo para bailar.

El disco está dividido en once cortes, comenzando con “Lone Digger”, primera toma de contacto que nos tranquiliza, porque ejemplifica que Caravan Palace siguen estando a buen nivel. Mucho swing, base contundente y estribillo interpretado con fuerza por Zoé, que de tener otra base, bien podría parecer que está rapeando. Encontramos también en la primera estrofa algunos coros funkeros que rebosan sentimiento. El segundo tema, “Comics”, fue un de los singles de adelanto que publicó la banda. De carácter tranquilo y relajado, sin melodías de viento ni guitarra. En “Mighty” nos sorprenden con la colaboración de JFTH, productor francés de música electrónica.  Los parisinos vuelven a reconciliarse con el swing, a través de una base de bajo movida y un coro vocal interpretado por niños que le da un carácter muy personal, aunque segundos después rompe hacia una de las partes más electro de todo el álbum. Imposible quedarse quieto con este desarrollo.

No es ningún atrevimiento decir que en este álbum se respiran más influencias que anteriormente. Aparte de la herencia swing, encontramos ritmos de música dance con pinceladas de hip-hop, o coros vocales que recuerdan al más puro funk de los setenta.

Volvemos a relajarnos con “Aftermath”, en la que Zoé empieza cantando una suave melodía a medida que se construye el tema a base de samplers, terminando con el elegante sonido del vibráfono. Le sigue “Wonderland”, la cual nos ofrece una voz modulada y cortarte al ritmo de la música, protagonizada por un saxofón de tono apagado pero con un groove de otro mundo. Gracias al uso de sintetizadores y los in crescendos la composición se acerca más a la música electrónica que al swing. A continuación, con “Tattos” volvemos a la base rítmica de contrabajo y batería. Nos deleitan con pequeñas intervenciones a modo de solo de guitarra y clarinete, mientras que en “Midnight” los franceses se marcan un tema tranquilo dominado por el bombo y un chasquido que resuena en la cabeza como si de una nave abandonada se tratase. La base de piano y una triste melodía de viento hacen que se convierta en el track más melancólico del álbum.

En el siguiente corte, “Russian”, se apodera de ellos un carácter más alegre, aunque tranquilo. En algunas partes parece como si de una serie de animación infantil se tratase. Una composición sencilla pero efectiva. Avanzamos hacia “Wonda”, que exhibe un desarrollo lineal y los mismos recursos que en temas anteriores, sin aportar nada nuevo. Quizás el tema en solitario podría funcionar, pero analizando el conjunto del disco no tiene mucho sentido. Se lo podían haber ahorrado. La décima canción de «<|º_º|>», “Human Leather Shoes For Crocodile Dandies”, es un pasaje para escuchar con los ojos cerrados. Aporta fluidez y serenidad, avisando de que la obra está llegando a su fin, de lo que se encarga “Lay Down”, un tema muy del estilo Caravan Palace, aunque algo repetitivo. Da la sensación de que se les van agotando los recursos a medida que avanza el álbum, pero aun así estamos ante un conjunto de canciones que rebosan elegancia y actualidad, dejándose llevar por la tendencia de lo electrónico sin perder la esencia retro. Una evolución natural.

Caravan Palace – <|º_º|>

CARAVAN PALACE

8.1

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Vuelta al estudio de los franceses Caravan Palace. Tendencia hacia lo electrónico con alma retro. Instrumentos de cuerdas, sección de vientos y sintetizadores trabajando codo con codo para ofrecernos uno de los sonidos más bailables del panorama actual.

Up

  • Disco bailable donde los haya, capaz de animar cualquier fiesta.
  • Siguen conservando la frescura y la personalidad de los primeros trabajos.

Down

  • Dejan menos espacio al swing y al sonido jazzero.
    Los últimos temas del disco suenan un tanto repetitivos.