DICK DIVER

Arriesgar siempre es complicado, y lo es mucho más si hablamos de obras musicales. Podemos encontrar bandas que poco a poco van construyendo su sonido hasta que logran definirlo. Cada LP es una pincelada que compone la totalidad de una trayectoria musical, un estilo. Esto mismo sucede con el cuarteto australiano Dick Diver al publicar su tercer álbum “Melbourne, Florida.

Esta agrupación surgió de un movimiento que poco más tarde sería conocido como dolewave, en el que los jóvenes marginados buscaban generar una identidad, una ‘nueva australianidad’. Probablemente ahora te encuentres pensando en música revolucionaria o que ha sido parteaguas para la escena mundial, pero lamento decirte que es todo lo contrario. Esta localidad engendró una variación de música pop que apuntaba a las emociones más recónditas del ser humano. Usualmente comparados con la banda The Clean por su disco debut “New Start Again”, Dick Diver han cambiado su sonoridad paulatinamente con sus dos trabajos posteriores y, además, han conseguido algo que pocos músicos logran: una evolución compacta, segura y precisa. Han experimentado con nuevos instrumentos, sus letras son mucho más profundas y la unión de ambas partes demuestra una madurez artística que no habíamos apreciado antes.

El vocalista Rupert Edwards declaró en una entrevista:

You know that Simpsons episode where Krusty is trying to get a part in the Radioactive Man movie? He shows the director a photo where he is pulling different types of faces (happy, sad, angry etc). The director isn’t impressed. ‘But look at my range!’ Krusty implores. Melbourne, Florida is like that. Look at our range!”.

dick-diver-melbourne-florida-2

[pullquote]“Melbourne, Florida” es un viaje justo como lo indica su titulo: vamos de una terminal a otra, y en el proceso tienen cabida muchos estados de ánimo o pensamientos que sin duda podemos escuchar durante el recorrido.[/pullquote]

Waste the Alphabet abre el trayecto con toda la emoción que sentimos al aventurarnos hacia un nuevo destino. Las cuerdas marcan esta melodía alegre acompañada por las percusiones de Stephanie Hughes. Todo es una progresión, llegando a su punto más alto cerca del final. Sin dejarnos respirar pasamos al segundo corte de este material, “Year in Pictures”, una pieza mucho más introspectiva. Comienza un estado de ánimo durante el viaje donde nos atamos a nuestros recuerdos, sin embargo, la música no genera este tono de melancolía que expresa la letra: “To later think you’re not that person now, you’re not that person anymore…“. Es tan sólo una antesala de lo que viene después, ya que Leftovers abre la puerta a terrenos aún más personales. Desde un inicio, con una guitarra tan seca que poco a poco se armoniza con los vientos y remata con la voz de Hughes, la cual únicamente es acompañada por Edwards durante el coro. El track avanza de manera dulce, llegando a subir en algunos puntos muy breves para después sumergirnos justo donde empezamos.

Beat Me Up (Talk to a Counsellor)es la canción más plana de toda la obra, que nos remonta a ese primer hartazgo del camino, en el cual nos ubicamos dentro de un universo en el que no somos los protagonistas. Los estribillos se repiten junto con una sencilla melodía, pero lo realmente interesante de esta pieza es la aparente unión de dos tracks completamente diferentes, ya que cerca del final nos aproximamos a un sintetizador, generando un contrapunto con lo que escuchamos anteriormente. Es así que nos encontramos con Resist”, un corte 100% instrumental que sirve como puente para dividirnos la primer parada, de Melbourne a Florida; un pequeño descanso. Es el piano, a pesar de mostrarse muy tranquilo, el encargado de inyectarnos una vitalidad necesaria para continuar.

[pullquote]Dick Diver han cambiado su sonoridad paulatinamente con los dos trabajos posteriores a su debut y, además, han conseguido algo que pocos músicos logran: una evolución compacta, segura y precisa. Han experimentado con nuevos instrumentos y sus letras son mucho más profundas, demostrando una madurez artística que no habíamos apreciado antes.[/pullquote]

Con más energía nos aproximamos a Percentage Points, pero no esperes encontrarte con algo agitado; Dick Diver explotan a través de otras vías menos obvias, y lo hacen tejiendo esa atmósfera que conecta con cualquier persona, ya que las letras acompañan su música inteligentemente para hablarnos directamente a nuestros recuerdos: “Your dreams run with rivers of anything but that… And now you’re all backlit… Stood in front of the sun… You glow at your edge… Your negative image… Perfect bruise“. Competitiones la primera prueba firme de que esta banda se ha reinventado sin dejar su esencia, es decir, no son los mismos de sus anteriores esfuerzos, pero esa semilla plantada al inicio de su carrera no se ha desvanecido, ha crecido, se ha desarrollado. De esta forma llegamos a Private Number, otro gran track en el que todos los instrumentos cordófonos son protagonistas (especialmente el piano guiando la melodía), pero del que tampoco podemos obviar los jugosos arreglos de viento, remontándonos al ambiente que nos generaba la primera canción del LP. Dibujando esos tintes de rock-pop tan característicos de la banda australiana, logran un nuevo sonido mucho más elaborado y arriesgado. Sin embargo, es justo con este tipo de tracks con los que los fans más aguerridos pueden cuestionar la nueva dirección del grupo.

Tearing the Posters Down es la señal definitiva que los australianos siguen siendo los mismos. Una canción que sólo ellos pueden crear y que podría insertarse a la perfección en “Calendar Days” o “New Start Again”. Las guitarras, el bajo y la batería proyectan una magia que contagiará a todo aquel que la escuche. ¡De esto se trata el rock! Boomer Class prepara las cosas para terminar el viaje; estamos cerca de nuestro destino, así que mejor tomar las cosas con calma. Rupert Edwards nos explica de una manera tranquila: Don’t try to understand… Gets harder when you’re getting some again…“. Por su parte, Blue Time es una balada bastante simple donde el frontman junto con su baterista cantan a la par. Después de mostrar distintas facetas a lo largo de todas las piezas es justo en este punto donde afianzamos a los nuevos Dick Diver, una banda que busca hacer las cosas de una manera distinta, buscan un sonido propio en constante evolución. El recorrido es finalizado por View from a Shaky Ladder. Piano y viento son suficiente para que aterricemos en la realidad de nuevo. Partimos de Melbourne con destino Florida, algo que funciona como una metáfora hacia donde puede dirigirse la banda, un mensaje claro para los fans.

Dick Diver – Melbourne, Florida
like

  • Es una banda con una propuesta realmente interesante. Sin duda con este disco se abren a otros públicos.
  • Nuevos instrumentos como el saxofón o la trompeta, que se insertan de forma magistral en el sonido característico del grupo australiano.
  • Las letras han evolucionado respecto a su anterior esfuerzo.

dislike

  • Podría desesperar en cierto punto, ya que nunca termina de ‘explota’.
  • Encontramos temas que no llegan a ser tan redondos como “Private Number”, pero quizás es mucho pedir.

PÁGINA DE ARTISTA

DICK DIVER

8.3

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115 Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Dick Diver presentan con “Melbourne, Florida” una nueva faceta que claramente representa un ligero cambio hacia donde se dirige el nuevo sonido de la banda. Con cortes mucho más elaborados han conseguido un álbum más que notable, el cual necesita tiempo y varias escuchas para que podamos disfrutarlo al completo.