THE ROARING 420S

Los de Dresden (Alemania) han vuelto en 2015 con su nuevo álbum, “You Can’t Get Out Alive”. A través de su debut en 2014 la banda mostró su entusiasmo por los sonidos más sesenteros uniéndose a esta efervescencia psicodélica que esta más que presente en nuestros días. Garage rock con tintes surferos pero desde el punto de vista psicodélico es la esencia principal de nuestros protagonistas. The Roaring 420s se mantuvieron fieles a los sonidos de aquella década de oro para la música sin introducir muchas innovaciones técnicas o compositivas. Guitarras contagiosas, melodías efectivas y un muy buen gusto y saber hacer hicieron de aquel trabajo un genial debut, aunque probablemente no terminó de recibir todo el reconocimiento que merecían.

En este nuevo trabajo la banda ha seguido esa misma tendencia sin alterar un ápice de su esencia. Es el sonido que les gusta y el que quieren reivindicar. Este nuevo trabajo es casi casi una continuación del primero. “You Can’t Get Out Alive” ha sido grabado con It’s A Gas! Records y producido por el español Jorge Muñoz-Cobo González.

Nos volvemos a encontrar, y en esta ocasión de manera más intensa, con temas que comienzan muy rock-garageros y a medida que van transcurriendo los compases la psicodelia va penetrando progresivamente en las notas cargándolas de magia, evocación y experimentación. El sitar, ese instrumento hindú que dota a las canciones de un hechizo tan especial y que a mí, particularmente, me encanta, vuelve a aparecer. La guitarra acústica surge de manera insospechada en diversas ocasiones y el órgano pone el broche de oro en otras dentro de composiciones clave. Nos encontraremos por el camino también con muchas armonías vocales y coros; todo ello estupendamente acompañado por geniales percusiones y un fornido bajo.

the-roaring-420s-you-cant-get-out-alive-2

[pullquote]En su debut, los sonidos más sesenteros se unían a esta efervescencia psicodélica que esta más que presente en nuestros días. Garage rock con tintes surferos pero desde el punto de vista psicodélico es la esencia principal de nuestros protagonistas, y no la han variado un ápice en “You Can’t Get Out Alive”.[/pullquote]

You Can’t Get Out Alive” abre con una guitarra acústica, sí, acústica. A ella se le van añadiendo y solapando psicodelias varias hasta que esta pierde todo el protagonismo. El tema es un in crescendo ácido que empieza con una marcada influencia de Lou Reed y acaba en un batahola de arreglos y efectos que se reproducen sin control hasta llegar a ese mágico, lisérgico y evocador instrumento, el sitar. En “Sweet Destiny” la banda rescata los sonidos surferos-garageros más cálidos y tropicales. Un tema veraniego con un poderoso Hammond y guitarras llenas de reverb. Coros y rasgueos te envolverán en una en una apacible onda californiana. Por su parte, Keep Me Sane, Mary Jane” posee una marcada esencia rockera. Una poderosa guitarra y arreglos de slide son acompañados por un penetrante bajo y unas parsimoniosas percusiones. Letras cantadas a dos voces durante gran parte del tema y coros varios derivan en un final instrumental en el que montañas de sonidos confluyen de muchos lugares, siendo el sitar uno de ellos. Una sección altamente experimental en la que podemos escuchar alaridos incontrolados muy cercanos a rituales chamánicos.

Hey Lou” se basa en una melodía tremendamente pegadiza. Un corte sencillo, muy lineal pero que da justo en el clavo; un tema que te hará mecerte suavemente gracias a un sonido muy armonioso y templado. Un encuentro entre armonías vocales y suaves psicodelias que conforman un claro ejemplo de un tema pop-garage pasado por el filtro psicodélico del que antes hablábamos. En medio de una hipnótica cadencia a base de percusiones y opacas guitarras el sitar se abre hueco para dar color con saturados arreglos a “Hipster Bums”. Una atmósfera densa y rica en texturas en la cual la voz se mimetiza entre los instrumentos y te transportará a lugares paradisíacos en un vaivén de relajantes arreglos instrumentales y vocales.

[pullquote]Nos volvemos a encontrar, y en esta ocasión de manera más intensa, con temas que comienzan muy rock-garageros y a medida que van transcurriendo los compases la psicodelia va penetrando progresivamente en las notas cargándolas de magia, evocación y experimentación.[/pullquote]

Flesh Parade” es otro corte lleno de melodías a medio camino entre los Beatles más psicodélicos y los Doors más delicados. Varias líneas de guitarra, un bajo plomizo y activas percusiones conforman otro corte lineal dentro del conjunto. En “Whatever Palace” la psicodelia más tenebrosa reina sin control. Deliciosas texturas a base de Hammond y una bien marcada línea de bajo nos encandilarán sin remedio. Las guitarras harán de las suyas para redondear este corte lleno de oscuros pero variados tonos que harán que nos tambaleemos de aquí allá al son del compás. La psicodelia sigue brotando descontrolada, primero en forma de balada y más tarde encabritada en melodías coloridas que se acercan al garage más inofensivo en “Anything You Want (To Be)”. Rasgueos y órganos confluyen en el mismo camino con el bajo y martilleantes percusiones hacia el deleite más lisérgico y ácido. A continuación, una guitarra guerrera acompaña la base establecida por el bajo y la batería en “Tax-Deductible Suicide”. El público comenzará entonces a corear la letra con la banda. Los acordes de guitarra acústica que resuenan al fondo terminarán por encajar todas las piezas de este puzle más rockero garagero.

La guitarra acústica nos sigue acompañando en “Love Knife” con relajantes medios tempos. Más guitarras plagadas de reverb, un marcado bajo, mansas percusiones y el Hammond para atmosferizar el conjunto trabajarán al son para transportarte a la costa californiana. Más guitarrazos en “I’ll Steal You From This Zoo”. La misma esencia relajante y tropical vuelve a resonar en nuestro cerebro en una longitud de onda narcótica. De nuevo la guitarra acústica vuelve a aparecer. El último corte del trabajo, “Star Shine Blues”, sigue la misma tendencia. En esta ocasión nos encontramos con más texturas y sonidos. Los detalles y arreglos emergen de la nada y ponen punto final.

The Roaring 420s – You Can’t Get Out Alive
like

  • Geniales texturas llenas de arreglos.
  • Se mantienen fieles a su esencia.
  • Evocadoras atmósferas.

dislike

  • No han evolucionado apenas su sonido.
  • La última parte del trabajo pierde fuerza.

PÁGINA DE ARTISTA

THE ROARING 420S

8.3

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115 Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Los alemanes vuelven con su segundo trabajo en el que continúan con la misma esencia de su debut. Composiciones garajeras cargadas de guitarrazos son pasadas por el tinte psicodélico más sensentero para evocar los lugares más remotos. Tremenda es también la esencia tropical y californiana en muchos de los temas, aletargando tu mente en un viaje mecedor.

Compartir