Ya avisamos de que nos habíamos propuesto darle un repaso a la carrera de los hasta ahora tan prolíficos Arctic Monkeys, empezando por los b-sides ocultos entre la enorme cantidad de singles lanzados hasta el momento. La primera entrada la dedicamos a hablar de sus años mozos, aquella primera etapa en la que tan sólo eran unos chavales que pegaban guitarrazos sin mucha preocupación y contaban las vivencias de sus días en Sheffield bajo la mira del observador Alex Turner.

Hoy toca adentrarnos en su nueva etapa, aquel momento en el que decidieron pegar un giro de 180º y volverse polifacéticos, sin importar la reacción que eso pudiese ocasionar entre su numeroso público. Sin más dilación, vamos allá.

“Humbug”: la entrada a lo desconocido

cazatesoros-en-el-artico-ii-2

Hasta “Favourite Worst Nightmare” la carrera de Arctic Monkeys había sido bastante lineal, la calidad se había mantenido y aunque sus ganas de no encasillarse ya podían entreverse mínimamente, su sonido no presentaba muchos cambios. Sería con “Humbug” cuando darían el gran salto. Los riffs y los versos a toda pastilla se rebajaron en pos de una exploración más profunda de su sonido, un mayor desarrollo de la melodía y unas letras mucho más enigmáticas, casi indescifrables.

El pistoletazo de salida lo dio “Crying Lightning”, un single que traía consigo “Red Right Hand”, una versión de Nick Cave más acelerada, pesada e igualmente amenazadora, perfecta para el sonido que los monos habían decidido explorar. “I Haven’t Got My Strange” sería la otra canción que contendría el single, en la que Alex habla sobre una relación infiel entre los contratiempos constantes de la batería. Para “Cornerstone” nos dejarían tres grandes temas: “Catapult”, una canción sobre un hombre que no se toma en serio sus relaciones y se dedica a jugar con todas sus parejas, “Sketchead”, con la velocidad y los riffs característicos de su primera etapa pasada por el ‘filtro Humbug’, y “Fright Lined Dining Room”, con una de las letras más misteriosas de su carrera (“the old pantomime villain follows my coat and he hides where it hangs and he spies through the slots”).

“Suck It And See”: conduciendo bajo el sol

cazatesoros-en-el-artico-ii-3

Tras los parajes desérticos y áridos de “Humbug”, los Arctic volverían a cambiar de tercio con “Suck It And See” para ofrecernos canciones de pop mucho más brillantes y cálidas, junto a otros temas de corte rockero que explotarían especialmente en los b-sides de sus singles.

La divertida “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair” que serviría como primer adelanto vino acompañada de “The Blond-O-Sonic Shimmer Trap”, en la que Alex habla sobre otra de esas mujeres fatales (“and she snapped wing mirrors off a Cadillac, a particular pretty one”), mientras que para “The Hellcat Spangled Shalalala” nos regalarían “Little Illusion Machine (Wirral Riddler)”, un temazo en colaboración con su fiel compañero Miles Kane, más cercano al estilo de este que al de los propios monos, que volverían a firmar como The Death Ramps.

La cosa no quedaría ahí, y es que tras una demoledora “Evil Twin”, que vendría incluida en el single de “Suck It And See” y que sería la verdadera encargada de dar el salto hacia un nuevo camino en la carrera de los de Sheffield, Richard Hawley volvería también para encandilarnos con su voz en “You & I”, cara b de “Black Treacle”, acompañando además ambos temas con un videoclip.

Los monos se encontraban en estado de gracia. La gira de “Suck It And See” aún estaba lejos de acabar, de hecho, ahí andaban por las tierras estadounidenses tocando con The Black Keys, el otro gran grupo que partía la pana en aquellos días. Era la primera vez que se lanzaban a componer y a grabar en la carretera, y la cosa les estaba saliendo a pedir de boca. Alex Turner había decidido cambiar su melena desaliñada por el tupé y vestirse con chaqueta de cuero cual rocker de los 50, y con ese cambio llegaría la magnífica “R U Mine?”. En ese momento nadie sabía que esa canción sería el detonante definitivo para su trabajo posterior, ni tampoco que acabaría siendo incluida en este. Lo único que sabíamos es que los Arctic Monkeys estaban molando muchísimo, y que el hype cada vez era mayor. Antes de terminar la gira y volver al estudio para grabar “AM”, nos dejarían con “Electricity”, cara b de “R U Mine?”, que sumaría otro acierto en clave rock para su carrera.

“AM”: move your hips, baby

cazatesoros-en-el-artico-ii-4

Como hemos dicho, las expectaciones no podían ser más altas. Con “R U Mine?” los Arctic se mantuvieron como trending topic durante dos días consecutivos. La gira ya veía su fin, pero la maquinaria no podía pararse ahora. Tras su aparición triunfal en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, en la que nos dejarían una estupenda versión de “Come Together” de los Beatles que también contaría con su versión de estudio, Alex y el resto volverían al estudio en septiembre de ese mismo año para empezar a tramar lo que sería su próximo disco.

Después varios meses de silencio, a mediados de 2013 por fin volverían a la carga anunciando “AM” y estrenándose con “Do I Wanna Know?”, canción que seguía la estela de las anteriores, sólo que con la velocidad muy rebajada y unos coros cada vez más presenciales. El tema, de sobra conocido, sería un exitazo y les catapultaría por fin al éxito más rotundo, conquistando no sólo al Reino Unido sino a Estados Unidos. 2013 iba a ser su año, y así quisieron hacer constancia de ello en la propia “2013”, cara b de “Do I Wanna Know?”.

Todos sabemos que, en realidad, con este primer adelanto los Arctic jugaron al despiste y que, al final, el disco acabaría siendo mucho más parecido a lo que mostrarían en “Why’d You Only Call Me When You’re High?”, que vendría acompañada de la enérgica “Stop The World I Wanna Get Off With You”. Canciones mucho más bailongas con ritmos cercanos al R&B, con juegos de voces y coros que destacarían por encima de los instrumentos, alejándose de los riffs más pesados y rockeros que venían ofreciendo anteriormente. Ahora querían ser monos, pero también sexys.

A pesar del enorme éxito que cosecharía, “AM” es el disco para el que menos b-sides ha lanzado el cuarteto de Sheffield hasta ahora. Sus dos últimos singles se vendieron como ‘singles promocionales’ y no contaron con ninguno. “You’re So Dark”, cara b de “One For The Road”, es la última canción que sacaron, y hasta aquí llega su ya extensa carrera.

El futuro de la banda es completamente incierto y nadie sabe si tras la popularidad de “AM” querrán seguir por la misma senda o volverán a sorprender con algo nuevo. Lo único que esperamos es que las caras b no se pierdan nunca, pues constituyen una parte indispensable en la trayectoria del grupo. Mientras tanto, podéis seguir disfrutando con todas las ofrecidas aquí.