Car Seat Headrest – Teens of Style

CAR SEAT HEADREST

Este es un caso diferente, tal vez extraordinario. No todos los días podemos conocer a una persona que, a la exigua edad de 22 años, ya cuente con nada menos que once álbumes de estudio a su espalda. Tal es el caso de Will Toledo, un joven de Leesburg, Virginia, ahora residente en Seattle, que desde 2010 lleva realizando una intensa e incansable actividad compositiva, y que ha puesto al alcance de todo aquel dispuesto a acercarse a su perfil en la plataforma musical Bandcamp. Más de un centenar de canciones entre las que, obviamente, y como no podía ser de otra manera, hay muchas prescindibles, pero no deja de ser meritorio, sobre todo si atendemos a la capacidad de Toledo de crear estructuras complejas con pegadizas melodías y letras inteligentes, las cuales muestran un amplio bagaje cultural por parte de nuestro protagonista.

Según iba subiendo álbumes grabados con un ordenador portátil en el asiento trasero del coche familiar, de ahí el nombre, dada la buena acústica, la relativa insonorización, el poco reverb y la intimidad que ofrecen los automóviles, Car Seat Headrest veía acrecentar paulatinamente su popularidad hasta que en 2015, el sello neoyorquino Matador Records en el que militan artistas de la talla de Kurt Vile, Yo La Tengo, Pavement y Belle and Sebastian, puso la vista en el joven talento. Con la excepción de un corte original, Teens of Style supone una recopilación de temas ya publicados en la mencionada plataforma de promoción de artistas, aunque reelaborando los cortes. Una criba necesaria para presentarse formalmente al mundo mostrando algunas de las composiciones más destacadas de su repertorio.

A pesar de dotar de cierta sofisticación a las composiciones, al reducir la estridencia de las guitarras en las grabaciones caseras y refinando los arreglos, los cortes del álbum mantienen el espíritu de las canciones originales, cosa que agradecerán los fans de base y que ayudará a los nuevos oyentes a acercarse a la raíz y esencia de su obra primigenia, a la que ahora contribuyen Jacob Bloom con el bajo y Andrew Katz tras la batería. Así podremos deleitarnos con sus letras introspectivas y honestas, no desprovistas de ironía, y la estética lo-fi que impregna el repertorio. Especialmente remarcables son, asimismo, los coros, muy influidos por los Beach Boys y que son uno de los principales atractivos de muchas de las composiciones. Indie rock con fundamentos psicodélicos que nos descubre a un talento en ciernes que, a juzgar por su buen hacer musical, puede traernos muchas alegrías en un futuro muy próximo.

car-seat-headrest-teens-of-style-2

A pesar de dotar de cierta sofisticación a las composiciones, al reducir la estridencia de las guitarras en las grabaciones caseras y refinando los arreglos, los cortes del álbum mantienen el espíritu de las canciones originales.

Sunburned Shirtstiene el honor de abrir el álbum. Una buena elección a juzgar por el juego de instrumentos y dinámicas. En este corte inicial Toledo habla de la soledad que provoca la gran ciudad y lo duro que fue para él el primer semestre en Richmond mientras estudiaba en la Universidad de Virginia. Encerrado en sí mismo y, probablemente, también espacialmente, el autor expone: I haven’t looked at the sun for so long… I’d forgotten how much it hurt to. Unos versos que toman especial relevancia tras la proclama del puente: Can you help me get out of the city?”, para terminar con un poderoso riff de guitarra que indudablemente sorprende tras el sosiego precedente. A esta le sigue The Drum, un tema que, según Toledo, versa sobre los compañeros de habitación, y que puede hacerse un tanto monótono con las escuchas por su ritmo insistente.

Con un ritmo inquietante comienzaSomething Soon, cuyos comerciales Ooooh” le han valido el privilegio de ser el primer single del álbum. Un elemento propicio para el rock de estadio, en consonancia con la línea productiva de los británicos Coldplay, que evidencia la ambición de este joven que, no obstante, lleva la timidez por bandera. Paradojas del arte sonoro. Como en “Sunburned Shirts”, este corte aborda nuevamente aquella etapa universitaria que, sin embargo, parece ser tremendamente inspiradora. A este respecto merecen especial atención los estribillos, que muestran angustia vital que sentía el compositor en aquel período cuando entona: Heavy boots on my throat I need… I need something soon”, así como la frustración y rabia que se plasman en los alaridos que cierran la canción cuando confiesa Let’s burn this house down”. Pero si hay algo que pone el vello de punta en la composición, es el estribillo que precede al puente, cuyos coros armonizados al más puro estilo Brian Wilson no merecen sino la partitura de los mismos enmarcada en la recepción de las oficinas de Matador Records.

En «Teens of Style” podremos deleitarnos con las letras introspectivas y honestas de Will Toledo, no desprovistas de ironía y la estética lo-fi que impregna el repertorio.

Mayor sobriedad encontramos enNo Passion, un corte cuya interpretación refleja la falta de pasión de la que habla Toledo en un texto que trata sobre el hastío adolescente. Un riff sencillo y eficaz nos acompaña en la mayor parte de la canción, mientras un arreglo de sintetizador emulando un excelso órgano hará las veces de petición religiosa, según se vislumbra en el cuidado tratamiento de los coros, para conseguir esa pasión de la que carece y que tanto ambiciona. Una canción que se percibe novedosa y extrañamente familiar a partes iguales. Una grabación extensa se inicia a continuación con Times to Die. Casi siete minutos cargados de referencias bíblicas en este ejercicio que supone una llamada a la esperanza, a mantenerse firme en lo que crees y en aquello que quieres conseguir independientemente de aquellas personas conformistas que te invitan a abandonar tu sueño en pos de un trabajo convencional remunerado. Nuevamente se hacen aquí destacables los coros del estribillo, así como los débiles pasajes de trompeta que remarcan el sonido lo-fi del álbum. ConPsst, Teenagers, Take Off Your Clollegamos al ecuador del disco. Una canción sencilla y escueta pero terriblemente pegadiza por su fuerza y suciedad. Una incursión bienvenida en el grunge que nos deja con ganas de más y que evidencia la capacidad de creación melódica que tiene Will Toledo.

Una de las pistas más destacadas del CD llegará con Strangers. Una puesta en valor del amor escrita desde la perspectiva de alguien que lo ambiciona ante su sentimiento de soledad. La coda con armonías agudas de tintes épicos inspiradas en los Beach Boys hacen de esta una canción que roza la sublimidad con el acompañamiento cristalino de los arpegios en la guitarra. Una maravilla que nos pondrá, inevitablemente, la piel de gallina. Casi siete minutos de duración que emocionan, evocan, deleitan y atrapan. Apuesto a que a más de uno le parecerán pocos. Una tierna balada rebosante de sentimiento se descubrirá en Maud Gone, título que alude a la musa del poeta irlandés Premio Nobel de Literatura de 1923, William Butler Yeats, cuyos poemas han influido en muchas de las composiciones de Toledo. Un canto al amor no correspondido del poeta donde destacan especialmente los pasajes melódicos de un piano eléctrico que rezuman ternura, ingenuidad y melancolía. Un dramático e inspirado solo de saxofón será el encargado de llevar la composición a un clímax del que no queremos bajar y que, desafortunadamente, no dura más allá de un suspiro anhelante.

Los coros, muy influidos por los Beach Boys, son uno de los principales atractivos de muchas de las composiciones. Indie rock con fundamentos psicodélicos que nos descubre a un talento en ciernes que, a juzgar por su buen hacer musical, puede traernos muchas alegrías en un futuro muy próximo.

Con estrepitosa percusión entramos en Los Borrachos (I Don’t Have Any Hope Left, But the Weather is Nice), un track inspirado en una de las obras más conocidas del pintor sevillano Diego Velázquez, “El triunfo de Baco”, más conocido popularmente como “Los Borrachos”. Así deviene una canción cargada de nostalgia en la que se pone en valor la amistad de los viejos amigos y se ensalzan las festividades en las que se celebra la fraternidad. El desarrollo de la pieza se torna extraordinario al jugar con diferentes sonoridades y dinámicas que dan lugar a una obra compleja de sensacional inventiva. El único tema original del elepé lo encontramos en Bad Role Models, Old Idols Exhumed (Psst, Teenagers, Put Your Clothes Back On), un tema escueto que reflexiona sobre el mal uso de las redes sociales así como de los fraudes de identidad que hay en las mismas. Se inicia con la voz y el acompañamiento de una guitarra acústica para crecer gradualmente en intensidad a medida que va integrando diferentes instrumentos. Quizá la pista menos destacable del álbum.

Con Oh! Starvingllegamos al final de la presente referencia discográfica. Probablemente uno de los cortes predilectos del autor, ya que se trata de la tercera ocasión en la que ha sido grabado. Este había sido incluido previamente en sus álbumes “3” (2010) y “Starving While Living” (2012). Los insistentes tresillos al piano en cada tiempo del compás con los que empieza la composición rememoran el viejo rhythm and blues que afloraba en el ecuador del pasado siglo, mientras que la conclusión de la pieza incurre en un power pop en el que se observan influencias de la banda californiana Weezer. Un instante en el que el pasado y el presente convergen en un mismo punto y que ilustra el papel que juega Teens of Style” en el desarrollo de la trayectoria de Car Seat Headrest. Viejas canciones actualizadas para iniciar un nuevo proyecto que atisba un futuro bastante prometedor.

Car Seat Headrest – Teens of Style

CAR SEAT HEADREST

8.6 HOT RECORD

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Tras cinco años de incansable actividad compositiva, Car Seat Headrest se presenta ante el gran público de la mano de Matador Records para editar un proyecto que rescata algunos de los temas de su ya extenso repertorio. Envuelto en estética lo-fi, “Teens of Style” nos deleita con letras inteligentes, coros extraordinarios y melodías pegadizas que harán de este uno de los registros predilectos de muchos melómanos.

Up

  • “Teens of Style” se presenta al gran público con una selección de lo mejor de su amplio repertorio.
  • Las melodías y los coros se erigen como uno de los mayores atractivos del álbum.
  • Las estructuras complejas de las canciones extensas nos llevan de principio a fin con un desarrollo bien trenzado que hace bastante fácil la escucha.

Down

  • Algún tema puede resultar monótono.
  • El corte original no es de los más destacables del álbum.