OUGHT

Se ve que los chicos de Ought tienen sus pies puestos en el acelerador, y es que el tiempo es algo de lo que no quieren prescindir. En tres años de banda, editan en 2015 su segundo trabajo “Sun Coming Down”. Amantes de lo breve, otra vez publican un disco de ocho canciones y 41 minutos. En su primer trabajo, “More Than Any Other Day”, habíamos hablado de la fuerte influencia que estos cuatro músicos de Montreal tenían de Talking Heads. Ahora ellos contestan a todas las críticas con una flagrante carátula de “Sun Coming Down”, que es un claro guiño al elepé que consagró a los Talking Heads; “Remain in Light”. Todo un mensaje esclarecedor y quizás también… ¿Un anhelo de consagración propio?

[pullquote]En la repetición de acordes, frases y climas nace también el suspenso, la intriga y permite, a su vez, la introspección. Eso es justo lo que parece que han pretendido estos canadienses.[/pullquote]

Musicalmente este segundo disco de Ought resulta más ameno que su antecesor. Ya no están obsesionados con la muerte y el libro “White Noise” de Don DeLillo, y aunque las letras siguen ocupando un importante plano, la riqueza de la banda canadiense sigue estando en la versatilidad de sus músicos.

Para empezar, antes de ahondar en los detalles, hay que aclarar que el disco resulta monótono, pero no siempre hay que entender la monotonía de manera peyorativa. En la repetición de acordes, frases y climas nace también el suspenso, la intriga y permite, a su vez, la introspección. Darcy, May, Stidworthy y Keen así parecen pretenderlo, además de lograr un muy buen resultado.

Excuse me, is that a window?
Do you have a line?
Shake it, shake it, shake it down tonight

[pullquote]Musicalmente este segundo disco resulta más ameno que su antecesor. Ya no están obsesionados con la muerte y el libro “White Noise” de Don DeLillo, y aunque las letras siguen ocupando un importante plano, la riqueza de este grupo sigue estando en la versatilidad de sus músicos.[/pullquote]

¿Manifiesta apología a las drogas? Puede ser… Pero es, ante todo, un pasaje por el tema inicial: “Men for Miles”. La canción más post punk de todo el disco. Aquí la banda sostiene la carta de David Byrne que resaltan en la tapa del disco, sin por esto cerrar otras puertas del género post punk, en el que se zambullen de lleno. Este corte nada también en otras aguas, viajando en el velero que resulta la guitarra de Tim Darcy, que desafina con una sutileza exquisita, y termina esta misma canción recordando a los Sonic Youth de la época de su disco “Sister”.

I don’t know why do I become when I hang my head and cry out” repite (retomando la premisa que advertíamos al inicio) Darcy en la canción “Passionate Turn”. El complejo de personalidad vuelve a aparecer en Ought, lo cual tiene su lógica, ya que mismamente su nombre traducido querría decir ‘debiera’ (un verbo condicional que presupone cierta inseguridad). Sin embargo es justo apreciar que a ellos se los ve muy seguros respecto a las riendas con que llevan este proyecto. The Combo” saca a la luz el lado más beligerante de Ought, y nos muestra a un Darcy hiperactivo, con una guitarra que no deja nunca de sonar y una boca que se llena de palabras que va escupiendo al verse desbordado. No falta la profanación en “On the Line”, donde Darcy recita “Ave María, I’m your dog”. Por suerte estamos en el siglo XXI y ya no se censuran temas por estas nimiedades, pero podríamos estar hablando de otra situación en décadas pasadas. Darcy aquí busca plantear la lucha que se da entre lo que se nos ofrece y lo que nosotros realmente anhelamos y necesitamos. Subrepticiamente el teclado de May genera climas increíbles tras la voz de Darcy, previo al estribillo explosivo.

[pullquote]Todavía está muy presente la alargada sombra de David Bryne a lo largo del disco. Necesitan desprenderse más de su legado para lograr consolidarse como un grupo con identidad.[/pullquote]

Celebration” es otro corte realmente interesante. Con un sonido chirriante por momentos y una voz monocorde y repetitiva, Darcy juega un poco a ponerse el disfraz de Ian Curtis. Y es, en consecuencia, el tema más cercano a Joy Division. Lo mejor siempre queda para el final, y nos reservamos el tema “Beautiful Blue Sky”, de lo mejor del disco. “I’m no longer afraid to die ‘cause that is all that I have left” canta Darcy, y es que algo tan obvio resulta revelador. Quizás en esto se sustenta la fe de esta banda, que sin manifestarlo parecen saber que mucho tienen por delante. Una vez más grabaron para el sello Constellation, que saben de su potencial y los tienen entre algodones. Si bien el disco es austero en su duración (sólo unos 40 minutos), Ought parecen no perder el tiempo y mucho menos desperdiciar sus vivencias, muchas de ellas nuevas todavía para ellos.

“Remain in Light” fue un disco crucial para Talking Heads, totalmente novedoso en sus efectos e innovador en sus sonidos. Pretender este efecto editando un disco en 2015 no tiene sentido alguno, sin embargo, “Sun Coming Down” es para Ought un paso importante. El tiempo dirá si esta será la placa más recordada o no, pero como tiempo les sobra a estos cuatro muchachos de Montreal, no son controversias que merezcan la atención.

Ought – Sun Coming Down

  • No repiten un “More Than Any Other Day”, disco realmente bien acogido. Muchas veces las bandas con un buen debut terminan siendo rehenes de sus propios logros, por suerte Ought no cometen ese error.
  • Hay más variedad de sonidos, nuevos intentos y se alejan un poco del sonido de Talking Heads (no mucho, pero sí más que en su debut).

  • Todavía está muy presente la alargada sombra de David Bryne a lo largo del disco. Necesitan desprenderse más de su legado para lograr consolidarse como un grupo con identidad.

PÁGINA DE ARTISTA

8.0

 

“Sun Coming Down” muestra a Ought en otro plano, más irónico y jugado respecto a su antecesor, logrando la difícil tarea de no perder su identidad en la búsqueda de nuevos sonidos. Con esta prueba superada, sabemos que estamos ante una banda consolidada y seria. El tiempo dirá que les deparará, pero por lo pronto ya tenemos dos discos para disfrutar.