GENTEMAYOR

Puede que no sea mundialmente conocida, ni si quiera a nivel nacional, pero en la escena musical de Cádiz tienen la sala Supersonic, grupos como GAS Drummers, Merche Corisco o un buen puñado de nuevas bandas que no paran de salir a tocar o comenzar a ensayar. Del grunge al punk rock o el blues y el folk es lo que te puedes encontrar entre todos los hilos de este cajón de sastre. Pero hoy toca conocer a un grupo que se autodefinen como ‘Ruido / robots satánicos / hardcore punk / chachachá / instrumental’. Y no les falta razón. Tienen melodías que te pueden encantar, partes duras en las que mover la cabeza como en un concierto de metal, canciones que te hacen llevar el ritmo con los pies… Pero en otras, si tienes dolor de cabeza, mejor ponte otro disco. Si bien el dicho es ‘para gustos los colores’, hay veces en que mejor sería decir ‘para gustos los momentos’.

Pero conozcamos al grupo. Gentemayor es una banda de la provincia de Cádiz, como ya habéis leído, formada por miembros de formaciones locales como GAS Drummers, Hand of Fátima, Hyper Talbot, etc. Pasando a la parte instrumental, te das cuenta de que usan guitarras, bajos, sintetizadores tanto para melodías como para las voces con tono robótico y, lo que más llama la atención, dos baterías. Otra cosa que llama la atención son los títulos de las canciones, que no dejarán a nadie indiferente. Con esta mezcla nos sale un cóctel tan inusual y original como caótico para quien no esté acostumbrado a tanto sonido. O te encanta, o lo odias.

gentemayor-gentemayor-2

[pullquote]Usan guitarras, bajos, sintetizadores tanto para melodías como para las voces con tono robótico y, lo que más llama la atención, dos baterías. Los títulos de las canciones no dejarán a nadie indiferente. Con esta mezcla nos sale un cóctel tan inusual y original como caótico para quien no esté acostumbrado a tanto sonido.[/pullquote]

El disco está grabado en los Estudio 79 de Jerez de la Frontera, mezclado en Sonobalance de Granada y masterizado en los Estudios Kadifornia (Standstill, Quique González, Izal, etc.) de El Puerto de Santa María. Todo producto local. Comienza con “Concrete Sushi Is Tao the Black’s New Weapon” (avisados estabais de que los títulos no iban a dejar indiferente a nadie). El álbum empieza fuerte y con un claro aviso de lo que nos depara. En “Concrete Sushi Is Tao the Black’s New Weapon” predominan dos cosas sobre el resto: Distorsión y sintetizadores. Dicho así ya parece que es todo ruido, pero no. Al menos no siempre. Todo ello mezclado y armonizado, sumado a la percusión y el bajo da la sensación de escuchar voces, aunque no la del GPS, precisamente. Hacia la mitad de la canción llega un momento con percusión y bajo que, si bien no destaca por su virtuosismo, da un momento de respiro para asimilar lo que estamos escuchando. El resto de la canción continúa la línea seguida hasta el momento sin grandes cambios. “AFX Attacked The Mega Charles” comienza con una guitarra chillona y un bajo que no pone los pelos de punta, los echa para atrás. Ritmo acelerado, buena pegada y un bajo contundente y pesado son los ingredientes para una canción sin sintetizadores en la que todo va a más gracias a la guitarra, que a más de uno dejará sin aliento en el rápido final. A cualquier guitarrista le gustaría tocar una pieza como esta.

La intro de “Sex and Tobacco (Aina’s Way of Life)”, muy parecida a la de “AFX”, no sigue como esta. Dura más de un minuto y concluye con un sintetizador haciendo de voces nuevamente. Esto de las voces con sintetizador puede parecer extraño, pero hay momentos en los que cantas y le imitas, y es ahí cuando te das cuenta. Dejando esto de lado, los instrumentos siguen en la línea. Guitarras con un sonido cañero e indie, un bajo que martillea tímpanos y una percusión con mucho timbal y poco platillo, que esto no es un grupo de rock al uso. Al llegar al final cambia todo por completo, dando la impresión de que ha empezado otra canción, lo que da un toque de originalidad y frescura atípico. El bajo es un instrumento en el que hay que fijarse, es lo que marca la diferencia y eso es un hecho. Y si nunca te habías parado a pensarlo, lo comprobarás en “…and Tato went for his Brutal Yellow Cream”. Sus punteos le dan a la canción un toque distintivo e inigualable. Las baterías aquí cambian, dando más importancia al platillo, pero también al golpeo de cajas y timbales, lo que da mucha consistencia y rapidez al tema. Una vez en la mitad del álbum nos topamos con “Only The Killer Mina Can Live Here”, una pista interludio que nos deja reposar los oídos.

[pullquote]Un mix entre diversos grupos de Cádiz que da como resultado un disco tan original como variada es esa mezcla. El uso de dos baterías y sintetizadores en el rock no se ve todos los días, lo cual es de agradecer.[/pullquote]

The Frozen Dinner of Mastroianni at Pomodoro” comienza con un riff que mezcla lo grunge con lo stoner sin demasiada carga pesada, pero unido a las baterías y el bajo armonizan a la perfección. Justo cuando bajan el ritmo y te dan una tregua vuelven a por ti y te meten sintetizadores, no sabes por dónde van a desembocar, pero te dan otro momento de pensar hasta que regresa el riff de la intro, esta vez con más cuerpo y un sintetizador de fondo al que parece que están torturando mientras grita. Esto es Gentemayor. De nuevo otro interludio, esta vez el turno es para “So, What Happens, Tara? Pluto is coming from Bonanza”, donde, a pesar de no ser un tema más al uso, el juego entre las dos baterías es digno de mencionar. Pero aún queda más. “Fat Lenny’s Cooking TV Show” entra a la fuerza. Y cuando digo a la fuerza me refiero a que entra sí o sí, como un clavo, a base de golpes de baqueta y púa. Riffs atronadores que te hacen rabiar como a un toro cuando le clavan las banderillas. Las baterías se funden a la perfección entre platillos y bombos mientras el bajo ahonda en el tímpano por un auricular, a la vez que las dos guitarras rajan el otro.

Ya para terminar nos damos de frente contra “The Cannibal Christmas Crowd vs Rhoda’s Cosmic Spirit”, un corte de casi nueve minutos (lo mismo que tardas en leer el título). Llena de oscuridad y misticismo desde el inicio, donde los cuatro primeros minutos son intro. Esto, sumado a su duración y el ser el último tema hace que desees que termine cuanto antes con todas tus fuerzas. Deseo que aumenta especialmente los dos últimos minutos, donde parece que va a romper con una tormenta de riffs de un momento para otro, pero nunca llegan. En ese instante ves que es la hora de quitarse los cascos y descansar, abrumado por el ruido, o queriendo descubrir algo más como Gentemayor, pero sabiendo que este disco es un ejercicio de originalidad digno de pocos músicos y pocos oídos.

Gentemayor – Gentemayor
like

  • Su innegable originalidad, y no sólo por ser instrumental.
  • Buenos músicos de la escena gaditana que se unen para un proyecto en paralelo y componen buenas canciones que, en directo, tienen que dar mucho juego.

dislike

  • A muchos les puede abrumar tanto sonido (o ruido) junto, especialmente si no estás acostumbrado a géneros más duros.
  • Los sintetizadores acaban sobrando en algunas partes, donde dejar sólo los instrumentos habría sido lo mejor.
  • Llega un momento en el que las canciones se hacen repetitivas.

PÁGINA DE ARTISTA

GENTEMAYOR

6.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115 Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Un mix entre diversos grupos de Cádiz que da como resultado un disco tan original como variada es esa mezcla. El uso de dos baterías y sintetizadores en el rock no se ve todos los días, y Gentemayor hacen que sea tan divertido y agradable de escuchar unas veces como ruidoso otras.