THE VINTAGE CARAVAN

El norte de Europa desde hace ya bastantes décadas ha sido uno los feudos más importantes del heavy metal. Si bien durante la etapa dorada de este género y el glam, allá por los ochenta, las miradas se enfocaban en Norte América, Inglaterra y algún país centro europeo como el caso de Alemania; desde los 90, y especialmente la década de los 2000 y los 2010 se podría decir que la fábrica de bandas de rock duro se ha ido reduciendo y focalizando en los países nórdicos. Siendo sincero, este maravilloso género no está atravesando uno de sus mejores momentos, han sufrido varios golpes a lo largo de los últimos veinte años con las apariciones primero del grunge y rock alternativo y después de géneros más ‘light’ como el indie, esto hablando dentro de rock, claro. No quiero ni mentar el daño que está haciendo que ahora los medios se interesen más por otros géneros radicalmente distintos como la electrónica. Y sí, aún nos quedan nuestros amados AC/DC, Metallica, Iron Maiden, Scorpions o Guns N’ Roses (bueno, ahí me excedí, quise decidir Axl Rose y su banda de secuaces) pero no tenemos un súper grupo que llene Donington. ¡Qué narices! Ya ni existe Donington.  

Pero, como decía antes, todavía hay feudos donde este género se mantiene fuerte: en tierra de fiordos, géiseres y temperaturas gélidas. ¿La causa? Probablemente largas horas de encierro en casa que inciten a los jóvenes a tocar y tocar y formar una banda. Pero son sólo conjeturas, lo cierto es que hay material en estas tierras que muchas discográficas siguen ignorando porque aún se sigue teniendo la dichosa preferencia por mirar al mundo anglosajón. Pues bien, nuestros protagonistas también vienen de una isla europea, sólo que más al norte. The Vintage Caravan son un grupo formado en Islandia, una de esas bandas donde los amantes de la música eléctrica y fuerte tienen depositadas sus esperanzas, entre ellos un servidor.

Los Vintage Caravan vieron su nacimiento allá por 2006 en Reikiavik. Una banda relativamente experimentada pensaran algunos lectores, nueve años dan para mucho. Y sí, es cierto, aunque hay matices. En 2006 estos chicos tan sólo tenían 12 años, algo verdaderamente insólito que hizo que, si bien durante los primeros años no escribieron mucho material propio, practicaron día tras día con ilusión y sobre todo afianzaron su cohesión como un grupo musical, un equipo. Y es que si algo nos ha enseñado la historia de la música es que las bandas que perduran inmutables con el paso de los años son las que se forjan bajo una amistad.

En sus primeros años eran tan sólo un dueto formado por Óskar Logi Ágústsson, cantante y guitarrista, y su amigo del alma Guðjón Reynisson, batería. Al dúo se unió Alexander Örn Númason unos años más tarde, cuando se empezaron a tomar todo más en serio. The Vintage Caravan comenzaron a dar sus primeros pasos musicales en 2009 con la publicación de su primer álbum homónimo. Este disco fue plenamente underground y auto-producido. En los meses sucesivos atrajeron varias discográficas locales y consiguieron firmar un contrato con la compañía Sena para que les ayudase con su segundo trabajo que vería la luz en 2012 y que llevaría el nombre de “Voyage”. El resultado, un éxito local que hizo que una discográfica con más renombre internacional, como es Nuclear Blast, pusiese su foco de atención en estos islandeses. Fascinados con el gran trabajo de “Voyage”, decidieron que lo más justo sería relanzar el LP con la nueva discográfica, pero esta vez a escala internacional.

2015 ha sido un año con mucho movimiento para Óskar y compañía. A principios de año el batería Guðjón dejó la banda obligando a los otros dos compañeros a encontrar un nuevo batería para poder grabar “Arrival”, que vio la luz tan solo unos meses después. En este álbum el sonido de los islandeses vira hacia un rock más potente, casi de otra época. Una época que muchos no vivimos y otros apenas recuerdan en la que se tenía como referencia a bandas como Led Zeppelin o Black Sabbath. Los Vintage Caravan son una banda más que prometedora, con un sonido de guitarra espectacular que no titubea en dar a los seguidores minutos y minutos de solos interminables con cierto aire o ambiente stoner y con un cantante cuya voz puede interpretar desde un pausada y romanticona balada a los temas más explosivos que nuestros oídos puedan tolerar. Y hablando de oídos, es hora de ponerlos a trabajar dando al ‘play’ y dejándose llevar por “Arrival”.

[pullquote]En “Arrival” el sonido de los islandeses vira hacia un rock más potente, casi de otra época. Una época en la que se tenía como referencia a bandas como Led Zeppelin o Black Sabbath.[/pullquote]

El larga duración comienza retumbando en nuestra caja torácica con la batería de “Last Day Of Light”. Seguidamente aparecen la guitarra, Óskar y el bajo de Alexander, apreciándose un duelo sonoro entre guitarra y batería apasionante. Dos minutos y diez segundos instrumentales, ni más ni menos, dan comienzo a la canción inaugural de “Arrival”. A destacar la voz de Óskar, que tiene un tono oscuro y lúgubre que se complementa a la perfección con el sonido de su guitarra. Una pieza a base de guitarra, batería y bajo. Rock. A continuación, los de Reikiavik viran hacia el heavy más habitual con “Monolith”. Una canción en la que la voz de Logi se vuelve más agresiva y la instrumentación recuerda a texturas características de Metallica. El sonido más tenebroso llega con el inicio de “Babylon” para que luego la voz de Óskar rompa. Al igual que “Monolith” tenía ciertos aromas a Metallica, “Babylon” recuerda en muchas fases de sus casi seis minutos a Iron Maiden, especialmente por el rango vocal adquirido.

Eclipsed” es la cuarta pista y rompe con todo lo que hemos estado escuchando hasta ahora. Es mucho más calmada y su guitarra y bajo son más suaves, al menos en la primera mitad. Su sonido lo podríamos llegar a catalogar más de rock alternativo o post-grunge. A través de subidas y bajadas de intensidad logran hacernos disfrutar del tema como si fueran varios contenidos en casi siete minutos. ¡Sí! Siete minutos de canción en un grupo del siglo XXI. ¡A veces parece hasta increíble! “Shaken Beliefs” es probablemente el tema más stoner del LP y el que más se parece al éxito por antonomasia de “Voyage”: “Expand Your Mind”.

[pullquote]”Arrival” demuestra un claro progreso respecto a “Voyage” o “The Vintage Caravan”. Los islandeses son una banda que se mueve con facilidad entre diferentes estilos y registros y recogen tres aspectos vitales: dilatados solos de guitarra, potentes acordes de bajo y una batería espectacular.[/pullquote]

El single “Crazy Horses” es lo siguiente en aparecer. Una canción llamativa y una de las mejores del largo, con un inicio cercano al indie rock, una batería con ritmo cansino que se intercala con la guitarra y un ritmo pausado. Todo cambia pasado el minuto, la canción estalla y se vuelve explosiva junto a la voz, adquiriendo un fabuloso ritmo realmente vertiginoso. “Sandwalker” es el séptimo track y una de las canciones representativas de esa evolución y cambio de sonido respecto a su anterior álbum de estudio. “Innerverse” nos lleva a otra época. Los tres primeros minutos son baladescos, con acordes suaves y voz pausada de Logi pero, a partir de ahí, el corte se transforma, se vuelve mucho más rudo, potente y nos deleita con 4 minutos más de puro instrumental, algo realmente insólito. En Carousel” encontramos una fuerte presencia del bajo en sus cuatro minutos y medio, destacando espléndidos solos que demuestra al completo las posibilidades de este maravilloso instrumento. La guinda la pone “Winter Queen”, la pieza más extensa de “Arrival”. Casi 9 minutos de puro rock psicodélico setentero que nos recuerda a Pink Floyd o incluso Led Zeppelin.

Si aún se tiene ganas de seguir escuchando a estos chavales la versión americana del álbum contiene dos bonus tracks. El primero es “Say Hello”, un pequeño tema de dos minutos puramente instrumental en el que aparecen en escena guitarra acústica y percusiones. Suena a Bonham, ¿verdad? Quien sabe. El otro corte adicional es “Five Months”, una enérgica pista con predominio para la parte instrumental, como no podía ser de otra manera.

The Vintage Caravan – Arrival

  • Recuperan lo mejor del rock. Largos solos de guitarras, potentes acordes de bajo y una batería espectacular.
  • Es una banda polifacética. Se ha comprobado que son muy buenos en distintos registros y estilos: Hard rock, heavy, capas psicodélicas, baladas…
  • Óskar Logi será un vocalista muy a tener en cuenta y su registro vocal lo demuestra.
  • Hay un claro progreso respecto a “Voyage” o “The Vintage Caravan”.

  • Alguna canción quizá se exceda con las secciones instrumentales.

PÁGINA DE ARTISTA

8.3

 

Los Vintage Caravan siguen pisando fuerte y haciéndose grandes en el norte de Europa. No cabe duda de que hace 40 años tendrían el éxito garantizado, pero hoy en día tendrán que luchar contra una industria bastante reacia a promocionar este estilo. El tiempo lo dirá, pero mientras tanto podemos disfrutar de sus excelentes trabajos. Da gusto comprobar que el rock sigue teniendo grupos que tomen el testigo.