Hemos tardado en abrir la veda de las listas en este primer año de vida de El Quinto Beatle, pero nos hemos puesto las pilas y sin mucha dilación aquí os traemos los que son para esta casa los 15 mejores discos nacionales del 2015. Al igual que dijimos que ha sido un año prolífico y variado en el panorama internacional, dentro de nuestras fronteras también lo ha sido, y es que muchas veces recurrimos fuera de ellas para encontrar lo que tenemos más cerca y podemos vivir en directo cada fin de semana. Aquí encontrarás una amalgama que te moverá desde el garage, rock, psicodelia, blues y folk hasta el rock de autor, aromas a costas californianas, shoegaze e incluso encuentros con ovnis. Para leer la reseña completa de cada álbum, puedes hacer click en la imagen del mismo.


 

15Flipping ColorsSelfish Shellfish Selfie

Una de las sorpresas más agradables en el panorama nacional, musicalmente hablando, ha sido la publicación del primer larga duración de los valencianos Flipping Colors. Estos chicos han conseguido con su “Selfish Shellfish Selfie” una magnífica obra con un sonido punk y power pop vibrante que hace que ni siquiera un minuto de todo el trabajo llegue a parecer aburrido. Un sonido poco habitual entre las bandas españolas que, sin lugar a dudas, les hará resonar entre los mejores festivales y sales de conciertos del país. Rompen con lo monótono y habitual con un perfecto inglés, que hace que la primera vez que son escuchados se llegue a pensar que son una banda procedente de las costas del Pacífico. Su sonido nos transporta al sonido americano de bandas que surgieron a finales de la década de los 90 y que se conoció como la segunda oleada punk. Canciones como “Whore” o “Yourself” son puro dinamismo y reflejan a la perfección lo anteriormente dicho. Flipping Colors representan, con total seguridad, el buen estado de forma que la escena valenciana está teniendo en los últimos años. De hecho, esta banda es un proyecto de músicos más que consagrados procedentes de diferentes bandas de esta tierra.

14PerroEstudias, Navajas

Ha sido en noviembre cuando los murcianos Perro han vuelto con su segundo trabajo, “Estudias, Navajas”. Después de aquel debut de 2013 tan molón y vacilón como surrealista, este nuevo trabajo lo esperábamos como agua de mayo; y no han fallado. Nuevas e igual de frescas melodías te llevarán a la pista de baile a punta de pistola, pero en esta ocasión de manera un poco más elaborada, llegando un poco más allá. Encontramos calipso, punk, rock, pop, garage… y todo ello bajo esa película de desenfado que tan ligada a ellos va. El bajo sigue marcando acentuadas bases que se rellenan a base de guitarrazos, muchos guitarrazos, y las dos baterías siguen dando bien de guerra. Las pegadizas y absurdas letras a dos voces siguen siendo uno de sus sellos de identidad y probablemente uno de los factores más importantes por los cuales conectan tan bien y tan fácil con el publico, sin muchas premeditaciones. Otro genial y divertido trabajo tan fácil de escuchar como el primero.

13Acid MessII

Desde Asturias llega este trío psicodélico con influencias claras de Black Sabbath y Led Zeppelin. Empezaron haciendo punk y con los años han acabado sacando discos como este “II”, en el que te meten cuatro canciones en 45 minutos llenos de puro rock. Una batería con un golpeo espectacular, donde el bombo suena como una apisonadora y los platillos te envuelven de lleno en su mundo; un bajo con unas líneas demoledoras que rellenan a la perfección su espacio; y, por supuesto, una guitarra con punteos y solos que no dejarán indiferente a nadie. Mucha técnica, mucha versatilidad y con una mente y capacidad compositiva brillantes, así se puede definir a estos asturianos que saben lo que hacen, y lo demuestran con una ejecución soberbia.

12The Suicide of Western CultureLong Live Death! Down With Intelligence!

Miquel y Juanjo han vuelto. Bajo el nombre de The Suicide of Western Culture nos presentan su tercer álbum: “Long Live Death! Down With Intelligence!”, que supone la progresión que necesitábamos para sorprendernos de nuevo y teletransportarnos con sus ritmos y bases encapuchadas hacia rincones post-industrializados llenos de niebla en los que sólo queda el recuerdo del pasado, de la oscuridad de la guerra y de la depresión del presente. Un disco más cañero y bailable, que fusiona el post-rock, la psicodelia y el shoegaze y reluce de nuevo con el imaginario del grupo que consigue esa peculiar sonoridad ambientada en la Guerra Civil. Samplers magnéticos y distorsiones que van calando en el ritmo, unas spoken words con colaboraciones de lujo que rematan el universo apocalíptico que The Suicide of Western Culture han sabido volver a recrear, a su favor.

11Disco Las Palmeras!Asfixia

Asfixia” es el tercer trabajo de Disco Las Palmeras! y el que ha servido como afianzamiento de la identidad de la banda. Bajo la producción de Carlos Hernández y el sello Sonido Muchacho, el grupo ha concebido un elepé de sonoridad compacta y potente. En el disco se dan cita elementos provenientes del pop y de la psicodelia, dando lugar a una apertura estilística respecto a los dos trabajos anteriores. La banda trabaja por igual los niveles poéticos y sonoros de sus canciones. Usan las letras para expresar pensamientos, quejidos y ansiedad respecto al entorno socio-político que nos rodea, acción que se hace más que patente en temas como “Cállate la boca”, “Élites” o “Morir o Matar”, donde Disco Las Palmeras! muestran cómo con sus letras lapidarias se pueden tratar temas de importancia quitando peso a la situación. No podemos dejar de lado la sonoridad que les caracteriza: Ruidismo, enmarañamiento, sonido espacial y distorsión son propiedades que les hacen ser particularidades. Por esto, es inevitable destacar “El Final del Círculo”. Por otro lado, es destacable el gran trabajo instrumental realizado en “Élites” que junto con el trabajo de empaste entre voces da lugar a una obra maestra.

10Crudo PimentoFania Helvete

La banda Crudo Pimento es un eslabón perdido entre los ritmos de raíz, como el blues o el Calipso, y el punk y el black metal. Y buena prueba de ello es su segundo disco “Fania Helvete”, en el que el multiinstrumentista y luthier Raúl Frutos y la promotora de conciertos reconvertida en artista Inma Gómez dan un paso más en esa fusión con la que irrumpieron en su primer trabajo (“Crudo Pimento”), hacia un sonido más duro. “Fania Helvete” se arrima al punk y al rock más potente a lo largo de sus 12 temas, algunos de ellos tan cortos como algo más de un minuto. Pero siguen presentes desde el primer corte, “Cruza diablo”, los cantos étnicos y los sonidos propios de los instrumentos que el propio Frutos fabrica, por ejemplo, a partir de latas de pimentón. También tiene este disco un toque oscuro a partir de testimonios que se introducen de viva voz entre las canciones y que hablan del demonio o, como en el caso de las palabras pronunciadas por el experto en ciencias ocultas Jiménez del Oso, sobre los ovnis. Destaca entre todos los temas “Algezares Graveyard”, un precioso blues en el que la voz transporta a los mejores cortes de Nick Cave, una voz profunda, recitada. Un corte para los que busquen melodías más fáciles de escuchar.

9ToundraIV

No es muy habitual lanzar discos instrumentales de concepto progresivo y postmetalero y además hacerlo con buena acogida entre la crítica y con buenas proyecciones. Los chicos de Toundra lo han hecho, y “IV” es, como su propio nombre indica, la cuarta apuesta de una saga. El concepto global del disco es la destrucción del entorno por parte del hombre, algo que queda expresado en la portada, en la que aparecen zorros huyendo de un bosque incendiado. Como novedades, Víctor García-Tapia deja en esta ocasión la guitarra en manos de su sucesor Macón, que anteriormente militaba en Adrift. Sin embargo, la grabación vuelve a correr a cargo de Carlos Santos. En términos generales se trata de un trabajo algo más variado que los anteriores y que vuelve a salir de derroteros algo étnicos en los que Toundra entró con “II”. El grupo no pierde, sin embargo, sus signos de identidad, los juegos sutiles de guitarras limpias antes de los martillazos distorsionados al ritmo de una batería contenida.

8L.A.From the City to the Ocean Side

Con su trayectoria, Luis Alberto Segura se ha ganado a pulso un puesto entre lo más granado del indie patrio, y su cuarto trabajo, “From the City to the Ocean Side”, viene a ratificarlo. Grabado, producido e inspirado entre Long Beach y Big Sur, a la orilla del Pacífico, este último disco no le va a la zaga a “Dualize”, sino que por el contrario, le supera en ciertos apartados como la variedad de sonidos y la madurez lírica, con unas letras a la altura del gran nivel de las canciones. Desde el saxo de “Higher Place”, la joya acústica que es “Ordinary Lies” o la rabia apenas contenida de “In America”, los diez temas que conforman este álbum son prácticamente igual de indispensables. Pop sutil, accesible y recomendado para todos los oídos, que no peca de frívolo y cuenta con una personalidad distintiva y arraigada en ese aroma a costa, sea mallorquina o californiana, que desprende la voz de L.A. en cada una de sus canciones.

7Pablo Und DestruktionVigorexia Emocional

Desde la bella Asturias y forjado en la música de escenario de bar, el cantautor Pablo Und Destruktion se ha consolidado en este 2015 con “Vigorexia Emocional” como uno de los grandes referentes de la música de autor de nuestro país. Al igual que en “Sangrín”, su anterior álbum, el folk oscuro y minimalista sigue siendo predominante en temas como “Los Días Nos Tragarán” o “Busero Español”, pero también hay espacio para otros temas más claros como “A Veces La Vida Es Hermosa”, e incluso para coqueteos con un post-punk electrónico que recuerda a las últimas composiciones de la mítica banda británica Joy Division como en “Califato”. Pablo parece además estar en estado de gracia con las letras. Mientras su amigo Nacho Vegas se ha movido últimamente en un terreno de significación política explícita, las letras de Pablo Und Destruktion desgranan historias de personas perdidas en un mundo postmoderno difícilmente racional en numerosas ocasiones, y en el que el costumbrismo, la indiferencia y la apoplejía emocional se han instaurado como ejes pragmáticos de vida y rutina.

6La M.O.D.A.La Primavera del Invierno

Los burgaleses afianzan aún más su estilo con “La Primavera del Invierno”, su segundo LP, en el cual se desenvuelven como pez en el agua. El acordeón y la voz rasgada siguen siendo su buque insignia, sin necesidad de virtuosismos, pero esta vez con letras y composiciones más maduras, en las que se nota el paso del tiempo (llamando paso del tiempo a la experiencia que les han dado los conciertos y la carretera). Por supuesto, sigue siendo igual de bailable que el anterior, con auténticos himnos en el repertorio, como “Hay un fuego”, “Los lobos” o “Catedrales”. Con esta mezcla nos queda un segundo disco en castellano de los burgaleses que les ha hecho triunfar allá donde pisan (y se suben a muchos escenarios) con diez canciones que rellenan menos de media hora, lo que se traduce en temas muy fáciles de digerir y bailar y cantar con amigos, lo que es perfecto en los tiempos que corren.

5Niño De ElcheVoces Del Extremo

El cantaor Niño De Elche ha publicado en este 2015 uno de los álbumes españoles más rompedores y transgresores de los últimos tiempos. En él, trata con claridad el sistema político y la agenda social del día a día, en la que la prensa del corazón o la actualidad deportiva ejercen de distracción ante el desvalijamiento del país. Sus letras no son tan explícitas y gráficas como las de artistas ligados a la reivindicación, como Los Chikos Del Maíz o Manu Chao (por poner dos ejemplos contrapuestos) pero tampoco jeroglíficas metáforas como las de Vetusta Morla. Se mantiene en un lenguaje claro en el que la ironía se erige como elemento principal ante la agresividad o la poesía social de otras formaciones. Musicalmente da un paso más hacia las texturas electrónicas, que en un contexto psicodélico ligan perfectamente con el arte flamenco y con el duende de Niño De Elche. En definitiva, “Voces Del Extremo” es un disco que además de hacernos reflexionar es innovador y original, que da una vuelta de tuerca al flamenco y a la psicodelia para llevarlas a un plano en el que aún queda mucho por descubrir.

4My Expansive Awareness My Expansive Awareness

My Expansive Awareness han debutado este año con su álbum homónimo. Con su cortísima trayectoria, la banda aragonesa ha dado ya mucho que hablar tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Su rock ácido y su neopsicodelia se entremezclan para confabular un sonido plagado de experimentalismo, algo de oscurantismo y toneladas de linimento lisérgico. Ecos, coros, distorsión, un bajo inquieto y sintetizadores te sumergen a un profundo trance del que es difícil salir. Cientos de ingredientes dan forma a un brebaje psicotrópico que te abstrae de la realidad, transportándote a otro universo. Todas y cada una de las composiciones requieren más de una escucha para poder apreciar todos los matices, los tonos y sus complejas texturas. Se nota que los zaragozanos cuidan hasta el más mínimo detalle, y esa es probablemente la clave de ese maravilloso debut.

3Guadalupe PlataGuadalupe Plata 2015

Probablemente, uno de los anuncios nacionales que más miradas captaba era el de que los Guadalupe Plata sacarían nuevo álbum en 2015. Este nuevo trabajo iba a ser grabado en uno de los estudios analógicos más importantes a nivel europeo, el londinense Toe Rag, a manos de nada menos que Liam Watson. Después de su disco de 2013 el listón y las expectativas no podían estar más altas, pero con “Guadalupe Plata 2015” los de Úbeda has sabido mantenerlo. Un genial trabajo lleno de cautivadoras y tenebrosas atmósferas en el que han introducido nuevos elementos, como el piano. Se nota un sonido aun más maduro, más elaborado y premeditado, pero manteniendo esas improvisaciones en plena grabación, con ese inconmensurable talento que cada uno de ellos tienen y esa capacidad de fusionarse, de ser uno mientras tocan juntos. Unos Guadalupe ya muy consolidados que se mantienen fieles a su estilo con más sonidos sucios, más ambientes oscuros, más letras sombrías, más fingerpicking, más slide… más blues en definitiva. Un género que no es demasiado bien acogido en el panorama nacional, pero que siguen defendiendo de manera envidiable, y eso es digno de admiración.

2MujeresMarathon

Mujeres han conseguido con “Marathon” ir más allá del garage rock que les precedía evolucionando hacia un sonido más pop y sesentero pero sin perder su esencia original en ningún momento. A base de guitarrazos y torrentes de energía la banda a conseguido mantener sus aires bailables y divertidos en una amalgama de diferentes y coloridos sonidos, haciendo encajar todos sus aromas de forma magistral. Desde un punto de vista general, la banda parte de sonidos marcados por garage rock con claros tintes surferos y punk y los han refinado a través de un filtro muy sesentero y Yé-yé para lograr estas nuevas texturas. El álbum es una carrera a base de cortos sprints, algunos muy intensos y otros más sosegados, pero con los que han conseguido llegar a la meta en cabeza, consolidándose definitivamente en la escena nacional e internacional.

1RobeLo que aletea en nuestras cabezas

Extremoduro siempre ha sido Robe Iniesta. Y, si acaso, Robe Iniesta diciéndole a Iñaki en el estudio lo que él pensaba que podía quedar chulo. A principios de este verano, y amparándose en una maniobra empresarial tan lícita como puede ser cualquier maniobra empresarial, Robe Iniesta sacaba otro disco de Extremoduro haciéndolo pasar por uno en solitario y consolidándose por fin como lo que ha sido siempre: un cantautor, un trovador intensillo que podía ir, por ejemplo, de la E Street Band a The Band misma sin atravesar demasiados apuros ideológicos.

Lo que aletea en nuestras cabezas” es una parada inevitable en el camino que comenzó con “La Ley Innata”, un disco de producción compleja, letras (engañosamente) almibaradas, y una sorprendente habilidad para tocarte el corazón y estrujártelo con saña hasta que no te quede más remedio que confesar chillando que “Un suspiro acompasado” es la canción que más te ha emocionado a lo largo del 2015. Con un desinterés supino tanto en contentar a los puristas defensores de la marca Extremoduro (que ya llevan unos cuantos años que no caben en su cabreo) como en salir de gira, Robe Iniesta firma un álbum complejo, el álbum que probablemente necesitaba hacer y sentía que las leyes del mercado se lo impedían, y se rodea para ello de jovencitos imberbes de conservatorio que del rock sólo saben lo que acaban de descubrir. Lírica, melodía fácilmente adherente, y mucho exceso, en una obra mayúscula, bucólica y extraordinaria.