SPIDERGAWD

Los noruegos Spidergawd están sumidos en una espiral compositiva digna de unos músicos de otro tiempo. Tras su notable álbum debut homónimo publicado en 2014, Spidergawd regresan en 2015 con su segundo trabajo, Spidergawd II, sin cesar ni un instante los preparativos de su tercer disco, que verá la luz en enero de 2016. El lapso de tiempo tan reducido entre cada álbum favorece las comparaciones y obliga a la banda a no reducir la calidad de sus trabajos. El exceso de material puede provocar un efecto contraproducente y el reto para Spidergawd es tan grande como lo ha sido su respuesta.

Con su debut, Bent Sæther y Kenneth Kapstad presentaron una contundente propuesta alternativa a Motorpsycho reforzada con Per Borten en las voces y Rolf Martin Snustad en el inconfundible saxofón. El impacto limitado del primer trabajo dejaba a los noruegos en un lugar con un amplio margen de acción. Las claves del sonido de Spidergawd quedaron patentes desde sus primeros acordes, con claras reminiscencias al rock setentero pasado por un filtro actual que dota a sus canciones de una sorprendente viveza.

Los primeros pasos de Spidergawd han sido lo suficientemente personales como para labrarse un hueco en la escena. Sin embargo, su primer disco no es un trabajo redondo y el reto de los noruegos residía en la capacidad de responder a las necesidades de mejora, adaptación y evolución que no condujera a su incipiente carrera a ser recordada tan sólo por su debut resultón. Todos estos retos, necesidades y expectativas han espoleado a la agrupación a condensarlos en Spidergawd II, un trabajo que sigue fielmente los pasos de su predecesor pero que no se ve lastrado en ningún momento por las características tan particulares de este. En su segunda incursión en el estudio, los noruegos han compuesto un álbum de mayor duración en el que el ritmo no decae en ningún momento y el rock desenfrenado es la tónica del álbum de principio a fin.

[pullquote]En su segunda incursión en el estudio, los noruegos han compuesto un álbum de mayor duración en el que el ritmo no decae en ningún momento y el rock desenfrenado es la tónica del álbum de principio a fin.[/pullquote]

No, no son John Fogerty y sus Creedence Clearwater Revival aunque pudiera parecerlo en la introducción del tema de apertura, …Is All She Says. Los verdaderos Spidergawd entran rápidamente en escena y los primeros dos minutos del disco quedan como un homenaje, una alusión a sus grandes influencias. Lo que continúa es una andanada de rock frenético que, como ya hicieron en su debut con “Into Tomorrow”, te atrapa irremediablemente. El single, y una de las piezas más destacadas, es Tourniquet. Un hit como no habían compuesto hasta el momento que representa el mayor ejemplo de rock directo, sin excesivas pretensiones, pero de gran calidad que son capaces de componer. Un guitarreo adictivo y un estribillo incontestable son ingredientes y justificación suficientes para adorar esta efectiva composición.

El trabajo de Spidergawd escapa de la monotonía gracias a canciones como Crossroads” en las que la banda reduce la velocidad y vuelca su talento. Es la canción más extensa del disco y permite introducir marcados cambios de ritmo y a combinar estribillos acompañados de coros y melodías puramente ochenteros con extensas y sobrias partes instrumentales. Spidergawd aprovechan a la perfección la versatilidad de su sonido y la confluencia de estilos y en “Fixing To Die Blues descubrimos su versión más contundente, su sonido más heavy metal.

[pullquote]Spidergawd tienen muy claro de donde vienen, donde están, y hacia donde se dirige su carrera y su “II” es la confirmación de lo que se pudo atisbar en su debut a la par que una nueva declaración de intenciones sobre lo que espera en el futuro más inmediato.[/pullquote]

El cierre de “Fixing To Die Blues” enlaza a la perfección con el comienzo de Careulean Caribou”, una delicia de rock clásico. Una pieza instrumental en la que el saxofón de Rolf Martin Snustad entra en escena como gran protagonista. Pese a que es una buena introducción a la psicodelia y a esa especie de experiencia musical extrasensorial, no parece estrictamente necesario que Spidergawd incluyan un corte únicamente instrumental ya que el grueso de sus canciones están dotadas de extensas partes solistas. Lo mencionado anteriormente se ejemplifica en temas como “Get Physical, una fusión de estilos en la que todos los instrumentos cobran protagonismo individual y grupalmente. Esta pieza recupera el tono, no el ritmo, del inicio del disco en un ejercicio de rock festivo y fusiones hacia el blues y el jazz con un saxo sublime. Puede no parecer tan resultona pero “Get Physical” es uno de los mayores diamantes en bruto compuestos por Spidergawd.

El tono imperante en cada canción de Spidergawd desprende una sensación desenfadada, casi festiva, que tiene su un gran exponente enMade From Sin. En esta canción juegan a la perfección con el pesado sonido del bajo como claro protagonista en combinación con un magnífico riff de guitarra oscilante. El efecto logrado es una pista enormemente rítmica, con múltiples variantes y un sonido reconocible. Los noruegos no esconden su vena setentera, que impregna su música en todas sus vertientes. Mientras que en “Made From Sin” mostraban su lado más desenfadado, en Our Time (Slight Return) descubrimos su versión más oscura, con el bajo y la guitarra fusionándose a ritmo ralentizado.

La despedida encumbra el disco como un magnífico ejercicio de música sin mayor pretensión que la de hacer rock, disfrutar de él y hacer disfrutar a su público. En Sanctuary, Spidergawd se recrean en su sonido y construyen un tema que fluye solo, sin alardes ni grandilocuencias. Cada miembro del grupo aporta su elemento distintivo, ya sea en forma de riff o solo de guitarra, de un rítmico bajo, de un comodísimo ejercicio de voz o del último regalo brindado por el saxofón. Spidergawd tienen muy claro de donde vienen, donde están, y hacia donde se dirige su carrera y su “II” es la confirmación de lo que se pudo atisbar en su debut a la par que una nueva declaración de intenciones sobre lo que espera en el futuro más inmediato.

Spidergawd – Spidergawd II

  • Spidergawd cumplen con todo lo prometido en su debut.
  • Mucha versatilidad, huyendo de cualquier monotonía.
  • Composición de temas verdaderamente pegadizos.
  • Las influencias retro no lastran la evolución musical de los noruegos.

  • Ausencia de ese gran tema de larga duración.
  • Tono tan distendido que puede hacer perder contundencia al álbum.

PÁGINA DE ARTISTA

8.0

 

El segundo paso en la carrera de Spidergawd es otro notable ejercicio de rock actual poderosamente influenciado por los grandes clásicos. Los noruegos siguen fielmente las bases estilísticas diseñadas en su debut y logran perfilarlas en un álbum de innegable talento y actitud.

Compartir