NIÑO DE ELCHE

Corren tiempos en los que la política es un tema de conversación obligado en cualquier sobremesa, velada, charla o quedada familiar o de amigos. La campaña electoral acecha, y los políticos multiplican exponencialmente sus apariciones televisivas en una vertiente inimaginable hace diez años. Pedro Sánchez exprime naranjas y juega al ping-pong con Bertín Osborne, Rajoy hace las veces de Manolo Lama comentando el partido de Champions del Real Madrid, Pablo Iglesias, guitarra en mano, se atreve a versionar a Javier Krahe, y Albert Rivera explota su imagen de buen padre y deportista de forma omnipresente. Al final, las encuestas, en lugar de definir tendencia, crean tendencia, y de otras formaciones nadie parece acordarse.

Esta sobreexposición forma parte de la dialéctica, de la retórica y del juego que el cantaor Niño De Elche desmonta de forma irónica y crítica en sus canciones. “Voces Del Extremo”, su último álbum, es perfecto para un 2015 en el que hemos aguantado hasta cinco campañas electorales.

A lo largo de su carrera, Niño de Elche se ha caracterizado por mezclar de forma maravillosa el flamenco con la música electrónica. Sé que en este momento pueden venir a la cabeza de uno formaciones que ya hicieron eso en los 90, dando como resultado un sonido makinero y cañí que fue una mina para las gasolineras de la geografía española, pero lo del ilicitano es completamente diferente. Su vocación por el cante flamenco más puro y su arte se fusionan a la perfección con bases a veces puramente electrónicas, y en otras ocasiones con sintetizadores y música progresiva, dejándonos algo fresco y original. Su sonido ha evolucionado desde sus primeros álbumes, allá por el 2007, hasta hoy, dando lugar a uno de los mejores lanzamientos nacionales del año.

[pullquote]Su vocación por el cante flamenco más puro y su arte se fusionan a la perfección con bases a veces puramente electrónicas, y en otras ocasiones con sintetizadores y música progresiva, dejándonos algo fresco y original. Su sonido ha evolucionado desde sus primeros álbumes, allá por el 2007, hasta hoy, dando lugar a uno de los mejores lanzamientos nacionales del año.[/pullquote]

Aparte de sus lanzamientos discográficos, Niño De Elche se ha embarcado en diferentes proyectos como “Raverdial”, que presentó en la pasada edición del Sónar junto al dúo de DJs Los Voluble, y que no era sino una mezcla del sonido de las raves underground con verdiales (un estilo del flamenco cercano al fandango, procedente de Málaga y ligado a la fiesta de los olivos).

Pero vayamos al análisis de “Voces Del Extremo”, el cual puede descargarse de forma gratuita en la web del artista. Ha sido producido por Daniel Alonso, de Pony Bravo y, como ya se ha dicho previamente, ha adquirido un carácter mucho más político que otros trabajos de Niño De Elche donde la poesía más lírica tenía mayor peso. Las intenciones quedan claras desde el primer corte, “Estrategias De Distracción”, en el que se puede ver claramente la idea que propone el disco. En ella aparece la renovación del concepto de ‘pan y circo’ en forma de consume televisión y no te hagas muchas preguntas; engulle programas del corazón y películas de acción o del Oeste. Se da además una deconstrucción del afán de fama. La ironía salpica cada frase, como “Compra lotería donde compra Fabra”. Musicalmente, destaca especialmente el cante y el duende del cantaor. Contrariamente, en “Que Os Follen” prima lo minimalista, con influencia del rock electrónico heredero de la Joy Division. Su mensaje evidencia la opinión del artista acerca de la política de izquierda a derecha: “Con el mango de la hoz y el martillo, con una rosa de púas como escarpias; que os metan una gaviota con las alas abiertas por el culo; que os follen a todos”. Deja claro así, que a diferencia de artistas como Nacho Vegas o Albert Plá, posicionados con movimientos concretos, Niño De Elche representa la desconfianza absoluta en cualquier representación política que haya impuesto o imponga unas directrices que polaricen a la sociedad en grupos. Esta línea ideológica se perpetúa en “Miénteme”, que puede resultar especialmente actual en esta campaña electoral, pues ironiza sobre el reclamo social de ideas a los políticos en esa demostración de quién puede más (“Que no me preocupe por nada, que lo único que tengo que hacer es votar por ti”). El queridísimo personaje televisivo Homer Simpson tiene una frase que le sienta como un guante a esta canción. Homer dice que “Si pagamos a los políticos es para que piensen para no tener que hacerlo nosotros. Había un problema y ellos dijeron que lo habían resuelto”. El minimalismo sigue presente, aunque en una dosis más reducida, pues hay más rasgos de la psicodelia y de lo progresivo.

[pullquote]Esta sobreexposición forma parte de la dialéctica, de la retórica y del juego que el cantaor Niño De Elche desmonta de forma irónica y crítica en sus canciones. “Voces Del Extremo”, su último álbum, es perfecto para un 2015 en el que hemos aguantado hasta cinco campañas electorales.[/pullquote]

Con una base de bajo y un acompañamiento de guitarra eléctrica, más cercano al rock experimental, se presenta “Nadie”. Destaca en ella la parte vocal, que se hace eco de la locura del ser desconocido en el mundo de la globalización, del desarraigo del ser en soledad, y del malestar de aquél a quien “Nadie conoce”. Pero sin duda, la joya de la corona llega con “El Comunista”. Es ésta una demostración de que el ilicitano tiene palos para repartir entre todos. Su letra se basa en la deconstrucción y desmitificación de la figura de Santiago Carrillo, y en el perjuicio que sus acciones provocaron en la causa republicana. De él dice que “Era tan comunista que en la Guerra Civil continuamente perseguía a todo aquél que oliese a revolucionario… Era tan comunista que terminada la contienda huyó a tomar el primer avión… Era tan comunista que en la Francia de De Gaulle su figura lucía en coche descapotable”. La guitarra y los sintetizadores hacen de ella una canción tremendamente pegadiza, con muchos matices progresivos, pero con un ritmo que se agarra irremediablemente. Y de un polo al otro; tras la crítica al comunismo basado en el control del Estado, le llega el turno al neoliberalismo. “Mercados” describe lacónicamente ese mundo en el que la protección del individuo, y el individuo en sí, se diluyen en el interés del Dios económico, y en el que a pesar de los valores judeo-cristianos de la mayoría social, y del el dogma de la bondad y la hermandad, hay un sometimiento completo de la ética a las directrices de la Bolsa de Nueva York.

[pullquote]”Voces Del Extremo” supone toda una demostración de que el flamenco está vivo y de que tiene abierto todo un mundo de posibilidades aunque, por contra, la voz y el arte flamenco de Niño De Elche lucían más en trabajos anteriores.[/pullquote]

En “Han Sido Treinta Años”, las guitarras distorsionadas y la psicodelia a lo Velvet Underground se erigen como protagonistas, haciendo de ella una de las mejores canciones del álbum, y en las que mejor luce su voz el cantaor. Decae un poco el clima creado en “Canción De Corro De Niño Palestino”, cuya longitud resulta demasiado pretenciosa ante la falta de variedad armónica. La letra tampoco está a la altura del resto del álbum. Todo lo contrario ocurre en “Informe Para Costa Rica”, en la que predominan la guitarra acústica y una estética flamenca aparentemente más pura. Con un título que más bien parece el del dossier de evaluación de una empresa de logística o riesgos financieros, Niño De Elche retrata las consecuencias que puede llevar a un país libre una dictadura (“Antes de que haya censura y te abran las cartas y las cartas no te lleguen; y haya toque de queda y estén prohibidos los grupos callejeros, los bailes y los besos. Antes de que haya policía clandestina y dinero clandestino pa’ la poli, poli, poli clandestina, y no diga nada de la prensa”). Resulta desconcertante la elección de Costa Rica, ya que ésta es una República Presidencial, y es uno de los países con mayor esperanza de vida y mejores condiciones de América Latina.

El punto final lo pone “Canción Del Levantamiento – Notificaciones”. En ella se vuelve a lo progresivo. Destacan los ruidos distorsionados y la apología de aquél que no se deja avasallar. Al igual que ocurre en “Canción De Corro De Niño Palestino” su longitud es desproporcionada, y no está justificada por la progresión de la canción. Es una pena, porque el último broche al álbum resulta imperfecto.

Niño De Elche – Voces Del Extremo

  • El uso de la ironía se aplica en su justa medida.
  • Supone toda una demostración de que el flamenco está vivo y de que tiene abierto un mundo de posibilidades.
  • Es realmente crítico políticamente, sin excepción. No cae en favoritismos ni idealizaciones arbitrarias.

  • Da la sensación de que pierde el control en las canciones largas.
  • Su voz y su arte flamenco lucían más en trabajos anteriores.

PÁGINA DE ARTISTA

7.7

 

Niño De Elche ha unido el cante flamenco con nuevos sonidos de la psicodelia o la música electrónica, creando un sonido marca de la casa, que aprovecha a la perfección para retratar irónicamente el contexto social y político de España.