EL COLUMPIO ASESINO

El Columpio Asesino es una formación de Pamplona que nació de la mano de los hermanos Raúl y Álvaro Arizaleta en 1999. Su estilo ecléctico y a veces inclasificable se sitúa en un terreno que se mueve entre el punk y una electrónica marcada por las disonancias y los ritmos con unos bits muy pronunciados, y puede considerarse herencia de la música cruda y directa de grupos como Suicide o Sonic Youth.

[pullquote]A lo largo de su carrera, los navarros han ido puliendo paulatinamente su sonido y sus letras, que remiten a un mundo carente de luz, desgarrado y que incita a la evasión psicológica.[/pullquote]

A lo largo de su carrera, los navarros han ido puliendo paulatinamente su sonido y sus letras, que remiten a un mundo carente de luz, desgarrado y que incita a la evasión psicológica del modo en que cada uno sea capaz de hacerlo, como si de una novela de ciencia ficción postapocalíptica de Stanislaw Lem se tratase.

Ballenas Muertas En San Sebastián” es su quinto álbum de estudio, y supone la continuación de “Diamantes”, el LP que los catapultó dentro de la escena indie nacional gracias al archiconocido single “Toro”. Es su obra más desgarradora, más electrónica y en la que la voz femenina cobra un mayor protagonismo para crear esa bipolaridad entre la esperanza y la desesperación que de forma tan auténtica buscan recrear.

el-columpio-asesino-ballenas-muertas-en-san-sebastian-2

[pullquote]Logran dar un paso más en la experimentación y la fusión del mundo punk con la electrónica, utilizando lo armónicamente extraño a la perfección para acompañar a unas letras situadas entre el nihilismo y la rabia.[/pullquote]

El disco es abierto con “Intro Babel”, una introducción en la que unas voces descorazonadoras se superponen a un sampler adornado con ruido industrial. Un punto de partida muy en la línea de El Columpio Asesino, y que sirve para dar pie al que es el primer single: “Babel”. En él, empezamos a notar esa línea decadente con una letra a cuyo lado los temas de Nacho Vegas o León Benavente podrían catalogarse incluso de optimistas. “Babel” supone toda una reflexión acerca de la manera en que se encuentra perdido ese supuesto mundo de globalización de culturas. Ideas como “Ha aparecido abandonada una mochila en una estación… Arde Babel con sus torres de papel” predican un mundo frágil y dominado por el enfrentamiento de la diversidad humana regida por una falsa idea de convivencia cultural.

Los bits repetitivos y la voz lineal y casi narrativa de Álvaro continúan en “Escalofrío”, donde la idea de perderse enigmáticamente en el sexo (real o imaginario) supone una posible salida de emergencia a ese mundo enfermo descrito en el corte anterior. Los coros de Cristina Martínez resuenan como un eco según va avanzando la canción hasta perderse entre una base musical que va in crescendo, al igual que ocurría en temas imprescindibles en los directos de los navarros como “Vamos” o “Motel”.

https://www.youtube.com/watch?v=Ufx74cax404

[pullquote]Este quinto álbum es su obra más desgarradora, más electrónica y en la que la voz femenina cobra un mayor protagonismo para crear esa bipolaridad entre la esperanza y la desesperación que de forma tan auténtica buscan recrear.[/pullquote]

En pleno momento de euforia musical, se llega a la que probablemente sea la canción más reveladora, y la que da título al álbum. “Ballenas Muertas En San Sebastián” queda claramente dividida en dos partes. La primera de ellas comienza con una melodía absolutamente lineal de Álvaro sobre un bajo que poco a poco se va acompañando de samplers y sonidos disonantes que reflejan catárticamente a esa pareja que se refugia para huir de un mundo propio de “El País De Las Últimas Cosas” del escritor norteamericano Paul Auster, que es el que queda definido en la segunda parte de la canción, protagonizada por la voz de Cristina que va acompañada de un crescendo electrónico que obliga a bailar mientras relata la decadencia de numerosas ciudades. “Un coche bomba estalla en Moscú. Venecia apesta cada día más. Un ferry a la deriva sin capitán. Ballenas muertas en San Sebastián”.

Cuando las emociones ya están suficientemente alteradas, como si a uno le hubieran abofeteado, El Columpio Asesino otorgan un respiro con el precioso medio tiempo “A La Espalda Del Mar”. En él podemos atisbar por primera vez una esperanza, la belleza que se puede encontrar en la naturaleza como remedio perfecto para el alma herida, y la idealización de un lugar en el que uno se perdería con esa persona especial que hace de “Babel un lugar más amable. La voz de Cristina continúa siendo protagonista en “Anzuelos”, otro medio tiempo acompañado de guitarra eléctrica y batería electrónica que prolonga el respiro regalado en el corte anterior, aunque en esta ocasión con una dulzura que se antoja aterradora y malvada.

[pullquote] El Columpio Asesino tienen el don de no dejar indiferente. O bien “Ballenas Muertas En San Sebastián” habrá desafiado agresivamente a tus emociones creando la necesidad de una nueva escucha, o te habrá horrorizado hasta tal punto que probablemente no se haya pasado del cuarto corte.[/pullquote]

En contraposición a ese respiro anterior, la voz de Álvaro vuelve a dejar sin aliento en “Sustraeme”, que recupera parte de esos sonidos nacidos en la escena punk alternativa alemana que han caracterizado siempre a los navarros, y que comienzan a aparecer a partir de la mitad de la canción para clavarse como alfileres hasta devolvernos al universo creado por los primeros cortes del disco, y desembocar en “La Lombriz De Tu Cuello”, que continúa con unos teclados que podrían resultar de la fusión entre Parálisis Permanente y New Order.

El disco termina con “Entre Cactus Y Azulejos”, en la que una vez más la banda parece elegir el vocabulario con sumo cuidado para dotarse líricamente de esa combinación entre lo bello y lo sórdido que representan con su música. Cristina narra la historia de alguien que se ha dejado llevar sin saber a dónde se dirige entre el bien y el mal, entre el dolor y lo idílico, entre los pinchos de un cactus y la fragilidad de un ser tan puro como un azulejo. Todo acaba en éxtasis con los aullidos de Cristina. Cuando estos se vayan perdiendo, uno podrá darse cuenta de que no hay término medio, pues El Columpio Asesino tienen el don de no dejar indiferente. O bien “Ballenas Muertas En San Sebastián” habrá desafiado agresivamente a tus emociones creando la necesidad de una nueva escucha, o habrá horrorizado hasta tal punto que probablemente no se haya pasado del cuarto corte. 

El Columpio Asesino – Ballenas Muertas En San Sebastián
like

  • Dan un paso más respecto a otros discos en la experimentación y la fusión del mundo punk con la electrónica.
  • Utilizan lo armónicamente extraño a la perfección para acompañar a unas letras situadas entre el nihilismo y la rabia.
  • La importancia de la voz femenina en la banda navarra aumenta, aportando un contraste del que carecen sus anteriores álbumes.

dislike

  • Las melodías son en ocasiones lineales. Este es uno de los signos de la banda que, por contra, les aleja de un público acostumbrado a un panorama indie más melódico.
  • Carece de un single con un estribillo fácil de recordar (“Toro”) para atraer a una mayor cantidad de público en los festivales que posteriormente pueda acercarse a la banda a través de este disco.

PÁGINA DE ARTISTA

EL COLUMPIO ASESINO

7.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115 Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

“Ballenas Muertas En San Sebastián” es la consagración definitiva de El Columpio Asesino. Como si de una tormenta se tratase, comienza con una explosión de rayos, pasa por un periodo de calma y concluye con el chaparrón final, anticipado por lo que había sucedido en el comienzo. Es un disco para ser escuchado como un todo, y no como una suma de canciones.