MURCIANO TOTAL

La escena murciana se ha erigido en los últimos tiempos como una de las protagonistas de la innovación y la frescura musical patria, con el crecimiento de artistas de muy diversa índole. Neuman se han convertido en una de las apuestas españolas más consolidadas en el campo del post-rock, Varry Brava continúan creciendo dentro del indie pop más convencional y Kuve en una dimensión más synthpop. Estos nombres se han sumado en los últimos años a otras formaciones más asentadas como Second o Funambulista dentro del pop-rock, o los ya míticos M-Clan con más de veinte años a sus espaldas reivindicando el rock. De esa escena proceden los protagonistas de esta reseña.

Murciano Total es un proyecto de pop-rock electrónico que no deja lugar a dudas respecto a su ciudad de procedencia. Aunque apenas hay información sobre Murciano Total, ya que parecen huir de egocentrismos y que esconden sus personalidades bajo la música, se sabe que los protagonistas de esta formación se llaman José y Elena.

Después de publicar varias demos y videoclips difundidos a través de diferentes plataformas de Internet, en febrero de 2015 llegó el primer larga duración de este dúo, “Quereres Y Dejenes” que, con influencias absolutamente dispares que van desde la canción de autor hasta el dream pop o el techno, supone un soplo de aire fresco dentro del synthpop nacional.

[pullquote]”Quereres Y Dejenes”, que destila influencias absolutamente dispares que van desde la canción de autor hasta el dream pop o el techno, supone un soplo de aire fresco dentro del synthpop nacional.[/pullquote]

Los primeros acordes resuenan con una guitarra que antecede un sonido que evoca al canto de un pájaro para sorprender con una solemne primera frase recitada: “Lo lírico está muerto. El público de hoy no tiene sensibilidad para la música. Tengo que conformarme con cantar cancioncillas para que bailen”. “Quereres Y Dejenes” ha comenzado con “Quémalos Por Mí”. Una producción notoria permite el desarrollo de un track en el que guitarras eléctricas, samplers y juegos de sonido brillan por igual junto a una variación de melodías coloristas y melancólicas a la par. Esta apertura no deja indiferente y queda claro que Murciano Total no es el enésimo producto de synthpop surgido en la escena indie española de la última década a la estela de los Dorian, Delorean, etc.

La ruptura con lo preestablecido continúa con “El Espejo”, que en su inicio nos conduce a los 90 con un ritmo que recuerda al europop más discotequero de la época que se traducía en efímeros proyectos de consumo del norte de Europa, para evolucionar enseguida en un concepto difuso que bebe desde el pop de autor de Xoel López hasta el mundo desinhibido de La Casa Azul, sumándole unos coros que bien podrían pertenecer a las composiciones más recientes de La Bien Querida. La voz y la letra quedan difuminadas en la música, al estilo de Los Planetas, formando parte de un todo en que ninguna parte es más importante que otra. Esa dinámica de producción continúa en “La Montaña Azul” y pronto se da uno cuenta de que será una tónica repetida a lo largo del álbum. El oscuro comienzo estalla en un estribillo muy sencillo que parece pensado para ser coreado en festivales veraniegos. No falta en la letra la crítica social tan propia del momento, aunque queda un poco difuminada por un ambiente que aparenta ser mucho más naif de lo que en verdad es.

[pullquote]A pesar de ser rompedor en un inicio, el sonido no plantea demasiados cambios ni contrastes en su hora de duración, y finalmente nos asalta la sensación de que tiene temas de relleno. La segunda mitad de “Quereres Y Dejenes” no está a la altura de la primera.[/pullquote]

La Fábrica De Las Guapas”, uno de los singles de promoción, tiene un aire continuista respecto a los dos cortes anteriores, aunque en este caso se percibe una sonoridad más épica, facilitada por la utilización de un timbre de cuerdas y otro a medio camino entre la trompeta y lo conocido como sintetizador clásico. El amor y la idealización se adueñan del significado. “No me importa si he malgastado mi vida por esperar. Sólo quiero estar contigo en otro lugar muy lejos de aquí”. El amor, en su faceta del arrepentimiento, es también protagonista de “Ventas De Ocasión”, uno de los tracks más destacados del debut de los murcianos. Con un principio que conduce absolutamente al techno de finales de los 80 y principios de los 90 crea una atmósfera para no dejar de bailar en sus cuatro minutos de duración. Hacia la mitad aparece un solo inesperado de guitarra que choca a la primera escucha, pero sin cuya presencia ya no se entenderá la canción a partir de la segunda.

Un clima más cercano al dream pop aparece en “El Internacional Y La Mala Racha”, con silbidos a lo Youth Lagoon incluidos. Pese a que tímidamente evoluciona y crece, coros incluidos, la canción se queda un poco a medio gas después del espacio creado con la anterior. Todo cambia en “La Casa Parisina”, que rompe tras la introducción de un teclado alegre y despreocupado en un estribillo sencillo que funciona muy bien gracias al cambio de tonalidad armónica con respecto al resto del tema, algo que le dota de una lucidez inteligente, ya que de no ser así hubiese caído en la monotonía hasta la llegada final de un sampler que puede llevarnos a los inicios de Crystal Castles.

[pullquote]Cuando llegamos al final nos damos cuenta de que todo ha sido un paseo por un universo de sintetizadores en el que nos ha dado tiempo a atravesar diferentes épocas e influencias, a bailar, a soñar, a sentir pereza, a abandonarla y a desconectar del mundo durante una hora.[/pullquote]

La atmósfera más naif y lollipop tan propia de agrupaciones como Los Fresones Rebeldes regresa en “Los Discos Que No Te Gustaban”, un simpático corte de synthpop festivo. Un cisma sucede entre éste y “El Príncipe Oscuro De Fortuna”, donde aquello que resultaba infantiloide se transforma en algo experimental y conceptual. Se abre de forma extraña con una producción que incluso puede situarnos en la complejidad atonal explorada por artistas de la electrónica postmoderna como Aphex Twin, aunque cuando entran las voces abandona ese plano que quizá hubiese sido interesante explorar con mayor profundidad a la vista del buen resultado que da en los pocos momentos en que lo emplean, además de que hubiese facilitado una variedad que en la segunda mitad del disco resulta escasa. Esta caída hacia algo más plano se refleja en “Eficacias Y Mentiras”, que a pesar de su guitarra final no está a la altura de lo anteriormente escuchado y puede causar cierta pérdida de interés. No obstante, todo parece recuperarse con “No Te Puedo Soportar”, que incluye una ligera crítica social a la exageración de la cultura de la imagen y de la apariencia a través de la tecnología y las redes sociales.

El ritmo pesado acompañado por un timbre electrónico agudo hace que la primera parte de “La Traca Final” pudiese encontrarse en la discografía de Sigur Rós si fuese acompañado por su típico falsete. La segunda parte se transforma en algo cercano al glam, bailable pero elegante. Nada cambia en “El Castillo De Román”, muy bien adornada por juegos e inspecciones sonoras que hacen ignorar que la rutina se ha apoderado de “Quereres Y Dejenes”, que hace ya unos minutos dejó de sorprender. No obstante, la buena elección en el modo de cerrar el álbum aflora con “El Rey Caníbal”. Aunque no sea muy patente ni pronunciado desprende un cierto aire progresivo. Esas voces narrativas que habían causado impacto en la primera pista, “Quémalos Por Mí”, regresan para otorgar un carácter circular. Todo regresa así a los orígenes, al comienzo del viaje. En uno de los temas más inspirados nos damos cuenta de que todo ha sido un paseo por un universo de sintetizadores en el que nos ha dado tiempo a atravesar diferentes épocas e influencias, a bailar, a soñar, a sentir pereza, a abandonarla y a desconectar del mundo durante una hora.

Murciano Total – Quereres Y Dejenes

  • Crean una atmósfera envolvente, intimista pero bailable.
  • La producción es excelente, y bebe de numerosas y muy diferentes influencias musicales que son reflejadas a la perfección.
  • Momentos francamente espléndidos como “Quémalos Por Mí”, “El Espejo”, “Ventas De Ocasión” o “El Príncipe Oscuro De Fortuna”.

  • Da la sensación de que tiene temas de relleno. La segunda mitad de “Quereres Y Dejenes” no está a la altura de la primera.
  • A pesar de ser rompedor en un inicio, el sonido no plantea demasiados cambios ni contrastes en su hora de duración.
  • Las letras, con excepciones, no dicen nada especial, y ceden el protagonismo casi por completo a lo instrumental.

PÁGINA DE ARTISTA

6.7

 

Pese a algunos altibajos, el disco se centra en crear una burbuja musical de sonoridad homogénea, algo que funciona muy bien en la mayoría de cortes del disco. Empapados de influencias que van desde Soft Cell hasta Crystal Castles, pasando por My Bloody Valentine o M83, Murciano Total han conseguido elaborar un más que destacable trabajo de debut.