Aunque no os lo creáis, el nombre de Harrison Ford Fiesta no tiene nada que ver con el tipo de música que podáis pensar que hacen. Un nombre travieso, gamberro, que choca de pleno con las elegantes y formales canciones que conjugan. Es un grupo que proviene de Tarragona y que nos traen, al fin, un disco que ha estado trabajándose durante mucho tiempo. Así pues, gracias a Romain, César, Pablo, David y Foehn Records, hemos podido escuchar este elepé debut homónimo de seis canciones.

Desde el primer track nos sumergimos en unas aguas profundas y desconocidas, caracterizadas por un sonido dominado por la psicodelia, el neo-folk y la nouvelle chanson francesa. Y eso por no hablar de lo que más nos hunde en estas aguas a las que hacemos referencia: la voz grave de Romain.

Después de haber conversado con uno de los integrantes del grupo, César, no cabe duda de la evolución que ha experimentado Harrison Ford Fiesta con un solo disco, y tampoco queda ninguna duda de que estaremos a la expectativa de un próximo segundo álbum.

Primero nos gustaría destacar el nombre de la banda: Harrison Ford Fiesta. ¿De dónde surge la idea de este nombre?

Para que os hagáis un poco la idea del nivel, el nombre de ‘Harrison Ford Fiesta’ surge de una broma muy tonta. Al principio de la formación se hizo tal broma y se quedó ahí, ya que al final le cogimos cariño al nombre. Pero al pensarlo seriamente, se quedó simplemente en ‘Harrison’. De hecho, incluso en un festival nos anunciaron de esta manera, pero a nosotros nos parecía muy pretencioso. Volvimos a la idea de ‘Harrison Ford Fiesta’ y volvimos a discutirlo, porque el nombre no tiene nada que ver con lo que hacemos y puede despistar bastante a los oyentes. Pero amamos este nombre.

Ahora que ya sabemos de donde viene vuestro nombre… ¿Cómo se forma esta banda? Se trata de Romain Aleberteau, francés, y César, Pablo y David, españoles. ¿Cómo os llegáis a conocer y qué os motiva para formar el grupo Harrison Ford Fiesta?

Primero de todo decir que  Harrison Ford Fiesta ya existía con Romain, el actual vocalista, que tenía otros compañeros. Por otro lado, Pablo y yo teníamos otra banda y coincidíamos bastante con ellos en el circuito local de Tarragona. Pero en ese momento, su banda se estaba desestructurando, ya que uno de la banda tenía que irse de viaje y otro de ellos tenía que irse a vivir a Berlín. Se estaba deshaciendo por completo.

Pablo y yo habíamos escuchado algunas de sus canciones grabadas en plan ‘casero’, y nos gustaban mucho. Es por esto que, durante un bolo, empezamos a hablar con Romain para poder sacar adelante su grupo. Así pues se formó el nuevo Harrison Ford Fiesta con nuevos miembros y dando un buen vuelco: David en la batería, Romain en la guitarra y voz, Pablo en los teclados y yo en la guitarra.

Se habla de folk, de psicodelia, de nouvelle chanson… e incluso de pura elegancia. ¿Cómo definiríais vuestro propio estilo en este disco?

Bueno, un amigo nos definió como ‘psicodelia comanche’. Nuestra base es de folk, de rock, de pop y también un poco de psicodelia. Pero nos gusta esto de la ‘psicodelia comanche’.

Muchas veces una canción de un minuto se transforma en una de cinco.

Hemos visto que las letras de vuestro disco debut son en francés e inglés. ¿A qué se debe el hecho de cantar en más de un idioma? ¿Tenéis pensado cantar, en un futuro, en español o, incluso, catalán?

Esto empezó porque Romain (que es quien hace las letras), cuando empezó, las hacía sobre todo en inglés. A él le daba un poco de apuro cantar en su propio idioma. Pero luego, para probar, sí que hizo una en francés, y nos gustó mucho más. Por esto el disco tiene canciones en los dos idiomas, pero cada vez tendemos más al francés porque nos gusta más como queda en ellas. Además, Romain ya se siente más cómodo cantando en su propio idioma.

Y si os digo la verdad, no veo esto de cantar en más idiomas. Más que nada que lo que mejor habla Romain es el francés, por eso luce tanto en las canciones. No sé si lo veo cantando en castellano o en catalán.

¿Cómo funciona el grupo en el proceso compositivo?

Básicamente, Romain hace el esqueleto de la canción, es decir, la letra y la primera idea. Con esto viene al local y a partir de aquí empezamos a jugar con la estructura, con los arreglos, con la forma de ponerle piel al esqueleto del que partimos gracias a Romain.

Así pues, nos encontramos muchas veces que en la idea original de una canción, esta acostumbra a ser mucho más corta de lo que acaba siendo al final. Es decir, muchas veces una canción de un minuto se transforma en una de cinco.

¿Cuáles han sido vuestras mayores influencias a la hora de realizar este disco?

Bueno, realmente aquí cada uno tiene sus propias influencias. En el caso de este disco hay bastante desarrollo, incluso más en directo, cosa que se traduce en una gran influencia por parte de la psicodelia, de temas progresivos o del post-rock. Por poneros ejemplos, hemos escuchado mucho de Kevin Ayers, en cuanto a voz, o a Godspeed You! Black Emperor.  

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con un artista de talla nacional como Joan Pons (El Petit de Cal Eril)? ¿Qué habéis aprendido de él?

La verdad es que estuvo genial. Gracias a su carácter y el lugar de su trabajo, parecía como si nos fuésemos de colonias como los niños pequeños. Nos fuimos a Guisona y nos quedamos allí cuatro días en Cal Eril, encerrados en el teatro.

La experiencia ha sido muy buena, y además él nos ha cambiado alguna idea que teníamos en un principio en cuanto a la composición de las canciones. Por ejemplo nos ha animado a grabar todas las bases de nuestras canciones en directo. Es decir, la batería, la guitarra y el teclado básico lo tocamos en directo, y a partir de ahí añadimos los arreglos. Todo esto le da un punto más vivo; puede haber errores, pero gustan. Estábamos acostumbrados a grabar con pistas, por lo tanto este proceso nos ha ayudado también a simplificar un poco, ya que nosotros tendíamos a poner muchos detalles.

Después de haber trabajado con el. ¿Con qué otros grupos o artistas os gustaría trabajar o compartir escenario?

La verdad es que nos gustaría trabajar y compartir escenario con muchísimos grupos. Por ejemplo, nos gustaría tocar con Timber Timbre, Oso leone, Rocío Durcal y Junior, Parchís, Bertrand Belin, Warpaint… ¡Ah! Y Eros Ramazzotti.

Para terminar… ¿Qué depara el futuro a Harrison Ford Fiesta?

Realmente nos gustaría grabar un segundo disco, ya que el primero fue relativamente corto. De hecho, si lo grabamos nos damos por contentos.

[bandcamp width=702 height=275 album=219433652 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]