Parece mentira, pero han pasado ya casi treinta años desde los preciados 90. Sí, estamos más cerca de los treinta que de los veinte años de diferencia con la década de las camisas de cuadros de franela, las melenas y camisetas de rayas. Pero no fue sólo eso. El movimiento grunge arrasó todo lo que encontró a su paso, hasta el punto de que hoy es casi imposible encontrarse con alguien que no conozca o lleve camisetas de Nirvana (mal que nos pese a muchos). Aunque grunge no sólo significa Nirvana. Son guitarras crudas, voces desgarradoras y, sobre todo, mucha pasión en directo. Y si no que se lo digan al Eddie Vedder veinteañero y trepamuros.

Pues, de todo eso, aún quedan resquicios. Siguen apareciendo bandas a lo largo de todo el mundo con las mismas ganas de gritar contra lo que no les gusta, la falta de futuro o de expresar sus sentimientos. Y ese es el caso de los gaditanos Smokers Die Young. Este trío de Cádiz lleva poco más de un año en activo y ya han hecho gala de lo que son capaces en varios concursos locales y a través de su primer EP homónimo, donde sacan a la luz cinco canciones sólidas, sinceras y directas. Estos son Juan Carlos (vocalista y guitarra), Fran (bajista) y Adrián (batería), Smokers Die Young.

En poco más de un año habéis crecido hasta tal punto de ganar algún concurso, grabar una maqueta y tocar siempre con vuestras canciones, ¿cómo ha ido todo tan rápido?

Fran: Sí, más o menos llevamos eso, en diciembre hicimos un año. Lo cierto es que sí, ha ido todo bastante rápido y aquí en Cádiz la verdad es que hemos tenido bastante apoyo por la gente que más o menos está en el mundillo. Yo soy el bajista y entré un poco más tarde; ellos llevaban ya un mes o así con el proyecto y entré yo, y a los tres meses prácticamente o menos fuimos por casualidad a un mini-concursito de bandas que hay aquí en Cádiz y lo ganamos del tirón, y a partir de ese momento fue todo como la espuma, subiendo, tocando por bares de aquí, presentándonos a concursos… Por ejemplo, también ganamos el Lolatown Fest y la verdad es que bastante bien.

¿Empezasteis ya con vuestras propias canciones, sin covers?

Fran: Sí, nosotros somos contracovers, totalmente. Nos gusta llevar nuestros temas y luchar por lo que sacamos.

Somos una mezcla de rockeros modernos y noventeros, pero hacemos la música que nos gusta a nosotros y punto.

Con lo jóvenes que sois, y tal como está el panorama, ¿qué apoyo habéis tenido más allá de los concursos?

Fran: Apoyo moral, más que nada, porque nosotros nos lo cocinamos y nosotros nos lo comemos. Nosotros nos encargamos de llevar todos los tiestos, nos encargamos de llamar a las salas para tocar y nosotros hacemos todo. Apoyo más que nada de amigos y eso, que sí, que te dicen: «Hostia, qué guay, tío”, vienen a los conciertos, vienen a los ensayitos… Pero en tema de curro nosotros tres lo hacemos prácticamente todo.

¿La maqueta la habéis grabado gracias a lo ganado en concursos o ha sido de vuestro propio bolsillo? Porque, con vuestra juventud, no creo que andéis sobrados de recursos.

Fran: Nosotros el problema que tenemos es que somos de Cádiz, y aquí en Andalucía las salas pagan muy poco, y más a nosotros, que somos muy jóvenes. Así que esas cosas nos las pagamos de nuestro bolsillo y no somos pudientes, tiramos con lo justo. Y el EP fue por un amigo nuestro, que el tío sabe bastante, es un hombre mayor que sabe de productor, de grabar y eso. Y a él le encantó el grupo y como es de aquí de Cádiz nos dijo: “Mira, quillo, si quieresos venís a mi local que está acondicionado perfectamente e intentamos grabar algo”. Y fue poco a poco, además de que nos hizo un precio bastante bueno fue más que nada una ayudita, un favor que nos hizo él.

El EP está subido a plataformas de Internet. ¿Cómo valoráis el uso de Internet a la hora de subir la maqueta, daros a conocer y toda vuestra promoción? Ya que sois un grupo que lleva poco y para los que no sean de Cádiz será difícil, sin embargo yo os conozco gracias a Internet.

Fran: Los otros dos miembros del grupo lo controlan un poco más, son más tirados a Internet y el mundo de las redes sociales. Pero la verdad es que hoy en día es lo que hay que hacer, moverte a través de Internet y mover las redes sociales. Yo no soy tan partidario de eso porque a mí no me gusta, yo soy de: “Si quieres ver a mi grupo, vienes a mi concierto y me escuchas, y si te gusta me compras el EP y listo”. Pero la verdad es que sí, que es muy importante y mira, gracias a eso aquí estamos hablando tú y yo.

¿Qué influencias tenéis? En otra entrevista decíais que Biffy Clyro, pero sonáis más noventeros, más grunge…

Fran: El otro día lo hablaba con el batería, y estábamos hablando de esto, de a quién nos parecemos en verdad. Yo por ejemplo soy bajista y a mí me gusta mucho el flamenco, el jazz… El rock es mi música, pero escucho muchísimos estilos. Y el cantante es nirvanero y noventero a muerte: Nirvana, Pearl Jam… El batería es más moderno, a él le gusta más el rock matemático, rollo Arcane Roots y grupos más modernos de post-rock. Prácticamente somos una mezcla de rockeros modernos y noventeros, tenemos ese sonido un poco raro. Pero hacemos la música que nos gusta a nosotros y punto.

entrevista-smokers-die-young-enero-2016-2

¿Y en qué os inspiráis a la hora de componer las canciones?

Fran: Nosotros nos fijamos para casi todo en Biffy Clyro, es el grupo en el que nos miramos. No tenemos su sonido, y a mí por ejemplo no me gusta directamente el sonido que tienen ellos, a mí me gusta su manera de componer, de ajustarse a la música, de ver cómo encajar estrofas, de hacer puentes y demás. A la hora de aspectos técnicos es donde nos fijamos, en Biffy Clyro, porque nos encanta su manera de encajar y hacer las cosas.

¿Cómo surgió lo de cantar en inglés?

Juan Carlos: Nosotros hemos conocido el rock de toda la vida en inglés, y es así como nos llega. Nos queremos expresar así, y a mí personalmente me gusta mucho más el rock en inglés. Es como me lo he comido toda la vida y así es como lo quiero hacer.

Fran: Es como más fácil a la hora de decir cosas, como que en español es muy crudo para nosotros, en inglés nos suena más musical. Es como yo y los otros dos del grupo hemos visto siempre la música y el rock en general.

¿Y no os ha supuesto ninguna pega para que alguien os escuche o para querer decir algo y no saber cómo?

Fran: Hombre, claro que sí, esos son los problemas de cada día… El cómo se dice algo lo buscas en Google rápidamente. Pero bueno, el batería es un experto ‘englishman’.

Adrián: Bueno, es que estuve en Reino Unido viviendo y mejoró bastante el inglés. Gracias a eso puedo componer mejor, la verdad.

¿Vosotros cómo veis Cádiz y Andalucía de grupos y escena?

Fran: Hay grupos, la verdad. Lo que pasa es que es muy complicado, nosotros creemos básicamente que porque somos de aquí, porque no hay cultura, ni apoyo, ni ayudas.

Adrián: El problema de España es que tienes que pagar por tocar, y eso es ridículo.

Fran: Nosotros nos hemos comido correos de: “Si quieres tocar en mi sala tienes que pagar 300 napos y luego ya hablaremos de pasta”. Te tratan como que te dejan tocar en su sala, cuando eso es una locura, pagar por tu trabajo. Y aquí hay grupos, hay nivel, aunque de gente joven y de nuestra edad hay pocos grupos con perspectiva de futuro. Hay bandas que sí, que se reúnen de colegueo, se toman tres o cuatro litros y tocan, pero grupos serios de nuestra edad hay pocos. Pero de otras edades y estilos musicales hay gente que toca y toca muy bien. Es muy complicado aquí en Andalucía y en Cádiz. Nosotros demasiado que estamos haciendo esto.

Nos hemos comido correos de: “Si quieres tocar en mi sala tienes que pagar 300 euros y luego ya hablaremos de pasta”.

Como trío vais directos al grano y sin florituras, ¿alguna vez habéis pensado en cambiar eso y añadir otra guitarra o un teclado?

Adrián: Esto es como una familia, los tres nos entendemos perfectamente y no hace faltas más.

Fran: Aunque somos muy jóvenes hemos tenido otras experiencias musicales, hemos estado en otras bandas con más gente y eso, pero hemos conseguido conectar los tres y vamos a muerte, no queremos más, hacemos lo que sea para salir adelante.

¿Cuál es el futuro que le espera a Smokers, en qué estáis envueltos?

Fran: Ahora mismo tocar. Tocar, y tocar, y tocar, y tocar, y volver a tocar. Es lo que queremos, tocar en directo y poder saborear la manera de expresarnos y que la gente valore nuestra manera de hacer las cosas para degustar este mundo por dentro.

Adrián: Realmente con las nuevas canciones que tenemos compuestas estamos viendo que hemos saltado hacia arriba y hemos visto que hemos dado un salto de madurez bastante importante y queremos ver las caras de la gente, cómo reaccionan a las nuevas canciones.

Fran: La verdad es que nosotros empezamos bastante a la ligera. Teníamos dos o tres temas y del tirón ganamos un concurso y ya teníamos que tocar, no teníamos tiempo para sentarnos y sacar temas con mucha más chicha. Y lo que tenemos ahora sí son temas que nosotros nos hemos comido mucho la cabeza y expresan con mucho más sentimiento, la verdad.

¿Veis el grupo con plan de futuro a pesar de que en España es difícil vivir de ello?

Fran: Nuestro plan de futuro es vivir de esto y llegar fuera, tocar en Reading, en Glastonbury… y vamos a hacer todo lo que sea para llegar ahí. Nuestro sueño no es simplemente vivir bien de la música, nosotros queremos vivir bien de la música y disfrutar de la música. Nos gusta muchísimo y estamos locos en ese sentido.